QUÉ NO VOTAR ESTE 28 M

LOS ENEMIGOS DEL PUEBLO

Se acerca la primera cita de este 2023 electoral. El 28 de mayo tendrán lugar las elecciones municipales y las autonómicas a excepción de Catalunya, País Vasco, Galicia y Andalucía. El primer round antes de las generales previstas para noviembre, en las que la coalición de PSOE y Unidas Podemos aspira revalidar otra legislatura más y la derecha volver a la Moncloa, con el apoyo o el pacto con Vox si es necesario.Las municipales y autonómicas de mayo son el primer round entre dos proyectos defensores del legado neoliberal, ajustador y al servicio de las grandes empresas y el Régimen del 78.

 

¿Qué deja como legado la legislatura “más progresista de la historia”? Culmina con la herencia de una década de ajuste y tres más de contrarreformas neoliberales prácticamente intactas y revalidadadas

Sirvan de muestra la reforma laboral que confirmó lo esencial de las anteriores, incluyendo la de Rajoy, la reforma de pensiones que mantiene la jubilación a los 67 años de Zapatero, la Ley Mordaza, la Ley del Suelo de Aznar, el rescate a la banca por medio del SAREB, la Ley 15/97 que abrió las puertas a la privatización de la sanidad pública… y un interminable etcétera.

Han seguido regando con miles de millones a la banca y las grandes empresas, tal y como lo reconocía el secretario general del PCE, Enrique Santiago, recientemente cuando afirmaba que “en la historia de España no ha habido una transferencia de recursos del Estado tan grande a las empresas privadas como la que ha llevado adelante este gobierno". Mientras, a la clase trabajadora y los sectores populares no se ha pasado de limitadas ayudas que no han resuelto ni la precariedad estructural, ni mucho menos la enorme devaluación salarial o la crisis habitacional.

El gobierno Sánchez-Iglesias, primero, y Sánchez-Díaz después, han conseguido también apuntalar la crisis de la Corona con un reinado menos expuesto para Felipe VI y el exilio dorado del emérito, o consolidar la restauración autonómica en Catalunya con la ayuda del viejo procesismo, en particular ERC. Cierran su legislatura embarcados en la escalada imperialista y militarista de la OTAN, con un rearme histórico y blindando las fronteras con masacres como las de Melilla.

A la vez en estos años se viene produciendo un fortalecimiento demoscópico y una radicalización de la derecha y la extrema derecha. A nadie debería sorprenderle algo así. No hay mejor alfombra roja para el crecimiento de estas opciones reaccionarias que un gobierno autodenominado de izquierdas que aplica gran parte de la agenda de la derecha, y también de la extrema derecha.

La emergencia de Vox en 2018 fue una especie de “freno de mano” del Régimen del 78 ante la afrenta que había supuesto el referéndum del 1 de octubre y el fracaso de la restauración conservadora de Rajoy. Desde entonces, estos herederos y defensores directos de la herencia del Franquismo, si bien parecen estancados en su progresión de voto, vienen marcando por derecha el tablero político y son un reservorio reaccionario disponible para enfrentar cualquier otra afrenta que venga desde abajo.

Feijoó aspira a llegar a la Moncloa si la suma con los de Abascal lo hace posible, para desplegar un programa super neoliberal, como el que despliega el PP en Madrid o Andalucía, y nuevos embates a los derechos democráticos de las mujeres, las personas LGTBI e inmigrantes.

Este crecimiento de la derecha no es solo responsabilidad del gobierno “progresista”. También sus socios de investidura de “izquierda” -en particular Más País, Compromís, EH-Bildu, BNG y ERC-, la burocracia sindical y la que controla diversos movimientos sociales -como sectores del movimiento feminista o el de lucha por la vivienda- le han dado un respaldo y una tregua que han fortalecido la idea de que no hay alternativa por izquierda. La mayor parte de la “oposición” ha quedado así como terreno libre para la demagogia derechista que vemos a diario en el Congreso o en manos de los “influencers” de la derecha.

El 28M todas estas opciones esperan revalidar sus proyectos políticos. El bloque “progresista” lo afronta como un primer paso para cuatro años más de que “todo (parezca que) cambie, para que no cambie nada”. El PSOE lo hace con el aura de renovación que el pacto con Unidas Podemos le ha otorgado. Unidas Podemos lo hace con más crisis, pero con una intentona de renovación estética y conservadora tras el proyecto de Sumar.

La derecha y la extrema derecha lo encaran como el primer paso de un cambio de ciclo gobiernista. Con un PP de Feijoó que finge separarse de la extrema derecha, pero con la que no puede romper la dependencia parlamentaria que condiciona casi todos sus gobiernos.

Ni un proyecto ni el otro tienen en agenda para resolver ni uno de los enormes problemas sociales y demandas democráticas pendientes. Ni uno ni otro pretende tocar los intereses y beneficios de los grandes capitalistas. Ni uno ni otro pone en cuestión los grandes ejes de las políticas de Estado en defensa del imperialismo español. Ni uno ni otro, por lo tanto, tienen nada que ofrecer a las mayorías trabajadoras, la juventud y los sectores populares.

Desde la centroizquierda, y también desde algunas voces que se autodefinen como anticapitalistas, nos quieren vender que lo que toca este 28M y las siguientes convocatorias electorales, es brindar el apoyo político mediante el voto al progresismo en el poder o alguno de sus socios. Incluso aceptando algunas de las críticas por los “incumplimientos de la legislatura” o la “timidez” de sus medidas, los llamamientos a optar por el “mal menor” volverán a llenar artículos y redes conforme se acerque la cita electoral.

Pero es justamente este apoyo “con la nariz tapada” o en clave malmenorista el que viene jugando un rol pasivizador enorme. En contra de quienes nos quieren colar la trampa de que a la derecha se le enfrenta apoyando a la centroizquierda en el gobierno, estos cuatro años demuestran que esta receta solo ha servido para debilitar la verdadera fuerza con la que poder enfrentar a la derecha y sus políticas, las aplique quien las aplique. La organización de la clase trabajadora y la juventud, la movilización social, es la única capaz de ponerles freno, como demuestra hoy la lucha de clases en Francia.

Comentarios
Añadir nuevo
viva mi dueño   |2023-04-05 20:00:43
psoe-pudimos, pp-vox, mantienen vigente el régimen del 39, actualizado en 1978,
son las mismas cara y cruxz de la misma moneda, defensores del orden
neofranquista
Anónimo   |2023-04-05 20:01:49
la psoe pudimos ni siquiera ha sido reformista, es derecha pura¿Qué deja como
legado la legislatura “más progresista de la historia”? Culmina con la
herencia de una década de ajuste y tres más de contrarreformas neoliberales
prácticamente intactas y revalidadadas

Sirvan de muestra la reforma laboral
que confirmó lo esencial de las anteriores, incluyendo la de Rajoy, la reforma
de pensiones que mantiene la jubilación a los 67 años de Zapatero, la Ley
Mordaza, la Ley del Suelo de Aznar, el rescate a la banca por medio del SAREB,
la Ley 15/97 que abrió las puertas a la privatización de la sanidad
pública… y un interminable etcétera.

Han seguido regando con miles de
millones a la banca y las grandes empresas, tal y como lo reconocía el
secretario general del PCE, Enrique Santiago, recientemente cuando afirmaba que
“en la historia de España no ha habido una transferencia de recursos del
Estado tan grande...
Anónimo   |2023-04-05 20:03:26
una transferencia de recursos del Estado tan grande a las empresas privadas como
la que ha llevado adelante este gobierno". Mientras, a la clase trabajadora
y los sectores populares no se ha pasado de limitadas ayudas que no han resuelto
ni la precariedad estructural, ni mucho menos la enorme devaluación salarial o
la crisis habitacional.
antisecta   |2023-04-05 20:05:47
nunca existirá el más mínimo cambio del régimen de 78, de la mano de pp o
psoe, y sus sucedáneos, ya sean vox , podemos o sumar
indómita terra   |2023-04-05 20:11:17
los partidos de derecha, lo sean por declararse como tales, sean de falsa
izquierda manipuladora, sostienen al Rágimen, empezando por su máxima
institución, la monarquía, y solo una nueva izquierda, que no tenga como
objetivo el poder personal de sus dirigentes, podrán empezarse a hacese
cambios, empezando por reformar la terrible desigualdad social que nos afecta
liberto   |2023-04-05 20:12:40
el psoe y el pp, simplemente mediante técnicas de control social, han usurpado
vilmente, el papel de los verdaderos partidos de izquierda
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI