La oligarquía franquista sigue dominando la economía española

Eoghan Gilmartin.El pasado noviembre, el ayuntamiento derechista de Madrid dio la orden de desmantelar uno de los pocos monumentos de la capital española al pueblo masacrado por el dictador fascista Francisco Franco. El monumento estuvo dedicado a los tres mil presos republicanos que fueron ejecutados en el cementerio de la Almudena de la ciudad tras la guerra civil de 1936-1939. Poco antes de Navidad, se retiraron las tabletas de mármol con los nombres de las víctimas y pronto aparecieron imágenes de muchas de ellas destrozadas en el suelo.

En febrero, el cabildo borró prácticamente todas las inscripciones restantes, incluidos versos del poeta Miguel Hernández, otra de las víctimas de Franco. Para un familiar de uno de los ejecutados, la intención detrás de la medida era clara : “Lo que no se nombra, no existe. Esto es a lo que apuntan”.

El memorial había sido una iniciativa del anterior gobierno municipal de izquierda encabezado por Manuela Carmena, que perdió el cargo en mayo de 2019 ante una coalición de extrema derecha respaldada por el partido extremista Vox. El nuevo alcalde José Luis Martínez-Almeida, del conservador Partido Popular (PP), acusó al gobierno de Carmena de “sectarismo”, “sembrar odio” e imponer una “jerarquía” de víctimas al erigir el monumento. Su administración derechista ahora insiste en la necesidad de un memorial genérico alternativo dedicado a todos aquellos que “sufrieron violencia” durante la guerra, eliminando así cualquier referencia a las atrocidades nacionalistas específicas que tuvieron lugar en el cementerio.

Este no es un caso aislado. Desde que un gobierno nacional de centroizquierda aprobó una Ley de Memoria Histórica en 2007, la derecha española se ha opuesto repetidamente y ha tratado de socavar incluso las iniciativas más mínimas destinadas a la reparación histórica, como los intentos de exhumar fosas comunes republicanas o eliminar los nombres de calles asociados. con la dictadura de Franco. Tal resistencia, en parte, refleja la cultura política más amplia de la derecha española, en la que el negacionismo histórico torno a la naturaleza sistemática y genocida del terror nacionalista permanece sin control. La creciente prominencia del legado de Franco como tema de conversación de la guerra cultural, particularmente después del avance de Vox en 2019, también es un factor clave.

Sin embargo, en su nuevo libro Franquismo SA , el periodista Antonio Maestre argumenta que, más allá de los impedimentos políticos y culturales, hay un factor más fundamental que bloquea el progreso en la memoria histórica: uno que se debe al poder económico de los nostálgicos de Franco. El libro, cuyo título se traduce al inglés como “Francoism Plc or Francoism Corp”, examina de manera forense cómo muchas de las familias más ricas de España y las principales corporaciones deben su posición actual no solo a la riqueza acumulada bajo la dictadura sino también, más allá de eso, a su participación activa en el brutal régimen de Franco. Para este bloque de poder ultraconservador, una política de tolerancia cero es, en última instancia, necesaria porque cualquier proceso de reconciliación histórica tiene el potencial de convertirse en una amenaza más amplia para su poder de clase. En palabras de Maestre, la reparación histórica podría “abrir la puerta a la justicia de los vencidos”.

Una nueva oligarquía

Publicado el pasado mes de noviembre, Franquismo SA llega ya a su séptima edición. En los últimos años, Maestre —colaborador ocasional de jacobino— ha ganado mayor prominencia en los medios nacionales, particularmente por su análisis en profundidad de la extrema derecha del país, así como por sus confrontaciones televisivas de alto perfil con expertos conservadores. Por lo tanto, su primer libro siempre fue probable que fuera algo así como un evento. Pero su éxito también habla del hecho de que llena un vacío clave en la literatura existente sobre el legado de la dictadura franquista de 1939 a 1975.

Como señala Maestre en la introducción del libro, “la represión franquista tiende a ser analizada y evaluada solo desde una perspectiva social y política”, con poca literatura para una audiencia general sobre su relación con la “revolución corporativa” económica promulgada bajo el régimen de Franco. El libro rastrea cómo el período de posguerra marcó el comienzo de una profunda reorganización en la clase capitalista del país a medida que surgió una nueva élite económica entre aquellos que habían respaldado financieramente el esfuerzo de guerra nacionalista. Esta rápida acumulación de riqueza, que vio cómo los banqueros regionales y los industriales medianos se transformaban en algunos de los hombres más ricos del país, tomó varias formas:

. . . en ocasiones se produjo a través de la participación directa en la represión ejercida por el régimen franquista, en otros casos a través de la utilización de mano de obra esclava republicana, el tráfico de favores y la corrupción [para obtener contratos públicos], o la participación directa en la redacción de leyes o códigos legales así como el cabildeo activo entre figuras destacadas del Movimiento Nacional [franquista] para que sus intereses fueran mirados favorablemente.

Con algunas excepciones, la mayoría de las principales empresas españolas que cotizan en el IBEX 35 están implicadas en estas prácticas. Por ejemplo, el conglomerado de energía e infraestructura Acciona tiene sus orígenes en la empresa constructora de su accionista mayoritario, la familia Entrecanales, que empleó mano de obra esclava para construir una sección del canal Guadalquivir en Sevilla. Otros que también se beneficiaron de los aproximadamente cuatrocientos mil trabajadores esclavos republicanos fueron Dragados y Construcciones (ahora parte del grupo ACS del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez ), así como el grupo OHL, que incluye a Huarta, una de las tres empresas constructoras que construyeron el faraónico franquismo. mausoleo en el Valle de los Caídos. En el caso del gigante energético Naturgy, los orígenes de su principal filial gallega Fenosa se remontan a la expropiación de Electra Popular Coruñesa al ejecutado diputado republicano José Miñones.

El grado exacto de culpabilidad moral y criminal varía: el libro ofrece análisis de capítulos largos que detallan el historial de los poderes económicos clave. Sin embargo, probablemente el caso más ejemplar en cuanto al ascenso meteórico de esta nueva oligarquía es el de José María de Oriol y Urquijo, expresidente de Hidroeléctrica Española (hoy Iberdrola , la cuarta productora de electricidad del mundo). El padre de Oriol y Urquijo había sido uno de los principales financistas del golpe nacionalista de 1936; él mismo fue jefe de la fascista Falange Española Tradicionalista en el País Vasco entre 1937 y 1941, donde jugó un papel decisivo en la campaña de represión política masiva. Más tarde fue nombrado alcalde de Bilbao por Franco.

En la posguerra, utilizó su red de contactos políticos para conseguir grandes contratos públicos y convertir el negocio de su familia en el quinto de España en 1960. Como explica Maestre, Oriol y Urquijo llegó incluso a controlar la redacción e implementación de reglamentos. para el sector energético nacional en su conjunto, en su rol de miembro del pseudo-parlamento del régimen. Este entrecruzamiento del poder político y económico fue una característica definitoria de la oligarquía franquista, con las mismas familias llegando a dominar tanto las alturas de la administración pública como de la economía. En el caso de José María de Oriol y Urquijo, su hermano Antonio se desempeñó en varios puestos clave dentro del estado, incluso como ministro de Justicia de 1965 a 1973, mientras que su hijo Íñigo también se desempeñó en el poderoso Consejo de Estado (Consejo del Reino) en el 1970 antes de tomar el control de Hidroeléctrica en 1985.

Continuidades

Franquismo SA es una obra importante y necesaria. Cuestiona décadas de blanqueo corporativo al trazar las líneas que conectan esta oligarquía franquista con las corporaciones contemporáneas del IBEX 35. Podría decirse que el tiempo transcurrido complica este proceso de búsqueda de continuidades en el capitalismo español. El período desde la década de 1980 ha visto una afluencia de inversión internacional en España, así como un proceso continuo de consolidación empresarial ante los desafíos de competir en el mercado único europeo.

Sin embargo, como argumenta Maestre, sigue siendo imposible comprender la posición actual en el mercado de empresas españolas clave como Iberdrola, Naturgy, OHL o Acciona sin las formas brutales de acumulación de capital en sus orígenes. Otros, como el gigante bancario BBVA, son el resultado de fusiones cuyos componentes principales operaron durante décadas en una alianza de beneficio mutuo con la dictadura. Al mismo tiempo, los apellidos de muchos de los directores de estas empresas, así como los que pueblan la lista rica de España, son testimonio del poder continuo de la vieja oligarquía franquista. Las familias Entrecanales, March, Oriol e Ybarra siguen siendo algunas de las más ricas del país.

La brillantez de Maestre como polemista es particularmente evidente en su crítica de los intentos de estas élites de reformular su privilegio de clase en términos de meritocracia y éxito en el mercado. Como él lo dice:

Si algo caracteriza la cosecha de los descendientes de estas sagas es que siempre creen que todo lo que tienen lo lograron sin que les dieran nada. [Para ellos] su herencia fue solo simbólica y no ha influido en su éxito profesional ni en el hecho de que están ganando dinero a montones. En todo caso, su apellido ha sido una carga. Esto es lo que realmente creen.

La tendencia dinástica es un rasgo generalizado del capitalismo contemporáneo, pero la perversidad particular del modelo español es que tantos en la cima del sector empresarial, así como de la sociedad en general, no tienen “mayor mérito que haber nacido del lado de los vencedores [en la Guerra Civil]”. No se trata sólo de una herencia económica sino de nacer en una familia con una red de contactos y con el capital social necesario para abrir puertas. Maestre cita la afirmación de un oligarca de que en la cima de la sociedad española “hay 400 [familias] que siempre se encuentran” en los mismos clubes y eventos sociales o mediante el patrocinio de las mismas organizaciones benéficas católicas conservadoras.

Justicia Histórica

Esta élite sobrevivió ilesa a la transición democrática que tuvo lugar después de la muerte de Franco en 1975. A pesar de ser un momento de militancia sindical y malestar social masivo, la reforma democrática fue dirigida en última instancia desde arriba, por elementos del interior del régimen. A diferencia de la Revolución de los Claveles en Portugal, donde un motín del ejército contra la dictadura había inclinado la balanza de fuerzas a favor de la oposición democrática, en España el aparato coercitivo del Estado franquista permaneció intacto durante todo el período de transición. A lo largo de la década de 1970, los activistas fueron sometidos a una horrenda brutalidad policial, mientras que los partidos Comunista (PCE) y Socialista (PSOE) operaban bajo el temor continuo de una intervención militar. En este contexto, la izquierda se vio obligada a aceptar que la democratización vendría a través de un proceso de reforma interna del sistema existente, y no como una ruptura con él.

El compromiso del PSOE y el PCE en una serie de acuerdos nacionales con el gobierno de transición de Adolfo Suárez, exministro franquista, aseguró el reconocimiento legal de las libertades políticas y sociales. Sin embargo, aunque este nuevo arreglo constitucional incorporó algunas de las demandas de la izquierda, finalmente funcionó para asegurar la continuidad del poder de clase. Dentro de un marco de reconciliación nacional, y en un contexto de profunda crisis económica y un posible golpe militar, la posición de la oligarquía en los altos mandos de la economía nunca fue cuestionada.

Al mismo tiempo, la Ley de Amnistía de 1977 no sólo liberó de las cárceles a los presos políticos, sino que también otorgó inmunidad a quienes habían participado en la represión franquista. La ley inauguró el “pacto del olvido” del país, que, en nombre de la reconciliación nacional, hizo que la Guerra Civil y sus secuelas permanecieran en gran parte ausentes del debate político en las décadas posteriores. Es solo a partir de 2000 que ha habido una renovada tracción en torno a las demandas de justicia histórica pero, incluso entonces, la responsabilidad corporativa ha permanecido en un lugar secundario de la agenda.

La responsabilidad legal y moral exacta a la que deberían estar sujetas las distintas sociedades del IBEX 35 está abierta a debate. Pero es uno que sus directores y propietarios están decididos a no tener, con un apagón casi total sobre el tema impuesto en los principales medios de comunicación en España. líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias ha señalado el , Franquismo SA es un libro que debería haber sido escrito hace mucho tiempo.

Para Maestre, cualquier reparación histórica significativa debe implicar también un sistema de reparación económica para las víctimas y sus familias. Señala el ejemplo de la fundación Recuerdo, Responsabilidad y Futuro en Alemania, que entre 2000 y 2007 distribuyó 4.400 millones de euros donados por corporaciones alemanas a trabajadores forzados de la era nazi (y sus descendientes) como un precedente.

La actual coalición progresista PSOE-Unidas Podemos ha dado pasos en esa dirección, con el programa de gobierno de enero prometiendo una auditoría de los bienes y propiedades incautados por los fascistas al final de la Guerra Civil. Sin embargo, dado que es probable que el mandato del gobierno esté dominado por las tareas de reconstrucción pospandemia, Maestre cree que dicha auditoría se limitará a incautaciones más simbólicas, como los activos más controvertidos en poder de la familia Franco, que aún mantiene un estimado 400 millones de euros de fortuna. Como le dijo a Jacobin , un compromiso más profundo con una auditoría de este tipo significaría buscar “el retorno de los activos de las empresas del IBEX 35”, una batalla que es poco probable que asuma la frágil coalición.

Para el resto del mundo, la Guerra Civil española se puede contar como una narración de derrota heroica : el partisano herido de Hemingway se prepara para un último enfrentamiento con el enemigo. Pero para España, las consecuencias de la victoria del fascismo siguen vivas, en las relaciones de poder y las desigualdades estructurales que aquejan al país hasta el día de hoy.

Comentarios
Añadir nuevo
EL GRAN TIMO  - LA TRANSICIÓN   |2022-08-20 12:59:06
EN REALIDAD UN LAVADO DE CARA AL FRANQUISMO PARA ADAPTARLE A LA REALIDAD
Alf   |2022-08-20 13:02:49
que algo cambie para que todo siga igual, fue el lema de la transición que
mantuvo intocavbles los pilatres del franqismo, oligarquía bancaria y
empresarial, ejército, policía, clero, jueces represores, con el heredero de
Franco ak frente, fue un verdadero timo, y así estamos, con el franquismo
campando a sus anchas en las castas que pudimos iba a cambiar
la gran estafa   |2022-08-20 13:05:37
jefe del estado la criatura de Franco, jefe de gobierno un ultra falangista,
iban a traer la democraiia a España, es completamente absurdo, y solo
entendible a que la alternativa al timo era franquismo puro, así cualquiera
RÉGIMEN DEL 78   |2022-08-20 13:12:25
LA RESTAURACIÓN PROMOVIDA POR PPSOE, DE LA MONARQUÍA FRANQUISTA, LLEVABA
INCLUIDA EL CONTINUISMO DEL FRANQUISMO MAQUILLADO, SOLO ADAPTADO A LOS
TIEMPOS, DE AHÍ LA LEY MORDAZA, LA REFORMA LABORAL, LAS PUERTAS
GIRATORIAS, EL CONTROL DE LA JUSTICIA, LA PROFUNDA CORRUPCIÓN DEL
PPSOE, LA DOMINACIÓN DE LA ECONOMÍA POR LA BANCA Y LOS OLIGOPOLIOS, UN
EJÉRCITO Y UNA POLICÍA REACCIONARIA QUE SE IDENTIFICA CON EL PARTIDO
FASCISTA VOX, UNOS JUECES REACCIONARIOS CORPORATIVISTAS Y TREMENTAMENTE
INJUSTOS, UNA IGLESIA CATÓLICA CON INNUMERABLES PRIVILIGEGIOS, Y UNA
CLASEA MEDIA Y ASALARIADA ASFIXIADA Y EXPLOTADA
Rita   |2022-08-20 15:14:21
en 1978 se produjo un engaño generalizado al pueblo español
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI