El político torero y olé

ARTURO DEL VILLAR. HASTA hoy el personaje más ridículo en esta España cañí era el bombero torero, un payaso que salía al ruedo con su cuadrilla para hacer reír con sus bufonadas al público, ese público al que en las crónicas taurinas se califica de “el respetable”, aunque no sea merecedor de ningún respeto en una plaza de toros, lo mismo si se torea en serio que si se hace en broma. Desde este 15 de junio de 2023 existe un personaje más ridículo todavía: el político torero, con nombre para la historia del esperpento nacional: Vicente Barrera. El partido ultrafascista Vox ha conseguido que sea designado vicepresidente de la Generalitat valenciana y conseller de Cultura.

Sucede que todos los fascistas consideran un dechado de cultura las corridas de toros, y se indignan cada vez que algunas personas sensatas exigimos su anulación por tratarse de un espectáculo sanguinario primitivo indigno de exhibirse en un país europeo, aunque sea un reino.

“La España de charanga y pandereta”, como la definió Machado en 1913, no puede dejar de hacer estupideces que escandalizan a los políticos de las naciones formales. Encargar una responsabilidad política a un torrero solamente parecía una insensatez digna de cometerla Fernando VII, el peor Borbón de la imbécil dinastía, pero ha sucedido durante el reinado de Felipe VI de Borbón, que lleva camino de superar los disparates de sus predecesores, aunque son inmensos.

Es cierto que en esta España que califica de “fiesta nacional” a las corridas de toros, la figura de los matadores, en muchos casos matarifes, goza de un prestigio superior al de los científicos o los escritores y artistas. Es necesario considerar dignos de ese título a los pintores, escultores y músicos, sin tener en cuenta el llamado arte de torear, porque el hacerlo nos obligaría a ampliar el concepto de arte, para incluir obras como “El arte de la guerra”, escrita por el chino Sun Tzu hacia el siglo V antes de Cristo, o el sarcástico ensayo “Del asesinato considerado como una de las bellas artes”, publicado por  el guasón Thomas de Quincey en 1829: se trata del mismo deseo de matar a fin de cuentas, de una manera más refinada, sin los alaridos de un público si civilizar, pero con igual intención.

Incluso se ha pretendido alguna vez considerar intelectuales a los que no manejan la pluma, sino la espada, pero no es fácil admitirlo, dada la condición expresa de los matadores. No se creyó ni en su tiempo siquiera que la clásica obra “La tauromaquia o arte de torear”, impresa por primera vez en Cádiz en 1796 como escrita por José Delgado, apodado Pepe—Hillo, fuera efectivamente compuesta por él. Era demasiado tosco como para ser tenido por literato. Tuvo el acierto de morir en el ruedo, lo que siempre sirve para incrementar el prestigio del llamado maestro en el argot taurino, aunque en verdad el prestigio corresponde al toro vengador se du casta.

En el siglo XX llegaron a estrenarse dos obras teatrales firmadas por Ignacio Sánchez Mejías, y dejó otras dos inéditas, pero no se hubiera perdido nada si lo hubieran estado las cuatro. Al morir también en el ruedo mereció ser loado por grandes poetas que mitificaron su figura, aunque como intelectual debe reconocerse que acertó al titular “Sinrazón” su primer drama.

¿Qué sorpresas nos deparará el político torero Vicente Barrera? Llega al ruedo político como un pacificador, por sustituir a otro de la cuadrilla de Vox, llamado Carlos Flores, candidato en las recientes elecciones autonómicas, desechado por haberse descubierto que fue condenado por maltratar a su esposa, una fea costumbre. Entre pegar a la esposa o matar a los toros lentamente los afiliados a Vox consideran preferible el toricidio.

Lo que de verdad necesitamos es que se cumpla la profecía proclamada por Machado en el poema antes citado, al anunciar la previsible llegada de una España nueva, “la España del cincel y de la maza”. Tarda excesivamente en presentarse para limpiar este histriónico reinado. Quién iba a imaginar la aparición de Vox en el ruedo político. Este país no tiene remedio, y desde luego aunque lo tuviera, el rey no se iba a molestar en aplicárselo.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO 








Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI