Paro, temor y fantasía

Empezó el sanchineo con un fuerte abucheo.

EMPIEZA setiembre de 2022 con sombrías perspectivas. El Ministerio de Trabajo y Economía comunica que durante el mes de agosto el paro nacional se incrementó hasta los 2.924.240 personas, “en gran parte debido a la incertidumbre internacional”, se justifica el Gobierno, que nunca reconocerá su ineptitud y culpará a cualquiera de sus propios fracasos.

Pero el pueblo, aunque no es soberano, ya le ha hecho saber al presidente del Gobierno y secretario general del partido que usurpa el nombre de Socialista, el peripatético Perico Sánchez, que no lo guanta.

Se lo demostró una vez más al recibirlo con un sonoro abucheo este día 3, cuando iniciaba su particular Vuelta a España en el barrio humilde sevillano de Pino Montano, y continuó pitando mientras hablaba. Mal principio para la campaña titulada “El Gobierno de la gente”, que lo llevará por 30 localidades para autopromocionarse. Comprobará cómo suenan los abucheos en cada una de ellas, con sus peculiaridades fonéticas, pero con igual énfasis. Daría lástima de él, si no nos tuviera como estamos a causa de su incompetencia.

Y peor que vamos a estar, según vocean a coro los ministros. Fue un caramelo el “sangre, sudor y lágrimas” prometido por Churchill a los británicos durante la guerra mundial, comparado con lo que nos anuncian los ministros sanchineros. La culpa se la echarán a la guerra por la liberación de Ucrania. Este país agresivo ya ha advertido al reino de España que no le envíe más material de guerra inservible, porque no lo puede vender ni como chatarra. El sanchineo hace el ridículo en todas partes, y demuestra la situación crítica en la que nos hallamos por su culpa.

Mientras tanto el reino se descompone. Los precios de la electricidad y los carburantes se han desquiciado, al tiempo que la cesta de la compra ha reducido su tamaño para volar más alto. La política sanitaria del Gobierno ha conseguido que debamos acudir a la sanidad privada, porque en la pública los plazos para las consultas superan los seis meses. Crece la inseguridad callejera: por no citar más que los últimos sucesos, el 2 de setiembre cuatro magrebíes hirieron a un turista en pleno día en el barrio del Raval de Barcelona, para robarle una cadena. Pocas horas después en la misma zona dos hombres atacaban a los transeúntes con navajas. Las bandas juveniles están adueñadas de algunos barrios. Los asaltos a los domicilios de los futbolistas son de tremenda violencia. No se puede vivir con tranquilidad en el reino borbónico.

VIVA LA FANTASÍA

Por todo ello resulta lógico el éxito que obtienen las películas de temas fantásticos como un refugio para olvidar la realidad insoportable del reino. Se comprende que ante la realidad intolerable del presente, y las amenazas acerca de las dificultades que nos esperan este invierno de frío y calamidades sin calefacción y sin comida caliente, ese pueblo que no es soberano se refugie en la fantasía increíble, pero más amable que la realidad.

Lo demuestran los éxitos populares de películas como La casa del dragón, de la larga serie Juego de tronos, con guión de Ryan Condal, George R. R. Martin y Miguel Sapochnik. Las dinastías de esta serie son terribles, pero molestan menos que la real. Los dragones imponen menos miedo que las fuerzas represivas del orden, del suyo que no es el general de la gente. Y lo más importante, nuestros dirigentes políticos no se van a sentir obligados a enviar blindados desblindados a alguno de los reinos contendientes para producirles indignación en lugar de agradecimiento.

Otra película de estreno en estos días con gran expectación es Los anillos de poder, de J. A. Bayona, dentro de la serie El señor de los anillos imaginada por Tolkien. Los espectadores se encuentran más seguros viendo las actuaciones de elfos y enanos que enterándose de las actividades de los miembros del Gobierno, que redundan siempre en nuestra contra, por lo que son mucho más perniciosas que cualquier imaginación.

Cuando la realidad es angustiosa, la mejor solución es refugiarse en la fantasía. Resulta mucho más provechoso para la salud mental de los vasallos de su majestad el rey católico observar las actuaciones de personajes inventados, en los que no creen que existan ni hayan existido nunca, que enterarse por los medios de comunicación social de la mísera situación del reino, totalmente distinta de la que explica en sus mítines el presidente del Gobierno. Es mucho más difícil creer en él que en los elfos y los dragones. El presidente es un personaje de ficción dañino.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
RED   |2022-09-05 13:40:09
Para películas, las que cuentan Sánchez y su cuadrilla, ficción al cien por
cien
oráculo   |2022-09-05 13:44:44
la psoe sanchista, antes zapaterista, antes felipista, parce que ya se
agota y camina hacia la extinción, y si unos sinverguenzas
falsarios, trepas, desideologizados, y traidores, no hubieran usurpado
el mando de los movimientos populares del 15 M, ahora existiría una
izquierda fuerte y organizada, no neutralizada, porque Iglesias y
su banda, ya hicieron antes, lo que ahora quiere repetir, con poca
aceptación, Yolanda Díaz.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI