Los gobiernos democráticos, cómplices necesarios de la pobreza de los trabajadores y del incremento de la desigualdad

José Antonio Gómez.Las historias que contamos sobre los «ricos y los que no tienen» dan forma a las oportunidades y las luchas de millones de personas. Sin embargo, en una sociedad que todavía piensa que «ser elegante» es un cumplido, carecemos de un lenguaje adecuado para hablar sobre las realidades de clase y las experiencias de explotación y discriminación basadas en la clase. Los discursos sobre la desigualdad rara vez tienen sus raíces en la larga historia de violentos conflictos de clase. Dos ejemplos de esa historia fueron la huelga de la industria acero de Homestead en 1892 en Pittsburgh, que se ganó un lugar en la historia laboral como la Masacre de Homestead y la huelga del carbón de 1921 conocida como la Batalla de Blair Mountain en la que los trabajadores vieron sus casas bombardeadas cuando se enfrentaron a tropas del ejército. Estos fueron momentos extremos pero no únicos en la historia de la lucha de las clases trabajadoras. Las condiciones de trabajo opresivas y los salarios inadecuados nunca han sido un accidente o el resultado de un descuido: han sido con fines de lucro.

Los esfuerzos para obtener derechos laborales, como las leyes de trabajo infantil y una jornada laboral de ocho horas, se encontraron constantemente con una represión violenta por parte de las empresas y los gobiernos.

A pesar de estos esfuerzos, la clase trabajadora aún sigue luchando por obtener el derecho a un salario digno. Hoy en día, las luchas de poder basadas en clases y el lenguaje que las definía con demasiada frecuencia se ven eclipsados ​​en las conversaciones sobre la desigualdad. Si bien los trabajadores han obtenido importantes logros, no es exagerado decir que perdieron la lucha de clases y con ella el lenguaje de clase. El éxito limitado de los organizadores laborales entre los trabajadores agrícolas y, más recientemente, entre los trabajadores de la Amazonía, solo parece ilustrar la pérdida.

Un siglo después de los violentos esfuerzos por reprimir la resistencia a la explotación de clase, los gobiernos democráticos han aprendido a pensar en las personas y la economía con un lenguaje que favorece a los ricos y elude las cuestiones del poder. Si a los trabajadores ya se les ha despojado de la identidad de clase, no se puede decir lo mismo de la élite económica que constantemente promueve sus propios intereses, como clase.

Los intereses de la élite económica son evidentes en las políticas fiscales que protegen la riqueza y que están blindadas por los políticos tanto a la derecha como a la izquierda del arco ideológico. También son evidentes en la definición poco realista de pobreza de los gobiernos que subestiman el número de personas que está luchando y limita la elegibilidad para el apoyo público.

Los intereses de la élite económica también son evidentes en salarios mínimos totalmente inadecuados y en informes elogiosos de aumento de puestos de trabajo que no mencionan que estos son en gran parte empleos del sector de servicios que no pagan un salario digno. Y son evidentes en las medidas del éxito económico arraigado en el PIB y las ganancias corporativas en lugar de la autosuficiencia económica y la salud general de los trabajadores.

En un momento en que gran parte de la población de los países desarrollados se identifica como de clase media independientemente de sus ingresos, el término «clase trabajadora» se utiliza como un eufemismo para las personas pobres, muchas de las cuales trabajan en empleos del sector de servicios caracterizados por salarios bajos, jornadas parciales que se convierten en completas sin remuneración y con una elevada inestabilidad general.

Hace apenas 50 años, los «trabajos de la clase trabajadora» se referían a empleos cualificados y físicamente exigentes. Los trabajadores de cuello azul que tenían esos trabajos ganaban un salario medio que pagaba una hipoteca, un coche familiar y, a veces, una casa de vacaciones. Esos trabajos han sido reemplazados en gran medida por empleos de bajos salarios en el sector de servicios.

Durante la pandemia, surgió otro eufemismo cuando las empresas y los medios caracterizaron algunas formas de trabajo como «esenciales» para justificar las demandas de que las personas continuaran trabajando en condiciones que las ponían en riesgo de contraer el Covid-19.

Si los profesionales médicos pueden llamarse trabajadores esenciales en una pandemia, no se puede decir lo mismo de millones de trabajadores de servicios que se vieron obligados a trabajar con protecciones o atención médica inadecuadas. Se llamó esenciales a los trabajadores de bajos salarios, pero se les trató como desechables.

En el siglo XXI, nuestro uso del lenguaje ha revuelto efectivamente las identidades basadas en clases entre los trabajadores incluso cuando el 35% de los hogares de los países desarrollados tienen tan poca seguridad económica que no pueden pagar un gasto inesperado de 400 euros.

El borrado de los intereses de los trabajadores se normaliza en grandes y pequeñas formas. Todos los grandes medios de comunicación tienen una sección de negocios, pero ninguno tiene una sección de trabajadores. Es una omisión a la vez mundana y llamativa de los intereses de clase.

La explotación de clase sistémica está enmascarada por el discurso del Estado del Bienestar que promueve el mito de que todos tienen la oportunidad de tener éxito si trabajan lo suficiente. El prejuicio de clase prolifera cuando las desigualdades estructurales se reducen a características personales. En resumen, se culpa a los trabajadores en apuros y a las familias a las que mantienen de ser pobres, sin importar cuán duro o cuánto tiempo trabajen. Si quedar atrapados en una vida de trabajo mal remunerado fuera consecuencia de deficiencias personales, en lugar de un diseño estructural, no tendríamos millones de familias en el mismo barco que se hunde.

En 2022, todavía es aceptable que las grandes empresas exitosas se nieguen a pagar un salario digno a sus trabajadores. Si se van a cambiar las cosas, se necesitan conversaciones públicas, acciones y políticas sostenidas y honestas que aborden las realidades de la explotación económica de las que depende con demasiada frecuencia el éxito empresarial. Ese proceso comienza con la creación de un lenguaje que capture la experiencia de la violencia de clase tal y como existe hoy.

Comentarios
Añadir nuevo
el capital   |2022-07-12 20:47:34
cuando el capitalimo no tiene miedo, es democracia burguesa que controla a su
favor, cuando tiene miedo, es fascismo, y borra del mapa toda reivindicación
que le haga disminuir su beneficio
Alf   |2022-07-12 20:49:00
el capitalismo y la justicia social real, son incompartibles, porque tal
justicia limitaría la acumulación de riqueza capitalista, y eso no lo admiten
Angiolillo   |2022-07-12 20:54:16
en España debíamos estar escarmetados por propia experiencia, en 1936, el
capitalismo dió un golpe de Estado, y se implantó una dictadura militar
a favor de los ricos, en 1978, se inventó un nuevo Régimen,
continuista en el fondo del franquismo, y de la explotación de las clases
más desfavorecidas, pero con unas forma de apariencias democráticas,
cuando en realidad algo cambió para adaptarse a la época, para que en
realidad todo siguiera igual, ahí está el emérito para acreditarlo
la voz de u amo   |2022-07-12 21:20:50
no pueden esperarse concesiones reales a los trabajadores, ni del pp ni del
psoe, son lo que son, instumentos del capital
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI