Yo sí te creo (sobre el caso de la menor abusada sexualmente por el ya exmarido de Mónica Oltra)

Javier Nistal Burón. El caso de Luis Ramírez Icardi –en la foto siendo juzgado– el exmarido de Mónica Oltra, condenado por abusos sexuales a una menor cuando era educador en un centro de menores, es el centro neurálgico del escándalo ha provocado la dimisión de la líder de Compromís del gobierno autonómico valenciano. El presente artículo, se centra en la víctima, a la que se trató de desacreditar. El caso de la menor de edad abusada sexualmente en Valencia por el exmarido de la dimitida vicepresidenta del Gobierno valenciano y responsable de la Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, condenado por estos hechos (aunque pendiente de recurso en el Tribunal Supremo), está teniendo estos días un importante eco social.

 

Especialmente, desde el pasado jueves día 16/06/2022, en el que la Sra. Oltra ha sido imputada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, dada su condición de aforada (que ha perdido con su dimisión) y, que deberá declarar como tal ante la justicia el día 6 de julio para defenderse de la acusación, de nada menos que de tres ilícitos penales: prevaricación, abandono de menores y omisión del deber de perseguir delito.

Todo ello, por la apreciación judicial de indicios de que la señora Oltra maniobró, con otras personas, para obstaculizar la investigación sobre su expareja o incluso para proteger su propia carrera política.

Podemos observar que, en el tratamiento de este tema en los medios de comunicación, así como en las frecuentes tertulias que se realizan en algunos de estos medios, existen posicionamientos enfrentados, con puntos de vista muy diferentes, normalmente, imbuidos de un cierto sesgo ideológico por el correspondiente posicionamiento político del tertuliano, haciendo cierto lo de que “la razón es lo que mejor repartido está en este mundo, porque todos creemos tener la suficiente”.

Huyendo de estos posicionamientos ideológicos, pretendo dar mi opinión de este tema, únicamente, desde el aspecto procedimental del trato que se debe de dar a la víctima que denuncia un abuso sexual que ha podido sufrir.

1. El slogan “Yo si te creo”

El lema “Yo si te creo” se popularizó en las movilizaciones contra la violencia sexual a raíz de la sentencia contra los acusados de la “Manada”, que inicialmente fueron condenados por abusos y no por violación, desde entonces se usa como slogan en el movimiento feminista para posicionarse a lado de las víctimas de posibles abusos sexuales, como expresión de un sentir social formulado desde una perspectiva de género, más que desde un estricto criterio de legalidad, dado que en un Estado de derecho la existencia de la garantía legal exige que toda acusación haya de ser probada, puesto que la persona sobre quien recae dicha acusación es inocente hasta que se demuestre lo contrario –principio de “presunción de inocencia”–.

Sin embargo, en el caso de las víctimas tenemos que decir éstas lo son siempre desde el mismo momento que reciben el daño, independientemente de que se conozca quien es el autor o autores del mismo, se les detenga, se les juzgue y se les condene por ello.

Podemos decir que la víctima siempre tiene razón, por lo que nunca se la debería de cuestionar, lo que no significa que no se tenga que evaluar su testimonio para validar la fiabilidad y veracidad del mismo y poder descartar que el mismo es falso, lo que podría llevar a una posible condena de alguien que es inocente.

No cabe duda, que es preferible que un delito quede impune, porque no pueda probarse la veracidad de un testimonio, que la probabilidad de que un inocente sea condenado por un testimonio falso. Se trata de aunar equitativamente el respeto a los derechos de la supuesta víctima con los de la persona acusada, aunque en caso de duda el Juez deberá actuar, necesariamente, de forma favorable al acusado.

2. El trato que se dio a la víctima abusada sexualmente en Valencia

Desde luego, lo que nunca se debe de hacer con las víctimas es desacreditarlas y culpabilizarlas del daño que han sufrido, lo que supondría, además de un ataque a su dignidad y reputación, una revictimización de éstas, con las graves consecuencias psicológicas, que este proceder puede conllevar para ellas y su entorno (problemática abordada, excelentemente, en la serie de ficción “Alba” emitida recientemente en la Cadena de Televisión Antena 3).

Y esto es lo que ocurrió con la menor, que fuera víctima de abusos sexuales en Valencia, a quien se la sometió a una investigación paralela a la judicial, donde la víctima, lejos de ser protegida, fue objeto de una injustificada persecución, desacreditando su testimonio para desvirtuar la credibilidad del mismo, tratándola como una verdadera culpable y, cuya denuncia de los abusos sufridos, inicialmente, ni siquiera se puso en conocimiento de la Policía, ni de la Fiscalía de Menores, ni de la Administración de Justicia, lo que no deja de ser un incumplimiento muy grave y sin justificación legal alguna de los deberes de tutela que la Administración Autonómica Valenciana tenía para con esta menor.

CONCLUSIÓN

Está claro que la forma de proceder con la víctima menor de edad abusada sexualmente en Valencia no fue la adecuada, que ello estuviera guiado por intereses espurios es algo que tendrá que determinar la justicia y, hasta entonces, por supuesto, que la Sra. Oltra gozará del principio de “presunción de inocencia”.

Sin embargo, es incuestionable que quienes somos fervientes defensores de las víctimas y de que éstas siempre tienen razón, en los términos que hemos referido, que es la base del lema “Yo sí te creo”, con el trato que se ha dispensado a la menor abusada en Valencia nos hemos llevado una gran decepción, que a buen seguro nos abrirá los ojos y nos cerrará el corazón, dejando de creer a quienes anteponen los intereses propios a los de las víctimas, a las que no siempre creen.

Comentarios
Añadir nuevo
Doble vara de medir   |2022-06-24 22:32:19
pudimos pero nos vendimos es una secta, y como tal, su conducta hacia la gente
en general es una, condenatoria de todo abuso, de cara a la galería dada su
doble moral, pero respecto a los suyos, estos tienen carta blaca si no te
pilan, y si te cogen in fraganti, como es el caso, la víctima es la mala TIC
TAC TIC TAC
Alf   |2022-06-24 22:34:34
la foca oltra, intentó desprestigiar a una niña de 14 años, para exculpar a
su marido pederasta, y movilizó al respecto a una docena de funcionarios a sus
órdenes,del cual se ha "separado" para intentar mantener el chollo
político.
PUDIMOS   |2022-06-27 13:11:10
Dicen una cosa y practican la contraria, cada día estoy más convencido de
que
pudimos es un engendro, cread para atraer a los descontentos, y
desmovilozarlos
uniendose al psoe, como quieren hacer con el otro engendro
"Sumar" de
Yoli, que ya se ha estrellado en Andalucía, y uno de cuyos
fichajes estrella
era Oltra, y la otra imputada, Colau Yo sí te creo (sobre el
caso de la menor abusada sexualmente por el ya exmarido de Mónica Oltra)
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI