Los españoles no somos iguales ante el fisco autonómico

Carlos Caldito
Los fielatos eran un residuo de la economía medieval que gravaban la circulación de mercancías en España hasta prácticamente el siglo XX. En concreto era el nombre popular que recibían las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre ese tráfico comercial, por supuesto cada localidad cobraba una cantidad diferente por las mismas mercancías. Naturalmente eran un obstáculo para el comercio y por tanto para el desarrollo económico de la nación. El establecimiento de las bases para una economía moderna acabó definitivamente con los mismos en el siglo XX.

Desgraciadamente nuestro sistema autonómico parece reeditar aquellas practicas con un sin fin de tratamientos tributarios desiguales a las empresas y contribuyentes, según donde desarrollen su actividad, y además quieren castigar el cambio de domicilio de aquellos que busquen huir de la presión impositiva más alta.

La capacidad normativa de las autonomías en impuestos como el IRPF, sucesiones o donaciones provoca que situaciones idénticas reciban tratamientos fiscales antagónicos en distintos territorios.. Las divergencias más notables se producen en el impuesto de sucesiones y donaciones.

No contentos con este galimatías tributario, las autonomías, como Cataluña o Extremadura, que han decidido mantener el impuesto de sucesiones y donaciones podrán obstaculizar a los contribuyentes que paguen en otro territorio exento (e incluso intentar que acaben liquidando dos veces el impuesto) gracias a la posibilidad de plantear batalla jurídica reclamando su competencia sobre la herencia.

Así si un padre catalán dona 180.000 euros a su hijo para que adquiera una vivienda, éste pagara 1.800 euros en impuestos. Y, si en lugar de dinero, el padre opta por donarle una casa valorada en 180.000 euros, entonces el hijo deberá abonar 6.000 euros a la Administración, mientras que en Castilla-León no pagaría nada, pero encima si intenta sortear la ley autonómica la Generalidad podrá intentar cazarle.

En el impuesto sobre la renta, un matrimonio medio con dos hijos que ingresen 42.000 euros al año, pagarán 1.000 euros más en Extremadura que en Valencia. Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y La Rioja, que son las únicas regiones que han introducido rebajas en el tramo autonómico del IRPF.

En definitiva el mapa impositivo de España es cada vez más variopinto y el esfuerzo fiscal de los ciudadanos no es igual en todos los territorios. Por cierto, ¿no había un artículo 14 de la Constitución que decía que “todos los españoles somos iguales ante la ley”?

Comentarios
Añadir nuevo
Anónimo   |2009-03-10 11:48:01
IGUALES EN OBLIGACIONES PERO EN DERECHOS
Anónimo   |2009-03-10 12:21:59
IMPUESTOS EUROPEOS SERVICIOS TERCERMUNDISTAS
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI