El fin de una era: estrepitosa derrota de Syriza en Grecia y ascenso de derecha y extrema derecha

El panorama político en Grecia ha dado un giro poco sorprendente con la reciente repetición electoral, que ha dejado claro el ascenso imparable de la derecha y el estrepitoso retroceso de Syriza. Nueva Democracia, liderada por Kyriakos Mitsotakis, ha logrado una victoria contundente al obtener la mayoría absoluta con más del 40% de los sufragios, lo que se traduce en más de 150 escaños. Por su parte, Syriza, el partido que una vez encarnó las esperanzas de cambio en Grecia, ha sufrido una derrota aplastante al quedarse con apenas el 17,8% de los votos y 47 escaños. UN NUEVO REVÉS PARA SYRIZA Y EL ASCENSO DE LA EXTREMA DERECHA

El resultado de estas elecciones amplía aún más la brecha que se había formado hace cinco semanas, cuando Nueva Democracia ya había superado a Syriza. En aquella ocasión, el partido conservador obtuvo 146 escaños frente a los 71 de Syriza, lo que evidenciaba un desgaste en la popularidad de la coalición gobernante. Sin embargo, el retroceso actual de Syriza ha sido mucho más pronunciado, dejándolos en una posición aún más vulnerable.

El recuento de votos muestra que Nueva Democracia alcanzaría más de la mitad de los 300 escaños del Parlamento griego, consolidando así su poder y eliminando la necesidad de formar una coalición. Syriza, por su parte, ha sufrido una pérdida de más de dos puntos en comparación con las elecciones anteriores, lo que pone en evidencia la disminución de su base de apoyo. Además, el ascenso de partidos de extrema derecha como Espartanos y Niki (Victoria) representa un fenómeno preocupante en el panorama político griego, ya que podrían obtener un total de 35 escaños.

EL DESAFÍO ECONÓMICO Y SOCIAL DE GRECIA Y SU IMPACTO EN LAS ELECCIONES

No se puede ignorar el contexto en el que se desarrollaron estas elecciones. Grecia ha enfrentado desafíos económicos y sociales significativos en los últimos años, incluida una profunda crisis financiera y las consecuentes medidas de austeridad impuestas por los acreedores internacionales. Estos problemas han dejado cicatrices en la sociedad griega, generando descontento y desconfianza hacia el establishment político.

El gobierno de Syriza, encabezado por Alexis Tsipras, llegó al poder en 2015 con la promesa de poner fin a la austeridad y renegociar los términos del rescate financiero. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, las expectativas de cambio y mejoras económicas se desvanecieron, y muchos ciudadanos se sintieron decepcionados por la falta de resultados tangibles. Esto, sumado al desgaste natural que sufre cualquier partido en el poder durante un período prolongado, ha contribuido al declive de Syriza.

LA REFLEXIÓN DE LOS PARTIDOS Y SUS INTERPRETACIONES

Tras conocer los resultados de los sondeos a pie de urna, tanto Nueva Democracia como Syriza han ofrecido sus reflexiones sobre los resultados. Las fuentes de Nueva Democracia expresaron su satisfacción y reconocieron la responsabilidad que esto conlleva: “Parece que Nueva Democracia se garantiza gobernar sola. Esto nos hace sentir una responsabilidad aún mayor para cumplir las expectativas de los ciudadanos que mostraron su confianza en Nueva Democracia y en Kyriakos Mitsotakis. Los próximos días no son días de celebración, sino de trabajo”.

Por otro lado, desde Syriza reconocen el resultado negativo y destacan su papel como oposición: “Un resultado negativo tanto para Syriza como para todas las fuerzas progresistas. Era extremadamente difícil revertir una diferencia tan grande en tan poco tiempo. Los ciudadanos nos dieron el mandato de la oposición y, como principal espacio de la facción progresista, lucharemos desde el día siguiente como una oposición fuerte y al lado de los ciudadanos”.

Desde el partido socialista Pasok, resaltan su recuperación y vuelta a la confianza ciudadana: “Este voto demuestra que el Pasok está volviendo y recuperando los lazos de confianza con los ciudadanos progresistas”.

EL DESAFÍO DE LA DERECHA Y LA FRAGMENTACIÓN POLÍTICA

La consolidación del poder de la derecha en Grecia plantea nuevos desafíos para el país. Si bien Nueva Democracia se garantiza gobernar sin necesidad de coaliciones, el ascenso de partidos de extrema derecha como Espartanos y Niki (Victoria) es una señal preocupante. Estos resultados evidencian una polarización en el panorama político griego, con un crecimiento de movimientos que podrían poner en riesgo los principios democráticos y fomentar divisiones en la sociedad.

Además, la fragmentación política también es una realidad en Grecia, con la presencia de varios partidos con representación en el Parlamento. El Pasok, el KKE, Solución Griega y otros partidos minoritarios conforman un escenario político complejo, lo que dificulta la formación de mayorías estables y obstaculiza la implementación de políticas efectivas.

Comentarios
Añadir nuevo
Ruano   |2023-06-29 12:52:43
Syriza, el partido que una vez encarnó las esperanzas de cambio en Grecia,
ha sufrido una derrota aplastante al quedarse con apenas el 17,8% de
los votos y 47 escaños.
Y COMO PODEMOS DESAPARECERÁ, PORQUE NO SE PUEDE ENGAÑAR A TODO EL MUNDO,
TODO EL TIEMPO
antisecta   |2023-06-29 12:55:27
que despilfarro de oportunidades
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI