EL TERRORISMO MADE IN USA

Estados Unidos estuvo detrás de las explosiones en los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 el pasado septiembre. Lo asegura el periodista y ganador de un premio Pulitzer Seymour Hersh. En concreto, el prestigioso reportero señala a la acción de la Marina norteamericana. Hersh no es cualquier periodista. Exreportero del New York Times y del New Yorker, ha ganado numerosos premios por su periodismo de investigación, incluso sobre la guerra de Vietnam y el escándalo de Abu Ghraib de 2004 después de la invasión estadounidense de Irak.El artículo de Hersh, publicado en su página web (un blog de la plataforma Substack), está basado en el relato de una fuente de seguridad nacional anónima "con conocimiento directo de la planificación operativa", asegura.

Afirma el periodista que los responsables del supuesto sabotaje son buzos de la Marina de EE UU, que -según él- colocaron explosivos durante unas maniobras de la OTAN. Señala también a Noruega. Acusa a las autoridades de este país de haber activado meses después las cargas colocadas por los buzos norteamericanos. "Tres meses después destruyeron tres de los cuatro ramales del gasoducto", ha escrito Hersh.

Según el reportero, el 26 de septiembre, un avión de la Marina noruega lanzó una boya hidroacústica que detonó los artefactos explosivos. Es decir, que según el periodista la decisión de hacer estallar los gasoductos se tomó nueve meses después de un "debate secreto" por parte de las agencias de seguridad nacional de EE UU.

Hersh afirma que el presidente Joe Biden dio la orden después de meses de discusiones de ida y vuelta entre la Casa Blanca, la CIA y el Pentágono. Así, la planificación del ataque habría comenzado en diciembre de 2021 bajo la dirección del asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

El artículo detalla las distintas opciones que se barajaron: "La Marina propuso utilizar un submarino recién puesto en servicio para asaltar directamente el oleoducto. La Fuerza Aérea discutió lanzar bombas con espoletas retardadas que pudieran activarse a distancia. La CIA argumentó que, se hiciera lo que se hiciera, tendría que ser encubierto. Todos los implicados comprendieron lo que estaba en juego. Esto no es cosa de niños", dijo la fuente. Si el ataque se podía rastrear hasta Estados Unidos, 'sería un acto de guerra'".

Según Hersh, el grupo de trabajo se decantó finalmente por un plan que utilizaba buzos especializados en aguas profundas de la Marina estadounidense, apoyados por sus homólogos noruegos, para colocar cargas de C4 con forma en los cuatro oleoductos, a 80 metros bajo el agua. El reportero asegura que los noruegos propusieron "la tapadera ideal para plantar las minas". Habría sido el ejercicio de la OTAN en el Mar Báltico en el que participan decenas de buques aliados de toda la región llamado BALTOPS 22.

Hersh escribe también sobre la motivación de EE UU para llevar a cabo el sabotaje. "Mientras Europa siguiera dependiendo de los gasoductos para obtener gas natural barato, Washington temía que países como Alemania se mostraran reacios a suministrar a Ucrania el dinero y las armas que necesitaba para derrotar a Rusia", ha escrito el periodista.

El artículo del premio Pulitzer se refiere después a Rusia: "Fue citada repetidamente como probable culpable, espoleada por calculadas filtraciones desde la Casa Blanca - pero sin establecer nunca un motivo claro para semejante acto de autosabotaje, más allá de la simple retribución."

La inmediata sospecha de sabotaje

Los gasoductos del Nord Stream son infraestructuras multimillonarias diseñadas para llevar gas ruso a Alemania bajo el Mar Báltico. En septiembre de 2022, sucesivas explosiones, atribuidas a actos de sabotaje, dejaron inutilizados los dos conductos del Nord Stream 1 y uno de los del Nord Stream 2.

El 1, que había entrado en funcionamiento en 2011, quedó completamente inutilizado, después de haber estado reduciendo drásticamente y durante meses sus suministros de gas ruso. El Nord Stream 2, cuya construcción empezó ese 2011, no ha llegado a entrar en servicio. Alemania detuvo su certificación en febrero, cuando estaba prácticamente culminado, en represalia por el reconocimiento de las repúblicas separatistas independientes del Donbás por parte de Rusia.

Ya entonces, Suecia y Dinamarca, en cuyas zonas económicas exclusivas ocurrieron las explosiones, concluyeron que los gasoductos fueron volados deliberadamente -ocho meses después del inicio de la invasión rusa de Ucrania-, pero no dijeron quién podría ser el responsable.

En noviembre, la Fiscalía de Suecia publicó un comunicado donde confirmaba que las detonaciones en los gasoductos Nord Stream fueron fruto de un sabotaje. El fiscal Mats Ljungqvist dijo que los análisis realizados mostraban rastros de explosivos en varios de los objetos extraños que se encontraron.
Imagen del gasoducto Nord Stream dañado, publicada por el diario sueco Expressen. Imagen del gasoducto Nord Stream dañado.EXPRESSEN

El Kremlin calificó las explosiones como un ataque terrorista y el mismo mes de septiembre dijo tener pruebas que apuntaban a la implicación de países occidentales. También EE UU y la OTAN calificaron el incidente de "acto de sabotaje".
La Casa Blanca rechaza las acusaciones

El Gobierno de EE UU ha desestimado de inmediato el escrito de Hersh. "Esto es una ficción completamente falsa", ha dicho Adrienne Watson, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Es lo mismo que han respondido portavoces de la CIA y del Departamento de Estado.

El Ministerio de Exteriores de Rusia se ha pronunciado de inmediato. Aseguran sus portavoces que, tras el informe de Hersh, EE UU tiene preguntas que responder sobre su papel en las explosiones en los oleoductos.

Quién es Hersh

El periodista estadounidense Seymour Hersh se ha ganado con su trabajo el calificativo de prestigioso. El mayor hito de su carrera fueron sus informaciones denunciando la matanza de My Lai a manos de una unidad militar del Ejército de EE UU durante la Guerra de Vietnam, en 1969. Aquella exclusiva le valió el premio Pulitzer en 1970.

Ha trabajado como corresponsal para United Press International y Associated Press y ha escrito en la revista New Yorker y en The New York Times. En este último mostró las actividades ilícitas de la CIA en la década de los 70 y en la revista reveló las torturas contra iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib.

Periodista incómodo y exigente con los métodos de la Administración nortemaricana, en 2015 llegó a afirmar que "la muerte de Bin Laden no fue como nos la contaron". Según Hersh, el terrorista estaba desde 2006 prisionero de los servicios de inteligencia paquistaníes.

Comentarios
Añadir nuevo
RED   |2023-02-09 21:23:20
Cualquier persona con un mínimo de inteligencia ya lo sabía, es más, no os
extraña y ante un acto de sabotaje tan grave como este no se hable de ello en
ningún medio? Lo van a silenciar y nos dejamos destruir infraestructuras,
cuando nos invadan ceuta y melilla (si no lo hemos regalado antes) los medios
harán lo mismo, blanquearlo. Nos están quitando todo lo que tenemos.
ferdinand   |2023-02-09 21:24:13
No hay dudas, pero tampoco pruebas... Es decir, Rusia no gana nada destruyendo
esos gaseoductos, ni siquiera como un ataque de falsa bandera porque no le ayuda
a justificar nada, ya estaba en medio de una guerra.
Quien tiene la tecnología,
la oportunidad de hacerlo y los beneficios es EEUU claramente.
Además, se hizo
evidente en las noticias, si hubiera alguna forma de justificarlo habrían
hablado durante semanas sobre el atentado, una acción de guerra contra
Alemania. En cambio se habló 2 días y desapareció de todas las tertulias y
portadas. El silencio en nuestro periodismo a veces es tan abrumador que señala
claramente lo que ocurre de forma cristalina.
El mayor atentado militar y
ecológico contra Europa en las últimas décadas y la respuesta de nuestros
periodistas fue el silencio más absoluto.
Blanco y en botella
manual   |2023-02-09 21:27:16
Ayer al primer ministro ingles, se el escapo decir que esta guerra comenzo en
2014. Lo podeis escuchar en los discursos en tv. Lo que no dicen, es que el
seguir hostigando a rusia, es para meter a europa entera en otra guerra, ademas
de, contra china por el otro lado. Quieren dos cosas, reducir la poblacio,
esclavizarla a la que quede viva, y eliminar para siempre cualquier competencia
tanto economica, como industrial. Siempre son los mismos, los anglosajones,
junto a los fascistas americanos.

Rusia nunca fue un enemigo a batir, un
enemigo no te vende gas y petroleo mas barato que nadie.
Duke   |2023-02-09 21:28:19
Lo que está claro es que Rusia no tenía ninguna necesidad de sabotear sus
propias instalaciones. Ellos tienen el grifo del gas, que pueden abrirlo y
cerrarlo cuando quieran, luego la destrucción del gasoducto no les beneficia en
absoluto.
Un diálogo que muestra un enlace permanente al comentario
DrNo   |2023-02-09 21:29:13
casi siempre se cumple, basta solo con responder a la pregunta quien es el
maximo beneficiario por la rotura del nord stream? Los perritos falderos de la
UE no tienen la dignidad ni para pedir explicaciones
tipical USA   |2023-02-09 21:29:56
Estaba clarisimo. Además por mucho que lo pensáramos, todo apuntaba a
EEUU.
Primero, el único país que se pudiera beneficiar del sabotaje de los
gasoductos es EEUU, para vender su gas a Europa.
Segundo, Rusia no tiene ningún
interés en reventar su fuente de ingresos, además que podría significar una
acto de guerra contra Suecia.
Tercero, no es la primera vez (ni creo que sea la
última) que EEUU lanza un ataque de falsa bandera. Ya lo hicieron con el
hundimiento del Maine en Cuba en 1898, o el incidente del golfo de Tonkin en
1964 para justificar la guerra de Vietnam.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI