Libre Opinión

Periodismo manso

Javier Pérez de Albéniz

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) abandona de cuando en cuando su soporífero letargo y regresa al mundo de los vivos. Generalmente lo hace para servir al poder, que es exactamente lo contrario a lo que exigen los principios básicos del periodismo. Así ha sido en su última resurrección, milagro que ha tenido lugar cuando el pasado miércoles lanzó un comunicado en el que “deplora el veto impuesto por Podemos a seis de los periodistas que cubren habitualmente sus actividades, a los que excluyó de una reunión informativa para presentar a los nuevos portavoces estatales del partido”. Se refiere a lo que El País considera su “exclusión” de un encuentro informativo.

 

LA PINGOLLA. ALTANERÍAS

Félix Barroso Gutiérrez

El 21 de septiembre de 1909, ante don Rogelio Blanco Domínguez, juez municipal, y don Valentín Moriano Santos, secretario  del Ayuntamiento, compareció José Jiménez García, de 28 años de edad y de oficio labrador, para dar cuenta del nacimiento de un hijo suyo el día anterior, efemérides de San Adelpetro y San Dorimedonte.  El varón fui inscrito como Mercedes Jiménez García, siendo su madre Estefanía García Floriano.  Curiosa la costumbre de colocar por estos pueblos, a caballo entre la penillanura y la sierra, el nombre de Mercedes, claramente femenino, a los varones, lo que ha originado numerosos chascos en la trayectoria vital de quienes tienen el honor de haberlo recibido en la pila bautismal.

 

El ciudadano Felipe, simpático holgazán

Daniel Seijo

Cuando el 14 de abril de 1931 Alfonso XIII huyó de España, lo hacía consciente de la derrota de una monarquía que había regido en España entre las sombras del caciquismo, la desigualdad y un clientelismo que junto al ejército y a la iglesia, habían sostenido a una dinastía; la de los Borbones, que llegaba a su fin con el advenimiento de la conciencia democracia republicana. La corona, que históricamente había cimentado su poder en una oligarquía en franca decadencia y en un sistema político corrupto, veía como la voluntad popular, expresada en las urnas pese al caciquismo y la cultura política del turnismo, rompía con el sistema para expulsar a un rey y a una monarquía arcaica e incompatible con las ansias de libertad y igualdad de la sociedad española.

 

Moción de tortura

JT Cruz Varela

Podemos, y más concretamente su resentido líder, Pablo Iglesias, lo único que consiguió con su absurda y patética “moción de tortura” fue cosechar otro fracaso más, pretendiendo ocupar inútilmente espacio televisivo, otra de sus obsesiones,  que entre sus tres horas seguidas de intervención en el Parlamento, mas las dos de su correligionaria Irene Montero, lograron aburrir (ahora parasitar) a las centollas, sin aportar ninguna novedad y prolongando en exceso su respectivo “show”, lo que motivó que sus señorías recurriesen a los móviles y los más cultos al libro de turno. Cuando la argumentación de orador y oradora se repiten tan machaconamente, pierden todo interés y solo generan rechazo.

 

Felipe González, ayudado por Carrero Blanco

¿CUÁL ES EL PEOR DE LOS PEORES?

MANU RAMOS. Que Felipe González es un canalla lo sabemos desde hace tiempo. La destrucción interna del PSOE no es más que la consecuencia lógica de una organización traidora a todo y a todos, destinada a la traición a sí misma. Recientemente se ha visto por las redes en circulación una noticia en El Mundo donde se refrescan las memorias del general Manuel Fernández-Monzón. Ayudado por la labor de Santiago Mata, escribe un libro titulado “El sueño de la Transición” en el que revela, con muchos años atrás, las labores de inteligencia durante ese período de la Historia de España.En un capítulo titulado “El almirante eligió a Felipe González: de Toulouse a Suresnes”, se cuenta cómo el propio Carrero Blanco favoreció al PSOE del interior, es decir a Felipe González, en contra del PSOE de Llopis, el heredero directo de la república.

 

'Regeneracionismo' postizo (y liberticida)

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Para vencer a la derecha hay que derrotar al PSOE". Rafael Cid. Paralelo al mito 'regeneracionista', para consumo de pardillos, pervive otro camelo no menor: el dogma de la inmaculada transición. Ambas patrañas al uso de cuentistas quedarán desmontadas sin dificultad. No para convencer a los lacayos de la clerical-monarquía de partidos, instalados en las consignas del no pensar, cuando no en el doble pensamiento o directamente en la calumnia por sistema (con licencia eclesiástica a cargo de nuestros impuestos no sólo en la ultra TV13).Puede comprobarse en la historia del abyecto nacional-catolicismo pardo, naranja o rojo difuminado. Cuando se afea su conducta esclava de la codicia, de facinerosos o cómplices de los mismos, salen con el 'y tú más', o elevando la anécdota o casos singulares del adversario político -cualquiera que se resista al expolio- al nivel del agravio universal.

 

El triunfo de la moción de censura

Pedro Luis Angosto

En mayo de 1980 el Partido Socialista Obrero Español presentó una moción de censura contra el Gobierno presidido por Adolfo Suárez. Pese a las campañas de la caverna mediática contra esa acción parlamentaria, Felipe González siguió adelante aún a sabiendas de que no contaría con más votos que los de su grupo y los del Partido Comunista. Con los números en la mano, la moción de censura de González fue un fracaso, pero la realidad fue muy otra: González apareció ante la opinión pública como un líder creíble y dos años después, mediando el golpe de Estado de febrero de 1981, obtuvo una mayoría absoluta apabullante que dobló en número de diputados al segundo partido, que no era otro que Coalición Popular, organización franquista presidida por Fraga y a la que ya pertenecía Mariano Rajoy Brey, siempre con la ideas muy claras.

 

La sonrisa resumen

Javier Pérez de Albéniz

Si usted estuvo en el Congreso durante los dos días de la reciente moción de censura, o vió la misma por televisión, tuvo mucha suerte: pudo presenciar en directo un resumen perfecto del momento que vive la política española. No, no me refiero al brillante discurso de Irene Montero, a las réplicas grises de Mariano Rajoy o al irregular mensaje de Pablo Iglesias. Hablo del sutil detalle que refleja el estado de nuestra política, la realidad de nuestro Gobierno, el nivel de un partido líder. Hablo de la sonrisa de Rafael Hernando. No en su alegato de clausura, cara de vinagre, machismo y sucesión de mentiras. No. En su sonrisa de antes y después de esos ladridos finales.

 

Un Estado autoritario

Javier Pérez de Albéniz

Mucha gente está sorprendida, alguna incluso indignada, por el manifiesto en el que Josep Guardiola pide ayuda exterior “contra los abusos de un Estado autoritario”. Dicen que exagera. Que compara a España con una dictadura. Que en nuestro país no está prohibido votar.No tengo claro cuál es el motivo de la sorpresa, y del aparente enfado, de toda esta gente indignada: cuando Guardiola habla de los abusos de un Estado autoritario, se muestra muy comedido, francamente mojigato, puesto que podría hablar sin miedo a exagerar de los abusos de un Estado corrupto, de un Estado despótico o de un Estado censor sin que nadie se ruborizase. Me explico.

 

¿Periodismo libre o farsa?

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Me dan pena los periodistas de los grandes medios españoles. Tiene que ser muy incómodo trabajar todo el día de rodillas". Twitter Eterno Primavera. Debe ser una sensación deificante, allá en las alturas de lo 'políticamente correcto'... lo que experimentan los expertos en 'crear consenso', o los que anestesian de modo profesional con alharacas, sandeces y una mendacidad grosera. Con una información globalizada seleccionan sólo aquellas noticias del mundo que justifiquen los prejuicios propios, al dictado de las agencias de prensa oficialistas, y no infrecuentemente de los teletipos de Interior. O seleccionan del tendedero de la actualidad los adversarios ideológicos a los que les interesa demonizar, normalmente por encargo de sus señoritos. Como cualquier sicario.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 7 de 407

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI