Libre Opinión

4D: Al-Andalus, Palestina... Humanidad en quiebra

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"En el mundo realmente invertido, lo verdadero es un momento de lo falso". La sociedad del espectáculo. Guy Debord.El Estado español, su deslegitimada partidocracia y sus apesebrados 'sindicatos' no consiguen solapar la realidad por mucho que se esfuercen en 'performances' hipermediatizadas, para justificar los  indecente salarios y dietas de su ineptitud. Sus políticas cada vez más represivas no han hecho sino exacerbar la confrontación sexista. Las damnificadas no cesan de aumentar año tras año. Estas dinámicas perversas de 'guerra de géneros' para enmascarar o difuminar conflictos económicos de clase demonizando al hombre, como siempre sospechoso en potencia, han conducido a la sociedad a un envejecimiento poblacional, a una generalizada insatisfacción sin precedentes (unido todo a la brutal asimetría económica con los señoritos del norte del Estado). Aquí nadie quiere formar un 'hogar' excepto los inmigrantes... y ya casi ni se esfuerzan los indígenas más lerdos de la aldea.

 

LA PINGOLLA.AVE QUE VUELA, A LA CAZUELA (I)

Félix Barroso Gutiérrez

Otros habían estado antes. Luego, nos tocó a otros tres: Enrique Jiménez García, Juan Francisco (Paco) Montero Pérez y este rimador de intrahistorias.  A día de hoy, desconozco cuáles eran las razones por las que bastantes chavales de aquel lugar de quebradas tierras y rayano a las serranías de Las Hurdes iban a parar al colegio “Calasanz”, allá por los valles regados por el río Pisueña, en Villacarriedo.  Lo regentaban los escolapios. Nosotros, pardillos salidos de un mundo de barrancos pizarrosos y duros berrocales, nos encontrábamos como gallo en corral ajeno entre tantos cántabros y vascos, burgaleses y asturianos.  Pero la tribu nos había educado para luchar por la vida y pronto marcamos territorio.

 

Lodazal Ciudadanos

Emilio Jurado

El partido gerenciado por Rivera corre un riesgo muy alto de convertirse en un lodazal, si no está ya inmerso de manera irreversible en él. Utilizo la palabra lodazal en el buen sentido (si lo tiene), es decir como masa informe, oscura y pringosa resultado de la decantación de materia que no encuentra aceptación ni de la naturaleza ni de los hombres. Aquello que sin valor alguno se desecha y acaba formando detritus. No me refiero específicamente al simbolismo de lo nauseabundo que supone lodazal igual a inmoral.No digo por tanto que el partido de color anaranjado sea una organización inmoral, pero sí me parece que tiende a enturbiarse, a  oscurecerse, a resultar pringosa. Así me lo parece ya que actúa como una balsa de decantación que recoge todo lo que fluye de manera inconforme con la aceptación natural, legal o institucional de las ideas y actitudes políticas. Lo que le lleva a grandes contradicciones e incoherencias irreconciliables. Sostiene discursos incendiarios contra la  corrupción sin que le cause empacho alguno sostener gobiernos corruptos hasta la médula.

 

Las cloacas del periodismo

Javier Pérez de Albéniz

Gloria Lomana, ex directora de informativos de Antena 3, ha publicado una novela que se titula ‘Juegos de poder’. Ha sido editada por Esfera de los libros, la editorial de Unidad Editorial (El Mundo). En la presentación acompañaron a Lomana el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, y los periodistas Carlos Herrera e Iñaki Gabilondo. Un buen batiburrillo, ¿verdad? Todos los grandes medios están hablado del libro de Lomana. Y lo hacen sin pudor alguno, diciendo cosas fantásticas, tan comerciales como huecas, sin encontrarle una sola pega.

 

Reventadores del 4D: ¿'igualdaz' sin civilidad?

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Toda su vida había vivido y trabajado en instituciones, pero creía haber escapado a la filosofía institucional y ser capaz de tomar sus propias decisiones". Hielo negro. Michael Connelly. Según las crónicas, en tiempos de los tiranos imperialistas Carlos I y su hijo, el gran ingeniero renacentista Juanelo Turriano creó una maquinaria hidráulica para elevar las aguas del Tajo hasta la ciudad de Toledo a más de cien metros de altura. Al ser el punto más elevado su Alcázar hasta allí condujo decenas de miles de litros para el abastecimiento de la villa. El problema fue que la plaza era propiedad del ejército que se negó a compartir el agua con los habitantes, y el ayuntamiento de éstos por tanto rehusó pagar el colosal artilugio. El sabio inventor moriría arruinado y en la indigencia... su singular artificio le sobreviviría cada vez más deteriorado medio siglo después de fallecer.

 

Así es ‘La Manada’: dos guardias civiles, un militar, un condenado por robo…

Natalia Castro

Todo acusado, según los principios de la Justicia en nuestro país, tiene derecho a la presunción de inocencia. Es más, en un juicio, se debe demostrar si una persona es culpable, no que sea inocente. Para cualquier caso hay que partir desde esta idea. Sin embargo, en algunas ocasiones, se produce otro juicio paralelo: el de la opinión pública, el de una sociedad que condena o pone en duda antes de que los jueces decreten. Algo así es lo que está ocurriendo en el caso del juicio de ‘La Manada’, el grupo de cinco chicos sevillanos que supuestamente violaron en grupo a una chica de 18 años en las Sanfermines de 2016, en la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona.

 

La ley de amnistía y la impunidad del franquismo

Alfons Cervera

Es difícil escribir algo que no tenga que ver con el proceso independentista en Cataluña y todas su largas y anchas consecuencias. Pero hay que intentarlo. La vida sigue rodando en las afueras de un conflicto que, como en aquellos viejos tebeos de la infancia, añade el suspensivo y emocionante continuará al final de cada episodio.Desde hace tiempo los acuerdos de la Transición están siendo cuestionados por buena parte de la ciudadanía. No todos los acuerdos, claro que no. Pero sí algunos, y de mucha trascendencia. Por ejemplo, la Ley de Amnistía de 1977. Ustedes recordarán -o se las habrán contado- aquellas masivas manifestaciones que discurrían por las calles al grito unánime de “Llibertat, Amnistia i Estatut d’Autonomía”.

 

Unos días que estremecieron a España

Víctor Arrogante

En esta semana se conmemoran dos acontecimientos claves en el devenir de nuestra historia. Fueron días de proclamación y funeral. Muere Franco (20N) entubado en una cama del hospital La Paz y las Cortes proclaman jefe de Estado a título de rey a Juan Carlos de Borbón (22N). El dictador, en su atado y bien atado, impuso una «monarquía del Movimiento». El rey ni juró ni prometió la actual Constitución; solo la sancionó, porque su poder era previo a la democracia. Fueron días de preludio a la Transición. Franco estableció las bases para el futuro monárquico de España en 1947, con la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, que declaraba a España Reino y otorgaba al Jefe del Estado la facultad de proponer a las Cortes la persona que le sucedería a título de rey.

 

Si a medio millón de hogares les cortan la luz y el presidente de la compañía cobra 43.000 euros diarios, no lo llames democracia

Benjamín Prado

Hay dos mundos, el que se ve y el que nos cuentan. Y en ese terreno, ocurre muy a menudo que quienes se dedican a lo que la terminología de moda llama construir el relato, que es el equivalente a hacer con las palabras lo que cuando se hace con números se llama ingeniería financiera, lo tergiversen en beneficio propio, hablen para que no se sepa lo que dicen, con el fin de esconder lo que ocurre tras una cortina de humo o, simplemente, de hacernos mirar hacia otro lado mientras vacían las cajas registradoras, porque esa gente no está aquí para trabajar, sino sólo para llevarse la recaudación. En España puede faltar pan en algunas mesas, pero sobran ruedas de molino y personas dispuestas a comulgar con ellas. Mala cosa, porque la fe es un arma de doble filo: tanto, que ponerse una cruz y tacharse pueden llegar a ser la misma cosa.

 

Una sociedad enferma

Javier Pérez de Albéniz

La joven madrileña víctima de una violación múltiple en las fiestas de San Fermín ha tenido que declarar el pasado martes, durante tres horas, ante el juez de la Audiencia Provincial de Navarra. Tres horas para narrar una pesadilla de 15 minutos. Tres horas para ver los vídeos grabados por los agresores. Tres horas para recordar el peor momento de su vida. Tres horas que añadir a la tortura vivida por alguien que fue a Pamplona a vivir una fiesta. Tres horas en las que, resumiendo, tuvo que demostrar no solo que había sido forzada por ‘La Manada’, una banda formada por cinco bestias, sino que no había dado pie a la violación, que había puesto resistencia, que era la víctima.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 2 de 408

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI