Libre Opinión

¿'Golpe de Estado en Catalunya'... o Madrid?

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Pueblo, si los que te gobiernan dejan de ser gobernantes, y se convierten en verdugos, y te chupan la sangre, y te ofenden y mancillan; la revolución es un derecho de los tuyos, ejércelo". Juan Montalvo, escritor ecuatoriano. El alejandrino poeta Konstantinos Kavafis, en esos inquietantes versos de Esperando a los bárbaros, evoca a un vecino de su ciudad natal durante la época última del decadente Imperio romano. Se dice que los bárbaros han invadido las fronteras. El buen hombre con muchos otros va día tras día con sus paisanos a congregarse en el foro para ver si de una vez al fin todo cambia, porque están hartos del inmovilismo, de la podredumbre y la mediocridad habituales.

 

La justicia preventiva del Tribunal Constitucional

Rafael Cid

Cuando en la etapa de Felipe González el Estado hizo uso de la violencia ilegítima para combatir el terrorismo de ETA, se contaminó con el mismo virus que decía querer evitar. Aquel terrorismo de Estado suponía poner a las instituciones fuera de la democracia que decía representar el gobierno socialista. A los actos de ilegalidad criminal de la organización armada se oponían otros parecidos pero mucho más mortíferos por proceder de quien tenía la obligación de velar por la convivencia y la seguridad de todos. Las “ejecuciones” extrajudiciales de los GAL vinieron a demostrar que la “razón de Estado” no tiene enmienda. La frase que entonces hizo historia es su prueba de cargo: “al Estado también se le defiende desde las alcantarillas”.

 

Y habló el borbón

José Enrique Centén Martín

Me congratuló su mensaje, ha sido fiel a esa estirpe de felones y lo ha hecho ratificando en su elocución todos los puntos en apoyo al gobierno y su clara postura respecto al artículo 155 de la Constitución, pero nada sobre las desmedidas aplicaciones sobre la población catalana, donde se enfrentaron las armas de antidisturbios ante las peligrosas papeletas por el deseo de ejercer una votación sobre la independencia, con la que cual estoy en desacuerdo como español, pero más en desacuerdo aún de utilizar la violencia institucional ejercida por este gobierno.Pero a este personaje le sobra experiencia, un antecesor pisoteó la constitución de 1812, la que firmó y juró, ahorcando a Rafael Riego arrastrado de forma humillante en un serón hacia el patíbulo en Madrid, y a otros cientos de patriotas más hace 194 años; ocho años después en 1831, el mismo borbón mandó fusilar sin juicio previo a Torrijos y 48 de sus compañeros supervivientes, en Málaga, por querer hacer cumplir “la Pepa”.

 

Para la resaca catalana, pomada 'la Salvaora'

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"En cuando alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle". Mahatma Gandhi
'Al alba, y con tiempo duro de levante', que diría el opusino Trillo... desorientarse por la fidelidad perruna en política, sin tener por brújula la lealtad a los principios que han de regir una verdadera democracia, producen casos de histerismo tardofranquista o de cinismo largocaballerista vomitivos. Junto con claros síntomas de estreñimiento crónico y paranoia patriotera rojigualda. La idiocia parafascista sobrevenida a 'izquierda' o derecha, en mujeres u hombres, no sólo descubre patologías incurables, reparemos en como mediocres petimetres dejan caer sus caretas sin acertar a ponerse otras después, con el pie totalmente cambiado.

 

Salvar al soldado Rajoy

Francí Xavier Muñoz

Art. 56.1 de la Constitución española: “El Rey (…) arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones (…)”. Después de cotejar este apartado con el discurso que el Rey ha ofrecido a las 21 horas de ayer, tres de octubre, podríamos afirmar que el monarca ha abdicado de sus funciones -sin serlo- más políticas, las únicas que le concede la Constitución en las que puede desplegar toda su autonomía personal, todo su bagaje formativo, toda su agenda de contactos y todo su don de gentes -si es que lo tiene-. Dada la gravedad de la situación a la que nos ha conducido en último término el presidente Rajoy, el Rey muy bien podría haber ejercido el papel de árbitro y moderador entre instituciones -Gobierno y Govern- que le concede la Constitución.

 

El discurso más cuestionado del Rey: duro con la Generalitat y sin llamar al diálogo

El hombre que no amaba a la República

SARA MONTERO. Ataviado con un traje oscuro, nudo simple de corbata y dejando en el armario el uniforme militar con el que su padre sí compareció en el 23F, Felipe VI se dirigió el martes a los españoles tras dos días de silencio, después de que muchos catalanes participaran en la consulta del 1 de octubre y las cargas policiales intentaran evitarlo. En esta cita extraordinaria con los ciudadanos, el Rey se esforzó por ser especialmente expresivo, gesticulando con las manos más que de costumbre, y poniendo especial rotundidad en determinadas palabras, en un intento de ser igual de contundente en el contenido como en las formas.

 

LA PINGOLLA. SE MASCA LA TRAGEDIA (I)

Félix Barroso Gutiérrez

No sabemos si el bar “Big Bang” de la localidad responde a aquella Gran Explosión que se tiene como modelo cosmológico fundamental y predominante para explicar la edad del Universo, sus períodos más antiguos y su evolución a gran escala.  O tal vez haga mención a la famosa banda musical surcoreana que, con tal nombre, debutó en agosto de 2006.  Lo mismo da que da lo mismo. Ya se lo preguntaré algún día a Rosi Martín Esteban, la guapa y “jaquetona” rubia que lo regenta.

 

1-O: punto de partida

Francí Xavier Muñoz

Al conectar la radio el domingo a las ocho de la mañana escuché, sorprendido, que los Mossos de Esquadra se estaban limitando a tomar nota de la situación en los colegios electorales de Catalunya pero no los estaban cerrando. "Ha ganado el sentido común", me dije, "ahora que voten y mañana ya se verá". Al cabo de una hora, en el coche, escuchaba por la radio la primera entrada agresiva de la Policía Nacional en un colegio de Barcelona. Me sorprendió desagradablemente el cambio brusco que había dado el panorama en una hora y pensé que esas órdenes eran el gesto del Gobierno a su electorado de extrema derecha. Es la herencia recibida que tanto le gustaba citar a Rajoy pero, en este caso, la de sus arraigos franquistas, esos mismos que, al acabar el servicio militar, le movieron a vestirse una camisa azul y acudir a un cuartel de la Guardia Civil mientras Tejero y sus secuaces entraban a tiros en el Congreso de los Diputados el 23-02-1981, según contaba un periodista en el programa especial de La Sexta. La Historia es lo que tiene, que lo explica casi todo...

 

Cuarenta años de olvido y cunetas

Pedro Luis Angosto

Tras la victoria aliada en la segunda guerra mundial, los europeos –sobre todo alemanes, franceses colaboracionistas e italianos- tuvieron que hacer un profundo ejercicio de instrospección crítica que les llevó a ser conscientes de los horrores que habían causado. Los nuevos gobiernos democráticos no ocultaron a sus pueblos la historia escondida en los archivos, cuyas puertas quedaron abiertas de par en par para que todo el mundo supiese hasta donde había llegado la barbarie, incluyéndose el conocimiento de la misma en los planes de estudio.En España ese fenómeno, después de cuarenta años de democracia, no se ha producido. ¿Por qué? Quizá por que el genocida murió en la cama, quizá porque la represión brutal que impuso durante cuarenta años dejó, además de víctimas, muchos verdugos, tal vez porque demasiados franquistas siguen estando en primera línea de la vida pública española.

 

 

Vara, de enemigo a pelota de Pedro Sánchez

JOSÉ Mª PAGADOR

Quienes consideran que la coherencia es una cualidad de las personas íntegras asisten perplejos al giro copernicano que ha dado Guillermo Fernández Vara en su relación con Pedro Sánchez. De traicionar a su secretario general y de ponerle a caer de un burro durante meses en todos los medios que le dieron acogida, incluidos los más reaccionarios, ha pasado a agasajarle ahora con la honra máxima, como es tenerle de invitado de honor en la entrega de las Medallas de Extremadura, el acto de mayor relevancia institucional anual en la región.Que Guillermo Fernández Vara hace tiempo que perdió el norte lo saben muchos ciudadanos y votantes y militantes socialistas de Extremadura y de fuera. Últimamente tenemos dos nuevas pruebas de esta certeza.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 10 de 412

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI