AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 30 ENERO 2022 (LXXXIII)

Félix Barroso Gutiérrez

En la tarde de este último domingo de enero, con un sol en lo alto que ya está haciendo levantar al campesinado los puños al cielo, me he acercado a unas majadas viejas, donde solo quedan en pie cuatro paredes en las que se entremezclan las piedras pizarrosas del terreno con otras cuarzosas y graníticas traídas de un yacimiento arqueológico que está a un tiro de ballesta.  Se nos va el mes de enero y no ha caído ni una sola gota de agua en estas tierras donde la penillanura aspira a convertirse en lomas y tesos como antesala de las altas sierras que, imponentes, se alzan hacia el norte.  Por las pistas forestales, se levanta polvorosa nube al paso de los vehículos.  Seco fue el otoño y seco continúa el invierno.  Ayer, sábado, recorría, en compañía de Ismael Carmona García, buen amigo y colega de muchos quehaceres y heterodoxias, profesor de Lenguas Clásicas en el instituto del pueblo cacereño de Montehermoso (donde hay muchas huellas de mis pasos), terrenos arenosos y atiborrados de gordos peñascos plutónicos.

Tierras estas más calientes y donde no salíamos de nuestro asombro al ver florecidas las escobas blancas (Cytisus multiflorus) y las escobas amarillas (Cytisus Scoparius).  Su período de floración debería ser entre marzo y junio y no ahora, en los rigores del enero.  Pero mayor fue nuestro desconcierto al observar también que las digitales (Digitalis purpurea) mostraban ya sus racimos de flores tubulares, rosadas en sus pétalos y púrpuras en las corolas.  ¡Increíble!  No tenían que empezar a florecer hasta bien entrado el mes de abril.  Oh de las “vilóriah”, que así llaman por estas latitudes a estas plantas.  Nos deleitábamos, de muchachos, libando el interior sus embudadas flores.  Su sabor era muy dulce.  Tal vez por ello, en algunas partes, las llaman “chupamieles”.  Pero llegó un día en que unos señores que vinieron por el pueblo nos advirtieron que esa planta era venenosa, que contenía una poderosa toxina llamada “digitalina”.  ¡Qué extraño!  A nosotros nunca nos pasó nada ni nadie nos contó que hubiera recuerdo de envenenamiento alguno por tal hecho.  Ya nadie las chupa.

Metido entre aquellas abandonadas y destejadas majadas, pensé que no era lógico que ciertas plantas florecieran en este crudo enero de terribles heladas por la noche y de un sol propio de abril entre el día.  Me acordé de las palabras de un paisano, pastor toda su vida, octogenario y que, en estos días, lamentablemente se haya ingresado en el hospital de Plasencia.  Desde estas líneas, le deseamos de todo corazón la mejoría. Nos referimos a Ramón Díaz Santos, todo un archivo ambulante de viejos romances y cantares, narrador de infinidad de cuentos de tradición oral, celebrado artesano de la madera y del corcho y un gran observador de la naturaleza.  Sus precisiones a la hora de calcular las cabañuelas, que por estos pueblos les decimos las “canículah”, eran muy comentadas.  Días atrás, cuando estaba libre de polvo y paja, comentando la floración tan desconcertadamente anticipada, me dijo: “Algu anda ehchambarilau en lah artúrah; no rigi el ton con el son y, pa mi conocencia, solu conozu treh prántah que, a védih, frorecin en eneru: la “cambronera”, el “ajuporru” y la “yerba verruguera”.  Ansí que, cumu dici el reflán: ‘el tiempu que no jadi el su tiempu, no eh güen tiempu”.  (Algo no funciona bien en la atmósfera; la climatología no es la propia y, para mi conocimiento, solo conozco tres plantas que, a veces, florecen en enero: la aliaga, el ajo-lirio y la celidonia.  Así que, como dice el refrán: el tiempo que no hace su tiempo, no es buen tiempo).

Se hace el harakiri el astro rey y una gran palangana de sangre cubre el ocaso.  Desciendo, dando vista hacia el paraje de “Lah Cabézah” y dejo que la melancolía me lleve hasta la majada de Sebastián Palomero.  Ha sido de las últimas que cerraron la puerta.  No se barrunta un alma.  El abandono de los campos pesa como una losa.  La memoria de otros tiempos y otros cómputos quedará enterrada bajo las escarchas de otros eneros que irán marcando el anómalo trote al que sometemos a la Madre Tierra.
………………………………………………………………………………………………………….
Repaso rápido al estado pandémico de nuestra región extremeña.  Hoy, lunes, día 31 de enero, el consejero de Sanidad, José María Vergeles Blanca, comunica que se ha doblegado la curva de la sexta ola de la pandemia.  Todo indica que se está produciendo una rápida desescalada, con el descenso de ingresos hospitalarios y la ocupación de las UCI.  Igualmente, ha señalado que se está programando el cuarto pinchazo para aquellas personas que están en alto riesgo.  El hecho de que se produzcan tantas dosis de vacunación suscita numerosas preguntas a nivel de calle.  Comenta la gente que, antes, cuando ellos eran niños, les colocaban las vacunas y ya iban aviados para el resto de su vida.  Ahora, que hay mil avances médicos más, resulta que tienen que pincharles hasta tres veces y, por lo que se ve, a algunos hasta cuatro.  Da la impresión que falta mucha pedagogía por parte de la Administración Sanitaria, tanto a nivel central como autonómico, para explicar las cosas como es debido, para no andarse con medias tintas y llamar al pan, pan y, al vino, vino.  Por lo menos, si la curva sigue bajando y los contagios caen en picado, el pueblo, por fin, podrá echarse a la calle y celebrar con redoblados ánimos los carnavales, después de la larga cuaresma a la que ha sido sometido.
……………………………………………………………………………………..

En este remate final sobre las penumbras y umbrías del viaje regio a Las Hurdes el próximo junio del presente año, ya están ciertos medios, entre ellos Canal Extremadura, fregando con cepillos de púas las miserias del monarca Alfonso XIII, que viajó a dicha comarca hace 100 años, en las mismas fechas programadas para que se paseen Leticia y Felipe.  Por ello, las cámaras de tal canal, que bien sabemos a quiénes rinden pleitesía, ya hicieron presencia en la comarca jurdana.  El guion les prohíbe tajantemente entrevistar a determinados jurdanos o personas muy vinculadas a ese territorio.  No se puede poner el micro delante de las voces críticas.  Es preciso censurar férreamente las discrepancias.  No se contrasta la verdad de lo que se cuenta.

Por ello, hemos vuelto a oír por enésima vez los “jimpríuh” (lamentos) y las “glárimah” (lágrimas) que vertió Alfonso XIII, según la versión paternalista y distorsionada de los cortesanos que le acompañaban.  Un monarca que vivía en lujosos palacios, que se pagaba la vida padre en los casinos, bebiendo y comiendo y disfrutando de sus querindongas, es muy lógico que viera las viviendas de los jurdanos, de acuerdo con su concepto capitalista del lujo y el glamur, como lugares infrahumanos.  Jamás se planteó que aquellas viviendas, que no eran antros de fieras, estaban construidas con lo que les proporcionaba el medio: pizarras y maderas de castaño (antes de desaparecer casi todos los robles, también con madera de estos árboles).  Eran casas pequeñas pero bioclimáticas: calientes en invierno y frescas en verano.  Adaptadas para curar las chacinas de las matanzas y para secar las castañas.  En la foto en que se ve a Alfonso XIII salir de una vivienda, nadie puede decir que esa casa de piedra es un cubil de lobos o una zahúrda de cerdos, como afirmaron los cronicones de aquellos días.  Los prejuicios morales y materiales de los criados en ricas cunas dan lugar a que se espanten tales señoritos de la forma de vivir de las clases campesinas, máxime cuando son unos iletrados y unos zotes en temas antropológicos, sociológicos o etnográficos.

Alfonso XIII no salió llorando de ninguna vivienda jurdana.  Es completamente falso.  Testigos del pueblo de La Fragosa que vivieron aquellos momentos nos han contado que dicho rey iba repartiendo sonrisas a todo el mundo y entregando, como un multimillonario paternalista, duros de plata a las largas filas de paisanos que guardaban cola, los cuales, como era de esperar, los apañaban de buena gana.  Alfonso XIII estaba más absorbido en aquella visita a tierras jurdanas por el “Expediente Picasso”, que había elaborado el general de división Juan Picasso González, sobre la corrupción generalizada en el ejército español en África y el Desastre de Annual.   Lo había presentado al Congreso en abril de ese mismo año (1922).  Las consecuencias no se harían esperar.  Un montón de jefes y oficiales africanistas fueron puestos en la picota y también fue involucrado el propio rey Alfonso, el cual escapó a Las Hurdes para no oír las voces que clamaban contra él en las bancadas de los diputados.  Aquellas terribles denuncias del general Picasso tomaron eco internacional.  Pero el monarca, escondiéndose debajo de la cama, permitió que el general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja diera un golpe de Estado e implantara una dictadura, para evitar que se le cayera la corona de la cabeza.  Pero a la postre, se implantaría la República en España y Alfonso saldría como un cohete a refugiarse en los hercúleos brazos del fascista italiano Benito Mussolini.

Los españoles dieron por amortizados a los borbones en 1931; pero, desgraciadamente, volvieron a las andadas gracias al dictador Francisco Franco, que nombró como heredero a un nuevo borbón: el huido a los Emiratos Árabes y que es el vivo retrato de su abuelo Alfonso, en lo tocante a depravado, malversador, ladrón, blanqueador de capitales y coleccionista de amantes.   El próximo junio, en Las Hurdes, la comarca más manoseada de España, lavarán con sus frescas y cristalinas aguas la cara de la Casa de Borbón.  Seguro que las escurrajas de esa agua correrán con un tinte bilioso, espeso y hediondo.
…………………………………………………………………………………………………….
Bajamos ya el telón con la comparecencia de nuestros dos poetas: Ismael Carmona García, que también aparece citado en la primera parte de esta crónica, al que vemos físicamente, entregándonos amablemente la quinta parte de su extenso poema “Oda Triunfal las Cigüeñas” (poemario: “Pan i Verea”.

ODA TRIUNFAL LAS CIGÜEÑAS (5ª Parte)
Rabeón me sigui un
de notas pianísticas
i del arpa, que apuntavan los gañus
delas sus almas.
100 andi devían de sembral
composicionis enas maris.
I formi vaigamus llegandu
a essas maris de hesas,
diremus encravandu la simienti
105 pa nacel el arvu cuyas ramas endilguin el caminu palas nuvis.
Los átimus que las componin
abraçaus bailarán
ata apeñusgal-si gracias al cósmicu asopru divinu
que naci enos pulmonis
110 delas empingorochás ninfas nuevas.
I assina, encarambanandu-si, se dirán hormandu
los arulitus cuya frescança tendrá que vel-si enchamborcá
pola ardilosa pirotecnia
delos nuevus costrutoris de versus.

El otro poeta bien sabéis de quién se trata, aunque jamás lo hayáis visto en toda su conformidad anatómica.  Nos referimos al “Poeta de la Niebla”, quien nos envía, en forma de avión de papel, su poema, lanzado desde la bruma que le envuelve.  Un fragmento del poema “Majada”, perteneciente a su poemario “Paisaje de Invierno”.  Gran concomitancia con la primera parte de la crónica.
MAJADA
…Sebastián Palomero ha por nombre
el buen pastor.
A veces, se para,
se apoya en el garrote,
escudriña el terreno con ojos milimétricos
y achucha a los perros
para que acerquen el ganado.
Tejiéndose el reino de las sombras,
encerrada en su corral la pastoría,
Sebastián se desdibuja
y escápase de mis retinas.
Ganas tentáronme un par de veces,
en estos días en que el invierno es pura furia,
de pedirle hospedaje en su majada,
por ver modo y manera
de compartir cena y camastro
y escuchar en tejavana
tamboriles agolpados de la lluvia
y cierzos silvadores
que, en las noches,
acostumbran a gastar mucha fanfarria.



Comentarios
Añadir nuevo
Altamirano   |2022-02-03 16:51:34
¿Cómo iba a salir llorando el rey Alfonso XIII de una vivinda hurdana si él
si siquiera se compadecía de los niños y mujeres y ancianos que fueron
masacrados por su aviación en la región del Rif marroquí, al arrojar sobre
ellos armas químicas de destrucción masiva; él esa monarca perverso al que
ahora quieren lavar la cara en el viaje de los actuales reyes a Las Hurdes el
próxmo mes de junio alentaba a bombardear má y más, declarando que había que
exterminar a aquella etnia maldita.
Cele   |2022-02-03 16:56:32
Tenemos borbones porque a pesar de echarlos en 1931, el Régimen del 78 (PSOE y
las derechas) dieron paso a la Casa de Borbón, la herencia antidemocrática que
nos dejó la dictadura franquista, por lo que no nos venga ahora el PSOE con
milongas, pues ellos son culpables directos de que la depravada e infame casa de
Borbón haya vuelto a España, cuando deberíamos tener una democracia, no los
herederos de una monarquía que apoyó con todas sus fuerzas el golpe de Estado
del 36 y al bando nacional-franquista.
PETENERA   |2022-02-03 18:21:34
También chupábamos las flores de la viloria por la miel que tenían dentro;
hasta ahora no me enterado que fueran venenosas y que yo sepa nadie se murió en
mi pueblo ni escuché que en otros pueblos de los alrededores se hubiese muerto
gente por chupar esas flores. Da la impresión que en Internet aparecen muchas
falsas alarmas, pues si fueran tan venenosas como acabo de leer ya estaríamos
muertos un montón de chavales de nuestra época, a lo mejor es que estábamos
inmunizados por haberla chupado siempre nuestras generaciones de antepasados.
Todo podría ser, ¿por qué no?
Viva Zapata   |2022-02-03 18:26:54
Seguro que el rey Alfonso XIII repartía duros de plata de los que había
apañado en las arcas públicas, y los hurdanos locos de contento porque a nadie
le amarga un dulce y con ese duro de plata tenían para darse algunos caprichos,
pues un duro de plata era bastante dinero en aquella época. Por eso dicen que
muchos hurdanos se cambiaban de ropa y se volvían a poner en la cola, por lo
que un sargento de la guardia civil que iba en la escolta del rey exclamó al
ver que la cola nunca se acababa: "Parece que este pueblo era chico, pero es
más grande de lo que parece, que la cola no se acaba nunca"
Aurora Roja   |2022-02-03 18:32:32
De una buena se libró Alfonso XIII al permitir que el espadón Miguel Primo de
Rivera implantara una dictadura bajo su reinado; eso le libró en 1923 de tener
que dejar la corona al ser condenado por el EXPEDIENTE PICASSO. Un rey que se
decía liberal y, cuando se vio con el agua al cuello por las muchas canalladas
que había hecho, permitió una dictadura para salvar el pellejo y su corona.
Pero todo se paga y no tardaría en llegar el año 1931, cuando el triunfo de
las candidaturas republicanas le obligaron a coger el camino del exilio, pero
sus herederos, desgraciadamente, volvieron on el despostimos criminal de Franco
y hoy tenemos que aguantar esa imposición en un Estado que se llama de derecho
y democrático, ¡menuda broma!
Cero Matancero   |2022-02-03 23:42:38
Los pastores antiguos, como el Ramón Díaz Santos del relato de esta columna,
de los que ya quedan muy pocos, saben el nombre de todas las plantas, el nombre
que les dan en su zona, y los remedios que se podían sacar de ellas; conocen
las estrellas con sus nombres locales y saben el tiempo que va a hacer sin
necesidad de meteorólogos. Saben curar a sus animales sin necesidad de
veterinarios, levantar chozos y construir casetas, conocen el nombree de todos
los pájaros y del restos de animales que se mueven por el campo. Son
auténticos libros del saber antiguo. Estamos contemplando ya a los ultimos que
quedan por nuestros pueblos. Cuando desaparezcan desaparacerá con ellos el
saber antiguo, que respetaba a la naturaleza y aprovechaba integralmente todo lo
que el campo le proporcionaba.
JURDANA   |2022-02-03 23:48:28
¡Jo, don Ismael, menú puema más largu! Va pol la quinta parti y entoavía no
se ha acabau. Es más largu que el testamento de la zorra, que a mi me contaba
mi agüela cuando era chica y que se tiraba un cuarto de hora recitándulu, pero
güenu esu no quieri dicil que sea un puema aburríu, que yo lo estoy leyendu
despacitu, pa dalmi bien de cuenta de pol andi van los tirus y sí que m,enteru,
que ya le voy cogiendo el triquitraqui al estremeñu. Ni que dicil tieni que
tamién me ha gustau el puema, o el cachu del puema del Pueta de la niebra, que
jaci mención a las majás antiguas, muchu sentimientu y nostalgia se le notan a
esus versus. Hala, queal con Dios y hasta la próxima.
SACAMANTECAS   |2022-02-03 23:56:53
Pues yo no veo que esas casas de Las Hurdes de los años 20 sean cuchitriles,
que son igualitas o parecidas a las que se conservan en muchas zonas extremeñas
y de otras partes y que son de la misma época, casas todas de piedra y con
tejados de lanchas de pizarra, que hoy valdrían una millonada. Me decía un
jurdano del pueblo de El Cabezo, emigrante como yo en Barcelona, que se acordaba
mucho de la antigua casa donde se crio, ya que era muy fresquita en verano y
caliente en invierno y era de esas casas antiguas de piedra, claro que no
tenían los muebles lujosos que hay hoy en día, pero como los desconocían pues
no los envidiaban. Vivían con economías de subsistencia, que no quiere decir
pobreza y menos miseria y estaban más unidos y eran más solidarios y
hermanados que ahora.
Tanasia   |2022-02-04 00:00:15
Le pediría, si son tan amables, los dos poetas que durante semanas nos llevan
acompañando en esta crónica de la 'Agenda de la Nueva A-Normalidad', que me
dijeran si tienen libros de poesía publicados, pues me gustaría comprarlos.
Me parecen muy interesantes, tanto los poemas escritos en extremeño como los
que firma el 'Poeta de la Niebal'. Algunos son de gran altura y hondura
poéticas.
Caballo Loco   |2022-02-04 00:33:42
Alfonso XIII, un señorito de la aristocracia española, pues eso,que como todos
esos señoritingos iban de turismo a un pueblo rural de la España de los años
20 del siglo XX y pensaban que estaban asistiendo a la vida mísera y triste de
un pueblo perdido y atrasado en una país africano o sudamericano; ellos estaban
y están incapacitados para comprender las ruralidades, pues su forma de vivir y
de pensar no puede interiorizar ni comprender la vida del campesino, al que
considera un pobre paria, un ser inferior, que debe estar esclavizado por los
terratenientes y señoritos cortijeros.
Calambuco   |2022-02-04 14:36:02
El tiempo está cambiando y lo vemos todos los días los que estamos sobre él,
ya hace días que he visto yo plantas y monte que no debía haber florecido
hasta marzo o abril y han florecido en enero. Pensamos que lo que está pasando
es más grave de los que nos parece. Este calor de enero y febrero entre el
día no es propio de este tiempo; los poderosos del mundo, que solo saben
reunirse para que todo siga igual, pese a las miles de voces que se alzan contra
la destrucción del planeta, solo miran los intereses de sus complejos
industriales y les importan tres narices las vidas humanas, al igual que a los
bancos les importen tres pitos los que les entregan el dinero y encima les
cobran por ello. Con medias tintas y tímidas reformas como las de este
Gobierno no vamos a parte ninguna.
Argantonio2013   |2022-02-04 18:32:02
Al cabo de los años, la verdad aparece. El viaje de Alfonso XIII a Las Hurdes
no está tan lejano. Por ello, los testimonios de los que fueron testigos, que
en aquel año de 1922 tenían 20 años, valga el ejemplo, pues la mayoría de
ellos estaba vivitos y coleando en los años 80 del siglo pasado y es muy normal
que hubiera gente que se interesara por esa visita real y les grabaran sus
recuerdos; nos costa que hay gente y bastante que realizaron grabaciones en esos
años 80; ahora son la muestra más palpable de los bulos de ese viaje, de cómo
se usó a los jurdanos de actores para fines perversos y de las razones por las
que se hizo el viaje, completamente una huida hacia adelante, para escapar del
proceso que se le venía encima al rey y a otros muchos.
Peregrina   |2022-02-04 22:24:25
Qué bonito ese refrán de "el tiempu que no jadi el su tiempu no eh güen
tiempu". La sabiduría antigua de nuestros pastores, expresada en la Lengua
Estremeña (sin x, sino con s aspirada), es un valor inmaterrial grandísimo,
enorme. No sé como la Universidad de Extremadura, a través de sus
Departamentos de Lengua y Literatura no implican a los alumnos a recoger,
grabadora en mano, estos saberes, pues en sus pueblos y en los nuestros se
cuentan ya con los dedos de una mano y sobran dedos los que atesoran tales
saberes. En pocos años, ya no quedará ninguno. Por lo que sé, no hay ni un
solo banco de cultura pastoril, almacenado a través de grabaciones
fonográficas, en nuestra región extremeña. Sinceramente, es toda una
desgracia.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI