AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 23 ENERO 2022 (LXXXII)

Félix Barroso Gutiérrez

Me da cierta pena, en este segundo meridiano de enero, cómo los cerdos que andan por nuestras montaneras, ajenos a lo que les espera, siguen correteando, hozando, gruñendo y empujándose unos a otros bajo las encinas, alcornoques y robles.  Ya tienen la categoría de “cebónih”, pues por estos abarrancados terrenos el puerco recibe diversas denominaciones, según el momento de su trayectoria vital: “guarrápuh”, “lichónih”, “marranchónih” o “tohtónih”.  Me da pena porque muchas tardes, en mis trotes por espacios adehesados, se me acercan en ocasiones, como si fuese alguien más de la familia, y siguen un trecho tras de mí, mientras siguen refunfuñando por lo bajo, con la cabeza gacha y olisqueando cualquier brizna del suelo.

Si me rodeo y los espanto para que vuelvan a la querencia de los espacios que dejaron atrás, frenan en seco, se me quedan mirando sin saber a qué vienen mis gesticulaciones y, como yo insisto, dan fuertes bufidos, se apelotonan y se pierden entre las jaras o por otros zigzagueantes caminos.

Engordar para morir.  No soy vegetariano y mucho menos vegano.  Pero allá cada cual con sus gustos, que en ello no me meto.  Mi persona hace suyos aquellos versos de “La vida poltrona” de nuestro satírico, zumbón, grotesco, negro, burlesco, inconformista, revolucionario y novedoso Francisco de Quevedo: “Haga yo mi olla con sus pies de puercos // y el llorón judío haga sus pucheros.  // Denme las mañanas un gentil torrezno // que friendo llame los cristianos viejos.  Tripas de la olla han de ser revueltos/ longanizas largas y chorizos negros” (lo de los “chorizos negros” se debe a que, en aquellos años a caballo entre el siglo XVI y XVII, aún no se había extendido el uso del pimentón).   Me considero, como miembro de la especie humana, un ser omnívoro, por lo que no se excluye la carne.

Además, sabemos que nuestro colon es más bien corto, lo que se traduce en que el tránsito por nuestro tubo digestivo sea más rápido, lo que dificulta la absorción de las materias vegetales ricas en fibra.  Nuestros antepasados del género “Homo” se percataron, en su etapa evolutiva en las sabanas y estepas semiáridas y estacionales del África subtropical, que la ingestión de carne les dotaba de una mayor energía para sus quehaceres cotidianos.  Nuestro metabolismo la digería bien y, en tiempos modernos, se comprobó que aportaba, además aminoácidos esenciales y otros micronutrientes.  Pero, claro está, carne de animales que pasten al aire libre; no de los que hormonan, encarcelan, torturan, inmovilizan y alimentan con piensos atiborrados de químicas.

Ya están llegando los camiones del pueblo salmantino de Guijuelo a nuestras dehesas boyales y comunales.  Agoniza la montanera.  Se pesan a los animales, se extiende el cheque y, ¡hala!, todos amontonados en la caja del camión camino del matadero.  Más tarde, aparecerán los embutidos y otras chacinas en las tiendas, de los que cuelga la etiqueta: “Denominación de origen: Guijuelo (Salamanca)”.  Y resulta que los marranos se criaron y engordaron en tierras extremeñas.  Me vienen a la memoria aquellos días cuando alegraban las calles del pueblo los vendedores de tripas para la matanza familiar del gorrino.  En el ultramarinos de mis padres, siempre dejaban un montón de mazos de tripas secas, para atender la demanda de los vecinos.

Decían que eran tripas de búfalo y que venían de la India. Tenían un olor especial.  Recuerdo perfectamente la figura del tripero, su sombrero de paño y su chambra agrisada.  Viajaba desde el pueblo cacereño de Mirabel.  Los triperos eran los anunciadores de aquellas matanzas familiares donde los muchachos los pasábamos a lo grande.  Con los camiones de Guijuelo se cierra un ciclo.  Un deje de tristeza me queda en el semblante, pues se llevan a mis amigos de las tardes soleadas y los ocasos sanguinos, que presienten ya el gélido alfanje de la helada; cuando los guarros buscan, con sus pasos patizambos, sus camas bajo las densas copas de las encinas.  Y se los llevan para no volver a verlos nunca más.  Es el pago que debo hacer, no como buen cristiano viejo sino más bien como heterodoxo descreído, para saborear, luego, el lomo adobado de la orza.
……………………………………………………………………………………………………………………….
Pasamos, deprisa y corriendo, a dar el parte semanal de la pandemia en nuestras tierras extremeñas.  Todo indica que está bajando el número de contagios.  A fecha del pasado viernes, 21 de los corrientes, el número de contagios se situaba en 2.922.  Baja de los 3.000.  Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia siguen a la cabeza de los infectados.  Por áreas de salud, la única que baja de los 3.000 casos es Navalmoral de la Mata.  Hay 223 personas hospitalizadas, de las cuales 28 están en UCI.  El número de fallecidos desde el inicio de la pandemia es de 2.047.
………………………………………………………………………………………………………………………..
Aunque tendríamos cuerda para rato si sacáramos a orear todos los trapos sucios que amontonamos en el correspondiente muladar en lo referente a las razones del viaje regio a la comarca de Las Hurdes, programado para el próximo junio, vamos a ir cerrando capítulo con lo que creemos de mayor interés.  Ya vemos que los medios informativos regionales, bajo el control de la Junta de Extremadura, comienzan a ir allanando el terreno para esa visita de Leticia y Felipe, con el fin de conmemorar y emprender todo un lavado de cara del viaje que hiciera el borbón Alfonso en junio de 1922.  Un guion trazado por los mandamases de la Junta y que los periodistas deben acatar sin rechistar, sin contrastar opiniones ni entrevistar a los jurdanos que se oponen a tal montaje.  ¡Viva el republicanismo y laicismo de algunos ¿socialistas? que se envuelven en la bandera borbónica y se calan las mitras de los obispos!

En la comitiva de Alfonso XIII también viajaba José García Mora, director del periódico ultraconservador, ultramonárquico y católico “El Debate”.  Fue el único redactor seleccionado para cubrir la crónica de tal montaje pazguato, paternalista y cargado de cinismo, a juzgar por las conductas de gran parte de los que componían el séquito a caballo, empezando por el propio rey, cuyo lastre de ladrón, malversador, mujeriego y blanqueador de capitales le incapacitaba moralmente para emprender un supuesto viaje regeneracionista al territorio jurdano.   Este periódico se ha vuelto a reeditar en octubre de 2021, siguiendo, más o menos, la misma línea editorial de sus fundadores.  Fue clausurado y confiscado por la República nada más producirse el levantamiento armado del 18 de julio de 1936.  Actualmente, su director es Bieito Rubido Ramonde (antes, los fue de ABC), personaje muy escorado hacia la derecha, como lo demuestra su colaboración con la cadena COPE y con la emisora radiofónica de ultraderecha “esRadio”.   Las crónicas publicadas en “El Debate” sobre el impostado viaje y la comarca de Las Hurdes hurgan y se recrean en la bazofia y el lodazal, tal que las páginas escritas por Pascual Madoz, Marañón o Goyanes, o los fotogramas de Luis Buñuel.

Las crónicas periodísticas, aparte de revolcarse en la mierda, se inventan repugnantes bulos, como aquel que lo encuadran en el pueblo de Nuñomoral, donde Alfonso XIII y demás compañeros mártires instalaron las tiendas de campaña.  Al parecer, al rey le entró ganas de tomar un café con leche.  El servicio de intendencia disponía de café, pero no de leche.  Entonces, el monarca envío a un escolta a buscar leche en alguna vivienda de la población.  Llamó a la puerta de una casa y explicó lo que deseaba, haciendo hincapié que la leche “era para el rey de España”.  La mujer que le atendió no disponía de leche al estar sus cabras en el monte, pero por no quedar a mal y teniendo mucha leche en sus pechos por estar lactando a un niño, cogió la lechera que traía el escolta, se metió para adentro y se ordeñó.  El rey Alfonso saboreó con tantas ganas aquel café, que elogió por todo lo alto la leche traída por el escolta, invitando a los demás a probarla.  Para agradecerlo, ordenó que avisaran a la paisana para que viniese.  Se presentó con su marido.  Era una hembra muy guapa y garrida.  Cuando el rey ponderó la calidad de la leche, diciendo que estaba buenísima, el marido, a sana fe, le respondió: “¡Cúmu non va a ehtal güena si eh de los mesmus pechus suyus, que luh tiene arrebosandu!  El relato es toda una majadería, sin pies ni cabeza.  Por aquellas fechas de 1922, había en Las Hurdes más de 30.000 cabezas de ganado cabrío, que pastaban en los inmensos terrenos comunales, que sobrepasaban las 40.000 hectáreas.  ¡Cómo para no haber leche en Las Hurdes!
…………………………………………………………………………………………………..
Cerramos ya nuestra crónica acudiendo en cata de nuestros poetas, que contribuyen a que el artículo siga gozando de un carácter heterodoxo, transversal y sin mojigaterías ni pelos en la lengua.  Nos pasa su cuarta parte del poema “Oda Triunfal las Cigüeñas”, del poemario “Pan i Verea”, el buen camarada Ismael Carmona García, continuando con versos que encierran mucho misterio, que ni siquiera los clarividentes “zajurílih” jurdanos pueden desentrañarlo.

Oda Triunfal las Cigüeñas
Nengún termómetru poía
predizil essu.
Nenguna clessidra poía
75 asseñalal el precisu momentu.
No ai zahoril escapás
d’abriguá-lu leyendu ena Natura.

Salían cartas del borsillu la camisa
con un nombri aborrau
80 nel frontispiciu
que son hondeás pal orizonti las ralas esperanças:
pa casas sin buçón
i sin letol d’essus mensagis.
Nel viagi la tinta s’esperria
85 i se horman letrucas recarcás.
[8] Contri más largu vaigan
se golverán más inlegiblis.
Es el destinu las palabras
que abarban frutu dun volcán emberrinchinosu de sangri.

90 Entre milenta de seris
que son clonaus en serii
i tolas lenguas repetías
esponencialmenti nel infinitu,
voi hiziendu verea
95 por mé la guaña i el hocinu.

Al vuelo cazamos el folio, que al “Poeta de la Niebla”, que es quien nos lo lanza, no lo vemos.  En él, figura el poema “Tripero” (poemario “Realismos Mágicos”), que viene al pelo para la primera parte de la crónica, donde se habla de las matanzas y de los vendedores de tripas.
TRIPERO
Carámbanos.  Fríos.  Enero.
Su recuerdo, soterrado
so blusón apizarrado
y bajo negro sombrero.
Oh, aquel tiempo matancero,
con alvino mazo a cuestas:
allá, trepando por cuestas;
acá, aballando hacia el pando.
Y tu cuerpo, siempre pando
por carga y efluvio a mestas.
Oh, tu jerga dialectal,
voceada en bombo bando:
- ¡Triperííííííu…  pa embusaaaaaaal

Comentarios
Añadir nuevo
TIBERIO   |2022-01-26 13:51:08
Estoy siguiend con gran interés todo ese asunto con el viaje de Alfonso XIII a
Las Hurdes en el año 1922 y me estoy quedando asombrado, porque ni que hubiera
escogido al gabinete de la gira a propio intento. Son todos cortados por el
mismo rasero y visten el mismo traje; así se explican los terribles reportajes
que aparecieron en aquellos días en los medios, todo un montaje de la esfera
monárquica para exagerar hasta el limite los males de la comarca hurdana,
poniéndolos peor que cualquier pueblo de la selva y así encominar ese viaje y
engrandecer la figura del desgraciado monarca Alfonso XIII, desgraciado en el
sentido de perverso.-
Parlero   |2022-01-26 13:55:44
Ya que van a Las Hurdes Leticia y Felipe, pues que se lleven también al rey
Decrépito, que de emérito no tiene nada, pues como tiene tantas ganas de venir
a España, que comience subiendo las ásperas cuestas de Las Hurdes, así
recordará las comilonas que se metió entre pecho y espaldas cuando estuvo en
dicha comarca en 1998, yendo su esposa cornuda a su vera, y también puede
llevarse Felipe a su hermana Cristina, que ahora está muy triste porque la ha
abandonado su marido Iñaki. Total, la Mancomunidad de Las Hurdes solo tendrá
que poner unos cubiertos más en la mesa.
Marga   |2022-01-26 13:58:30
Qué ricas las chacinas de los cochinos de la montanera, donde comen buenas
bellotas y la hierba y todo lo que encuentran debajo de las piedras, que
levantan con sus morros, pues no dejan de hozar en todo el día; esas son las
buenas carnes y no las q
Marga   |2022-01-26 14:00:54
... y no las que compramos en la tienda, metidas en sus envases de plástico,
que bien sabemos que son de cerdos que están como sardinas en latas,
revolcándose en sus propias mierdas en las macrogranjas y atiborrados de
hormonas y de piensos compuestos procesados.
Cotorino   |2022-01-26 14:06:20
La mayoría de los emigrantes que proceden de zonas rurales echarán mucho de
menos la carne de los gorrinos que ellos criaban, hacían lla matanza y luego
curaban los embutidos al humero y los jamones sobre una cama de helechos,
envueltos en sal y el lomo se freía y se metía en una olla con aceite.
Cuánto echamos de menos aquellos productos sin maldita la químa y con un sabor
especial. Pero ahora nuestras nóminas de obreros o de jubilados ya no dan para
comprar la carne de esos cerdos y tenemos que conformarnos con los de las
macrogranjas. Quién lo diría, nuestras chacinas sanas y excelentes son ahora
para los ricos, cuando antes las comíamos los pobres en nuestros pueblos, pero
la tortilla se dio la vuelta y todo cambió; tal vez los emigrantes tengamos
ahora algo más de dinero, solo un poco, pero no comemos saludablemente, como
cuando estábamos en el pueblo y los productos del huertos y los cochinos eran
nue...
A LA IZQUIERDA   |2022-01-26 14:12:05
Vaya historia la de la mujer que se ordeñó y su leche se mezcló con el café
que se tomó el rey Alfonso XIII. De Las Hurdes podemos esperar oír cualquier
cosa, porque esta comarca parece ser que ha sido el juguete de todo el mundo,
las han vapuleado por todas partes. Se han inventado tantas cosas sobre esa
tierra y sus gentes que por ellos se han escrito tantos libros a cada cual más
mentirosos, salvando cuatro que han sido honestos con los hurdanos. Cuando yo
era pequeño, me decían que en Las Hurdes, que yo no sabía ni para donde caía
y pensaba que era un pueblo remoto que estaba en alguna isla perdida, me decía
que allí estaban los hombres lobos, que eran hombres pero con la luna llena, a
la que llamaban la luna de los lobos, se transformaban en fieras y era muy
peligroso entrar dentro de su territorio.
JURDANA   |2022-01-26 14:19:48
Aquí estamus don Ismael y don Pueta de la niebla. Cada cual a lo suyu, bien
que veu don Ismael que no se le acaba el fuelli al su puema de 'Oda Triunfal de
las Cigüeñas'; pos a vel si lo leemus enteru y sacamus algu en claru, que esu
de publicarlu a cachus no se digieri bien y no se lleva el ton con el son, peru
que le vamos a hacel, habrá que acetarlu asina, pues el periodista tendrá que
cumplil con el guión que le marquin. Del poema cortininu del Pueba de la
niebla, solo sé que se refiere a los triperus que venían a vendel las tripas a
los nuestrus puebrus en el tiempu antecinu de las matanzas, peru yo cuasi no me
arrecuerdu de ellu polque era mu chica, habla en el puema de los triperus,peru
anque suena mu bien los versus son argu difícil de comprenderlus, peru será
que una no está puesta en muchas cosas y se le jadi cuesta arriba lo que debía
sel cuesta abaju.
La SARDINERA   |2022-01-26 15:19:06
Qué bueno, el rey Alfonso XIII bebiéndose la leche de los pechos de una
lactante jurdana. Si estaba de buen ver, seguro que el putero del rey no la
perdió de ojo y a saber si no ocurrió alguna aventura con ella, porque si se
encaprichaba de alguna hembra, no había obstáculo por delante, ya que en
aquellos años lo que ordenara el rey había que acatarlo sin pestañear, a unas
pocas se pasó por la piedra, según cuentan los cronistas. Su nieto el ladrón
de guante blanco Juan Carlos de Borbón, ha heredado la misma genética, tanto
en puterío como en robar lo que no es suyo.
Ciguta   |2022-01-26 15:28:49
No me gustaba nada el olor de las tripas secas de los búfalos que traían los
triperos. Me olían como a salmuera podrida. Lo tengo metido desde pequeño en
las narices; era ir en aquellos años de mi infancia y adolescencia a un
comercio en los meses de diciembre y enero y todos olían a lo mismo, a las
tripas de la matanza, donde se embutían la mucha chacina para hacer los
chorizos, morcillas, salchichones, etc., pues las familias campesinas como
tenían que estar todo el día en el campo en determinadas épocas, necesitaban
llevarse la merienda, por lo que mataban un par de cochinos, a fin de que durara
la carne todo el año. Por cierto, todo mi apoyo a Alberto Garzón por haber
defendido con valentía la ganadería extensiva frente a a los
"Auschwitz" de las macrogranjas.
Riquitio   |2022-01-26 22:53:26
Nuestros buenos cerdos de montanera generan carnes y embutidos que salen
envasados de los mataderos e industrias chacineras de Salamanca, por lo que la
denominación de origen no es de Extremadura, cuando lo tenía que ser. ¿Nadie
puede poner solución a esto? ¿Qué gestiones hacen las Administraciones
extremeñas para que nuestros productos no aparezcan con etiquetados que no se
de nuestra región? Por lo que se, aquí solo queda el valor de los cerdos
pagados a los campesinos; el resto del valor añadido queda fuera, igual que la
denominación de origen. No hay quien lo entienda.
El Culebrón   |2022-01-26 22:57:26
Ahora como han resucitado otra vez ese periódico de derechas llamado El Debate,
pues el Felipe Sexto se tendrá que llevar con él al señor Bieito Rubido, para
que escriba las crónicas que elogien a la monarquía para mayor gloria de unos
regímenes impensables que existan en el siglo XXI, pero existen, toda una
incoherencia con el espíritu de la Democracia, que por su propia esencia
repugna de los valores que no son democráticos, como la herencia de la sangre.
María de la U   |2022-01-26 23:10:12
Nacida y criada en Las Hurdes, a mucha honra. Pero me deshonra, como jurdana
que soy, que los Borbones vuelvan a pisar mi tierra. Les tengo alergia y no
quiero, como sé que hay muchos paisanos míos, que no queremos cuentas con esa
casta antidemocrática, cuyo bisabuelo del actual monarca, Alfonso XIII (¿no
amortizamos la ya monarquía en 1931?) y su nieto el rey "Decrépito",
Juan Carlos de Borbón, ya dejaron manchada mi comarca con su depravada
conducta. NO QUEREMOS MÁS BORBONES EN LAS HURDES. QUE SE VAYAN A FRANCIA, DE
DONDE NO TENÍAN QUE HABER SALIDO.
Incordio   |2022-01-27 12:42:47
Bien cierto es que en los años 30 del pasado siglo lo pasaban mil veces peor
los jornaleros que no tenían ni un triste huerto para sembrar unas patatas y
que eran miles en Extremadura que no los jurdanos, que como dice el artículo
eran todos propìetarios porque tenían sus pequeños huertos y sembraban para
comer y luego con esas 40.000 hectáreas de sierras comunales pues mantenían a
las 30.000 cabras y aprovechaban integralmente todo el terreno, pues comían
todos los días pan y lo sé porque he hablado con muchos jurdanos, aunque el
pan fuera de centeno y del mijo que sembraban, panes que hoy están de modas por
tener más fibra que el trigo y aprovechaban la caza y la pesca de esas
montañas y sus leñas gordas y menudas y hasta fabricaban el aguardiente de los
madroños. Pero la tomaron con Las Hurdes y les pasó lo mismo que al tonto de
la vereda.
Rojinegro   |2022-01-27 12:46:58
Hemos empezado a ver en la televisión Canal Extremadura cómo ya se le está
allanando el camino a la Leticia y al Felipe. Comienzan a emitir programas
sobre la visita de Alfonso XIII, pero totalmente manipulados los reportajes
porque no contrastan la verdad de ese viaje, y que quede claro que no tienen la
culpa los reporteros, sino los que manejan los filtros del material que
presentan los periodistas, gente de la política, al servidio de Fdez. Vara, que
intentarán que no se entreviste a la gente que se opone a ese viaje ni se diga
una sola palabra en contra de la Casa de Borbón. La censura está a la orden
del día y ya lo estamos viendo con esos reportajes en una televisión que
pagamos todos los extremeños.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI