AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 2 ENERO 2022 (LXXIX)

Félix Barroso Gutiérrez

Cantaba Joan Manuel Serrat aquello de “Y con la resaca a cuestas, // vuelve el pobre a su pobreza.  // Vuelve el rico a su riqueza // y el señor cura a sus misas”.  Pues reconozcamos que también cargamos con ella los que, pese al poso y el peso de los años, no nos desprendemos de nuestro amor a la bohemia y, con ella, nos iremos a los mundos, que no son mundos (lo que no existe no tiene nombre), de los que nadie jamás volvió.  Tiró de nosotros la Nochevieja.  Tanta fuerza puso en el empeño, que, después de atiborrar la andorga, salimos a correr la tuna, conscientes de que vigilaba ese agente acelular y microscópico llamado ómicron a la vuelta de cualquier esquina.

Hartos de esperar bajo el alero del tejado a que pasara la ira coronavírica y temiendo que se desprendiese alguna teja y nos descalabrara, optamos por echarnos sobre los hombros la picaresca capa y aplicarnos el viejo refrán: “el cuco y el sacristán, juntos de juerga se van”.  Cierto que bebimos como cosacos, cantamos hasta desgañitarnos y, si el optimista ve la copa medio llena y el pesimista medio vacía, nosotros la vimos doble.  Pero no se nos ocurrió invitar al tabernero, por más que el adagio diga que “quien convida al cantinero, o está borracho o no tiene dinero”.

Cuando nos quisimos dar cuenta, el sol iba encumbrando.  No había prisas.  Cesaron los cánticos y nos pusimos a arreglar el mundo.  Todos hablando a la vez y escuchando al mismo tiempo; asunto que solo es posible en los trances espirituosos.  A punto de mediodía y nos fuimos despidiendo con la voz gangosa y dando algún que otro traspiés, que “andar derecho por el mucho beber, no puede ser”.   A dormir la mona se fueron la mayoría.  ¡Buen comienzo de Año Nuevo!  Pero el que firma esta crónica, consciente, como diría Dorothy Parker (celebrada dramaturga, poeta, guionista y crítica teatral), que “la resaca es la ira de las uvas”, decidió atemperar sus efectos largándose a los campos adehesados, que presumían de lustroso verde por las generosas aguas caídas a lo largo de toda la semana.

Anduve sonambuleando, medio zombi, a lo largo de media legua, siguiendo por la estrecha vereda de cabras, que va culebreando junto al cauce del arroyo que paisanos llaman “El Pizarrosu”.  Su recio murmullo saltaba por cima de tamujos y lamía majuelos, escaramujos, bardales y algún sauce desperdigado.  No se veía por la crecida del caudal el “Charcu de las Cormeníllah”.  Me asaltaban los recuerdos de la infancia.  Avanzada primavera y, formando conciliábulo cómplice, hacíamos novillos alguna que otra tarde y, dejando atrás la escuela, saltando huertos, a escondidas, nos adentrábamos en la dehesa y enfilábamos arroyo arriba.  En pelotas, tal y como nos trajeron nuestras madres al mundo, nos introducíamos en la poza y allí, chapoteando, nos volvíamos novicios en el arte natatorio.  Nos exponíamos a que, luego, en casa, nos pusieran más firmes que el palo de la bandera y se escapase algún guantazo que nos dejaban tintineando los oídos.  Y como la paga era doble, al día siguiente también cobrábamos de la mano del maestro.

Después de subir un par de cerros, la resaca comenzó a evaporarse.  Se ponía el sol tras la sierra de Dios Padre.  El “Regatu de los Jigarrálih” bajaba cantarín por el valle de “La Juenti Juncal”.  Aguas de cristalina transparencia, mostrando un lecho pavimentado de blanquísimos cuarzos lechosos.  Agonizaba el día de Año Nuevo.  Mojé los resecos labios en la corriente del riachuelo y, con los ojos clavados en la explosión sanguinolenta del ocaso, brindé, sin copa alguna en la mano, por la salud del nuevo año.  Quiera el destino que sus días sean más saludables que los que atrás hemos dejado.  Pero para ello era preciso colgar democráticamente a todos los que nos están jodiendo el planeta.  Así de claro.
…………………………………………………………………………………….
Con 2.142 nuevos casos de contagiados inicia nuestra región extremeña el nuevo año.  Se contabilizan 16 localidades con una incidencia superior a los 2.000 casos por cada 100.000 habitantes.  El consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles Blanca, informa de que Extremadura se encuentra a un nivel de “Alerta 2” y que se han realizado 62.162 pruebas diagnósticas de infección activa del virus en lo que va de semana.  Se cierra el año con 19 fallecidos por causa de la Covid-19 el pasado mes de diciembre.  El total de fallecidos desde el inicio de la pandemia se eleva a 2.013.
………………………………………………………………………………………..
Continuamos, en esta tercera parte de la crónica, radiografiando críticamente el viaje real, que da la impresión de haber sido organizado tras bastidores por los que pretenden apuntalar el “Régimen del 78”, a la comarca de Las Hurdes, previsto para el próximo mes de junio.  Los que están metidos en el ajo parece que se postulan, de esta forma, para conmemorar el viaje que realizara Alfonso XIII a dicha comarca a finales de junio de 1922, por lo que se cumple el primer centenario.  La polémica la han servido en bandeja fría, pero por lo que oímos puede que se caliente el plateado hondón de la misma y le queme a alguno en las manos.  No se puede permitir que, el nombre de una comarca tan legendaria y simbólica, esté mezclada en blanqueos y lavados de caras de oscuros personajes.

Si la pasada semana hablábamos de las tenebrosas líneas que, sobre el territorio jurdano escribió de manera tan torticera el médico José Goyanes Capdevila, uno de los médicos que formó parte del séquito que acompañó al décimo tercer Borbón, no le queda a la zaga otro galeno, muy renombrado y considerado, pues su nombre rotula calles e instituciones.  Nos referimos a Gregorio Marañón y Posadillo, que, como médico de cámara de Alfonso XIII, también acompañaba a este por el territorio jurdano en los días que España entera se manifestaba, totalmente encolerizada, contra la guerra del Rif o de Marruecos, en recuerdo del primer aniversario del llamado Desastre de Annual.  En torno a 13.000 soldados españoles, al mando del fanfarrón y ultramonárquico general Manuel Fernández Silvestre, fueron masacrados por las tropas rifeñas que capitaneaba Abd-el-Krim.

El celebrado doctor Gregorio Marañón fue un verdadero chaquetero a la hora de tomar posiciones políticas.  De ser un incondicional de la monarquía, pasó a intrigar contra ella, poniéndose a favor de la instauración de un régimen republicano. Fue cofundador de la “Agrupación al Servicio de la República” (ASR).  En las elecciones constituyentes de junio de 1931, salió elegido diputado. Su papel en las Cortes republicanas fue de total inacción.  No despegó los labios ni para bostezar.   Cuando ganó legítimamente las elecciones, durante la II República Española, la candidatura del Frente Popular, comenzó a zaherir y a echar pestes contra aquella República de la que fue tan devoto, especialmente contra las formaciones de izquierda.  Bien conocido es su acercamiento ideológico a la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), que presidía el derechista José María Gil Robles y Quiñones, gran simpatizante de Benito Mussolini y su Estado fascista.  Enterado de lo que se avecinaba, el 17 de julio de 1936 escapó de Madrid, con su esposa, a toda mecha, aterrizando en Lisboa.  Luego, marcharía a Francia y a Argentina.  Al día siguiente, se produjo el golpe de Estado contra la República y los franco-fascistas prendieron la mecha de una terrible guerra que dejó a España terriblemente arrasada.  Mientras estuvo fuera de nuestro país, apoyó al bando sublevado.  Por ello, no tuvo ningún problema en regresar a España en 1942.  Se había convertido en un entusiasta franquista.  De hecho, su publicación, conocida como “El Manifiesto”, publicada en 1937, es tenida por muchos analistas políticos como la justificación más preclara del “Alzamiento Nacional” (sublevación sediciosa contra la II República Española).

No podía faltar, al ser íntimo de Alfonso XIII (era su médico personal), al distractor y pazguato viaje a la comarca de Las Hurdes.  En abril de 1922, dos meses antes del viaje real, había formado parte, junto a los médicos José Goyanes Capdevila (del que ya hablamos en el capítulo anterior) y Enrique Bardají López, de una “Expedición Sanitaria” a la mentada zona.  Gregorio Marañón aprovechó la gira para llenar un cuaderno de notas.  Mayor truculencia y mayores mentiras incluso que las vertidas por su colega José Goyanes (leer capítulo anterior).  Para botón, una muestra (páginas iniciales del cuaderno): “Horcajo.  Bastantes enanos y algún cretino.  Ya no toman expósitos (les daban 20 pesetas al mes; se morían todos.  Bastantes sordomudos”.  A mediados de los años 80 del pasado siglo, hablamos varias veces con diferentes vecinos de Horcajo, algunos octogenarios, como Tío Damián Sánchez Azabal.  Nos desmintieron totalmente tales afirmaciones.  Varios se acordaban de “los señoris médicus que llegarun a caballu”.  Tío Damián, que era un mozo, en aquel entonces, de 19 años, lo evocaba con gran detalle, contándonos que se presentaron la víspera de Jueves Santo y que él “andaba desollandu un chivu, pa jacel los guisus del día del Señol y del Domingu de Pahcua”.  En la nota de ese mismo día, Marañón escribe que nunca comían carne los vecinos de Horcajo.
……………………………………………………………………………………………….
Seguiremos sacando a orear los tufos vertidos por los amigos de Alfonso “El Africano”, contando la auténtica verdad, ya que, hasta la fecha, nadie ha tenido la valentía de denunciar tamaños desafueros.  Que se enteren y se empapen los que pretenden conmemorar el centenario del viaje de Alfonso XIII, convocando, de nuevo, otro paseo real por Las Hurdes el próximo junio.  Ni que pretendieran convertir a la comarca en un feudo aborbonado. 
Y, como nos hemos alargado más de la cuenta, aquí cerramos hoy nuestra crónica.  Dejamos a los poetas recuperándose de la reseca de Nochevieja y ya los llamaremos para la siguiente semana, a fin de que continúen poniendo la guinda a la crónica.


Comentarios
Añadir nuevo
ALELUYA   |2022-01-04 13:53:36
Esperando que ya se le hay pasado la resaca de Nochevieja al columnista Barroso,
aunque él dice que se le pasó sumergiéndose en la naturaleza pura de la
dehesa, me gusta lo que dice y cómo lo dice. ¡Aleluya! Me ha gustado sobre
todo su frase final: " (para arreglar al mundo) es preciso colgar
democráticamente a todos los que no está jodiendo el planeta". Ahí a ha
dado, que ha atinado perfectamente con la solución, pero yo digo que quiénes
serán los que le pongan el cascabel al gato. Las encuestas que aparecen en
los periódicos de derechas (a nuestro periódico regional HOY cada vez se le ve
más el plumero; de tanto escorarse a la derecha va a cabar pidiendo el voto
para Vox) dan una sobrada victoria a la conjunción PP-Vox; la otra derecha que
aspiró a ser Centro pero se quedó en derecha cada vez más extremada
(Ciudadanos), desaparece del mapa. Empresas demoscópias que atienden a la voz
de...
Carnitoro   |2022-01-04 14:01:18
¡Increíble! Es que estamos totalmente manipulados. Yo siempre había tenido
una idea de que Gregorio Marañón era un destacado prócer español, que ayudó
a que llegara la República y que se tuvo que marchar al exilio como tantos
miles de republicanos y gente de izquierda. Pero ahora veo que todo es mentira,
que se vendió al mejor postor, primero monárquico, después republicano y
finalmente, franquista. No se exilió, sino que se largó de España porque le
dio la gana, viviendo como un marqués en un dorado autodestierro. Luego,
regresó en 1942 y los franquistas lo recibieron como un héroe y le llovieron
títulos, reconocimientos y otros honores. Mientras tantos, miles de
intelectuales españoles se morían de asco en el verdadero y cruel exilio.
Ojos Añiles   |2022-01-04 14:07:33
Todavía no me puedo explicar qué era lo que movía a esos médicos como José
Goyanes y Gregrorio Marañón o a cineastas como Luis Buñuel a escribir y
realizar montajes trágicos, cínicos y que producen náuseas sobre una comarca
ya de por sí castigada por la leyenda negras que urdieron a sus espaldas. Las
Hurdes no se merecen eso. Lo que tenían que hacer sus alcaldes y otras
autoridades, en vez de tanta mierda de viaje real, es convocar actos de
desagravio para limpiar de basura su comarca, eliminando de calles, plazas y
otros edificios los nombres de esos hijos de su madre. No entendemos cómo un
alcalde hurdano puede vivir sin remordimientos de conciencia al consentir que
esos nombres de gente infame sigan rotulando su comarca.
ZACATÚA   |2022-01-04 14:14:40
Marañón es uno de los que funda la Agrupación al Servicio de la República,
sale elegido diputado, no da ni un palo al agua (no se le conoce una sola
intervención en el Congreso) y acaba arrimándose a las derechas de la CEDA.
¿Qué buscaba este individuo que tan a gusto vivió en España durante el
franquismo? Lo que buscó siempre, su interés individual, camuflándose
detrás de un liberalismo semejante al de Albert Rivera, el que fuera presidente
de Ciudadanos. Hasta un gran hospital de Madrid lleva su nombre y para nada le
ha afectado la Ley de la Memoria Histórica. Con las bárbaridades que dijo
sobre Las Hurdes, bastaba para que su nombre fuera borrado de todas partes.
JURDANA   |2022-01-04 14:19:20
Qué mal me siento hoy, pos no mos regalan los puetas con sus puesías. Me
quedu con las ganas de leel los versus de don Ismael Carmona y los del Pueta de
la niebla y tó porque dice el columnista que se ha alargau más de la cuenta;
pos ya sabi pa otra ve, que jaga más cortus los textus en prosa y no mos deji
sin puesías, que anque parezca mentira, tamién semus mucha genti la que
andamus detrás de las puesías, a las que sacamus más réditu que a las
prosas. Esperemus que no güelva a ocurril, que quedi bien craritu.
Caballo Loco   |2022-01-04 14:27:57
El escaparse de escuela alguna que otra tarde para irse a dar un chapuzón en
los charcos de algún arroyo cercano al pueblo, también fue cosa mía y de
otros alumnos cuando teníamos once o doce años y eso que sabíamos a lo que
nos exponíamos. Pero el agua nos atraía como a los peces. Menudo bien que lo
pasábamos, todos metidos en pelotas en el charco, los que sabían nadar en el
sitio donde cubría y los que no sabían haciendo prácticas en las partes más
someras. En el charco que le decían de la Aceña, porque estaba al pie de un
molino de harina arruinado, aprendí yo a nadar, pero me gané unos sopapos como
panes por parte de mi padre, igual que los otros y luego en la escuela a copiar
trescientas o quinientas veces en los recreos aquella frase de "un alumno
aplicado nunca dejará la escuela por el nado". Hasta te dolía la muñeca
de tanto copiar.
Nuria   |2022-01-04 14:37:11
¿Ahora por lo visto quieren homenajear a todos estos saltimbanquis, mentirosos
y granujas que hacían tan buenas migas con el Alfonso XIII y se fueron con él
de excursión tendenciosa y escapando del eco de las manifestaciones que se
alzaban en España recordando el primer y triste aniversario de la carnicería
perpetrada contra el ejército español en Annual? Todo aprovechando el nuevo
viaje real el próximo junio a Las Hurdes. ¿En qué cabeza cabe semejante
desatino? ¿Acaso porque el Alfonso XIII "El Africano" sea el bisabuelo
de Felipe "El Preparao" hay que orgnizar toda una ceremonia para
bendecir y blanquear todas las tenebrosidades, que son muchas, del Alfonso y
compañeros mártires?
TETRACICLO   |2022-01-04 18:25:58
O sea que en el pueblo de Horcajo, que conozco bien y pertenece al Ayuntamiento
de Pinofranqueado, jamás comían carne los vecinos. ¡Como se puede ser tan
mentiroso! Y resulta que esos médicos llegaron a Horcajo justamente cuando
pasaron delante de un vecino que estaba desollando un chivo o cabrito. ¡Con
los finos que siempre fueron los jurdanos para poner trampas en sus sierras y
cazar conejos, liebres, jabalíes, garduños, ginetas, turones... y todo tipo de
aves y afirmar que no comían carne! A esos médicos les tenían que haber
cortado la lengua por ser tan prevaricadores. Gracias por contarnos la verdad,
que jamás nos contaron en el colegio..
TETRACICLO   |2022-01-04 18:26:01
O sea que en el pueblo de Horcajo, que conozco bien y pertenece al Ayuntamiento
de Pinofranqueado, jamás comían carne los vecinos. ¡Como se puede ser tan
mentiroso! Y resulta que esos médicos llegaron a Horcajo justamente cuando
pasaron delante de un vecino que estaba desollando un chivo o cabrito. ¡Con
los finos que siempre fueron los jurdanos para poner trampas en sus sierras y
cazar conejos, liebres, jabalíes, garduños, ginetas, turones... y todo tipo de
aves y afirmar que no comían carne! A esos médicos les tenían que haber
cortado la lengua por ser tan prevaricadores. Gracias por contarnos la verdad,
que jamás nos contaron en el colegio..
Tanasia   |2022-01-04 22:12:44
Totalmente incomprensible que pretendan celebrar en el mes de junio del presente
año el primer centenario del viaje a Las Hurdes del rey Alfonso XIII, personaje
despreciable, como tantos borbones, y que lo único que sirvió fue para que se
llenaran los periódicos de artículos tremendistas y bárbaros, repugnantes,
máxime cuando esos días del viaje se cumplía el primer aniversario de la
matanza miles de pobres soldados españoles a manos de los rifeños, que lo
único que buscaban era su legítimo derecho a la libertad de su pueblo y donde
iba los jefes y oficiales del ejército español a ganar medallas mientras
seguía la carnicería. Alfonso XIII aplaudía y animaba a sus generales
africanistas a no tener la mínima piedad con los rifeños. Los habitantes de
Las Hurdes se tenían que levantar en masa contra el próximo viaje de los reyes
de España, por la manipulación que supone de la historia de este país.
Sacamantecas   |2022-01-04 22:20:37
Alfonso XIII fue el rey que cuando los rifeños pidieron cuatro millones de
pesetas por liberar a los prisioneros españoles que estaban en su poder, no
tuvo otra ocurrencia que exclamar desde las costas andaluces, contemplando a lo
lejos la zona del Rif marroquí, una frase que ha hecho historia por lo
insensata y vergonzosa. Cuando se enteró de la cantidad de dinero que pedían,
dijo: "¡Qué cara está la carne de gallina", llamando así cobardes a
los soldados españoles, a los que él incitaba a partirse el pecho contra los
rifeños. Un desgraciado rey.
ALELUYA   |2022-01-05 01:33:53
(viene del primer comentario) ... su amo, las derechas y los grupos bancarios,
financieros, Íbex-35 y otros todopoderosos de este país; luego le pasan las
encuestas a los medios periodísticos de derechas y estos actúan de altavoces,
para que piquen los más desinformados y los más zoquetes, que son legión y
como dice el refrán que donde va Vicente va la gente, pues también esa legión
votará a los que lleven las de ganar en esas encuestas cocinadas.
Adelita   |2022-01-05 01:40:53
He estado leyendo en la antigua revista IBERA un diario de esa "Expedición
Sanitaria" que , formada por los médicos, Marañón, Goyanes y Bardají,
viajaron a Las Hurdes para realizar una memoria sanitaria en abril de 1922.
Resulta que por los pueblos que iban recorriendo camino de Las Hurdes los
obsequiaban con grandes comilonas a base de carne, bien regadas por vino,
incluso ya dentro de las propias Hurdes. Entonces cómo es posible que hablen
de que no se comía carne en la zona? ¿Acaso se la tenían reservada para
ellos? Con tanto vino como bebían, no me extraña que vieran visiones y luego
escribieron "toa una jartá de mentiras".
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI