AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 19 DE DICIEMBRE DE 2021 (LXXVII)

Félix Barroso Gutiérrez

Ayer por la tarde, una vez más, me fui no a pasear (siendo muchacho, recuerdo que, en el pueblo, decían que “paseal, solu pasean los señoritus”), sino a zancajear entre los miles de robles de la dehesa de mi siempre querido pueblo de Aceituna, la que guarda infinidad de sorpresas.  Tardes enteras me he embaído siguiendo el rastro de las cuarcitas antropizadas del Pleistoceno: huellas diáfanas de la talla lítica de nuestros heidelbergensis y neandertales.  Ahora, cuando el otoño toca a su fin, se va apagando la gama de colores de las hojas de los robles y el paisaje comienza a ofrecernos panorámicas congeladas, momificadas, amortajadas.  Dicen los campesinos de la zona que “en diciembri, la tierra duermi”.  Y así es.  Pero los robles, mostrando ya muchas ramas desnudas y esqueléticas, siguen ahí, desafiando con su fortaleza a todas las inclemencias del tiempo.

La majestuosidad del roble remeció el pensamiento mágico-religioso de nuestros antepasados y le rindieron pleitesía y veneración.  Fue el árbol sagrado de los druidas. Varios pueblos del tronco celta tenían en su panteón al dios “Esus”, que moraba en las entrañas del roble.  En Roma, era Júpiter el que se identificaba con tal árbol.  También aparece en las mitologías bálticas o eslavas.  En las tradiciones semíticas, se habla del “Roble de Mamre”, en Hebrón (Palestina), cuyo enorme tronco se conserva en el monasterio ortodoxo de la Santísima Trinidad, donde solo pueden entrar los hombres.

Se cuenta que, bajo este árbol, se le aparecieron a Abraham tres ángeles, los cuales le anunciaron el embarazo de Sara, por lo que montó allí su campamento, edificó un altar y rindió sacrificios a la divinidad.  Algunos estudiosos se refieren al roble como un árbol antropogónico, al mantener un secular relato sobre el origen de arcaicas tradiciones, ofreciendo una imagen de creador de vida y cargado de espíritu regenerador.  Pero lo cierto es que, por estas tierras, siempre nos advertían del peligro que suponía guarecerse bajo un roble en caso de tormenta.  Decían nuestros abuelos: “El robri trai la salación y el aurel jadi un cordón alreol” (el roble atrae los rayos, pero el laurel los espanta, creando una especie de cordón protector alrededor).

De pequeños, veíamos a los robles como árboles mágicos.  El hecho de generar infinidad de agallas (protuberancias o bultos que suelen estar llenos de resina), a las que nosotros llamábamos “gállaras” (más arriba, por Las Hurdes, las nombran “bollagras”), nos llamaba muchísimo la atención.  Las cogíamos y jugábamos con ellas a los “carnéruh y lah merrias”.  Las “mérriah” eran las borregas.  Preparábamos diminutas casetas, corrales y majadas con piedras.  Las “gállarah” más gordas hacían las veces de carneros y las otras eran las ovejas.  Otras, dependiendo del color, servían como perros guardianes del ganado.  Incluso fabricábamos algún pastor, uniendo dos o tres “gállarah”, en las que pinchábamos palitos que servían como brazos y piernas.  La imaginación no tenía límites.  No necesitábamos de todos los artilugios cibernéticos de hoy en día para entretenernos, aguzar nuestro ingenio y ser felices.

Antes, debieron de existir auténticos bosques de robles por todos estos septentriones cacereños, a juzgar por la toponimia.  Numerosos parajes siguen conservando topónimos relacionados con la palabra roble o rebollar.  Con los siglos, el roble perdió empuje frente a la encina, pero por la acción humana no por impulsos de la naturaleza.  Incluso llegaron a quemarse y talarse preciosos bosques autóctonos de robles rebollos para plantar especies alóctonas, como el “pinus pinaster” o el eucalipto.  Suerte, gran suerte, que algunos pueblos, como Aceituna, hayan conservado una dehesa boyal y comunal donde el roble es dueño y señor entre los rechonchos riscos plutónicos.
…………………………………………………………………………………….
Pasamos a la segunda etapa de la crónica, la que, sucintamente, muestra el estado pandémico o de la “Nueva A-Normalidad”, tal y como titulamos nuestros párrafos, en lo que se refiere a la región extremeña.  A fecha de ayer, sábado, día 18 de los corrientes, la incidencia acumulada a los 14 días ya sobrepasaba los 300 casos por cada 100.000 habitantes.  Estamos en riesgo alto.  En dicha jornada, se sumaron 583 casos positivos y tres nuevos brotes (Mérida, Plasenzuela y Cáceres).  Los centros de salud temen, si continúan los contagios, un posible colapso, ya que ellos tienen que encargarse de realizar PCR y seguir el rastreo de los contactos estrechos, especialmente ahora, en las fechas navideñas, cuando las plantillas se reducen a causa de los períodos vacacionales y se sabe que no hay personal para reforzar tales centros.  Ya veremos…
…………………………………………………………………………………………….

Tal y como anunciábamos en el capítulo anterior, nuestra radiografía sociopolítica va a continuar analizando el viaje que la Junta de Extremadura, con otros colaboradores de segunda fila, anda organizando para que los ciudadanos Felipe y Leticia recorran la comarca de Las Hurdes el próximo mes de junio.  En este mes se celebra el primer centenario de aquel otro viaje que realizara el bisabuelo de Felipe, el rey Alfonso XIII, apodado “El Africano”. Un viaje totalmente reprochable y escandaloso, cuyas razones explicamos en el capítulo de la semana pasada.

La Casa Real ha dado el visto bueno a la invitación que se le ha cursado desde la Junta de Extremadura, disponiéndose de buen grado a visitar Las Hurdes y la localidad salmantina de La Alberca.  Varios medios se han hecho eco de la noticia y, con una ignorancia histórica que espanta, aparte de resaltar lo del centenario del viaje de “El Africano”, comentan que el decimotercer Borbón, un conocido pornógrafo y con gran querencia hacia los casinos y las carreras de galgos, visitó el territorio jurdano para “conocer la realidad social de la zona”.  O para “conocer de primera mano el modo de vida de algunos de sus súbditos”.  Ha comenzado el lavado de cara, y a ello están contribuyendo muchos socialistas (mejor, “pesoístas”) que se consideran laicos y republicanos.  Alfonso XIII, que tenía en su debe y en su haber varias amantes (su nieto, el “rey emérito”, que algunos ya llaman el “rey descrédito”, heredó la misma bragueta) y cuya fortuna, cuando se largó de España, se le calcula en 8.000 millones de pesetas (48 millones de euros), va a ser santificado por obra y gracia de una iniciativa surgida en tierras extremeñas.  De paso hasta es posible que beatifiquen al general Francisco Franco por haber visitado también la comarca en 1955.

¿Cómo se atreven algunos a afirmar que Alfonso XIII deseaba confraternizar con los jurdanos y, por ello, se organizó tal viaje regio en junio de 1922?  ¿A quiénes quieren engañar?  Las hemerotecas están para algo.  ¿Por qué algunos organizadores del viaje del bisnieto de “El Africano”, a quien el socialista Indalecio Prieto y el republicano Manuel Azaña acusaron en el Congreso de enriquecimiento ilegítimo, se empecinan en afirmar que Alfonso XIII recorrió Las Hurdes y el pueblo salmantino de La Alberca “con el fin de conocer la realidad social que se vivía tanto en Extremadura como en la parte de Castilla León”? ¿No reconocen que tal afirmación, recogida por la agencia “europa press” es una solemne majadería?  ¿Tal vez la comarca jurdana era, en los años 20 del siglo XX, un barómetro de la realidad social y económica de la globalidad de la región de Extremadura?  ¿O, quizás, el pueblo salmantino de La Alberca daba la exacta medida de cómo eran el resto de los pueblos castellano-leoneses?  Vayan con ese cuento a otra parte.  Para hablar, lo primero que hay que hacer es informarse.

Resulta increíble que Guillermo Fernández Vara y los que le acompañan en la aventura regia todavía piensen que los reyes, como en la Edad Media, son reyes por decisión divina y todo lo que tocan lo pueden transformar en oro.  Por suerte, la mayor parte de los españoles no cree en tales patrañas.  Adolfo Suárez, el franco-falangista devenido en demócrata, ya declaró en su día que no se atrevió a realizar un referéndum sobre monarquía/república, que era su deber, después de una terrible dictadura de 40 años.  Y no se atrevió, tal y como manifestó, porque las encuestas internas que tenía en su mano daban un sonoro triunfo a la causa republicana.  Hoy en día, otras encuestas que manejan medios independientes y rigurosos hablan de que, si se celebrase ahora tal referéndum, un 40,9% de españoles votarían a favor de la República y un 34,9% a favor de la monarquía.

A lo mejor esos señores, tan monárquicos ellos, aunque algunos se fotografíen con la bandera republicana, piensan que porque pongan los pies Felipe y Leticia, coadyuvando a blanquear la dinastía borbónica, en el territorio jurdano y La Alberca, se va a producir una transformación socioeconómica de tales territorios que no la conocerá ni la madre que la parió.  Pues sepan también esos señores que, cuando el Rey Fugado a los Emiratos Árabes, visitó con su “amadísima” Sofía la comarca jurdana en 1998, este territorio tenía en torno a los 8.000 habitantes.  Actualmente sobrepasa levemente los 6.000.  La despoblación continúa.  Los reyes no hacen milagros.  Eso solo pasa en los cuentos que narraban nuestras abuelas en torno al fuego del hogar.  La aristocracia solo busca el baño de masas, pues los que se criaron en ricas cunas están fuera de la realidad y su cosmovisión nada tiene que ver con los verdaderos intereses del pueblo.  La Historia lo ha demostrado con creces.
Seguiremos en el próximo capítulo, a fin de seguir destapando el puchero de los garbanzos a medio cocer.
…………………………………………………………………………………..
Nos están dando con la mano nuestros amigos los poetas.  ¡Allá vamos!  Nos entrega Ismael Carmona García la segunda parte de su poema “Pantarujas”, que tanto temor inspiran bajo la noche nochera, pero no para los enamorados, que, en parte, son los señores de la noche.  De su poemario “Pan i Verea”.

PANTARUJAS (Cont.)
Andu jaspeau i me caigu.
Lambu el barru i me sabi a hierru
la saliva a sangris, a viciu el puñu.
La lengua me s’atora.

Me chistean las pantarujas
20 i la genti se sueña.

[91] Una emboçá de repegonis
m’espina las roíllas,
enas manus las çarças, los cardus enos pies.
Lo que doloreci es el mieu.

Me chistean las pantarujas
i las luzis s’apagan.

Guipu las sombras que son bultus brancus
i las rehumbris que son prata gris:
lo demás s’acoguta
30 ena nochi buhía

. Las pantarujas me chistean
que salin diendu a casa
p’arrecogel-mi quantis pardaguea,
que la nochi no es del cutau,
ni delos nuevus junta la candela,
ni siquiera delos serenus:
es delos que s’aman enas ahueras.

Como no podía ser de otra manera, a tenor de sus últimas entregas, el “Poeta de la Niebla” nos trae unos fragmentos de su poema “Robles”, en consonancia con la primera parte de esta crónica.  De su poemario “Paisaje de Otoño”.
ROBLES

¡Ni que espesa nevada de confetis
se hubiese abatido sobre esta dehesa
de Aceituna, donde es dueño y señor
el recio roble…!  Variopintos colores
(gualdados, solferinos, albazados…)
entretiñen sus ásperas y efímeras
alas y, en esta tarde otoñal,
cuando el sol agoniza en su caldera
de cobre, un resplandor áureo y rojizo
nimba las ramas, que presienten ya
la desnudez del invierno (…)

En esta hoscosa dehesa de Aceituna,
no de terratenientes absentistas,
no de señoritingos cortijeros,
no de gestores de cotos de caza…;
y sí de honesto sudor del pueblo,
y sí de recios brazos de labriegos,
y sí de piel quemada por el ábrego…;
en estas dehesas mías, comunales,
que tan clavadas llevo en las niñas
de mis ojos (como esta que contemplo
en el morir del otoño), se alzan,
robustos y estriados, los grises troncos
del roble melojo.  Y se me desnudan
en este ocaso sanguino, mostrándome
sus fantasmales ramas: todo un susto
para el viajero perdido en la noche,
cuando el reloj va entre las doce y la una,
que dicen que mala fortuna sale
a esa hora a hollar oscuros caminos (…)”.



Comentarios
Añadir nuevo
Panderetera   |2021-12-20 22:10:13
La Casa Real ha dado el visto bueno a su viaje a Las Hurdes. No iba a ser tanto
de desperdiciar una ocasión para blanquear y limpiar la suciedad del bisabuelo
Alfonso XIII y del abuelo "El Campechano". El presidente de la Junta de
Extremadura, aliado a los alcaldes j de Las Hurdes, que piensan que el viaje
real va a hacer milagros (¡serán ilusos!), se lo han puesto en bandeja a
Felipe y Leticia. ¿No se darán cuenta de que están sometiendo a Las Hurdes
al triquitraque de siempre y que ya hartan los viajes de Alfonso XIII, del
Caudillo Franco, de Juan Carlos de Borbón y ahora de Felipe VI? ¿Tantos
viajes para qué si Las Hurdes han continuado despoblándose y aumentado la
lista de parados?
Panderetera   |2021-12-20 22:10:18
La Casa Real ha dado el visto bueno a su viaje a Las Hurdes. No iba a ser tanto
de desperdiciar una ocasión para blanquear y limpiar la suciedad del bisabuelo
Alfonso XIII y del abuelo "El Campechano". El presidente de la Junta de
Extremadura, aliado a los alcaldes j de Las Hurdes, que piensan que el viaje
real va a hacer milagros (¡serán ilusos!), se lo han puesto en bandeja a
Felipe y Leticia. ¿No se darán cuenta de que están sometiendo a Las Hurdes
al triquitraque de siempre y que ya hartan los viajes de Alfonso XIII, del
Caudillo Franco, de Juan Carlos de Borbón y ahora de Felipe VI? ¿Tantos
viajes para qué si Las Hurdes han continuado despoblándose y aumentado la
lista de parados?
Buen Rollo   |2021-12-20 22:17:42
Por lo que sabemos ahora, Fernández Vara ha sido el transmisor de la idea del
viaje a Las Hurdes a la Casa Real, pero todo apunta que el foco del origen está
en una asociación o agrupación o hasta puede ser una congregación de la zona.
Como la idea deslumbra a los que fácilmente se dejan deslumbrar, pues hasta ha
dejado con la boca abierta a alcaldes de izquierda, que puede que se hicieran
monárquicos a raíz de la visita del rey emérito, en el año 1998. Las
comilonas generan buenas amistades y si hay que convertirse a algo que es todo
lo contrario a la ideología que se profesa, no importa; se sacrifica lo que
haga falta con tal de salir en la foto. Pena, penita, pena. De nuevo, La
preciosa comarca de Las Hurdes zarandeada de un lado a otro por la maldita
política.
Viva Zapata   |2021-12-20 22:23:41
Hemos leído en varios sitios que el pueblo salmantino de La Alberca ejerció un
pesado yugo feudal sobre gran parte de la comarca de Las Hurdes y que hasta no
hace mucho las mejores fincas de esa zona estaban en manos de ricos propietarios
albercanos y que, en resumidas cuentas, hubo muchos pleitos en el pasado a
consecuencia de que los hurdanos querían recobrar sus fueros y su tierra que
había sido secularmente suya y no de los albercanos, que al parecer todavía
retienen en sus manos la zona de las Batuecas. Digo yo que a lo mejor han
organizado el viaje real para que hagan las paces los hurdanos y los albercanos,
aunque bien creemos que esas rencillas ya pasaron a la historia, pero los
hurdanos tendrán que exigir que les devuelvan las Batuecas que les robaron.
Viva Zapata   |2021-12-20 22:23:44
Hemos leído en varios sitios que el pueblo salmantino de La Alberca ejerció un
pesado yugo feudal sobre gran parte de la comarca de Las Hurdes y que hasta no
hace mucho las mejores fincas de esa zona estaban en manos de ricos propietarios
albercanos y que, en resumidas cuentas, hubo muchos pleitos en el pasado a
consecuencia de que los hurdanos querían recobrar sus fueros y su tierra que
había sido secularmente suya y no de los albercanos, que al parecer todavía
retienen en sus manos la zona de las Batuecas. Digo yo que a lo mejor han
organizado el viaje real para que hagan las paces los hurdanos y los albercanos,
aunque bien creemos que esas rencillas ya pasaron a la historia, pero los
hurdanos tendrán que exigir que les devuelvan las Batuecas que les robaron.
PARLERO   |2021-12-20 22:28:06
En mi pueblo a las agallas de los robles las llamamos "toragallas".
Como no habrá mas de 30 o 40 robles en el término del pueblo, las
"toragallas" nos las rifábamos los muchachos y tenían un precio muy
elevado, pues recuerdo que yo tuve que dar a cambio de dos "toragallas"
un montón de cromos que venían con las tabletas del chocolate y que los
coleccionábamos con mucho cariño. Si juntábamos muchas "toragallas"
fabricábamos un collar para los carnavales. Los que tenían la suerte de
lucirlos, se paseaban muy chulos por el pueblo con ellos.
JURDANA   |2021-12-20 22:35:15
Muy bien don Ismael con esas Pantarujas que le iban chisteandu y que debin metel
muchu mieu cuandu salin pol la nochi, peru cumu usté bien dici los únicus que
no se espantan de ellas son los enamoraus, que aprovechan la nochi pa dalsi
buenus fregaus. Seguru que usté tamién habrá aprovechau alguna nochi, mejol
del veranu que del inviernu, pa arrullal a alguna y ni siquiera habrá reparau
en las Pantarujas y a lo mejol las tenía al lau. El "Poeta de la
niebla", a lo suyu; cumu el articulista habla de los roblis al emprencipial
el artículu, pos él nos trai una puesía sobri esus árbulis, peru solu nos
poni cachus de ellas, que son mu sentíus, la verdá es que nos gustaría
leerlas enteras.
Comadrona   |2021-12-20 22:42:27
Al rey Alfonso el Africano le importaba tres pitos la realidad social del pueblo
español y menos aún del medio rural; él estaba más pendiente de las amantes
que tenía, de hacer negocios sucios con los trapicheos de las carreras de
galgos y con otras estafas de las que fue acusado, pero la causa judicial fue
enterrada por la guerra civil y no se supo más de ella, aunque se ha escrito en
diferentes libros que el rey, de no ser por la guerra, habría tenido que
rendir cuentas y sentarse en el banquillo, aunque tuviera que haber viajado
desde Italia, donde le dio cobijo el fascista Benito Mussolini, pues las
acusaciones eran muy graves y de ahí la fortuna ilegal que amasó. Tuvo
después un buen discípulo en su nieto Juan Carlos de Borbón, el que quiere
regresar a España y tener una paga millonaria. Encima de ser un evasor
fiscal, tiene un morro que se lo pisa.
A la Izquierda   |2021-12-21 13:59:52
Los reyes solo se han interesado por la marcha de los pueblos de la nación en
que reinan de una manera paternalista, considerándolos vasallos, dándole
algún cacho de pan y mucho circo y ¡arreando! Ellos jamás se han
sensibilizado ante las hambrunas y otras calamidades del pueblo, porque se lo
impide la construcción aristocrática de su cerebro. Acuden a recorrer pueblos
campesinos y barriadas obreras para darse un baño de multitudes y demostrar que
ellos están con las clases bajas, todo mentira, ellos lo único que hacen es
protegerse a sí miismos con la complicidad de partidos de las derechas, aunque
en el caso de España también del PSOE, y procuran tener el ejército de su
parte, porque temen que ocurra, como pasó tantas veces en la Historia, que la
guillotina cayera sobre sus cabezas o las balas de los fusiles, cuando el pueblo
harto de que vivir en la miseria, asaltaron palacios y tronos y derrumbaron un
...
Cotorino   |2021-12-21 14:05:00
Todavía quedan por lo visto muchos habitantes de Las Hurdes, totalmente
desinformados y a los que nadie dotó de una conciencia crítica, que siguen
esperando el maná de manos de los reyes, pues creen que estos son como seres
mágicos, que todo lo alcanzan y todo lo pueden, pero también son bastante
pícaros, como pasó cuando la visita de Alfonso XIII y este fue repartiendo,
como el "padrecito" zar de los rusos, monedas entre la gente. Pues hubo
muchos hurdanos que cogían la limosna, se cambiaban de ropa y volvían a poner
en la cola de la fila, para seguir recibiendo otro duro de plata.
Viva la Virgen   |2021-12-21 14:14:37
Está claro que al único sector que le interesa de verdad la visita real en
junio de 2.022 es al de hostelería, casas rurales y otros por el estilo, pues
se espera una avalancha de gente que se gastará sus cuartos en tales negocios.
Cuando pase la visita todo seguirá igual, como ocurrió en 1998 con la visita
de Juan Carlos y Sofía; ganaron los hosteleros y continuó la despoblación de
la comarca y subieron las listas del paro. Ahora, encima quieren enlazar este
nuevo viaje con el de Alfonso XIII, haciendo celebración de ambos, y nos parece
que es todo un despropósito y algo ruin e infame que se pretenda lavar la cara
de unos depravados, como es el caso del rey Alfonso XIII y de paso se la
lavarán también al que llaman rey emérito, un evasor fiscal que está
viviendo a costa de los españoles la gran vida en Abu Dabi y se está riendo de
todos nosotros. ¡Hala, señor Vara, siga usted lavando la cara de los infames!
Chonita   |2021-12-21 14:20:13
Muy cierto que quedan nombres de parajes, donde no hay un solo roble, y se
conoce con el topónimo de 'El Robledal' o 'El Robledo'; siempre me he
preguntado las razones y cuando le preguntaba a mis vecinos mayores, nadie me
sabía dar una respuesta. No queda ningún roble que yo sepa en mi pueblo como
en otros de la zona de la Campiña, pero quedan esos topónimos, de lo que se
deduce, como se dice muy bien en el artículo, que se debe a que antes hubo
bosques de robles en esos sitios, posiblemente porque había más humedad y
llovía más ahora.
Estrella Roja   |2021-12-21 14:25:58
Si ahora mismo hubiera un referéndum sobre monarquía o república, los que
votaran a la República serían muchos más que el 40,9% que leemos en la
columna. Lo palpo y lo veo en la calle y que conste que me muevo por varias
partes de Extremadura por mi trabajo. Incluso hay gente de la derecha que
votaría por la causa republicana, sobre todo después de estar viendo cómo el
rey que se escapó con el rabo entre las patas a los Emiratos se ha enriquecido
a costa de todos los españoles, por su vida disoluta y por ser otro borbón
más, que por desgracia volvieron porque así lo dispuso un dictador, cuando
todo lo que viniera de este genocida debía haberse tirado al estercolero. El
Régimen del 78 sigue siendo culpable de complicidad con la monarquía y quizás
también traidor al pueblo.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI