Paco está en los cielos con las vírgenes

ARTURO DEL VILLAR. EL papa Paco ha recibido este 10 de diciembre de 2021 a la Fuerza Aérea Italiana, con motivo de celebrarse la festividad de la Virgen de Loreto, nombrada patrona de los aviadores por su predecesor Benedicto XV el 24 de marzo de 1920, con el lema “Llamados a volar alto”. Al rey católico Alfonso XIII le faltó el tiempo para seguir su ejemplo y ofrecer el 7 de diciembre a la negra y feísima imagen, porque es la virgen más fea del mundo, y es de suponer que del reino de los cielos,  el patronazgo del Servicio de Aeronáutica Militar. En la fiesta se ha celebrado el jubileo lauretano, organizado por Paco en recuerdo de esos aniversarios. Cuantos lo han seguido obtuvieron maravillosas indulgencias, que los llevarán al reino celestial cuando fallezcan. En el supuesto de que acierten a llegar y no se pierdan por el camino, como le sucedió a la casa que ha dado lugar a esta leyenda tan increíble.

La fea imagen venerada por los aviadores militares españoles además es fascista. Fue un regalo de Mussolini, traído al aeródromo de Getafe el 10 de diciembre de 1939, para celebrar la festividad, que también la aceptan los fascistas italianos, en recuerdo de la intervención en la guerra terminada el 1 de abril con la victoria nazifascista sobre el pueblo español. Un recuerdo basado en las ruinas y los cadáveres de civiles causados por los bombardeos de los aviones militares italianos Caproni, Fiat y Savoia—Marchetti, bendecidos por el papa Pío XI y puestos bajo la protección de Nuestra Señora de Loreto. Según crónicas de la época, recibieron a la negra imagen en Getafe camisas negras, para hacer juego, del Fascio Exterior y oficiales del Corpo di Truppe Volontarie, al que por sus siglas C. T. V. el buen humor nunca perdido por el pueblo español rebautizó como Cuándo Te Vas. Se fueron cuando habían cumplido su criminal misión.

UNA CASA DE ALTOS VUELOS

La historia de las incontables imágenes milagreras del catolicismo romano, despreciadas por las restantes iglesias cristianas, resulta extravagante, aunque sin duda la más absurda de todas es la de Loreto. Hay que tener un enorme fanatismo para creerla. Vamos a dejar volar la fantasía para recordarla, porque hay que subir hasta la estratosfera para tomarla en serio desde esas alturas. Estos crédulos demuestran sus tragaderas al aceptar que en Nazaret se había conservado intacta la casa en la que vivían María y su esposo putativo el artesano José. El lugar estaba predestinado a los vuelos, porque allí se  presentó el ángel Gabriel para anunciar a la sorprendida muchacha que iba a concebir del Espíritu Santo un niño que sería llamado hijo de Dios. Esto es en el caso de admitir lo que narra el evangelista Lucas (1:26), pero el evangelista Mateo cuenta que la pareja y su hijo fueron a vivir en Nazaret al regreso de Egipto (2:23), pequeña discrepancia entre los textos. Lo que parece fuera de cualquier duda es que permaneció asentada sobre sus cimientos durante trece siglos, venerada por los cristianos de la zona como un lugar sagrado.

Hasta que en 1291, con motivo de hallarse Palestina amenazada por los árabes, alguien pensó en el reino de los cielos que la casa se hallaba en alto riesgo de ser destruida. En consecuencia, formó una escuadrilla de ángeles para que transportasen la casa a lugar más seguro, en donde no corriera el riesgo de ser arrasada por los mahometanos. Fuera quien fuese, no estaba bien adiestrado en la realización de planos, porque se equivocó al trazar la ruta aérea a seguir hasta un lugar conveniente. Por ese motivo los ángeles colocaron la casa en Tarseto, en Dalmacia, sin preocuparse por cimentarla, por suponer que su condición sagrada la hacía tan firme como la fe.

Una gran equivocación, porque ese lugar tampoco era seguro, así que tres años después, concretamente el 10 de diciembre (atención al día de la fecha) de 1294, se ordenó un nuevo desahucio, y en este segundo viaje la casa quedó instalada en Ancona (Italia), en un lugar con abundantes laureles, por lo que era conocido como Laurentum. De ahí vino a inventarse una nueva virgen, para añadir a los millones de ellas catalogadas, Nuestra Señora de Loreto, es decir, la de los laureles.

FALLOS CELESTIALES

En cuanto se difundió por aquellos lugares la noticia de la aparición de la santa casa viajera se organizaron peregrinaciones hasta ella, circunstancia aprovechada por los salteadores para desvalijar a los devotos. Al no haberse inventado todavía un seguro de viaje que cubriera las pérdidas sufridas por sus titulares, resultaba necesario admitir que aquel sitio carecía de condiciones para albergar una reliquia tan extraordinaria. Se imponía, pues, un tercer traslado aéreo, aprovechando que el servicio aéreo resultaba gratis. Lo que no se preguntaron los fieles es por qué erraban tanto los programadores de los vuelos. Si ellos se hallaban en el reino de los cielos, disfrutaban de una visión panorámica del planeta, y por ello debían calcular con exactitud el destino de los vuelos.

Pues no sucedía así. Volvieron los ángeles a cargar con el edificio, sin quejarse por tanta vacilación, y esta vez, en agosto de 1295 lo depositaron en una propiedad de los hermanos condes Stéfano y Simón Raineldi. Hasta entonces se hallaban bien avenidos, pero desde que comprobaron que resultaba un buen negocio cobrar la entrada para enseñar la casa viajera a los turistas, se pelearon para quedárselo en exclusiva, en lucha a muerte.   Por cuarta vez los ángeles, ignoramos si la tripulación habitual o una de relevo, se hicieron cargo del encargo, y en 1296 pacientemente se llevaron el inconstante edificio cerca de Recanati, ciudad costera del mar Adriático, en donde por fin lograron aterrizar con éxito, y descansar de tanto ajetreo. Para tener las oficinas de vuelo en el reino de los cielos, queda claro que carecían de una información exacta para aterrizar en el lugar conveniente.

En el siglo XIV se levantó un santuario sobre la casa, que no se ha movido de su sitio desde entonces y es lugar de peregrinaciones de fieles y aviadores en busca de indulgencias.
El papa Paco está en su papel de jefe del presunto Estado Vaticano para propalar estas fábulas, ya que le reportan un beneficio económico, y ahora precisa más dádivas que nunca para pagar las indemnizaciones a los niños violados por sus curas y frailes en todo el mundo. Lo que no se comprende es que en el siglo XXI los aviadores militares se encomienden a esa horrenda imagen antes de lanzar las bombas sobre una población.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO  




Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI