GUERRA DE LEYES LABORALES

Ángel Morillo Triviño .“Labour law wars”, que dirían los políticos de la Junta de Andalucía y de Extremadura para mostrar sus conocimientos del “inglés andalusí” de Al-Ándalus o del “inglés castúo” de los extremeños. Horteradas -qué otra cosa sino- del modernismo de quienes han hecho, paradójicamente, de sus regiones símbolos del conformismo más neoconservador y Borbón del país. De verdad, si alguien está en contra de los regímenes totalitarios, ese es un servidor. Pero hasta los chinos (comunistas aún hoy) han entendido que hay que pagar salarios decentes para que haya consumo y las empresas puedan ser más competitivas y el Estado (recaudando mucho más con sus impuestos indirectos) más fuerte y más poderoso.

Los gringos van por la misma senda cuando han advertido que China se les adelanta económicamente (lo cinco primeros Bancos del mundo por capitalización bursátil son hoy ya chinos) y en otros aspectos de la vida cotidiana, estando muy cerca (si es que no los han sobrepasado ya) en lo tecnológico. Ya es fácil ver chinos haciendo turismo por cualquier parte del mundo y de sus suministros dependen millones de fábricas de muchos países que se suponen desarrollados (mayoría de la OCDE). Les recomiendo que lean “Guerra Irrestricta” en la Wikipedia para que vean lo que puede ocurrir con China

A nadie se le escapa que 1.400 millones de personas consumen mucho y necesitan de muchas viandas para sobrevivir que sólo pueden adquirir si se les paga un salario digno. Algo que el trasnochado neoliberalismo facha no ha sido capaz de asimilar incomprensiblemente, pues como dijo El Roto: “Si no nos pagáis, a quién les vais a vender lo que fabricáis”. Subir el SMI y todos los demás salarios (los de los españoles están entre los más bajos de la UE y de la OCDE) en general aumentan el consumo y por consiguiente el empleo y los beneficios empresariales (último premio Nobel de Economía), además de, por ende, adicionar los impuestos indirectos y hacer subir enormemente la recaudación del Estado. Por el contrario, los bajos salarios desarrollan las desigualdades sociales y la pobreza, en la que España es número uno de la UE y, como no podía ser de otra forma, Extremadura es número uno de España (con el 44,6% de pobreza entre sus habitantes, lo que supone que del 1.057.999 que viven aquí, 471.868 “semos probes”).

Hasta tal punto se ha adueñado la pobreza de nosotros, que tenemos ya ¡once millones de trabajadores! que a pesar de tener trabajo son pobres y están cada día que pasa más cerca de la exclusión social. Sin contar que Oxfam Intermon ha advertido que la pobreza puede aumentar en España en 1,1 millones a causa de la pandemia. Así ocurre que “antes eran los pobres los que no tenían nada; luego, los emigrantes eran los pobres; después los pobres eran los parados; al final, los que tenían trabajo se convirtieron en pobres, pero entonces ya era demasiado tarde, porque la pobreza se había convertido en la situación normal”. De modo que, el que todavía pueda emigre del caciquismo criminal, de la precariedad y la pobreza, de la injusticia, de la discriminación, del analfabetismo socio-político, de la incultura y el subdesarrollo social, político, económico y humano (el saldo de Extremadura -1983-2019- es mayor pobreza y precariedad, menor prosperidad, bienestar y población residente y corrupción ilimitada; y nada va cambiar “mientras la militancia y el clientelismo permitan a los políticos tener razón sin tener que razonar”, que dijo, como no, El Roto).

Por otra parte, la precariedad laboral sólo aporta miseria y desmedida proliferación de capitalistas que -como está más que demostrado- no contribuyen ni a la creación de empleo ni a la recaudación de impuestos, ya que son los reyes del sistema más ofensivo de evasión fiscal. Amén de ser una lacra para cualquier país democrático debido, reitero, a que no contribuyen con nada al mantenimiento del Estado y de los servicios que éste tiene que prestar, convirtiéndolo en una Plutocracia como es nuestro caso. Incluso se da la circunstancia de que millonarios ingleses y americanos han solicitado de sus gobiernos que les suban los impuestos, seguramente, por lo vergonzoso que les resulta no contribuir con nada al desarrollo de los demás; o quizás sea por temor a que algún Presidente eche mano de un nuevo “New Deal” como el de Roosevelt y les haga pagar de un golpe todo lo que no han pagado en muchos años de evasión fiscal y de eso que llaman en EEUU “honest graff” (corrupción legítima), de tal modo que el 1% de la población acumula más fortuna que el 90% gracias -en parte- al sableo estatal.

Nadie duda (ningún economista, por muy neoliberal que sea, puede poner en hesitación) que si el Estado tiene los fondos necesarios, mejoran ostensiblemente la Educación, la Sanidad, todos los Servicios Sociales, la Justicia (en España bajo mínimos) y el Empleo Público necesario para atender como es debido la Dependencia y el cuidado de nuestros mayores. Amén de que si hay salarios decentes mejoran y mucho la adquisición de viviendas, los alquileres, el parque móvil (el de nuestro país está en cerca de ¡once años! de media), y la proliferación de emprendedores que crean empresas de todo tipo incluyendo las de servicios. Porque donde hay ingresos fluye el crédito bancario, eso es maximalista y axiomático.

Me duele tener que reconocer algo bueno de un régimen dictatorial y, en sus principios, inhumano, pero cuando se vaciaron los pueblos (el mío tenía más de 1.200 habitantes y se quedó en, quizás, 500, pues yo era entonces un niño y no lo recuerdo bien, allá por los años 50/60 del siglo pasado) porque las tierras devastadas por la guerra incivil las compraron los ricos y la mayoría de la gente pasaba hambre por lo poco o nada que les pagaban por sus labores, comenzó el éxodo a las capitales y a otros países de Europa y la gente salió adelante -imagino que con gran sacrificio y desmedido esfuerzo- y consiguieron comprar su pequeño piso y su utilitario para volver al pueblo en verano y exhibir sus “billetes verdes”.

¿Y cómo eran las relaciones laborales por aquel entonces? Pues miren: Servidor que tuvo su primer trabajo en Madrid (ya en los años 70, poco antes de la llegada de la Plutocracia) a los seis meses fue hecho fijo (lo cual suponía que para poder rescindir mi contrato, la empresa -inglesa en este caso- me tenía que indemnizar según mis pretensiones y no por lo que ella considerara, no había despido libre ni por asomo) y al año fui ascendido de categoría porque así lo exigía la legislación laboral de entonces. Lástima que después llegara D. Felipe González Márquez y convirtiera el mundo sindical (muy poderoso al principio de los años de inicio del cambio de régimen) en un sindicalismo displicente -tras dos huelgas generales- gracias a los famosos cursos de formación que hicieron “adinerados” a muchos de los mandos sindicalistas y trajeron la ruina de los trabajadores que aún no se han recuperado del “mazazo laboral” que terminó con sus derechos para pasar a los derechos de las empresas y a la precariedad y discriminación salarial y consecuentemente de las futuras pensiones sino se ha entrado por el aro de la Banca con uno de esos planes usureros que promueven.

Dicho lo dicho, no sé qué va a pasar con la Reforma Laboral, pero dudo que se lleve a cabo su derogación tal y como la concebían los de Podemos. El pulso entre Yolanda Díaz y Nadia Von Calviño seguro que se va a decantar a favor de la neoliberal puesto que tiene el apoyo del Presidente del Gobierno que nadie duda está más, paradójicamente en un socialista, por la empresa que por los trabajadores. Me da que se va a llevar a cabo una especie de “lavado de cara” que puede traer consecuencias muy negativas para el mundo del trabajo y que los progresistas no deberían consentir. Yolanda Díaz se está jugando su futuro político en un “partido de futbol” a cara de perro. Como se deje marcar un solo “gol” por la Calviño habrá tirado por tierra todo su crédito político… y los españoles que aún soñamos con una Democracia en lugar de una Plutocracia como ahora tenemos, sufriremos sus consecuencias y tendremos que empezar de nuevo, entre otras cosas, buscando un nuevo líder o una nueva mujer “que los tenga bien puestos”.

Hay muchas razones para la derogación de la actual Reforma Laboral: Despidos más fáciles y más baratos; peores condiciones de trabajo; dar prioridad a los convenios de empresas frente a los convenios de sector; subordinación de trabajadores y abaratamiento de los costes laborales; mayor indefensión para las capas trabajadoras y marginación de sus representantes sindicales y mayor poder y control empresarial; no crea empleo, prolonga la crisis y perjudica a la mayoría; etc.; etc. Todas las razones están sobradamente publicadas y son de justicia su derogación, de ahí que el empresario tenga muchas razones para estar a favor de la reforma del 2012, tantas como las que tienen los trabajadores para estar en contra.

Cada día que pasa hay en la prensa independiente (yo la otra no la miro, salvo, excepcionalmente, algún artículo del periódico El País) algo nuevo de lo que piensan unos y otros sobre la derogación de la actual Reforma Laboral; y lo que percibo, pesimistamente, es que los socialistas nos la van a meter doblada y no van a tener el mayor escrúpulo en engañar a Yolanda Díaz o al “lucero del alba” si fuera necesario. El hecho de que haya aparecido el fantasma de D. Felipe González Márquez (ya un neoliberal convencido) acompañando y abrazando al Presidente del Gobierno no deja lugar a dudas de lo que, cuando menos, se va a intentar “meter por la puerta falsa”… como decimos los extremeños cuando vemos claro un engaño.
Si algo está muy claro, es que una mujer (actualmente muy querida por la gente que quiere justicia y progreso) puede cambiar las relaciones laborales de este país, y otra mujer (odiada por esa misma gente por su comportamiento abierto al expolio empresarial como norma principal de su quehacer y amiga de la “jefa” del Estado en la sombra, la Sra. Botín) puede, como se dice vulgarmente, “joder el invento”. Veremos qué pasa.



Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI