NACIONALISMO O LA CULTURA COMO ARMA

Agustín Vega Cortés
“De esta forma, convierten la escuela, ya definitivamente,  en un centro de reafirmación  identitaria, relegando a un segundo plano el verdadero sentido de la enseñanza, que es el de formar a personas competentes y libres, con criterio y con capacidad de comprender el mundo en el que vive y de comprenderse a sí mismo.”

Los nacionalistas catalanes y vascos, tanto los de siempre, que han ostentado el poder durante décadas en sus respectivas comunidades, como los conversos, que pueden llegar a ser peores, pretenden negar el hecho de que desde la constitución de 1978, hemos vivido un período histórico de progreso y convivencia, como jamás, lo había tenido nuestro país. Y que los primeros estatutos de autonomía de Catalunya y del País Vasco, fueron para  la inmensa mayoría de las poblaciones de ambas comunidades, una solución feliz que enlazaba directamente con los estatutos aprobados por la II Republica y que colmaba sobradamente todas las aspiraciones de autogobierno, justamente reivindicadas durante la lucha por la democracia. Sin  embargo, las ansias de poder de los partidos nacionalistas, y no solo de ellos, han terminado por crear un problema que es más grave que el que se intentaba solucionar. Hoy, cuando en ambas comunidades, todo el poder político  está en manos de sus respectivos gobierno autonómicos, hay, sin embargo, más independentistas que nunca, y el discurso de los partidos que llevan décadas gobernando, sigue siendo un discurso victimista, falsario y de fingido resentimiento, hacía un supuesto Estado centralista, que les impide desarrollar plenamente su autogobierno. Pero  la única verdad es que vivimos en el Estado más descentralizado de Europa y tan vacío de competencias en las políticas que más directamente afectan a los ciudadanos, que cada día está más incapacitado para garantizar la igualdad entre los mismos.

Esa perversa estrategia consistente en, por un lado, mantener el poder político  en base  a la legalidad actual y, por otro, seguir representando la ficción de naciones subyugadas, cuestionando esa misma legalidad, ha resultado absolutamente eficaz para mantenerse en las poltronas y consolidar  una casta política comparable en poder, fastuosidad  y privilegios, a la de cualquier Estado soberano. Una casta, dedicada, precisamente para perpetuarse como tal, a desarrollar todo un plan encaminado a crear una sociedad mayoritariamente nacionalista, cosa que, no solo han conseguido, sino que una parte muy importante de los jóvenes educados en la democracia, está claramente por la independencia. Una juventud, a la que  desde  las instituciones de enseñanza  y desde todo el entramado cultural y mediático, férreamente controlado por el poder político nacionalista, se les ha enseñado, con notable éxito, que España no es más que una imposición ajena y extraña, que simboliza la opresión y el atraso.

Para inventar la nación, catalana o vasca, se ha tenido, previamente, que inventar un enemigo necesario que haga de aglutinante, pues saben que  la forma de construir una nación, sea real o inventada, es siempre, luchando contra otra.

Por eso, la Ley de Educación de Catalunya, no es más que la culminación de un proceso que empezó hace muchos años.  No es una ley para mejorar la enseñanza, sino, como ha dicho ERC,  “es un paso más  para la construcción del Estado catalán”.  De esta forma, convierten la escuela, ya definitivamente,  en un centro de reafirmación  identitaria, relegando a un segundo plano el verdadero sentido de la enseñanza, que es el de formar a personas competentes y libres, con criterio y con capacidad de comprender el mundo en el que vive y de comprenderse a sí mismo.

La cultura sin adjetivo es un lugar de encuentro y de convivencia, donde la diversidad humana nos enriquece a todos, pero la cultura como arma política para excluir a los demás, se convierte en un dogma que sustituye a cualquier otro ideal político o proyecto colectivo, y que termina por ser  una  imposición ideológica  absolutista, comparable, en  el fondo, con cualquier otra ideología totalitaria.

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI