AGENDA DE LA NUEVA A-NORMALIDAD: 3 DE ENERO (XXVII)

Félix Barroso Gutiérrez

A José Antonio Durán García le conocí en la edición del “Carnaval Jurdanu” que celebramos en la alquería jurdana de Martilandrán el día 6 de marzo de 2014 (“Sábadu del Entrueju”).  Se dedicaba a recorrer festejos populares de cierto renombre para vertebrar documentales de carácter etnográfico.  El pasado 22 de febrero, pocos días antes de que los ciudadanos de a pie asumiéramos que nos encontrábamos ante una pandemia que llenaría de luto el mundo, también estuvo José Antonio con nosotros en Peroti (en castellano, Pedro Muñoz), la alquería, perteneciente al concejo de la villa jurdana de El Casar de Palomeru (en castellano, El Casar de Palomero), donde tuvo lugar otra edición más de dicha fiesta.

Cuando este documentalista se enteró de nuestro lugar de origen, nos comentó: - “Pues en ese pueblo estuvo mi bisabuelo de médico”.  Y nos refirió que tenía en su poder unos cuadernos donde su bisabuelo daba cuenta de ciertos casos curiosos que le ocurrieron, en el ejercicio de su profesión, por las diferentes localidades donde ejerció.  José Antonio no tardó en enviarme copia de cómo su bisabuelo recibió al Año Nuevo de 1900 en una choza levantada en la dehesa boyal y comunal de estos propios, atravesada por el arroyo “Pizarrosu” y lindera con los términos de Ahigal y El Cerezo.  Con los apuntes en manos de aquel médico, hemos vertebrado el siguiente relato, siendo fieles, en todo momento, al espíritu de los apuntes del cuaderno:

“Nochevieja de 1899. Una helada más afilada que una daga se dejaba caer desde lo alto y cortaba la piel de la gente nocherniega. El campo de estas latitudes, donde las moleñas se hermanan con las pizarras, se iba cubriendo de una extensa capa alba. Las aguas se volvían puro carámbano. El alcalde de vara del lugar, Diosdado Caletrío Cabezalí, andaba brindando con aguardiente en una sombría taberna. A su vera, el médico, don Agapio Durán López, mozo soltero y sustituto como galeno por baja del titular, y una docena de quintos, con el tamborilero. Estaban a punto de caer las doce de la noche.

De pronto, un paisano flaquiseco y ojeroso, con barba de varios días, cubierto por una parda anguarina y un sombrero de paño que debió ser de color negro en sus buenos tiempos, irrumpió en la tasca. Requería los servicios del médico.

José García Espinosa, natural del pueblo salmantino de El Colmenar, estaba con los nervios deshechos. Su mujer, Mariana Hernández Martín, también castellano-leonesa del lugar de La Tala, en la misma provincia, se había puesto de parto y se encontraba bastante mal. La había dejado sola en una choza levantada en la dehesa boyal y comunal. Don Agapio, fiel al juramento de Hipócrates, se preparó para ir a atender a la parturienta. El regidor de la localidad decidió acompañarle. A lomos de caballería, se metieron de lleno en las oscuras y heladoras fauces de la dehesa. A la luz de un candil, el médico se dio buenas mañas para traer sana y salva a la criatura.

Actuó de partero su compañero, el regidor. Como el caso se resolvió positivamente, José García, el padre de la criatura, no sabiendo cómo agradecer el servicio no tuvo más feliz idea que presentar unos quesos, unos chorizos, unos mazacotes de turrón de La Alberca, un pellejo de vino, café portugués y un calumbuco con aguardiente. No tardando, los tres varones estaban como una cuba, cantando a pleno pulmón y dando vivas a todo lo que se movía. El alcalde, como hombre de ideas conservadoras por aquello de que tenía cuatro vacas, una punta de ovejas y algunas partidas de olivos, se desgañitaba aclamando a Marcelo “Farragua”, que no era otro que Marcelo Azcárraga y Palmero, a la sazón Presidente del Gobierno de España. Por su parte, el galeno, que se jactaba de ser un liberal de tomo y lomo, vitoreaba a Práxedes Mateo Sagasta, jefe de la oposición y que se haría con el mando pocos meses después, el 19 de mayo de 1901. Y el pobre del padre de la criatura, un pegujalero al servicio de algún terrateniente castellano, se desaforaba en pro de los anarquistas Federico Urales y Anselmo Lorenzo.

Seguro que a los oídos del castellano habían llegado ecos de las ideas que introdujera en España el italiano Guiseppe Fanelli, aunque él no capiscara muy bien lo que era el mutualismo, el societarismo, la democracia directa o el colectivismo; pero sí intuía que aquella musiquilla podría aflojarle sus cadenas y dignificarle su condición de siervo de la gleba. Afuera, mientras tanto, la blanca escarcha iba haciendo de las suyas.  Se había producido el salto de siglo y el día 1 de enero de 1900, lunes, venía ya clareando entre los alcornoques, las encinas y los robles.”
………………………………………………………………………………………….
Dando un breve repaso al estado de la pandemia en la región extremeña, hay que decir, clara y rotundamente, que todo el gozo se hundió en el pozo.  El optimismo de hace escasamente un mes a tenor de las cifras de contagiados, que nos hacía ser punteros en la lucha contra la Covid, se ha teñido de tinieblas y Extremadura ha pasado a colocarse entre los vagones delanteros.  Todo un giro de 180 grados y de ser la comunidad autónoma con la incidencia acumulada más baja hemos abierto las puertas del 2021 con un nivel de alerta 4 y con pronósticos que no pintan nada de bien.  Mañana, lunes, veremos los resultados de las fiestas de la pasada semana y los datos hablarán por sí solos.  Porque noticias nos llegan de que, en numerosos puntos de la región, se han celebrado fiestas de Nochevieja y Año Nuevo hasta la madrugada, donde las mascarillas brillaban por su ausencia y las distancias se reducían a menos de una cuarta.

Es imposible controlar fiestas en casas o naves ubicadas en fincas dispersas por el campo.  No hay medios para ello.  Imposible peinar la vasta extensión del territorio extremeño.  La complicidad también ayuda a que los irresponsables, carentes de conciencia cívica, faltos de solidaridad, frialdad ante los fallecidos y  bebedores del caldo del negacionismo campen a sus anchas.  Quien más y quien menos tiene algún pariente entre los descerebrados fiesteros y, para evitarse problemas, sellan sus bocas.  La rebeldía de nuestros jóvenes, abducidas sus mentes, en muchísimos casos, por la infinidad de bulos que corren por las redes sociales en torno al coronavirus y las vacunas, se erige en insumisión militante y no atiende a razones de peso.  Hemos superado los 500 casos (en algunos casos, los 800) por 100.000 habitantes, cuando el pasado 7 de diciembre solo era de 187 casos.  Demasiado optimismo y relajamiento por parte de las autoridades.  Las consecuencias y falta de previsiones se pagan duramente.  Algunos tendrán que rendir cuentas, no solo los que son pillados in fraganti y sancionados.
…………………………………………………………………………………………………………..
La política interna (y con ello pasamos a otro estadio de nuestra disidente crónica) de esta democracia nuestra, a la que le sigue faltando un hervor, continúa arrastrando el lastre de la huida del “Rey Fugado”.  Cuando, recientemente, se ha intentado que el Ministerio del Interior explique a los españoles el dispositivo del que goza el ciudadano Juan Carlos de Borbón en los Emiratos Árabes, dicho Ministerio se niega en rotundo.  Ni siquiera ha hecho público el número de agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que están al cargo de tal dispositivo.  La Secretaría de Estado de Seguridad responde al Portal de Transparencia con un comunicado que rezuma demagogia por todos sus poros; todo un rollo patatero que tira balones fuera y se larga, montaraz, por los cerros de Úbeda.  Incluso se dice que informar sobre tal dispositivo puede dañar las relaciones exteriores con ese país donde está refugiado “El Campechano”.

¿Relaciones exteriores con los Emiratos Árabes, con esos territorios feudales, antidemocráticos y que son verdaderas apisonadoras de los derechos humanos?  Pero para venderles armas a países de tal calaña, al parecer, no se erosionan nuestras relaciones exteriores.  ¡Cuánto cinismo! Las arcas públicas, o sea, el dinero de todos, sirve para proteger y permitirle que continúe con su vidorra a un señor que fue Jefe de Estado y está siendo investigado por dolosos y escandalosos delitos.  Pero a los paganos contribuyentes no se les puede explicar, con puntos y comas, dicho dispositivo.  Y todo en base a que esa información es “materia reservada”.  ¿A qué vienen tantos miramientos con ese sujeto, cuando a otros presuntos delincuentes se les aplica la Justicia pura y dura? ¿Acaso no se puso en busca y captura -valga el ejemplo-, de manera inmediata, nada más iniciarse las diligencias judiciales, al director general de la Guardia Civil, Luis Roldán Ibáñez, en 1994, por enriquecimiento ilícito en el ejercicio de su cargo? La ley del embudo.  Después dirán que la Justicia es igual para todos.  Habría que considerar si ese Ministerio del Interior no está incurriendo en un flagrante delito al ocultar y proteger a quien millones de dedos señalen como un auténtico ladrón de guante blanco.

Por otro lado, siguen coleando más pisoteos de los valores democráticos por parte de miembros en activo del Ejército español; en este caso, por parte de la Subdirección de la Escuela de Especialidades de la Estación Naval de A Graña (El Ferrol), a tenor de la denuncia puesta por el Bloque Nacionalista Galego (BNG).  La denuncia pide que el Ministerio de Defensa investigue, a través de una iniciativa presentada en el Congreso, la conmemoración en la citada Escuela del hundimiento de un submarino de la “escuadra roja” en 1937, durante la guerra de sedición (no civil) española.  Así mismo, se revise y sancione el documento expedido, con fecha 1 de enero de 2021, por la mentada Subdirección de tal Estación Naval, donde se describen los hechos con un lenguaje propio del más abyecto franquismo.  Como vemos, no cesan las exaltaciones de la dictadura por parte de militares en activo, pero el Gobierno de la nación está más preocupado por la situación de un exjefe de Estado, que aparece reflejado en algunos libros publicados y otros artículos de prensa como: autogolpista, perjuro, ladrón, vividor o putero, que por los misiles lanzados a la línea de flotación de nuestra endeble democracia por militares desleales que, en su día, juraron la Constitución.  Militares que son aplaudidos por unas derechas que se tiran el moco de ser, ahora, más constitucionalistas que la propia Carta Magna, cuando no lo fueron en el pasado, a la que zancadillearon en todo momento.
…………………………………………………………………………………………….
Cambiamos el son del tamboril y nos vamos con viento fresco para pillar a nuestros poetas, a los que ya vemos que han cruzado, con buena salud, el umbral del año 2021.  Ismael Carmona García, el que diestramente compone versos en nuestra “Lengua Estremeña”, nos trae un poema que titula “A Catulu”, pues, en él, se apela al nombrado poeta latino Cayo Valerio Catulo.  Leámoslo:

A CATULU
Por tolos páxarus Catulu!
Lú, por qué el tiempu ahuyi por auroras
que unus previlegiaus namás puein vel?

«Cielus mohosus, tiempu de soleá.»

5 Sigan i que acontinin
ritmus i rimas i maris i murus:
nengunu es lo suficientimenti grandi pa afrental-si
contra’l grandol el universu.
nenguna letra
10 se lo mereci
porque ninguna
val más que un polvorinu en Júpiti.

Peru otrus días eran
enos que’l Sol
15 restrallava gomus de lus
nel mi nombri. Otrus
días eran entoci
enos que m’alamentava por bel perdíu,
peru ora no pueu lamental-mi:
20 El Sol se desacula,
l’astronomía es una cencia
incompresibli pa quien gañi versus
alantrinu las pieras.

Casi difuminado entre la boira, más en estos días invernales, nuestro “Poeta de la niebla”, tal y como se leía en el arrugado papel que se le encontró a Antonio Machado en el bolsillo de su chaqueta cuando murió en Colliure, canta lo que se pierde.  Con la voz quebrada, casi afónica de tanto gritar su amor por los túneles sin nombre, aunque manteniendo la luz de la esperanza:
PÉRDIDA

¡Qué verdad en papel tan arrugado!
Tanta o más que su ajada chaqueta:
en bolsillo una frase muy concreta:
Se canta lo que se pierde.  Atinado

acierto.  Lo escribió Antonio Machado.
En Colliure finó su última meta.
La otra España era Saturno: escopeta
letal devorando a hijo colorado.

Y tú, Pedro, cantabas lo perdido
aun después de ser vana la esperanza.
Detrás, yo; cantando a moco tendido.

No se olvida lo que se ama a ultranza
y, cuando el verso emerge de lo hundido,
vemos una estrella en lontananza.
(Del poemario: “Charlando junto al río Charles.  Monólogos con Pedro Salinas”)











Comentarios
Añadir nuevo
Chintín   |2021-01-05 23:48:11
Esperemos que esta noche los Reyes, en cuyo gremio no figura ni se le espera el
que fuera Jefe del Estado español y escapado a los Emiratos, nos echen un país
más libre, más solidario, más fraterno, más humano, más igualitario y más
republicano. Por de pronto, ya nos hemos enterado hoy que del compromiso
firmado por los partidos políticos con representación en El Congreso para
hacer de esta institución un remanso de entendimiento, de cooperación y de
críticas razonadas, sin incitación al odio y sin cabida a convertirlo en la
caja de los truenos, ya se han salido el PP y VOX. Ambos partidos se
descalifican así mismos por escapar cobardemente. Prefieren mantener el hacha
levantada que fumar la pipa de la paz. Esperemos que el pueblo se percate de
ello.
Claraboya   |2021-01-05 23:51:43
¿Qué tal le irá al Campechano en estas Navidades por los Emiratos Árabes?
Qué imbéciles somos los españoles, al permitir que con nuestros dineros, que,
en parte, ha hecho suyos a tenor de los latrocinios por los que se le investiga,
se pegue, riéndose ante nuestras narices, la vidorra padre en esos países que
solo saben lanzar escupitajos contra los valores democráticos. Alguien
tendrán que rendir cuentas. ¿O no es así, Casa Real y Gobierno de la
nación?
Jurdana   |2021-01-06 00:18:31
¿Pos quién es esi Catulu, señol Ismael? No tengo el gustu de conocerlu,
siguru que es argún pueta de la antigüedá antigüísima; algu enreosa la
puesía, poh no acabu de cogerli la gracia, porque yo soy mu pocu versá en esas
cosas de la astronomía. En lo que se refieri al Poeta de la niebla, que sigui
escondíu en el su anonimatu, ya vemus que sigui charlandu con esi gran pueta
que fue Pedru Salinas, y agora tamién meti pol mediu a don Antonio Machadu,
cuánta verdá es esu de que "se canta lo que se pierdi".
Carnitoro   |2021-01-06 00:23:13
Menuda Nochevieja se pasaron el tal don Agapio, que era el médico del pueblo, y
el alcalde, Diosdado Caletrío, con el pastor con labriego castellano,
cogiéndose una buena moña metidos en el chozo, mientras caía la helada fuera,
qué vida la de otros tiempos. Son historias de los héroes anónimos de nuestra
Historia, que no aparecen en los libros de Historia, pero contribuyeron a
hacerla, mientras que otros hoy en día contribuyen a destruirla, a reescribirla
o convertirla en una guerra del odio, del no a todo y del lenguaje
guerracivilista.
Caballo Loco   |2021-01-06 00:38:59
O ataja el Gobierno con mano dura y con contundencia esos brotes de militares
fascistas o se tendrá que llevar la mano a la cabeza. La situación se parece
a aquella de los meses primaverales de 1936, cuando el presidente del Gobierno,
Casares Quiroga, no hacía caso a los ruidos de sables que le llegaban y pensaba
que todo eran "sanjurjadas", y por no darle importancia se encontró, de
golpe y porrazo don un golpe de Estado de los militares apoyados por las
derechas y con una guerra civil.
Guiomar   |2021-01-06 12:17:46
¿Por qué el Estado español protege y gasta nuestros dineros públicos en
hacer más cómoda la estancia en los feudales Emiratos Árabes de un vergonzoso
exJefe de Estado que está señalado a través de la investigación como un
ladrón y blanqueador de dinero? Alguien me lo puede explicar. Todo apunta que
este país parece como si hubiera vertebrado una camorra entre la Casa Real y el
Gobierno para proteger a un presunto delincuente de los grandes: por esa regla
de tres, ¿por qué no protege también al resto de españoles que están
acusados de graves delitos y se han largado fuera de España, que hay unos
cuántos, entre ellos ciertos nacionalistas catalanes? Da la impresión que
estamos dirigidos, tanto en lo que se refiere a la cASA REAL como al GOBIERNO,
por una especie de mafia que pretenden ocultar cosas más gordas.
Laurica   |2021-01-06 12:21:52
Los del rey emérito (cada vez que pronuncio estas dos palabras me producen
arcadas) es incalificable. Y pensar que todavía hay extremeños que salen a
escribir artículos y cartas en la prensa regional defendiendo la figura de este
sinvergüenza, por no decir otras cosas. Pues que sepan esos señores que un
día sí otros también aparecen escribiendo en ciertos periódicos extremeños
alabando y blanqueando la figura del REY ESCAPADO, son cómplices directos de
sus latrocinios, tan sinvergüenzas como el propio rey emérito, haciendo gala
de una desvergüenza que demuestran la calaña a la que pertenecen.
Aleluya   |2021-01-06 23:22:38
Todo apunta a que la ministra de Defensa, Margarita Robles Fdez., ha puesto
firmes, en el discurso del día de Reyes, a los militares franquistas. Pero no
solo sirve la condena de palabra y alguna que otra sustitución, sino que hay
que tomar medidas más contundentes, pues la minoría puede extenderse y
contagiar a otros muchos y convertirse en mayoría. Mientras sigan VOX y el PP
acuciando, con sus intrigas y su oposición cavernaria, desde atrás, pues el
horizonte se irá ensombreciendo y vendrán los sustos.
Parlero   |2021-01-06 23:26:43
La vida de nuestros abuelos, siempre bajo los terratenientes, eso lo digo al
menos en la zona donde yo he nacido y me he criado, que es la comarca de la
Serena, fue una vida miserable. Malviviendo en chozos, por donde se colaba todo
el frío que le daba la gana, ganando jornales miserables y trabajando de sol a
sol; tenían que estar varios años ahorrando las cuatro cochinas pesetas que
les pagaban los señoritos para poder levantar una humilde vivienda. La Edad
Media se ha prolongado en Extremadura hasta que empezó la emigración por los
años 60 y 70 del pasado siglo, sobre todo en las comarcas donde la tierra es de
cuatro.
Paleto   |2021-01-06 23:31:42
Extremadura se ha ganado a pulso el ostentar el maldito récord de estar en
estos momentos a la cabeza de comunidades con mayor índice de contagios por el
coronavirus. Como leemos en el artículo es muy cierto que en muchos pueblos
por lo que oímos y nos cuentan no solo grandes sino también muchísimos
pequeños la gente joven y otros no tan jóvenes han estado estas fiestas
navideñas de juerga hasta que salía el sol, metidos en naves, cocheras y otros
edificios, bebiendo como cosacos, sin mascarillas y sin guardar distancias;
incluso se habla de bares que cerraban, ponían la luz al mínimo gas y la gente
seguía de farra dentro de ellos; como la guardia civil no puede acudir a todos
los sitios, pues pasa lo que pasa y la gente mayor está realmente con un miedo
que le tiemblan las piernas.
Aurora Roja   |2021-01-06 23:35:32
Me gustan los poemas que cierran el artículo, pues ponen una nota insumisa
dentro del texto, que más heterodoxo y transversal no puede ser, lo que le hace
más ameno y atractivo. Pero por más que intento descifrar algunos poemas en
extremeño me cuesta un montón; intuyo que tienen gran valor y sentimiento, sin
embargo el que no nos hayan enseñado a escribir y leer en nuestra lengua que
hemos mamado desde chicos da lugar a que nos resultan muchas estrofas
ininteligibles.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI