A LA MINISTRA MEJOR VALORADA

Ángel Morillo Triviño

Pues sí, curiosamente, en el mundo capitalista (dominado por los establishments financieros y mediáticos y por las oligarquías del neoliberalismo más corrupto jamás imaginado), resulta que un país que ha batido todos los récords de pobreza y desigualdad entre los que integran la OCDE (los más desarrollados) y los de semejante “riqueza” de la Unión Europea (UE) tiene una Ministra de Trabajo comunista que es la mejor valorada de su actual Gobierno por la sociedad.

La mejor valorada de un Gobierno de coalición en la que, para colmo, se las tiene que ver con un Ministerio que, así mismo, tiene los índices de paro entre los más elevados de la UE y que ahora se van a disparar por motivos del Covid-19 que va a mandar a casa a unos pocos de millones de trabajadores que tienen contratos temporales (incluso de días sólo, ¡la caraba del empleo!) y precarios producto de una Reforma Laboral (la del 2012) de los anteriores gobernantes que divide el empleo para justificar las cifras como si de algo especulativo se tratara y tratando de idiotas a los ciudadanos.

Pues bien, ahora va a resultar que eso de ser comunista no es el diablo en persona. Que hay comunistas que negocian más y mejor que los capitalistas, que demuestran tener más capacidad para llegar a acuerdos que los sumisos sindicalistas displicentes que la sociedad actual ha heredado de gobiernos que se autodenominaban socialdemócratas y en realidad no eran otra cosa que neoliberales como todos los demás de la UE-15, incluido, por supuesto, el de nuestro más insigne intermediario, el Sr. Zapatero.

Ni que decir tiene, que a los ciudadanos nos importa un bledo lo de capitalista o comunista ni lo de derechas o de izquierdas, lo único que nos interesa es lo de progresista, lo que está relacionado con nuestro bienestar y con el futuro de nuestros hijos en un mundo más pacífico y más ecológico, y donde no falte el trabajo digno (no el que hay ahora) para poder formar una familia y mantenerla dignamente (perdón por la reiteración, pero…) como mandan las reglas de una sociedad bien educada y consciente de los bienes de que dispone.

Una sociedad progresista que se olvide de las penurias que ahora, por culpa del malvado neoliberalismo, está sufriendo y, como ya creo que he dicho en otra ocasión no hace mucho, no sea tan resiliente y aproveche su voto para que quienes -como esta ministra- se preocupan de verdad del bienestar de todos y no sólo de unos pocos privilegiados que viven en la opulencia por herencia o por “muy malas artes” empresariales. Me considero de principios socialdemócratas nórdicos en su más intachable condición; pero, mientras eso llega -si es que lo hace alguna vez, que lo dudo- y nos trae el ansiado progresismo, ¡vengan comunistas como esta Sra. Ministra de Trabajo!

Aunque, “no todo lo que reluce es oro”. La tan prometida derogación de la Reforma Laboral del 2012 no acaba de llegar, y el empleo cada vez se resiente más del trabajo precario y temporal que tiene atenazados a millones de trabajadores que, aun teniendo trabajo, son pobres y a duras penas pueden llegar a final de mes. Eso lo saben ya hasta los niños de la escuela, de los que pueden ir a la escuela, porque con esto de la Pandemia…

Esa derogación tiene que llegar ya, sin más dilación que la imprescindible por motivos burocráticos, que es algo consustancial -por desgracia- a este país. Pero, además, quiero recordarle a la Sra. Ministra de Trabajo, para sí y para sus colegas que corresponda, que ahora tenemos la ocasión de cambiar este país en algunas cosas que se han enquistado con el tiempo y que ya es hora de “meter mano”.

Sra. ministra: ¿Qué va a pasar con el anunciado impuesto a las grandes fortunas? Sí o sí, y si se llevan el dinero fuera del país (que ya se están llevando), pues que les aproveche, de nada nos vale que lo tengan aquí sin pagar nada por ello, y encima les sirva para disfrutar de nuestro sol y nuestras playas, autovías, caza y la más exquisita restauración del mundo. Amén de que el patrimonio rural y urbano -que es inconmensurable- no lo pueden trasladar a ningún paraíso fiscal, por lo que hay que restablecer el Impuesto de Patrimonio -en su justa medida- y otro gallo les cantará.

Cómo es insufrible que haya gente sin poder llevarse nada a la boca, y si lo hacen es gracias a la beneficencia de Cáritas (después de este párrafo hago un inciso y digo algo del informe de Cáritas) y de los Comedores Sociales, mientras algunos futbolistas tienen más de veinte coches de alta gama (alguno de ¡2,5 millones de euros!) disfrutando de nuestras autovías y circuitos y no paguen ni un chavo por ello. O que haya un montón de empresarios y élites de todo tipo que tienen deudas con el Erario (está publicada por Hacienda la lista desde un millón de euros) por valor de 14.000 millones de euros, si mal no recuerdo, y a base de prescripciones se vayan de rositas. Si, Sra. ministra: No es lo mismo no pagar una pequeña deuda proveniente, por ejemplo, de una multa, porque no se tiene el dinero para hacerlo, que evadir millones intencionadamente y sin que haya quien o quienes se lo impida.

Para las prescripciones de ciertas cantidades adeudadas a cualquier Ente Público -si no la hay, que no creo- hay que establecer una legislación que sea como “una cadena perpetua”, y si eso les parece muy comunista a algunos, pues a llorar un poquito, que eso relaja mucho; aunque llorar, en ocasiones, sea una muestra de debilidad y cobardía, decía un sargento que tuvo un servidor en la “mili”.

Según el informe de Cáritas: La inestabilidad laboral mantiene al borde de la pobreza a 7,8 millones de trabajadores españoles. El 48,1% tiene jornada parcial indeseada, y el 13,5% tiene jornada laboral a tiempo parcial. El 37,8% de los contratos firmados en el mes de agosto tuvieron una duración inferior a ¡7 días! El 7,8 de millones de españoles que viven en hogares afecta al 16,4% de las familias. Tenemos ya 2,5 millones de trabajadores pobres (13% de los trabajadores). Sólo uno de cada cuatro hogares (el 24,8%) sustentados por una persona en situación de inestabilidad laboral grave recibe algún tipo de prestación por desempleo o renta mínima de reinserción. Y un dato para el mundo (incluida España, claro): Según el Banco Mundial, 150 millones de personas pasarán a vivir en la pobreza extrema. Oxfam Intermón advierte que la pobreza puede aumentar en 1,1 millones de españoles a causa de la pandemia. Pronto en este país no comen nada más que los políticos y…, ya saben.

¿Y de la Banca? ¿Qué me dice Vd. de la Banca más usurera del mundo? ¿Le ponemos un impuesto para que nos devuelvan los más de ¡100.000 millones de euros! que nos han escamoteado? No nos conformamos con la tasa Tobin, queremos nuestro dinero, el que nos han sableado. Hay que reformar esos “negocios putrefactos” para que no estafen a la gente con comisiones y mantenimientos de cuentas (algunos Bancos cobran más de 200 € anuales) y, sobre todo, para que paguen sus impuestos, pues no es de recibo que ganando “limpios” más de ¡80.000 millones de euros! no hayan pagado al Estado ni un solo euro.

Eso, Sra. ministra, no es otra cosa que una estafa encubierta por quienes dependen de sus “perdones”, mejor llamados, condonaciones. Como no es de recibo que cada año -todos los años, que se dice pronto- estas entidades defrauden la escandalosa cantidad de más de ¡70.000 millones de euros! de los ¡90.000! que se calcula que es el fraude fiscal. Sin olvidar que éstas entidades son las más “pringadas” en el lavado de capitales a través de los paraísos fiscales, y eso lo sabemos todos, pero, nadie le pone coto. ¡Y Hacienda sin inspectores, y los pocos que hay dedicados al control exclusivo de los Autónomos, toma ya! Sí, Sra. ministra, España es el país que tiene más impuestos (incluidas los miles de tasas) de la UE y el que menos recauda, y eso no se puede seguir consintiendo. Aquí falla algo gordo…

¿Hablamos del IRPF, Sra. ministra? ¿Un IRPF progresivo realmente? Ahora no lo es en absoluto. Para no alargarme, es cosa de expertos tributarios, sólo les pediría a Vd. y a sus colegas del Gobierno que supriman las deducciones y las desgravaciones, y que no sea obligado declarar -aunque se tenga más de un pagador- a los ciudadanos que no sobrepasen los 22.000 €/año. No es justo -somos de los pocos países en que sucede- que las rentas del trabajo sean casi el doble que las rentas del capital. Alguien nos está haciendo la mamola, sino como se explica que en sólo algo menos de una década haya aumentado el número de millonarios de unos 190.000 a casi un millón (¡vivan las crisis!).

Podríamos hablar, Sra. ministra, de la Banca Pública y la Banca Privada (Bankia, Caixabank, Popular, Santander…), y del IVA, y de la Deuda Pública que heredarán nuestros hijos, pero ya me he extendido demasiado, será en otra ocasión. Ahora le diré, únicamente, que demuestre que es de verdad tan comunista como dicen con la derogación de la reforma laboral o cuando menos de sus aspectos más lesivos, que, por cierto, son casi todos. Tiene la ocasión, y, además, Vd., ¡comunista!, puede y sabe cómo hacerlo. 


Comentarios
Añadir nuevo
otraquetalbaila   |2020-10-18 13:05:29
de cerrar el puño a poner el cazo
espartano   |2020-10-18 13:06:09
tragando la reforma laboral y tantas otras hijoputeces
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI