Los padres reyes son insensibles

Arturo del Villar

HA lamentado la nueva princesa de Bélgica por decisión judicial, Delphine Saxe—Cobourg—Gotha (en castellano Sajonia—Coburgo—Gotha), la falta de sensibilidad demostrada por el sentenciado ahora como su padre, el rey jubilado Alberto II de Bélgica, que reinó entre 1993 y 2013. Contra él ha estado pleiteando desde 2013 para que la reconociera como hija, y para confirmarlo le pedía que se sometiese a una prueba de ADN, a lo que él se negaba, hasta que un tribunal de Justicia le obligó a hacerlo en 2019.

Casado en 1959 con la princesa Paola, mantuvo una relación con la que en España calificamos como “amiga entrañable”, la baronesa Sibylle de Sélis Longchamps, que dio lugar al nacimiento de Delphine. Para explicar la situación familiar, la nueva princesa belga convocó una rueda de Prensa el día 5 en la Universidad Libre de Bruselas, seguida con gran interés por los medios de comunicación.

“Todo lo que pido es ser igual que mis hermanos y hermanas”, aseguró, y añadió: “En este tiempo mi padre no demostró ninguna sensibilidad por mi situación por el contrario, he tenido la sensación de estar apuñalada por la espalda.” Una suerte para ella que no pasara de sensación, porque los reyes suelen ser muy expeditivos cuando desean eliminar testigos molestos. En cuanto a esperar sensibilidad de los monarcas, es una ingenuidad: ellos van a lo suyo, que es precisamente estuprar muchachas y aumentar su fortuna personal, sus dos únicas preocupaciones. Se quejó también de que el actual rey de los belgas, su hermanastro Felipe, no demostrase ningún interés por conocerla en todo ese largo tiempo del proceso judicial. Pues claro, él también está a lo suyo.

UN PARALELO ESPAÑOL

El caso belga puede tener incidencia en el reino de España, en donde hace tiempo que dos personas, un hombre y una mujer, alegan  ser hijo del ahora rey decrépito Juan Carlos de Borbón y Borbón. También ellos solicitan a los tribunales de Justicia que se someta a la prueba infalible del ADN, pero él se niega, y como la Justicia española se administra constitucionalmente en nombre del rey, nadie se lo exige. Que España no es Bélgica.

Precisamente la mujer que le acusa de ser su padre biológico, Ingrid Sartiau, es belga. Asegura que su madre estuvo una temporada en España y pasó a integrar el harén del desocupado Juan Carlos, compuesto por unas 1.500 féminas de toda clase y condición, según los cálculos del hispanista Andrew Morton en su documentado ensayo Ladies of Spain, editado en 2013, libro que bien puede ser calificado de pornográfico por su contenido,  como lo ha sido el reinado de Juan Carlos. Lo mismo que su compatriota, Ingrid lamenta la falta de sensibilidad del rey católico de todos los españoles. Ya lo sabíamos. Nuestro señor ha ido siempre a lo suyo, y además a lo grande, con más mujeres y más dinero que los demás monarcas.

El hombre se llama Albert Solá, y cuenta con un libro confesional editado en abril de 2019 en Barcelona por Ediciones B, empresa perteneciente al poderoso grupo internacional Penguin Random House. No lo ha escrito él, sino que lo dictó a un teclista de la editorial, contando su vida digna de un folletín. Del total de 208 páginas, 182 corresponden a la confesión, y el resto contiene documentos recopilados por la editorial, conducentes a demostrar la verdad de las afirmaciones declaradas por Solá. Es una lástima que  no le sometieran a un detector de mentiras. El volumen lleva el título provocativo de El monarca de La Bisbal, que es donde vive el presunto bastardo real, y en donde trabaja como camarero. Si se confirma su filiación, será el primer caso de un Borbón trabajador en la historia de España. La cubierta reproduce su retrato, que sí ofrece unos rasgos físicos conocidos. 

LA PRIMOGENITURA

En la parte superior de la cubierta figura este anuncio de la editorial: “La autobiografía del hombre que afirma ser el hijo mayor de Juan Carlos I.” El énfasis en la supuesta condición de primogénito indica que, en el caso de ser reconocida la paternidad, y dado que los hijos naturales tienen los mismos derechos que los legítimos, él sería el heredero del trono, y Felipe quedaría relegado a la condición de infante, igual que sus hermanas, y su hija Leonor dejaría de ser triprincesa de Asturies, Girona y Viana, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer, y no podría seguir exigiendo a sus compañeras de colegio que le hagan reverencias.

Solà ha pretendido conseguir que Juan Carlos se sometiera a una prueba de ADN para compararlo con el suyo, pero él desdeña contestar siquiera a la petición, y los tribunales a los que se lo pidió rechazaron todas sus solicitudes, debido a que el rey de España es constitucionalmente irresponsable de sus actos. En el caso de Juan Carlos quedó bien probada su irresponsabilidad, lo mismo en España que en Botsuana. El Tribunal Constitucional no admitió el 16 de mayo de 2015 el recurso de amparo presentado por los abogados del demandante, contra la decisión del Tribunal Supremo desestimando la demanda de paternidad. Solamente le queda el recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en donde parece que la autoridad del monarca español carece de influencia. Al menos eso se dice.

También Solà se queja de la falta de sensibilidad demostrada por su presunto padre, que presuntamente colaboró en su nacimiento, pero después se niega a reconocerlo. Pues qué esperaba. Es un ingenuo, aunque sea catalán.

Albert Solà nació en 1956 en la Maternidad de Barcelona, hijo de padre desconocido, y contó siempre con algún protector también desconocido. A los 7 años fue adoptado por un matrimonio de payeses que le dio los apellidos que lleva desde entonces. Consciente de que existían misterios en su vida, pidió en 1988 a la Maternidad su expediente de adopción, en el que comprobó que figura clasificado como “chupete verde”, denominación habitual de los hijos de los reyes, por ser verde las siglas de “Viva El Rey De España”. Empezó entonces su batalla legal para que Juan Carlos se sometiera a la prueba del ADN, sin éxito, por lo que lamenta su falta de sensibilidad. Resulta extraño que no lo hubiera advertido hasta ahora.

El caso reviste especial importancia, porque si se repitiera el dictamen belga y se reconociese que el apellidado ahora Solá es realmente hijo de Juan Carlos y debe tener el apellido de Borbón y tratamiento de alteza real, además tendría que ser proclamado rey de España, en detrimento de su presunto hermano Felipe, al ser el primogénito. Así lo dispone el primer párrafo del artículo 57 de la Constitución, ya que el hasta ahora llamado Felipe VI nació en 1968, esto es, doce años después de su presunto hermano mayor. Son cuestiones que solamente se plantean en las monarquías, un régimen primitivo en el que los hijos suceden a los padres, aunque sean incapaces congénitos. Por eso es preferible la República, en la que el pueblo elige al más capacitado para presidirla, y caso de no comportarse como se espera de él, se le depone y se vota a otro. Aquí ya se hizo durante la II República.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLCANO TERCER MILENIO 













Comentarios
Añadir nuevo
sin conciencia   |2020-10-08 13:42:14
Precisamente la mujer que le acusa de ser su padre biológico, Ingrid Sartiau,
es belga. Asegura que su madre estuvo una temporada en España y pasó a
integrar el harén del desocupado Juan Carlos, compuesto por unas 1.500 féminas
de toda clase y condición, según los cálculos del hispanista Andrew Morton en
su documentado ensayo Ladies of Spain, editado en 2013, libro que bien puede ser
calificado de pornográfico por su contenido, como lo ha sido el reinado de
Juan Carlos. Lo mismo que su compatriota, Ingrid lamenta la falta de
sensibilidad del rey católico de todos los españoles. Ya lo sabíamos. Nuestro
señor ha ido siempre a lo suyo, y además a lo grande, con más mujeres y más
dinero que los demás monarcas.
leviatán   |2020-10-08 13:44:52
a ver si desde los tribunales europeos ponen en su sitio al emérito felón en
todos los aspectos
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI