AGENDA DE LA NUEVA NORMALIDAD: 5 DE JULIO (II)

Félix Barroso Gutiérrez

Se cerró junio y se abrió julio en la primera semana de la Nueve Normalidad.  Los calores caniculares no se han hecho esperar, metiendo, como cuña, alguna que otra jornada más suavemente asedada.  Pasó “San Pedru ‘el borregueru’, cuandupastoris y amus echan las cuentas de nuevu”.

Y es que San Pedro (29 de junio) fue siempre la fecha señalada, por estos territorios y por otros muchos, para que los ganaderos sellasen el contrato con los nuevos pastores o siguiesen con los mismos.  Jornada festiva, en la que los pastores tenían que asistir obligatoriamente a misa (puede que fuera la única del año a la que acudían) y en la que se acordaban, tras la opípara comida (mucha carne de una machorra y mucho vino de pitarra), los pormenores de los nuevos contratos, siempre firmados con la palabra, pues podría darse la circunstancia, más común de lo que se cree, que amo y criado no supieran ni echar una firma.

La palabra era sagrada, y el que la incumplía era escarnecido por sus convecinos.  Pagos a los pastores en especias y algunos reales, no muchos, que, como cuentan viejos pastores a los que entrevistamos, “la monea andaba escasa en aquellustiempus y había amusqu,eran mu jurriñus”.

Y no era extraño que, bajo la asfixiante canícula de San Pedro, se celebrase una capea.  Ciertos ganaderos de vacas moruchas, avileñas o retintas (ganaderos medianos o pequeños, que por estos pagos no se conocían a los explotadores señoritos cortijeros) solían ceder algunas vacas o novillos “pegósus” (de los que se “se venían a la genti”, con cierta casta de bravos).

En la plaza del pueblo, con antiguos carros utilizados para transportar mieses y otras tablas y tablones, se montaba el “corrondel” (rústico coso).  Se pedía la plaza, dando una vuelta en todo su derredor los pastores y sus nuevos amos, los quintos con sus panderetas de piel de perro y las quintas, todos ellos ataviados para la ocasión y llevando en cabeza al tamborilero.  Luego, a la puerta del portón por donde salía el novillo o la vaca, se colocaban dos filas de quintas, blindadas y bien protegidas por sus novios, hermanos, parientes o quintos, con un “rejileti” (especie de banderilla muy corta), adornada con flores, que deberían clavar en la piel del animal cuando, como un rayo, salía del chiquero.

Viejos rituales perdidos en la noche de los tiempos, pero que, aparte de su colorido, también tenía su parte trágica, pues, en ocasiones, alguna cofradía o el propio Ayuntamiento regalaban un novillo al pueblo, el cual después de haber sido toreado y corrido por los mozos, estando ya sin fuerzas y echando mucha baba por la boca y sangre por la piel a causa de los “rejilétih”, era desjarretado por un par de vecinos.  El par de ellos, embozados para que nadie los conociera, citaban al animal y cuando venía hacia ellos, lo sorteaban y, con las “ehjarrataérah” (al modo de unos palos largos que llevaban en sus puntas al modo de una pequeña hoz muy afilada), intentaban cortarle los tendones de las patas traseras.

El novillo se venía abajo y, entonces, el vecindario, en tropel, saltaba al “corrondel” para acabarlo de rematar.  Su carne era guisada y formaba parte de orgiástico festín en el que participaba toda la comunidad vecinal.  Bárbara costumbre la de desjarretar al animal, de la que nos alegramos mucho que haya desaparecido, al igual que, hoy, tendrían que desaparecer otras en los que los animales son torturados por diversión con saña, dándoles una agonía infernal.

Entramos a la segunda semana de la “Nueva Normalidad” y, ciertamente, de “normal” no tiene nada, que, en su corto tiempo transcurrido, ya se han producido 70 brotes, permaneciendo activos unos 45.  Más de mil personas han sido contagiadas.  Pocas comunidades autónomas de nuestro país se están librando de estas nuevas embestidas del coronavirus.  En Extremadura, Badajoz capital ya va por su segundo brote, y el de Navalmoral de la Mata (con el paciente 0 desaparecido) aún sigue coleando.  Hace unos momentos (13,00 horas del 5 de julio de 2020), nos acabamos de enterar que, en Galicia, 70.000 personas han sido sometidas a aislamiento debido al brote vírico ocurrido en la comarca lucense de A Mariña.  A ello hay que sumarle otras 200.000 personas que ya fueron confinadas en la comarca leridana del Segriá.

Mientras tanto, la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, programa una magna misa-funeral en la catedral madrileña de la Almudena por “todas las víctimas de la pandemia sanitaria”.  ¿Acaso han preguntado a los familiares de los fallecidos si éstos eran fervientes cristianos y podrían estar de acuerdo con tan sectario rito religioso?  La misa, lógicamente, la presidirá el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro Sierra y será concelebrada por el resto de obispos españoles, con la asistencia, como no podía ser de otra forma, de los ciudadanos Felipe VI, Leticiay sus dos hijas.

Por cierto, causa cierto bochorno el blanqueo que la televisión pública (en las privadas, es norma generalizada) viene haciendo de ese peregrinaje de los reyes de España, a los que nadie eligió nunca, por las ciudades de España.  Bochornoso y patético. Intentan meternos el “buen hacer” de los monarcas hasta en la sopa, por ver modo y manera de que la imagen de éstos suba en las encuestas internas que ciertos estamentos gubernamentales tienen en su poder, pero no publican, porque la institución borbónica se lleva un rotundo suspenso.

Televisiones y radios públicas y privadas, pero también periódicos, incluso regionales, que dedican editoriales a elogiar las bondades del nuevo rey, pero nada dicen de los millones depositados en sus cuentas bancarias por la putrefacta herencia del que han dado en motejar como el “rey emérito” (el motejo se explica por sí mismo, al no existir méritos que mostrar).  Solo abrieron reyes tan “modernos” el pico cuando la prensa extranjera abrió la caja de los truenos.  Pero como son inviolables y cuentan con los coraceros de las derechas extremas y las extremas derechas, más los refuerzos de los alabarderos del PSOE, “¡allá cuidao!”  ¿Tanto es lo que tienen que esconder y temer unos y otros para que se arracimen como mejillones en marítimo roquedo y no se presten a abrir sus bivalvas conchas?

Pero no todo han sido vivas y loores en esta romería regia. Felipe se han encontrado con la horma de su zapato incluso en nuestras tierras extremeñas, cuando ha acudido a La Raya, a la reapertura de la frontera portuguesa.  Allí le aguardaban los de “La Milana bonita”, con sus reivindicaciones ferroviaras; los del “Movimiento por la Defensa de la Educación en Extremadura (DEPEX), que, junto con Podemos, pedían aumento de plantillas, bajada de la ratio en las aulas y atención a la diversidad; la “Asociación 25 de Marzo”, que reivindica la lucha histórica de los movimientos campesinos en Extremadura o la “Plataforma pro-refugiados”.  Lamentablemente, los cordones policiales, impedían el acercamiento hacia el lugar donde andaba el soberano (no es una marca de brandy).

Así, ojos que no ven y oídos que no oyen, pues corazón que no siente, aunque los criados en ricas cunas y a los que nunca les faltarán media docena de suculentos platos para elegir en sus comidas (millones de seres se mueren de hambre en el mundo), no suelen desarrollar muchas sensibilidades ante la gazuza de los pobres.  El viaje a la Raya del monarca lo ha reflejado mejor que nadie nuestro buen amigo y colega en muchos quehaceres, Ismael Carmona García, un joven profesor de Latín y Griego, emblemático investigador de la “Lengua Estremeña” y uno de los poetas que, rompiendo los moldes “chamizo-galanianos” y mostrando un dominio poético del “Estremeñu” como no lo ha hecho nadie hasta la fecha, le aguarda un prometedor futuro literario.  En su blog “Cúyu pan esgarras?”, bajo el título “La Raya abierta”, escribe:

“Ois'ajuntarun en sitiusnombraus de Bajós i d'Elvasessusmachus que dan en abrir i fechar formi las comenencias. Ogañu por causa delos virus, antañu por guerras que naidi entendió, peru que muchussufrierun. L'alcáçava de Bajós i el castillud'Elvas, sitius que estavanenantisala mira i que eran d'enhusmamientussolóbrigus, oihuerunllavis del visiteu i el comerciu, hotrileu de perras.

Ser esuísta i no aprudentar-si quandu la clisi sanitaria has abrir lo inabrivli. Essascomenencias delas que dependi el estalachieconómicu i social puein sacar lo mejor i lo peor dela genti. Dela mesma manera que antañucayerunpuentis, agora los alevantan i dispués los volverán a caer, porque delo que la gentiaprendi no es delos trompeçonis de patrás: essus'olvíaligeru. Acelerar-si, açogar-si, çalear en el desmandi de ser pessonaumana no traiaprendeerunengunu. La coltura que s'arrastranamásagatea las gracisdeque se has un dessaminéticu: tolo demás son tambaleteus i zangarrear sin assientu ni rumbu”.

Ahí queda el texto escrito en auténtico “Estremeñu”.  Hace poco, la ONU lo declaró como LENGUA MINORITARIA.  Hora va siendo de que normalicemos a nivel de calle y a nivel oficial la PALRA (Lengua) que emplearon nuestros antepasados y que sigue aún bastante vigente entre los vecinos de numerosos pueblos extremeños. Igualmente, que los medios de prensa extremeños creen aplicaciones para que tales textos puedan ser transcritos literalmente, pues hay algunos que convierten dichos textos en todo un batiburrillo ininteligible.






Comentarios
Añadir nuevo
Zorongollo   |2020-07-06 15:23:49
¡Muy bien dicho, sí señor! Ya es hora que apareciera una larga parrafada
en ESTREMEÑU, pero sentimos decir que nuestro querido periódico EXTREMADURA
PROGRESISTA aún carece de una aplicación adecuada para que las palabras
escritas en nuestra Lengua no se apelotonen y se peguen unas con otras, pues
por ello no se puede entender y comprender el texto del filólogo e investigador
Ismael Carmona García. Esperemos que, en breve, nuestro periódico se haga
con la aplicación correspondiente y nos permita escribir en ESTREMEÑU.
Gracias por ello.
Jurdana   |2020-07-06 15:29:08
Tieni mucha razón el siñol de más arriba, el que firma cumu
"Zorongollu" (¡qué güen pratu me comía hoy d,esi zorongollu, una
ensalá de pimiéntus de los nuestrus puébrus, qu,ehtá pa lambelsi los deus.
Ya lo veu Ti Feli, que siguimus jarreandu estopa, y muy curiosu esas antiguas
costumbris del día de San Pedru, anque tampocu yo estoy en conformiá con esas
brutaliádis que se jadían antis, cumu esjarretal a las vacas y a los novillus
con la esjarrataera, pa que, aluegu, se echara tó el puebru encima en cuantis
le cuertaban los tendonis pa cabalu de arrematal. Las costumbris bárbaras del
tiempu de Maricastaña hay que olvialas y quedalmus con lo güenu, no jadiendo
perrerías a los animalis.
Quinto de hogaño.  - quintadel81.calzadilla@hotmail.com   |2020-07-06 15:34:32
Es verdad, mi abuelo materno estuvo de pastor toda su vida con unos ricachones
que tenían una dehesa en la comarca de Alcántara, y siempre el día de San
Pedro se juntaba el amo dela dehesa con los criaos y les decía el que no esté
a gusto conmigo, que se busque otro amo, y cada cual se echaba sus cuentas. Ese
día el ricachón pagaba una comida a base de guisos de cabrito o de borrego,
contrataba música y estaban todo el día de fiesta, y todo a cuenta del
ricachón. Bien lo podía hacer, pues los criaos le trabajaban de sol a sol y
el sueldo era escaso.
Argantonio.   |2020-07-06 15:38:39
No entiendo ná de ná de lo que se ha escrito en ESTREMEÑU y bien que me
hubiera gustao leerlo, pero ahí se ha formao un gazpacho que no hay dios que
le meta mano, así que cuando se trascriba lo puesto en la lengua nuestra, los
maquinarios de la redacción del periódico deben percatarse de que no es
castellano y trascribirlo tal y como tiene que ser, contribuyendo así a que la
nuestra Lengua vaya siendo valorada cada día más, lo cual también es ayudar
al progreso de Extremnadura.
Eusebio   |2020-07-07 00:35:44
Menuda se ha preparado con el texto en estremeñu!!!! Los servidores de
nuestros periódicos no están modernizados y en cuanto les llega algo que se
salga del castellano, a tomar por saco, transcriben el texo en un lenguaje que
no sabemos si es de los antiguos caldeos o de los indios de las islas Caimán.
Mira que he intentado con mucha paciencia sacar algo en claro del texto del
señor Ismael Carmona, pero ha sido imposible, están todas las palabras juntas
y lo he tenido que dejar por imposible. Así que nos quedamos con las ganas de
saber lo que ponía.
Zascandil   |2020-07-07 00:41:02
Lo de los reyes de España es una vergüenza. Se nos tenía que caer la cara
de vergüenza a todos los españoles. Nos están robando los dineros a manos
llenas, con la complacencia y el permiso del PSOE (mucho de izquierda y muchas
banderas republicanas en las manos de sus militantes y luego son unos traidores
a las ideas republicanas) y de las derechas (éstas siempre han sido
monárquicas, porque son todos de la cuadrilla de Alí Babá). Mira que
colarnos una monarquía impuesta por una dictadura. ¡Tiene güevos la
borrega! Como no nos echamos a la calle para pedir un referéndum sobre la
monarquía, este país seguirá siendo un país bananero y con una democracia
fallida.
Carnitoro   |2020-07-07 00:46:37
Los franceses sacaron la guillotina y acabaron con los reyes. En Portugal,
también los mandaron a tomar vientos. En España, también les dimos el
pasaporte en abril de 1931. Pero aquí volvieron sin que nadie los hubiera
llamado. Desde fuera, Alfonso XIII, el bisabuelo del Felipe y su abuelo Juan
apoyaron con todas sus fuerzas el golpe de Estado y el bando franquista, así
como la dictadura, y, encima, para mayor recochineo, se quedan ellos como
dueños y señores de la democracia. Habrá que pedir cuentas de la
Transición, de esa transacción o feria donde se mercadeó y se nos metió a
la fuerza lo que la dictadura del general Franco quiso, y a callar, por la
cuenta que les tenía a algunos.
Caballo loco   |2020-07-09 12:04:40
Dicen que estamos en la etapa de la Nueva Normalidad. Pues si esto es
normalidad aunque sea nueva tiene muy poco de normal, pues cada nos
desayunamos con nuevos brotes, rebrotes o repuntes. Hasta pretenden por motivos
económicos o electoralistas seguir poniendo la maquinaria económica a toda
pastilla sin tomar las auténticas medidas restrictivas para atajar el contagio
o celebrar elecciones en el País Vasco o en Galicia, todo porque las encuestas
ofrecen unas buenas perspectivas electorales al PNV y al PP, que son los que
tienen la sartén por el mango en las respectivas Comunidades; elecciones con
focos de contagios graves en ambas Comunidades. Las personas les importamos un
pimiento a la maquina política y económica, por desgracia.
Calostro   |2020-07-09 12:14:13
Los toros son una de las mayores infamias de este pais, que parece anclado en la
Alta Edad Media. No estamos ya en esos años en que celebraban los pastores la
fiesta de San Pedro, que, por otro lado, tiene increíbles valores
antropológicos. Pero estamos en el siglo XXI, años 2020 y se sigue torturando
a los toros en las plazas, y lo peor de todo es que este salvajismo es
protegido por los medios públicos, como Canal Extremadura y la propia Junta de
Extremadura, en lo que a nosotros nos toca. Su labor de difusión de la
violencia contra el mundo animal es aberrante. Vergüenza tenía que darles a
algunos dirigentes del PSOE llamarse de izquierdas y mantener un canal
televisivo que fomenta descaradamente esa violencia.
Garrovillano   |2020-07-09 12:18:28
El PSOE fomentando los toros con todos los medios a su alcance, cuando los
taurinos votan a la ultraderecha, a VOX, y a la derecha extrema, el PP. Si el
PSOE piensa que rentabiliza su apoyo a la tortura animal, ¡lo lleva claro!
Conocemos a muchos militantes del PSOE que son contrarios a la deleznable y
sádica muerte que se les da a los toros, como se oponen igualmente a la
Monarquía, pero cuando se les pregunta que por qué no levantan la voz ante sus
dirigentes, te responden que "eso no toca ahora". O lo que es lo
mismo: cinismo puro.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI