AGENDA DE LA NUEVA NORMALIDAD: 28 DE JUNIO (I)

Félix Barroso Gutiérrez

¡Quién hubiera tenido una cámara de fotos en aquellos años en que aún había parvas y hacinas en el ejido!  Había algunas, pero se usaban para asuntos más prosaicos.  Hoy, 28 de junio, acabamos de cumplir la primera semana de la “Nueva Normalidad”.  Y dentro de ella, celebramos el solsticio de verano, el día más largo del año y con mayor luminosidad.  Noche llena de magias y fascinaciones.

Conscientes fueron ya nuestras gentes de épocas paleolíticas de que el sol comenzaría, a partir de ahora, a perder fuerza y las sombras llegarían antes.  El astro rey era fuente de vida y había que insuflarle vigor.  De aquí lo de las hogueras levantadas en nuestras plazuelas y encrucijadas en esa mágica noche.  Clara magia homeopática: lo semejante produce lo semejante: la hoguera, que es fuego, transmite calor a otra hoguera (el sol) que comienza a palidecer.  Haces de tomillo burrero ardiendo y elevando luengas lenguas rojizas hacia el cielo: el “zajumeriu” o la “zajumá”.

Olor profiláctico inundando las calles del lugar.  Paisanos saltando entre las llamas. Antiguamente, saltaban sin bragas ni calzoncillos.  El caso era “zajumal” (ahumar) bien las partes íntimas, para evitar contraer el “mal cristalinu”, el “gálicumalu”, la “pinta” o el “mal francés”, nombres de enfermedades venéreas que aún perduran en los antiguos romances que cantan por la zona.  Recuerdos me llegan, siendo un muchachuelo, de levantarnos nuestros padres al día siguiente, antes de salir el sol, y acudir todo el pueblo a meterse de patas en la llamada “Laguna del Lejíu”, lindera con las casas de la población.

Allí, arregazados los calzones y las sayas, entre limos, ranas, “salamantígas” (salamandras), tencas y “marrájus” (tritones), procedíamos a las correspondientes abluciones.  Existía la creencia que, con tales lavatorios, quedaríamos libres de la sarna y otras enfermedades de la piel y de los ojos a lo largo de todo un año. Luego, las miradas se dirigían hacia la sierra, con la esperanza de ver salir al sol brincando y danzando.  Y tan convencidos estábamos, que, en nuestros espejismos, así lo percibíamos.  ¡Lástima de máquina fotográfica para haber inmortalizado la madrugada!

Hemos cumplido con la primera semana de “Nueva Normalidad” y ya tenemos en nuestro haber alrededor de 50 brotes en España.  El Ministerio de Sanidad informa que, hasta el día de hoy, se han producido 248.469 contagios y han fallecido 28.341 personas.  En nuestros medios rurales, en esta España vaciada y, en muchos casos, momificada, con una gran población envejecida, comienza a escalofriar el pánico con la llegada masiva de paisanos arrancados por la ola migratoria de los años 60 y 70 del pasado siglo; muchos de ellos procedentes de ciudades que han sido auténtico caldo de cultivo para el coronavirus.

Ya se sienten las rugientes maquinarias de motos o quads, yendo a todo trapo, por nuestras dehesas comunales y otros caminos rurales, con la consiguiente contaminación acústica y causa de espanto de los ganados que pastan tranquilamente en estos espacios adehesados.  Los ancianos, cuando ven en la caja tonta esas alarmantes imágenes de gente apelotonada y sin mascarilla y oyen hablar de los brotes, despotrican contra todo lo habido y por haber.  Se habla de falta de conciencia cívica, de una carencia absoluta de solidaridad con los mayores, de gente que antepone los intereses económicos a los humanos…  En suma, de una gran irresponsabilidad.

Pero aparte de esos brotes pandémicos, también hay otros que afectan a la vida sociopolítica de nuestro país y que, al brotar de mala forma, enterrando a otros brotes cargados de progreso y esperanza, están llevando a la desconfianza y a un justificado recelo a miles y miles de españoles que cifraban sus ilusiones en el Gobierno de coalición, tan vapuleado por las mesnadas reaccionarias que siempre están con la boca presta al insulto, la ignominia y la calumnia, sin arrimar el hombro ni aportar un argumento o una alternativa razonada.

Nuestros gozos comienzan a caer en un pozo, viendo el panorama que tenemos ante nuestros ojos. Resulta que ya se echa en olvido el impuesto a las grandes fortunas, que funciona en otros países vecinos.  Y a la cesta de los papeles se arroja aquel otro impuesto a la Banca, para ayudar a paliar la crisis sanitaria (no olvide nunca nadie que, con nuestros dineros, se rescató a esa Banca con más de 60.000 millones de euros, la mayoría sin regresar a las arcas públicas).  Tampoco se quiere hablar de la reforma laboral, para suavizar la situación de las clases trabajadoras.  El PSOE, socio principal del Gobierno, bloquea, abrazado a las derechas, la comisión para investigar la depravación del que llaman “rey emérito” (cuando solo hay en su haber deméritos y descréditos), y aquella otra acerca de los oscuros y criminales tejemanejes del GAL y sus mentores, donde parece ser que Felipe González tuvo un papel muy significativo.

Igualmente, se ha dado carpetazo a las milonarias subvenciones que recibe la Iglesia Católica, al tema de la reforma judicial, al de las listas cerradas o al de las puertas giratorias.  Por cierto, hablando de esto último, clama al cielo y es más que vergonzoso que, recientemente, dos militantes del PSOE, que han pasado prácticamente toda su vida viviendo de la política, hayan sido nombrado consejeros de la “Empresa Nacional del Gas” (ENAGÁS), con unos emolumentos de 160.000 euros al año.

Nos referimos a José Blanco López (Pepe Blanco), que ni siquiera acabó sus estudios de Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela, y a José Montilla Aguilera, que también dejó a medias sus estudios de Economía y Derecho en la Universidad de Barcelona.  A ellos hay que añadir a Cristóbal J. Gallego Castillo, el cual, al menos es Doctor Ingeniero Areonáutico y un reconocido investigador de energías eólicas.  Se le considera próximo a Podemos y no se le conoce ningún anterior cargo político.  Increíble que se permitan tales desafueros, cuando altos cargos de su misma cuerda han criticado con radical contundencia el tema de las puertas giratorias.  Sueldos astronómicos sin tener cualificación para ello, cuando millones de sus compatriotas no tienen para dar de comer a sus familias.

Para mayor inri, se tienden puentes a las derechas representadas por el PP y Ciudadanos y se vuelven las espaldas a otros que hicieron posible el Gobierno de coalición.  La Historia ha demostrado con creces que tales pactos solo generan “gatopardismos” de corte conservador, yendo encaminados a establecer pazguatos socialreformismos o social-liberalismos, favorecedores siempre de los más ricos y fustigadores de los más pobres.

Da la impresión que el Gobierno comienza a perder valvulina por su izquierda y no tiene arrestos para pararles los pies a la Banca y a otras oligarquías financieras y empresariales, las cuales vienen amenazando que, si tocan sus intereses, desestabalizarán el país, impidiendo que fluya el crédito o contratando a teletrabajadores de otras naciones.  Éstos son los caníbales patrioteros a los que les importa España un comino; lo único que buscan es apoderarse de ella, para devorarla a su capricho.  O el Gobierno deja de contemporizar con estos poderes fácticos, a quienes nadie ha elegido y que duermen en el mismo colchón que las derechas extremas y las extremas derechas, y les para los pies en seco, o seremos muchísimos los que les retiraremos la confianza y que, luego, cada palo aguante su vela.Bastante bajada de calzones ha habido ya por parte de la izquierda desde la muerte del dictador.

Si algunos se quieren quedar en pelotas, como todos esos “camisas viejas” del PSOE, enriquecidos hasta la náusea y diestros jinetes en los consejos de administración y en las puertas giratorias de los grandes trusts, oligopolios, multinacionales y transnacionales, que se larguen de una puñetera vez (ya hace días que los militantes les tenían que haber pedido el carné del partido) y dejen de maniobrar arteramente en las oscuras alcantarillas, donde se mueven mejor que las apestosas ratas.   Todavía se está a tiempo de un eficaz golpe de timón.  Lo esperamos.

Bueno, dejemos a Alejandro Vélez Ferreira, concejal que fuera de VOX (lo sigue siendo, pese a estar expedientado por su partido) del Ayuntamiento de Badajoz, acudiendo con su mascarilla adornada por la bandera rojigualda y con una gran pegatina en la solapa, también borbónica-roja-amarilla y donde se lee “Gobierno dimisión” … Dejémosle, decimos, acudiendo a los plenos de su Ayuntamiento (ya hablaremos más detenidamente de ello en el próximo capítulo), y acudamos ahora a la cita semanal con nuestro poeta.

Hoy, nos llega Rafael Alberti Merello, con su gorra marinera y sus ojos garzos empapados de romanticismo: “No supiste entender, no comprendiste // que era un amor final, desesperado, // ni intentaste arrancarme de tu lado // cuando con duro corazón me heriste.  // Lloré tanto aquel día que no quiero // pensar que el mismo sufrimiento espero // cada vez que en tu vida reaparece // ese amor que al negarlo te ilumina. // Tu luz es él cuando mi luz decrece, // tu solo amor cuando mi amor declina”.

A la vuelta de la esquina, envuelto en su densa y atosigante nube de niebla, apenas si entrevemos la silueta de nuestro poeta.  Con voz jadeante, entrecortada, declama con la voz helada: “Amé y, mal que bien, fui correspondido; // siempre más bien que mal, no quepa duda, // y a ninguna me comí, asada o cruda.  // Más que a otras, te amé a ti y no hice ruido, // aunque herido, tal vez, yunque de tu oído // por los golpes que di con mi voz muda, // que nunca fue estridente ni fue aguda. // En martinete, te decía dolido: // Más que a nadie; solo a tu mar entero. // ¡Se junten cielo y tierra si es mentira! (…)”.  Del poemario “Charlando junto al río Charles. Monólogos con Pedro Salinas”.

Comentarios
Añadir nuevo
Pablo   |2020-06-28 22:35:53
genial señor Barroso
Félix Barroso Gutiérrez.   |2020-06-29 13:27:05
Gracias, amigo Pablo, por tus consideraciones. Seguiremos en nuestra barricada,
denunciando a los poderosos y defendiendo a los desvalidos. ¡Salud y buen
inicio de semana!
Buen Rollo   |2020-06-29 13:30:41
Por supuesto que retiraremos todo nuestro apoyo a este Gobierno que comienza a
flaquear ante las presiones de los grandes oligarcas, que tienen como infiltrada
en el Gobierno a Nadia Calviño y a algún otro más. Gente que dice ser
socialista y solo se queda en "pesoísta", o lo que es lo mismo, una
socialdemocracia de derechas, donde prima el capital y no la calidad humana.
Parlero   |2020-06-29 13:33:21
Sánchez y otros arrimados pretenden juntar en un mismo corral a las zorras con
las gallinas, como se desprende de ese afán de sumar al PP y a Ciudadanos a su
proyecto de Gobierno. ¿Pero cómo no se da cuenta que las ideologías de
derechas nada tienen que ver con las de las izquierdas y que no se puede casar
el agua con el aceite? Acabará estrellándose y si Podemos le sigue el juego,
terminara autodestruyéndose.
Paleto   |2020-06-29 13:37:07
Qué descripción más hermosa de la Noche de San Juan nos hace el columnista,
todo un canto a aquellos realismos mágicos de nuestros pueblos, que empezaron a
perderse hace 30 o 40 años, cuando nos invadió la sociedad consumista, hija
legítima del capitalismo y ahogó nuestras más seculares tradiciones,
avasallando a las clases populares, de por sí acomplejadas ante la falsa
modernidad que se le venía encima.
Viva Zapata   |2020-06-30 14:53:14
Lo de las puertas giratorias es todo un atentado contra los valores
democráticos y contra la propia Constitución, que hace mención a la igualdad
entre todos los españoles, pero como van a ser todos los españoles iguales si
unos, como Pepe Blanco y el Montilla, sin estar cualificados, pueden ir de
consejeros a grandes empresas, cobrando abusivos sueldos y miles de españoles,
mucho mejor cualificados, se las ven y se las desean para vivir con cierta
holgura. Es una vergüenza de las grandes, propias de los países bananeros.
Cotorino   |2020-06-30 14:56:09
Es curioso que las derechas extremas y extremas derechas no hayan dicho ni pío
sobre el asunto de estos tres "artistas" que acaban con con
consentimiento del Gobbierno de la nación, de entrar en Enagás, lo cual
demuestra que tanto el PP, como VOX como Ciudadanos defienden el capitalismo, el
neoliberalismo y las puertas giratorias: esta es su política y lo demás son
cantos de cisne.
Viva la Virgen   |2020-06-30 15:11:06
Entre los "camisas viejas" , como dice el articulista, del PSOE (varones
derechizados), los infiltrados en el equipo gubernamental que son
"pesoístas" y no socialistas y los poderes fácticos que actúan y
presionan en la sombra, se cargarán a este Gobierno si no tiene lo que debe
tener para enfrentarse a ellos e incluso convocar, a través de los partidos que
hicieron posible la coalición, a la gente para que se eche a la calle y
respalda las políticas progresistas, sin miedo alguno y con voluntad firme de
cambiar radicalmente las cosas.
Rojinegro   |2020-06-30 15:15:40
Si el Gobierno esconde la cabeza como el avestruz bajo la arena y no se enfrenta
a la oligarquía capitalista, pues gobernará de cara a esa oligarquía, dejando
algunas migajas o algún caramelo para que endulce la boca de las clases
trabajadoras, pero así lo que puede conseguir es que el descontento cunda por
todas partes y las masas trabajadoras se vayan con la ultraderecha, como ha
ocurrido, en parte, en Francia y otros países, o que estalle una revolución
social, que es la única que de verdad puede originar el cambio social que
necesita este país, aunque mucho nos tememos que sería un baño de sangre,
pues la oligarquía y las derechas no van a permitir que le arrebaten el sentido
patrimonial que tienen de España y sus caducos y facciosos valores.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI