CORONAVIRUS Y DEUDA PÚBLICA

Ángel Morillo Triviño

Han corrido ríos de tinta con el maléfico coronavirus. Poco se puede añadir ya, pero si conviene no olvidar que los mayores -entre los que me encuentro- lo han sufrido con toda la intensidad de una venenosa mordedura.

Para colmo, en las Residencias de Ancianos (no quiero acordarme de esa de Cáceres y de otras -pongamos de Madrid, por ejemplo- que más que Residencias han sido morgues) ha quedado patente la falta no sólo de medios y el total desprecio por la vida de quienes trajeron a este país -aunque se haya convertido en una merde- el sistema democrático, sino de la más elemental ética profesional de los políticos que las gestionaban o que se las habían cedido a esos fondos buitre y a gente de la catadura “uberiora perueniunt” del presidente del Real Madrid y de otros mercachifles de los que pueblan nuestro “cielo azul”.

Sí esa presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid y su cohorte no terminan en la trena será porque en este país falla algo que se llama justicia, y uno no se explica como una “friturga” (mote de mi cosecha) exinanida de padre francés y madre argentina (un país con una de las dictadura más sangrienta que ha existido, aunque cueste aceptar que haya podido superar la nuestra), que gana al año ¡108.264,66 €!, y que siempre ha vivido cómodamente gracias al expolio llevado a cabo por sus antepasados el conquistador español Blas de Peralta y el fundador de la ciudad Mar del Plata Patricio Peralta-Ramos entre otros que usurparon grandes latifundios y manejaron a su antojo el negocio de la carne que es la principal fuente de ingresos de ese país, se atreve a decir que un ministro español de la democracia “da miedo”. Ella y los suyos sí que dan miedo: son descendientes directos de los fanáticos y fascistas de otras épocas que ya muy pocos quieren volver a vivir. ¡Sra., que estamos en el siglo XXI!... Es igual, no se va a dar por enterada.

Es posible que ese ministro que da tanto miedo nos traiga (además del aumento del salario mínimo, la Renta Mínima Vital, la derogación de la deplorable reforma laboral del 2012, etc.) otros impuestos que nadie en la democracia se ha atrevido a implantar por lo que para las clases adineradas -a las que la “friturga” pertenece- supone; caso del rescate del Impuesto de Patrimonio, el Impuesto a los millonarios (que se quintuplicó entre 2010 y 2019 y son casi un millón ya en España, donde 61 de ellos tiene un patrimonio valorado en más de 500 millones de dólares mientras 12,2 millones de españoles están en riesgo de exclusión social habiendo aumentado en 1,2 millones desde el año 2010), una tasa a la Banca por las transacciones y algún que otro como pudiera ser, por ejemplo, una amplia reforma del IRPF para hacerlo progresivo y no lo regresivo que ahora es.

Y claro que vamos a necesitar dinero de la UE, de ese Banco Central Europeo (BCE) que le vende (más bien “regala”) a la Banca de todos los países de la Unión el dinero al ¡0%! para que compren Deuda Pública y se atiborren de intereses. Típico de la política neoliberal que lleva a cabo esa UE de la que ahora necesitamos ayuda casi todos los países miembros, muy especialmente Italia y España. Para entendernos y que quede claro la que se nos avecina: Según el Eurostat los diferentes países de la UE pagaron ¡292.778 millones de euros! en intereses en el año 2018 (sólo de la Eurozona, ¡193.000 millones de euros! en el año 2019) y desde el año 2001 han pagado por ese sólo concepto unos ¡SEIS BILLONES DE EUROS! Todo en beneficio de la Banca privada. Dinero que se está robando a la ciudadanía europea para dárselo a la Banca privada.

El BCE podría haber financiado ese gasto y la Deuda Pública española no iría ahora por más del BILLÓN de euros y estaríamos ahorrándonos grandes cantidades de intereses. Pero no queda la cosa ahí, porque ahora con el problema sanitario se va a hacer lo mismo perjudicando gravemente, reitero, a Italia y España. Es de cajón: Si los gobiernos no le echan agallas (el español combatiendo también el fraude fiscal, que se anda por los 90.000 millones anuales, y la economía sumergida que ronda el 30% del PIB), el número de personas en riesgo de exclusión social irá en aumento y las desigualdades subirán como la espuma; obviamente, perjudicando gravemente a la ya debilitada sanidad pública (en beneficio de la privada) y afectando en grado sumo a la educación pública (en beneficio de la privada, también lógicamente) y a los servicios sociales públicos, como no puede ser de otra forma, con los españoles a la cabeza. Sólo tendrán un problema los neoliberales: Con tantos pobres y con tanta gente (si no hay cambios) mal pagadas, ¿a quienes les van a vender esos servicios privados? USA al canto: El muerto al hoyo, y el vivo al “chollo”. Por cierto, hablando de los EEUU, nuestros gobiernos deberían recordar lo que dijo Thomas Jefferson sobre la Deuda Pública: “Gastar dinero para que sea pagado por la posteridad bajo el nombre de deuda no es más que una estafa a gran escala a las futuras generaciones”.




















Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI