Froilán y Federica disfrutan con el virus

Arturo del Villar

HUBO un tiempo en que se decía que el diario madrileño El País era de izquierdas. Ahora, acuciado por una deuda impagable, es de quien le da la mayor limosna. El Grupo Prisa al que pertenece está quebrado: al finalizar 2019 padecía una deuda de 1.147 millones de euros. Son sus propietarios Liberty Acquisition Holdings, el Bank of America y el Deutsche Bank, que en este caso se comportan como las madres catequistas. Acaban de salir en su ayuda para mantenerlo todavía a flote dos banqueros más: Ana Patricia Botín, jefa del Banco Santander, e Isidro Fainé, de la Caixa.

Sabido es que los banqueros están a favor de los borbones, sobre todo los suizos, ya que en sus cajas tienen depositados mayoritariamente sus aho-rros, y en donde reside la infausta Cristina, debido a que disfruta de un car-go honorífico desde el 30 de julio de 2013 en la sede de la Fundación La Caixa en Ginebra, con un sueldo de 240.000 euros brutos anuales, para que pueda mantener cómodamente a la familia mientras su marido y cómplice Urdangarin está en la cárcel por ladrón. Cosas de borbones.

En su nueva faceta el diario El País ha publicado este 30 de mayo un cor-tesano artículo, para contar a sus escasos lectores cómo disfrutan del confi-namiento, porque ellos lo disfrutan, los hijos de la infausta Elena de Bor-bón y de su divorciado Jaime de Marichalar, dos protagonistas habituales de esas inmundas revistas llamadas del corazón que pervierten el escaso sentido común de las marujonas que las compran.

Ya hace tiempo que dejó de ser izquierdas, y ahora El País se ha apunta-do a la conocida como prensa rosa. Y ha seguido a los hijos de la infausta Elena para describirnos cómo es el confinamiento de Froilán y de Federica Marichalar Borbón. Por supuesto, los periodistas, o lo que sean, no han ne-cesitado ocultarse para sorprenderlos, como unos paparazzi cualquiera, ya que los interfectos están muy contentos de aparecer en esas revistas, para las que posan en la casa, en la salas de fiestas, en las plazas de toros, en cualquier lugar mundano en el que se divierte la juventud adinerado. Por-que a ellos les sobra el dinero, sin necesidad de trabajar para ganarlo, como hacen los españolitos que todavía pueden hacerlo: son borbones.

Los editores actuales de El País deben de suponer que al país, o sea, al reino, le importa mucho saber en dónde continúan con su ocupación favori-ta, la de descansar, estos dos ejemplares de la borbonidad, con tratamiento de excelentísimo señor y señora, con grandeza de España. Al parecer am-bos manifiestan inquietudes políticas, y se hallan vinculados al partido de extrema derecha Vox, como es lógico, puesto que son borbones.

Nos cuentan que Froilán, alias Pipe, de 21 años, el cuarto en la línea de sucesión al trono si el coronavirus entrase ahora en la Zarzuela y diezmase a sus habitantes, se aloja en el hotel Alcuzcuz, en las afueras de Marbella, en donde vive como si ya fuera un rey, y continúa el ejemplo de su abuelo Juan Carlos, por lo que siempre lleva al lado alguna muchacha de esa so-ciedad que él frecuenta. Esperemos que no lleve también ninguna arma de fuego, dada su mala puntería: siempre recordaremos aquel disparo que se hizo en el pie derecho el 9 de abril de 2012 con una escopeta de caza, cuando tenía 13 años, por lo que no debió utilizarla, pero es Borbón.

En esos mismos días su abuelo Juan Carlos se dedicaba a cazar elefantes en Botsuana con una barragana (y con un rifle, por supuesto), y además con  mala suerte, puesto que rodó por una escalera en la noche africana, y se rompió una vez más los huesos ya maltrechos. Los dos demuestran poca puntería. Es que, como anunció su padre aquel 17 de julio de 1998 en que nació, a los 62 años de la sublevación militar que tanto le gusta, al dar cuenta a los periodistas del feliz parto, “Es idéntico a su madre, el pobre”. Y se les nota mucho que son borbones.

También es idéntica a su madre la hija Federica, que recibió ese nombre por su bisabuela la que fue reina de Grecia y echaron a patadas sus vasallos prohibiéndole volver a aparecer por allí, cosa que hizo, y por eso murió en Madrid. Es la quinta en la línea de sucesión al trono. A sus 19 años ya ha demostrado que quiere parecerse a su antepasada la reina Isabel II. Muy aficionada a los toros, lo mismo que su madre y su abuelo, quiso conocer tan de cerca la llamada fiesta nacional que mantuvo amores con un torero.   Ahora, sin embargo, prefiere la música discotequera, y su pareja es un ani-mador de salas de fiestas, con el que se aloja en el cortijo El Derramadero, en Villacarrillo, provincia de Jaén, mientras dura la pandemia.

De manera que gracias a esta nueva etapa de El País como diario del co-razón, sabemos cómo disfrutan del confinamiento los hijos de la infausta Elena. Los siguientes serán los de la infausta Cristina, seguro.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
xavi   |2020-06-01 14:22:43
pareja de parásitos fachas
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI