AGENDA DE UN CONFINAMIENTO: 17 DE MAYO (X)

Félix Barroso Gutiérrez

Dice el refrán de por estas tierras que Mayu, magayu y el meh de mayu, en un mehtrehmésihmáluh.  Pero no ha ocurrido así este año, que no todo iba a ser peor que ese coronavirus que, cuando nos despertamos por las mañanas, aún sigue ahí, aunque los insensatos, tarambanas y cantamañanas ya lo den por amortizado.  Quitando algunas cerezas tempranas que se han rajado por la mucha agua caída, el campo está para comérselo.

 

 

El pasado sábado, efemérides de San Abieso y San Carentoco, trotando este correcaminos por los breñales del paraje de “Cabeza la gama”, allá por donde el río Alagón mete su acuosa lengua por el llamado “Regatu de lohJalachónih” y anida la cigüeña negra, me llevé un morrocotudo susto.

Remando iba entre el espeso mar de jaras y escobas, cuando, al pronto, me topé de cara con una enorme jabalina, a la que acompañaban varios jabatos o rayones.  Sabido es que su capacidad visual no es muy buena, pero su olfato es excelente.  Seguro que no me olió porque tenía el aire en su contra.  Frenó en seco y, por un momento, creí que se me venía encima, pero, pegando un bufido, se internó en la espesura del monte.

Son azares, no sin cierto riesgo, con los que nos topamos los que amamos la aventura y nos gusta perdernos por inhóspitos parajes.  Un encuentro más con está inconmensurable y desbordante primavera.

Cambió el aire el sábado. Dejó de soplar del suroeste, siempre cargado de abundantes lluvias, y las rachasdel viento norteño barrieron las nubes al momento.  Pero, por desgracia, no se llevaron los aciagos y negros nubarrones que recorrían los barrios ricos de la capital que, si otrora fue de la República, ahora es de un Reino lastrado por ser herencia de una dictadura y por la depravación y corrupción que lo carcome; dicho sea con el permiso de las derechas y cierto socialreformismo, que no socialismo, de este país, empecinados en blindar con antidemocráticas corazas una institución que si cae, también puede arrastrarles a ellos, por lo mucho que esconden de un pasado lleno de opacidades.

Y no limpiaron los vientos ese firmamento ceñudo, hosco, cargado de odio, de homofobias, xenofobias, aporofobias y supremacismos que cubría esas calles donde viven los “cayetanos”, la “jet set” y los que nacieron con un pan de trigo candeal y relleno de muchos manjares bajo el brazo.  A los de esos barrios de plutócratas, atiborrados de niños pijos o de papá, les han seguido otros de barriadas semejantes en otras populosas ciudades de España, armados con cacerolas que les han puesto en sus manos los criados que tienen a su servicio, mal pagados y muchos de ellos sin contratos en regla. En pegajoso apelotonamiento, pasándose, bajo sus ultrasacrosantos ovarios y testículos, las normas y decretos emanados de la Comisión Técnica Sanitaria que asesora al Gobierno, se arrojaron a las calles.

¿Y por qué protestan?  Pues por una sencilla razón: porque el Estado democrático y social se está quemando las pestañas y gastándose los ahorros nacionales en cubrir las necesidades de quienes en verdad necesitan que se les ayude ante la dramática crisis generada por la pandemia (parados, clases trabajadoras, autónomos o pequeños empresarios afectados por la crisis sanitaria).  Y ellos, los “coronapijos”, como también han sido bautizados, están que se suben por las paredes porque el Gobierno “socialcomunistachavista”, tal y como lo califican, da luz verde para que el dinero de “su España” se lo gasten con la “chusma”, que así llaman también a los millones de españoles que viven al día y casi con lo puesto.

Miles de éstos, por patética desgracia y por una deformación sectaria y por un adoctrinamiento que ha cuajado entre los menos ilustrados, desinformados e inconscientes de que están tirando piedras contra su propio tejado, son votantes suyos. Sí, votan, a sus explotadores, a quienes les comen el pan y les cagan en el morral.  ¿Por qué no se mesaron los cabellos y se rajaron las vestiduras cuando los de abajo, el pueblo llano, tuvo que rescatar los bancos de sus papaítos, en la crisis del 2008?  Aún deben miles de millones a las arcas públicas esos bancos, pero no serán devueltos mientras no haya un Gobierno que se arriesgue de verdad a realizar políticas progresistas, de izquierda, sin medias tintas, como tampoco será posible limpiar las cloacas del Estado y llevar a los tribunales a una monarquía emputecida e ignominiosa.

Han salido los “cayetanos” a las calles, ataviados, cual cruzados del “Glorioso Movimiento Nacional”, agitando las banderas cuyos colores pasearon, junto a las banderas naZis y fascistas, sobre las cabezas rapadas de los millones de republicanos vencidos y sobre los se estaban pudriendo en cunetas y barrancos, vilmente asesinados por el simple hecho de ser rojos.

Hemos pasado el meridiano de mayo, cuando “jadi la rohca el galgu” y “deja la mohca el güé y se va al caballu”, como refieren los refranes de estos septentriones cacereños. Y nada más cruzar el meridiano, la trágica noticia nos quedó anonadados: había caído Julio Anguita González en el combate por la vida.  El “Califa rojo” se nos fue y nos dejó toda una inmensa estela de honestidad, ética a prueba de bombas, coraje, valentía, eterna lucha en pro de los más desheredados y una aureolada integridad humana que, incluso, merecía el respeto de aquellos oponentes políticos cuyo corazón no estaba contaminado por el odio.  Glosar su figura nos llevaría muchas páginas.  Su memoria de docto profesor y de incorruptible e intachable comunista permanecerá siempre entre nosotros.

Que la tierra te sea leve, apóstol del proletariado.  También se nos marcharon un día antes para los vacíos de La Nada otros dos egregios luchadores antifranquistas: el pintor y artista gráfico Juan Genovés Candel y el escritor e historiador Ferrán Sánchez i Agustí.  Que descansen, igualmente, en paz y que su lucha se convierta en espejo para muchos.

Bajan los casos de contagios y de fallecidos.  No obstante, la guardia no hay que bajarla.  Puede que los rayos ultravioletas de estos tiempos calurosos que se avecinan den la puntilla a muchas legiones de coronavirus, pero, tal vez, no a todas.  La mal llamada “Gripe española” (1918) está presente.  Su segunda oleada, después de pasar el estío, fue mucho más arrasadora.  No estamos ante un “andanciu”, palabra que, en el “ehtremeñu” de la zona, viene a significar algo así como un mal del que se desconoce su origen y esencia patógena y, después de hacer de las suyas, acaba por esfumarse.

El asunto reviste mayor gravedad.  Y si vuelve y no hay vacuna, la mayoría de los españoles no tendrán un apartamento “royal suite skyline” en el apartahotel “Benate”, ubicado en la Plaza de España madrileña, como del que ha disfrutado y disfruta ese personaje tan tragicocómico en el que se ha convertido la señorita Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid.  Los enjuagues entre ella y el empresario investigado por delito fiscal, Kike Sarasola, dueño de tales apartahoteles y otras cadenas hoteleras a nivel mundial, es no ya tragicómico sino tragicodramático.

Cuentan que los Sarasola, íntimos de Felipe González, cuya trayectoria oscura y enlodada también es de sobra conocida, levantaron su emporio empresarial gracias a las mediaciones del sevillano y expresidente del Gobierno, el que aún tiene el carné del PSOE pero que no osa ponerlo delante del espejo, porque le puede rebotar y darle en mitad de los morros.  Gente toda ella que están a todas horas, como los “coronapijos”, pidiendo rebajas fiscales y son los mayores saqueadores de lo público.  Y, luego, mucha corbata negra y muchas sayas más oscuras que una noche de lobos.

Dejando ya a todas estas inmundicias de los muladares, vayámonos a nuestros primaverales rosales y, volviéndonos románticos, como no podía ser por menos en un mayo que se desborda por sus bermejos labios, escuchemos el atormentado amor que onnubilaba a nuestro siempre presente Miguel Hernández Gilabert, al que dejaron morir los franco-fascistas como a un perro sarnoso, cuando no había pasado de las treinta y una primaveras.

¡Ay de aquellos amores clandestinos, surrealistas, con la pintora Maruja Mallo!: “Me tiraste un limón, y tan amargo, // con una mano cálida, y tan pura, // que no menoscabó su arquitectura // y probé su amargura sin embargo (…)”.  También nuestro poeta, condenado como Sísifo, a bracear incansablemente en un diciembre donde quedó atrapado, nos habla de otros desolados romances.  ¡Ay de las musas que no se arriesgaron a ser de carne y huesos!: “Apátrida me sé.  Y libertario. // Rebelde, sin bandera conocida. // Si os sirve, aquí mi piel, ya renegrida // y con tintes de rojo proleario.  // De tu azul me erigí en emisario, // porque amó y amé tu larga brida, // porque tu azul mahón me infunde vida // y porque es del color del mono agrario (…)”.


Comentarios
Añadir nuevo
Saeta   |2020-05-19 11:16:04
Entre la señora Ayuso y los cayetanos ocupan los editoriales de todos los
periódicos, pero no se puede tomar a risa todos estos movimientos, gestos,
rugidos, caceroladas... de esta gente, detrás de ellos como han señalado
algunos analistas políticos se puede estar tramando algo peor. Las derechas
no van a permitir nunca, porque se sienten dueñas de España, que les arrebaten
la que creen que es su única patria y que se la tienen ganada porque se la
arrebataron a los rojos y republicanos en el una guerra que perdieron éstos.
Jurdana   |2020-05-19 11:20:47
Ay las derechas, comadre. Estas derechonas no han dejau de jurgal y de malmetel
dendi que, en el siglu Diecinuevi, vierun que la mejol jorma de mantenel los
sus privilegius tenel y tenel al puebru callau, eran los golpis de Estau, y ojo
al parchi, que están mu envalentonás y solu jadi farta otru caudillu que se
ponga al frenti de ellas; de arguna jorma vamus a pagal lo que se no se jidu en
la Transición, que tó siguió igual y no hubu depuración nenguna, y puedi
que pol ellu mos la vuelvan a dal toas en el mehmu carrillu. ¡Ay Ti Feli, lo
que estamus viendu dispués de tantu luchal por la Democracia, y lo que mos
queará pol vel!
Proletario   |2020-05-19 11:25:55
Los cayetanos se han desmadrado y son la vanguardia de los que esperan en la
sombra. Lo lamentable es que, en la España vaciada, tienen muchos seguidores,
pobres gentes que no saben ni dónde tienen la mano derecha y mucho menos la
izquierda. Sabemos que por estos pueblos de Extremadura grupos de caballistas,
muy apegados a las ideas de VOX, se han juntado este fin de semana pasado, con
sus caballos, de noche con el fin de hacer botellón en sitios apartados del
campo; fotos nos han llegado de sus botellonadas, dejando todo lleno de botellas
y vasos de plástico al lado de las hogueras que hicieron, por lo visto
asistían a una especie de rito de conjurarse para los "acontecimientos que
llegarán en breve". Así nos lo han contado voces allegadas a ellos, pero
que no son de ellos. Atentos.
Carnitoro   |2020-05-19 13:43:31
Julio Anguita, ninguno como él, un hombre luchador, honrado, que llamaba a las
cosas por su nombre. Cuándo le debemos a él, para que aprendan los
políticos, sobre todo los de izquierda y en especial toda esa casta de camisas
viejas del PSOE, empezando por Felipe y acabando por Guerra.
Blanca   |2020-05-19 13:46:06
QuÉ PENA, Se me han caído las lágrimas cuando me enteré de la muerte de
Julio Anguita, Solo dijo verdades a lo largo de su vida y toda su vida fue una
lucha permanente en favor de la clase trabajadora, no se arredró ante nadie y
eso que ciertos obispos, empezando por el de Córdoba lo criminalizaron de todo,
pero tuvo un gran respeto de sus contrincantes políticos. Descansa en paz,
compañero Julio.
Caballo Loco   |2020-05-19 14:30:38
Todo lo que se diga en positivo sobre Julio Anguita siempre será poco. Para
las extremas derechas, cuyos ojos están sangrando por el odio, seguirá siendo
un canalla comunista, de la estirpe de los rojos y republicanos. Ni uno de sus
dirigentes de VOX ha tenido el simple razonamiento humano, no ya dolor por su
muerte, de mandar un pésame, para ese gente de la ultraderecha Julio es uno
más de los "socialcomunistaschavistas" que están llevando a España no
por los derroteros de IMPERIO HACIA DIOS, sino por los dela ANTIESPAÑA, y a los
que hay que exterminar, como intentaron en el 36.
Martillo de herejes   |2020-05-19 14:37:14
He segado muchas veces con la hoz en las escasas tierras de mi padre, en la
comarca del Valle del Alagón, y con el martillo he enderezado el filo embotado
de la guadaña, mi familia fueron pequeños campesinos, que, a veces, incluso
tenían que emplearse de jornaleros con otros más ricos y con más tierras. Me
dieron, con grandes esfuerzos, estudios y acabé una carrera. He sido un
martillo de herejes, pero no al estilo ultracatólico, sino martillo para
martillear a todos los que oprimían al pueblo. Julio Anguita ha sido mi luz,
mi guía y mi maestro. He derramado muchas lágrimas con su muerte. Lo vamos a
echar mucho en falta en estos tiempos revueltos, donde hay muchos con ganas de
desmoronar todas las conquistas ganadas por el pueblo obrero y campesino y con
la paradoja de que muchos de estos obreros y campesinos forman parte de las
fuerzas desmoronadoras. Sin gente como Julio, nuestra democracia hará aguas
...
Adelaido   |2020-05-20 01:02:13
A Miguel Hernández, cuyas obras completas tengo como libro de cabecera, no lo
fusilaron por la espalda como a Federico García Lorca, pero sabiendo que estaba
tuberculoso por el abandono y miseria del calabozo en el que lo habían
arrojado, no lo quisieron trasladar al hospital de Valencia y, cuando lo
quisieron hacer, ya estaba en la agonía. Había orden de que a los presos
republicanos que enfermasen había que dejarlos morir. Gran poeta y comunista
como Julio Anguita. Podía haber salido de la cárcel, pero no quiso renunciar
al comunismo ni a sus ideas. Era una persona íntegra y no juró acatamiento al
"Glorioso Movimiento Nacional". Por ello, no lo sacaron de la cárcel,
pese a que no se doblegó y sus influencias no le valieron de nada.
Pitorra   |2020-05-20 01:06:14
Escuchado a la Ayuso me quedo patidifuso. Otra más tonta no podían haber
puesto al frente de la Comunidad de Madrid. ¿A quiénes votan los madrileños?
Pero son incorregibles. Miles de ellos llevan dentro un virus peor que el
coronavirus. Seguro que después del calamitoso estado en que ha dejado a
Madrid la pandemia, por culpa de los recortes y privatizaciones en la Sanidad
Pública, la seguirán votando, porque Madrid gana a facherío por goleada al
resto de España. ¡Ay Madrid, la que resistió con heroísmo tres años al
asedio fascista! ¡Quién te vio y quién te ve!
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI