TOMATES Y APLAUSOS

El caciquevirus

Ángel Morillo Triviño. No les voy a dar datos de la marcha del coronavirus porque, como hay que quedarse en casa, y la radio o la TV no paran de suministrárnoslo, sólo supondría agobiarnos un poco más de lo que ya estamos.No hace muchos días, nuestros pueblos y ciudades y carretas y autovías estaban inundadas de tractores en señal de protesta por los precios de los productos agrarios, y en un acto del orgullo que nos caracteriza -especialmente a los herederos de Cortés y Pizarro- se tiraban toneladas de éstos en señal de protesta.

Como dice el dicho popular: “Para poca cebada, ninguna”. Los agricultores están cargados de razón (no tanto los ganaderos, o cuando menos, algunos ganaderos, y también algunos agricultores, productos ambos del latifundismo que aún impera en este país super protegidos por esa UE neoliberal, por no llamarla fascista que es el apelativo que merece), pero en lugar de tirar sus productos a la calle o las carreteras deberían habérselos tirado a la cara a más de un político de esos que ahora nos prometen de todo con motivo del virus para intentar corregir sus múltiples añagazas de tantos y tantos años de expolio, esencialmente, a las clases más desfavorecidas, que ahora, por su nefasta gestión (¡qué vergüenza!, como están las Residencias de Mayores, sin médico, obligatorio en la mayoría de ellas) para llenarse la andorga, se tienen que agarrar a otro dicho también muy popular: “Después de muerto el burro, la cebada al culo”.

Claro que hay que aplaudir cada día a esos miles y miles de sanitarios (no todos los que debiéramos tener, pues miren la estadística y comprobaran que de los países de la OCDE -los más desarrollados del mundo- estamos entre los que menos dedican a esa profesión y entre los que menos sanitarios tienen por cada mil habitantes) que se están dejando la piel -nunca mejor dicho- por salvar vidas.

Y, por supuesto, hay que tirarles los tomates -como a los malos cantantes- al gremio (amplísimo gremio, cerca de ¡500.000!) de la política para que, dé una vez por todas, se enteren de que estamos hasta los mismísimos coj… de sus andanzas. Ahora se está viendo a diario los tan famosos recortes de la crisis (inventada por el establishment financiero para “cuadrar” sus cuentas) en hospitales y demás centros sanitarios (y ¡hola la!: Aparecen los del IBEX, con el Santander a la cabeza, con sus miserables donaciones producto de los milmillonarios ahorros del tiempo que llevan sin pagar los impuestos que les corresponde).

Aunque a algunos no nos sorprende, pues vivir en Extremadura supone saber con antelación en la que nos podíamos ver si ocurría algo parecido a lo que está ocurriendo. Sabíamos de sobra que batiríamos todos los récords de mala gestión posible, y ahí están los datos ya por encima de Italia y de la propia China que llevaban camino de ser los primeros en el total desafuero por culpa de, al parecer, el comercio ilícito de animales salvajes (pangolines, sobre todo) en China y África para alimentación y medicina, y que es de donde ha salido -casi con seguridad- el maldito virus (previsiblemente mutado por los murciélagos). Y puede que salga algún que otro que también se convierta en pandemia en un futuro no muy lejano, pues la cosa no parece que vaya a tener solución de un día para otro: “El negocio es el negocio”. Y sino al tiempo.    

Me sumo a la petición de dimisión (habría que pedirla de casi todos los políticos) del Consejero de Salud de Extremadura, Sr. Vergeles Blanca, por su desidia en la gestión de los centros sanitarios y por ser uno de los culpables de que los hospitales estén en las condiciones que están (faltan gran cantidad de médicos especialistas y demás sanitarios porque se les ofrecían contratos precarios y sueldos ridículos). Y de que todos los médicos y demás sanitarios -los que quedan- se vean obligados a trabajar sin descanso en condiciones pésimas de seguridad sin las mínimas medidas de protección dada su mayor exposición a contraer el coronavirus más que cualquier ciudadano.

Claro que esto, Extremadura, es el tercer mundo: Casi la mitad de sus habitantes -más del 50% de los niños- está en riesgo de exclusión social. ¿Ocurre en alguna otra Comunidad Autónoma? Miren, para terminar, sólo un dato que es lo suficientemente esclarecedor para que el Consejero de Sanidad, Sr. Vergeles, se largue antes de que le pueda ocurrir lo peor: En Extremadura la tasa de contagios de profesionales sanitarios es del 25% mientras a nivel nacional es del 12%, en Italia está situada en el 8% y en China es del 4%; y encima, el señorito éste mentiroso y ruin, acusa a los sanitarios de haberse contagiado fuera de los centros sanitarios. ¡Fuera ya!

Él y quien lo ha puesto, pues el Sr. Fernández Vara (médico forense, podía haberse “arremangado” y estar en algún hospital para dar ejemplo y cumplir con el juramento hipocrático), según el Sindicato de Empleo Público (SGTEX), es lamentable que en el Diario Oficial de Extremadura se publique el proyecto para garantizar subvenciones a Sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT) y Patronal Empresarial (CREEX), con un aumento del ¡300%!, en un momento en que se está pidiendo a la sociedad civil, empresarios, PYMES, Autónomos y ciudadanos en general un esfuerzo económico “descomunal”, y mientras tanto no hay EPIS para los médicos y demás sanitarios. Así de claro.

¡No lo olviden! Sigan votando a éstos en las próximas elecciones…, y cuando acabemos con la pandemia, que ojalá sea pronto, nos seguirá persiguiendo la “endemia económica” que llevamos padeciendo desde que ellos gobiernan y se forran a costa de nuestros muchos impuestos.









Comentarios
Añadir nuevo
extremeño   |2020-03-30 15:28:56
temo más al cacique virus que l covid 19, uno lleva en Extremadura 35 años, el
otro unos meses
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI