EL SAREB: ¿UN BANCO MALO O BUENO?

Ángel Morillo Triviño. Antes de nada, me planteo la disyuntiva de que puedan existir en la realidad Bancos malos o Bancos buenos. En mis muchos años -por desgracia, claro- peleando con entidades bancarias no he encontrado aún, pues no he terminado, una que pueda decir que es buena. Quizás sea -justo es reconocérselo- ING el único Banco con el que no he tenido problemas. Aunque, cierto es que tampoco lo utilizo para otra cosa que no sea recibir a través suya mi pensión. La cuenta que mantengo para tal menester no tiene gastos de ningún tipo, lo cual no es lo habitual en las demás entidades, que cobran comisiones hasta por “dar los buenos días”. Por cierto, el Banco de Santander (la perla española del gremio de la usura, y quien manda en este país, que sólo pudo ganar el pasado año -que se sepa, lo cual no quiere decir que sea cierto- casi ¡6.000 millones de euros!) acaba de subir las suyas en un tanto por ciento escandalosas. Pero, sí no hay quien se lo impida, cosa que debería hacer el Banco de España, pues que se va a hacer: que siga pagando el bartolo de turno, ¿no?

Leyendo un artículo de Guillermo Rocafort (GR) en el periódico ECD sobre el SAREB (al que llama “engendro” creado por D. Luis de Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo, que, como ministro de Rajoy, lo pergeñó), uno comprende fácilmente que en realidad no existe ningún Banco bueno, pues esa entidad que, dicho sea de paso, significa “Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria” no es, como nos han querido meter en la mollera los artífices del adoctrinamiento capitalista opresor, un Banco bueno o, cuando menos, necesario. Es, por definición económica, un Banco MALO. Aunque, reitero, dudo que exista un solo Banco BUENO.

A pesar de que, como señaló un tal Juanjo Braulio, “la gente está muchos más interesada en lo que hacen, dicen o rebuznan los niñatos que dan patadas que en los desmanes de los políticos, las trapacerías de los banqueros o los horrores de los terroristas”, voy a reseñar algunas consideraciones de GR sobre el SAREB para que la ciudadanía tenga presente que, como dijo Pablo Castellano Cardalliaguet, “una política independiente y socialista no es posible cuando se debe a la Banca, en un sistema de BANCOCRACIA en que todo lo absorbe, todo lo domina, todo lo impone. No hay independencia política cuando se depende respecto al que tiene el dogal al cuello: Como se te ocurra llevar tu ideario con un mínimo de rigor, acaban contigo en una mañana”. Aunque “es bueno que la gente no conozca el sistema bancario y monetario, sino habría una revolución mañana por la mañana”, según Henry Ford. Pero, aun así, “¿por qué es la gente la que debe ser digna de los Bancos? ¿Acaso son los Bancos dignos de la gente?, que dijo un tal Muhammad Yunus. En fin, una última frase de un “famoso” y paso a las consideraciones: “Robar un Banco es un delito, pero más delito es fundarlo”, dijo Bertolt Brecht. Tenía mucha razón y en el caso del Banco MALO más aún. Veamos:

La deuda “privada” emitida por el SAREB, para financiar la adquisición de los activos tóxicos (créditos impagados e inmuebles sin terminar) de las Cajas y Bancos quebrados, lo fue con el aval del Estado Español, por un importe de 35.761 millones de euros, y no sería descabellado el decir que esa deuda recaerá en el 2027, fecha del vencimiento de la misma y ante su más que previsible impago, sobre el conjunto de los españoles. En la investidura ninguna fuerza política ha dicho nada al respecto, lo que significa que son todos ¿auténticos salteadores de caminos? Bueno…, del SAREB nadie habla porque muchos no saben y los pocos que sí, callan.

La realidad es que la deuda pública “oculta” por la vía de estos riesgos fiscales para el Estado Español, como es el aval del SAREB, junto con otros que están latentes, alcanza la cifra del 30% del PIB, con lo que nuestro endeudamiento real se encontraría en torno al ¡130% del PIB!

El propietario o titular de ese engendro financiero que es el SAREB son los propios Fondos Buitre, por medio de la suscripción del 98% de su pasivo mediante deuda en forma de obligaciones; los gestores de los activos del SAREB son en parte también sociedades vinculadas a los Fondos Buitre, por lo que cobran sus retribuciones suculentas, y finalmente, los clientes son los propios Fondos Buitre, a los que se asignan los mejores activos de forma directa y sin posibilidad de concurrencia de aquellos españoles que quieran optar a los mencionados activos.

Incluso en el Ley que creó el SAREB (Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito) se hurtó al español la posibilidad de ejercitar el derecho de retracto crediticio (artículo 1.535 del Código Civil) en su artículo 36 (Régimen de la transmisión de activos), que podría haber permitido a los españoles el cancelar sus deudas al precio que fueron adquiridas por el SAREB. Un inciso: Me pregunto si no podremos ejercer ese derecho de retracto crediticio los que tenemos una hipoteca con el Banco Popular adquirido por el Santander por la escandalosa cifra de ¡un euro! Veremos si no ocurre cualquier día (si hurga alguien de Podemos, porque si no…), aún a sabiendas de en el país que vivimos.

Esa deuda privada del SAREB además no cotiza en un mercado secundario ni en ningún mercado legal; puede que esté pasando de mano en mano, como pasan los objetos o personas manejadas por la delincuencia internacional, sin control. Es el vivo reflejo de nuestra soberanía nacional, ya prácticamente inexistente, regalada a Fondos Buitre, la verdadera cara del liberalismo internacional que desguaza a las Naciones y las convierte en esclavas de sus Deudas con la complicidad de la casta política.

Esa deuda del SAREB es por todo lo anterior ilegal, nació desde la falta de transparencia y la mentira, falta de consentimiento de la Nación y por medio de abundantes simulaciones contractuales y abusos y fraude de Ley; su creación y desenvolvimiento podría vulnerar delitos económicos  y societarios del Código Penal Español y por lo tanto en ningún caso el Estado Español, si es que alguna vez se pone a defender al Pueblo Español, debe hacerse cargo en el 2027 de esa deuda una vez vencida e impagada, deuda que debe ser asumida por los Fondos que han depredado el SAREB. Es una “dación en pago” del SAREB lo que hay que hacerles cuando vengan a reclamar su deuda ilegal.

Hace falta una auditoría exhaustiva que analice todo lo anterior, y cuyo resultado ya puedo anticipar; España no debe hacerse cargo de una deuda de ilegal de 35.761 millones de euros de una sociedad mercantil como el SAREB. El SAREB que se lo coman los Fondos Buitre, que son los que se han lucrado especulativamente de él.

Ya veremos como en el Parlamento Español este tema no se toca, salvo en el 2027, unos días justo antes del vencimiento de la deuda del SAREB, y será para la creación de un engendro aún mayor.    









Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI