PSOE-Podemos: Un Gobierno “progre” para timar a los asalariados

PEEEEEEEEEEEEEDROOOOOOOOOOO

MARAT. Ya tenemos gobierno. Por una diferencia de 2 votos en el Congreso y a pesar de los sueños húmedos de la “leal oposición” y de la “democrática” prensa “constitucionalista”, a la que sólo le ha faltado acusar de pederasta y violador de ancianas al ahora confirmado presidente. Todo se andará. El PP ya sigue la estela de Aznar cuando estaba en la oposición. Centro-derecha creo que lo llaman.No es mi gobierno ni mi Presidente. No lo eran antes de formarse, no lo van a ser durante todo su futuro período vigente, del mismo modo que no lo ha sido ninguno de los existentes desde 1977.

Todos ellos obedecen al capital y éste ya ha pactado con una parte del mismo (Iberdrola, Bankia, BBVA, La Caixa “et alter”). Sí, de una parte del Ibex 35, la única bestia negra del vice Iglesias, para el que la perversidad del capitalismo se agota en un sector de las más cotizadas de la bolsa y no en unas relaciones sociales de producción que van condenando, cada día un poco más, a crecientes sectores de la clase trabajadora al neoesclavismo.

De momento, entre la progresía de la falsa clase media y de los medios de empalagamiento de dicho ala al servicio de los intereses de la burguesía, ni más ni menos que la cada vez más fascistizada derecha y su Brunete mediática, algo ha ganado Sánchez y su socio principal: el apoyo redoblado de quienes ven en el comportamiento de un Casado que, no es que se haya echado al monte, sino que ya está ordeñando cabras en el Mont Blanc, y de un Abascal que, tras pedir cárcel “per tutti”  ante tanto “traidor a España”, sólo le ha faltado gritar “a mí la Legión, fusilen a esos rojos” la constatación de un falso o ellos o nosotros, cuando no hay ningún grupo en el Parlamento que defienda la destrucción del capitalismo y la lucha por una sociedad socialista. Es fácil caer en la tentación de reforzar lo rechazable, al menos desde una perspectiva de clase, sólo porque los fascistas han entrado en catatonía pistolera ¿Y Arrimadas? Arrimadas sigue siendo muy guapa. Cualquier sentimiento de ofensa por esta acotación por parte del feminismo, como decía un conocido hace muchos años, “me es hidráulico”. Vamos, que me importa entre 0 y nada. Arrimadas es como Rivera pero en robotina y con el disco de Albert rayado desde el hostión electoral de C´s. Tiene menos reflejos para cambiar el paso que un manatí con reuma.


Conocimos ya hace días el acuerdo (“Coalición Progresista” lo llaman sus actores) de PSOE y Podemos. Más allá de las promesas de derogación de los aspectos más lesivos de la Reforma Laboral -la de Rajoy, la que no se aplicó, no la de Zapatero, que es la que el PP puso en práctica. Como en tantas cosas el progrerío engaña a su devoto personal con absoluta desvergüenza y éste lo acepta con entusiasmado autoengaño-, reforma de la Ley Mordaza, subida del salario mínimo y de impuestos a los más ricos y a grandes empresas que pronto olvidarán sus votantes, como es habitual, ante la evidencia de que eran agua de borrajas, quedan cuestiones como la no resolución de la estabilidad del sistema público de pensiones o una solución integral para todos aquellos sectores sociales de las clases subalternas (millones de personas) que se han quedado descolgados de la falsa recuperación económica que ahora se acaba. Para unos y otros parches por cuotas, que es la forma de hacer minería de votos.

Más allá de todo ello, el preámbulo de “Coalición Progresista” PSOE-Podemos en sus aspectos sociales esconde algo que muy poca gente conoce. Es papel mojado.

La introducción a dicho acuerdo es clara. “Los Presupuestos Generales del Estado que se desarrollarán a lo largo de la misma se elaborarán tomando como base este documento y los consensos adquiridos en los últimos tiempos, adaptándolos al nuevo contexto macroeconómico”. ¿Y cuál es el “nuevo contexto macroeconómico”? El de una crisis capitalista que se recrudece en el que la Comisión Europea exige a España nuevos ajustes, en este caso por valor de 9.600 millones de euros.

Pero si la alusión al “nuevo contexto macroeconómico” no les parece a ustedes suficientemente aclaratorio, lean lo relativo al punto 10 del preacuerdo firmado en la primera quincena del pasado noviembre entre Sánchez e Iglesias, previo al acuerdo definitivo de diciembre:  “El Gobierno impulsará políticas sociales y nuevos derechos con arreglo a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa”.

¿Recuerdan ustedes cómo empezó aquello cuando la crisis capitalista daba su primer coletazo en el país en 2008? Parecido a ahora. Empezaron por cantidades inferiores –como ahora con la exigencia de ajustes por 9.600 millones de euros- y éstas fueron “in crescendo”. Si no se entiende que bajo el capitalismo el gasto social es gasto improductivo si no genera rentabilidad para quienes mueven a los títeres políticos de cualquier signo aparentemente distinto, es que no se quiere entender que el prometido amejoramiento social es puro bulo.

Las cuentas no salen ahora porque las subidas de impuestos a las rentas más altas y corporaciones arrojarán un saldo menor muy limitado. Menos saldrán en un futuro cuando las advertencias de la Comisión Europea se conviertan en horcas caudinas para el gobierno salido del pacto-carambola y se impongan condiciones drásticas de recortes sociales y ajustes duros.

Cuando esto suceda y las asociaciones empresariales marquen el paso al futuro gobierno exigiendo menores cargas fiscales y laborales, mayor flexibilidad aún para el despido, contratos más a la carta y nuevas políticas de privatización sanitaria, instrumentos puente desde el sistema público de pensiones al privado, etc. veremos cómo el gobierno de progreso nos habla de medidas de transición ecológica, que pagarán los trabajadores, sacará adelante leyes de protección animal y antitaurinas, nuevas leyes de igualdad (entre hombres y mujeres, no entre clases, por favor), de leyes de emprendimiento… mientras aplica los dictados que el capital le imponga.

No hay cuadratura posible del círculo de la “voluntad política” cuando la crisis capitalista conduce al poder económico a vampirizar las instituciones y la vida social y demuestra palmariamente que la “autonomía de la política” es una falacia dentro de un Estado de clase y hoy más que nunca.

No se trata de la cantinela que canallas e imbéciles gritaban hace años, “no es una crisis, es una estafa”. Es que el capitalismo no puede subsistir sin una ganancia suficiente que le garantice la acumulación necesaria para seguir reproduciéndose.

Las supuestas políticas sociales del gobierno de coalición PSOE-Podemos han necesitado de una investidura con la abstención de ERC y Bildu y el apoyo de PNV que ya ha significado que, más allá o acá de los contenidos reales de los acuerdos para la elección por los pelos del nuevo gobierno, que dichas cuestiones sociales queden eclipsadas por un rebrote del choque de trenes entre la tribu reaccionaria nacionalista catalana, a medio plazo también posiblemente la vasca, y la española de Atapuerca.

Si les cabe a ustedes alguna duda en lo de Atapuerca, vean el tuit de hace unos días del dipsómano (borracho) nazi, y eurodiputado de VOX, Hermann Tertsch. Por cierto, en los 90 el aludido escribía en El País, un periódico durante tanto tiempo de referencia progre. Como sólo expresaba una incontenible y patológica baba anticomunista debía de resultarles un demócrata a los del ex falangista Polanco. Tan enfermiza esa emisión de hidrofobia, que califica de comunistas a Iglesias y Garzón, con lo que lava la cara de dos saltimbanquis políticos y nos ofende a quienes sí somos comunistas y partidarios de la dictadura de clase del proletariado; justo la que le enviaría a él a la jaula de un zoológico junto con los orangutanes de los que no se ha separado familiarmente.

La dinámica en la que los progres del PSOE y de Podemos y su miniyó IU entran en un falso juego de pactos sin contenido real (participación de la población catalana en una consulta que no es referéndum y de una ERC que huye hacia adelante para imponerse a la bestia parda hegemonismo cada vez más étnico del dúo cómico Puigdemont- Torrá) y la España imperial y eterna, clama conjurada en Santa Alianza de PP-VOX y los restos del naufragio de C´s amenaza con encabronar a la sociedad española en una falsa dialéctica amigo-enemigo en el que la perdedora es la clase trabajadora, que no genera discurso propio, ni tiene quien políticamente la escriba y cuya realidad quedará enterrada bajo un manto de banderas, exaltaciones tribales y discursos a cuál más disparatado de otras identidades, las líquidas de las mil diversidades.

En la inmensa ristra de tabernas que jalona el territorio español desde Lugo a Murcia, desde Gerona a Huelva, pasando, cómo no, por ese patio del Monipodio cuñado que es Madrid, se escucha el “quejío” de la bestia tribal, el  regurgitar del odio de todos contra todos y, lo que es peor, el creciente cabreo de los menestrales que necesitan dirigir sus frustraciones cotidianas, mediáticamente teledirigidas por los indecentes voceros del fascio, contra otros que seguramente son tan clases subalternas y, en ocasiones, incluso sectores marginados (menas,…) sufren el depósito de tales cóleras.

El enfrentamiento político derecha-izquierda en el período del gobierno progre será fundamentalmente el de la cuestión nacional Cataluña-España, enfeudando a progres y a la fauna en extinción de grupúsculos pseudocomunistas, a la derecha reaccionaria y nacionalista catalana y dando a “constitucionalistas” (derecha pura y dura de PP y C´s y fascistas en proceso de VOX), combustible para su cruzada de reconquista patriotera mediante la siembra del odio.

Salvo estallidos derivados de un empeoramiento de la crisis capitalista y de las curas de caballo contra las conquistas de la clase trabajadora que aplique el inestable gobierno de coalición PSOE-Podemos, no veremos aparecer a la cuestión social en el horizonte próximo. Pero ante la falta de organización de clase y de discurso y orientación de las luchas en un sentido anticapitalista, las explosiones tendrán un efecto pasajero.

Por si fuera poco, los meses finales de 2019 nos traen un venturoso 2020 en el que las diversidades entran ya en el colapso diarréico más patético. Un apunte de por dónde podría ir la cosa nos la muestra la creciente inquina entre un sector de las feministas y otro de los transexuales (estoy convencido de que en uno y otro lado hay personas sensatas que no pueden imponer su sentido común porque no buscan el ruido ni el enfrentamiento) y viceversa. Han abierto la caja de los truenos del todos contra todos en el ya parcelado e hipersegmentado mundo de las diversidades. Unos y otras, otras y unos han decidido utilizar el comodín del género, ese término envenenado en origen, que se retuerce en sus significados a conveniencia de los contendientes, que hoy trae sus coletazos a la bronca más incomprensible, salvo para iniciados, hasta convertir el campo de batalla en microtribus del “a por ell@s”. Acusaciones mutuas, cada cuál más absurda, pero enormemente útiles a los intereses del capital que se frota las manos en este sindiós de estupideces que contribuyen a tapar el discurso de clase. Hay guerras que sólo existen por el interés de ambas partes de mantenerlas, no de una sola. Hay guerras en las que nadie gana, salvo ciertos protagonistas en el mantenimiento del chiringuito en el que viven y en el deseo de adquirir cierta y dudosa notoriedad dentro de círculos concéntricos, cerrados e hiperminoritarios, al expresar sus egos revestidos de argumentación. Hay guerras que enfangan a los contendientes sin que ninguno de ellos salga limpio de las batallas. Hay guerras cuyo mejor destino es no darlas.

Y esperen, porque esta bronca irá a más y pillará por en medio a homosexuales y lesbianas, con los que, en principio no va la trifulca, pero que acabarán por recibir de uno y otro lado. Seguramente sin comerlo ni beberlo.

Este tipo de pelea sectaria sólo contribuirá al desprestigio de un movimiento que se había basado en un eje interclasista y de identidades nacidas de lo sexual, a su mengua, al debilitar y romper sus alianzas, y a la desprotección ante el fascismo rampante de personas que han luchado por encontrar el respeto de la sociedad y una vida aceptable para sí mismas.

Abascal en la tierra y Hayeck, con su ultraliberalismo, desde el infierno se parten el culo de risa.

En fin, que si no les gustó mucho 2019, 2020 se presenta como otro año más en el que las necesidades de la clase trabajadora quedarán pospuestas “sine die”, con la ovejuna complacencia de ella misma.

Comentarios
Añadir nuevo
VAYA TIMO   |2020-01-08 22:50:42
DICEN QUE VAYA CARRERÓN EL DE PODEMOS, UN PARTIDO RECIEN FUNDADO, Y ES FALSO,
EL CARRERÓN ES EL DE LOS CHAUCHESCUS ESPAÑOLES MARQUESES DE GALAPAGAR
VAYA TIMO   |2020-01-08 22:50:43
DICEN QUE VAYA CARRERÓN EL DE PODEMOS, UN PARTIDO RECIEN FUNDADO, Y ES FALSO,
EL CARRERÓN ES EL DE LOS CHAUCHESCUS ESPAÑOLES MARQUESES DE GALAPAGAR
VAYA TIMO   |2020-01-08 22:50:44
DICEN QUE VAYA CARRERÓN EL DE PODEMOS, UN PARTIDO RECIEN FUNDADO, Y ES FALSO,
EL CARRERÓN ES EL DE LOS CHAUCHESCUS ESPAÑOLES MARQUESES DE GALAPAGAR
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI