Nuestro rey en La Habana

Arturo del Villar

EN tanto el rey católico nuestro señor don Felipe VI mantenga al actual escriba de sus discursos, continuará haciendo el ridículo cada vez que lee uno de ellos, por muy campanudamente que lo haga. Quizá sea que no encuentra recambio, porque habrá muy pocas personas dispuestas a aceptar ese cargo. Yo no lo recibiría ni por todos los ahorros de Juan Carlos I que me ofreciera. Su última pifia la ha cometido con motivo de la visita calificada de Estado de los reyes de España a la República de Cuba.Durante la cena ofrecida el 13 de noviembre por el presidente Miguel Díaz-Canel, elegido el pasado 10 de octubre por la Asamblea Nacional del Poder Popular para ese cargo, leyó un absurdo discurso el rey de España designado para ese cargo por su padre, quien a su vez había sido designado sucesor a título de rey por el dictadorísimo genocida.

El presidente representa al Poder Popular, y el rey al poder dictatorial. Pues bien, al escriba se le ocurrió hacer contar a su marioneta lectora, en la primera parte del discurso, la historia de La Habana a los invitados, que eran políticos e intelectuales cubanos bien conocedores de la historia patria. 
Precisamente ese mismo día los reyes hicieron un recorrido por el casco viejo de La Habana, guiados por Eusebio Leal, historiador y cronista de la ciudad, quien les contó los grandes sucesos y las anécdotas más curiosas. El rey de España le condecoró con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, que Leal aceptó por cortesía, ya que la Revolución se mofa de esos ringorrangos pequeñoburgueses monárquicos. Si el escriba tuviera sentido común, habría supuesto que absolutamente todos los asistentes a la cena conocían mejor que él la historia de La Habana. Si tuviera sentido común no sería escriba real.

LA MALDITA HISTORIA COLONIAL

En la primera parte de su lectura el monarca heredado por los españoles sin nuestro consentimiento expresó esos lugares comunes previstos en todos los discursos, para que el orador obtenga la simpatía del auditorio:

Desde que ponemos pie en tierra nos invade un sentimiento muy fuerte de hermandad y de familiaridad. Una emoción que es fruto de tanta historia compartida.

La historia compartida es la que abarca la guerra librada por los patriotas cubanos para liberarse del yugo colonial español. Un gran personaje histórico es Carlos Manuel de Céspedes, que el 10 de octubre de 1868 lanzó el grito de Yara, con el que anunció la proclamación de la independencia de Cuba y la liberación de los esclavos comprados por los españoles para hacerlos trabajar en sus posesiones. Enfrentado al ejército colonial español, prefirió despeñarse el 27 de febrero de 1874, para evitar ser apresado por los militares españoles, que según su costumbre lo someterían a torturas hasta la muerte. Esta historia es emocionante, pero no la mencionó el rey.
También estuvo compartida la guerra por la independencia librada entre 1895 y el 98 contra el ejército colonial español. Toda la América colonial española se había ido independizando a lo largo del siglo XIX, hasta culminar con la liberación de Cuba y Puerto Rico en 1898. Todas las colonias ansían independizarse de la metrópoli, y si necesitan alzarse en armas lo hacen. Los reyes ponían al frente de las colonias a virreyes y gobernadores corruptos, ocupados solamente en procurar su enriquecimiento personal a costa de toda clase de inmoralidades. Por ello se hacían odiosos a los naturales del país, animándoles a alzarse contra la corrupción de los representantes de los reyes colocados en otro continente, a los que debían pagar innumerables impuestos por el simple hecho de serlo.

La colonización española es una sarta de crímenes continuados. En Hispanoamérica son héroes Moctezuma, muerto de una forma no aclarada por culpa de Hernán Cortés; Atahualpa, estrangulado por orden de Francisco Pizarro, y Caupolicán, empalado por orden de Alonso de Reinoso. Son los tres grandes héroes de la resistencia, pero los conquistadores españoles cometieron un genocidio con la población indígena, además de destruir su cultura al considerarla diabólica los fanáticos frailes que los acompañaban. Alguien debiera contarle a su majestad la historia de España, para evitarle ir haciendo ridiculeces por el mundo.
Los países colonizados por España fueron soltando su tiranía, lo hicieron Portugal, Bélgica, Holanda, Milán, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, toda Hispanoamérica, las islas Filipinas y Marruecos, para culminar la tarea descolonizadora de la peor forma posible, con la entrega del Sahara al tirano de Marruecos, y la aceptación de la horrenda dictadura teodorera en Guinea. Con razón en todos los países colonizados por España se detesta cuanto suena a español, porque en todos han dejado memoria amarga de su dominio, como decía Don Juan Tenorio de sus andanzas.
Yo soy español, pero no le perdono a España que el ejército colonial matara el 19 de mayo de 1895 a José Martí, uno de los grandes poetas modernistas, combatiente por la liberación de su patria cubana. Ni tampoco que asesinara el 30 de diciembre de 1896 a otro excepcional poeta, José Rizal, héroe de la independencia filipina. A los dos les han levantado monumentos en Madrid, como si eso compensara los crímenes cometidos.   

LIBERTAD A LA BORBÓNICA MANERA

Al leer el discurso entregado por el escriba Felipe VI cayó en el cinismo más absoluto, al ensalzar como modelo de convivencia en los países lo que nos está prohibido a sus vasallos en el suyo. Así no tuvo empacho en leer estas palabras:

Es necesaria la existencia de instituciones que representen toda la realidad diversa y plural que existe de los ciudadanos, y que éstos puedan expresar por sí mismos sus preferencias y encontrar, en esas instituciones, el adecuado respeto a la integralidad de sus derechos incluyendo, entre ellos, la capacidad de expresar libremente sus ideas, la libertad de asociación o de reunión.

Felpe VI tiene una cara más dura que la de su antepasado Fernando VII, borbones los dos. Predica en Cuba que los ciudadanos deben “expresar por sí mismos sus preferencias”, pero nos impide a sus forzosos vasallos expresarlas en un referéndum acerca de la forma de Estado que preferimos. Padecemos la monarquía del 18 de julio instaurada por la omnímoda voluntad del dictadorísimo golpista, organizador y triunfador de una guerra contra la legalidad constitucional y la opinión republicana libremente expuesta por la mayoría ciudadana. El dictadorísimo designó a su sucesor a título de rey para que perpetuase su régimen, y así se cumplió a su muerte natural, sin consultar en ningún caso la opinión de los vasallos. Después, cuando el sucesor designado había conseguido acumular una fortuna personal calculada en 1.800 millones de euros, y gozado de la compañía complaciente de 1.500 barraganas, según cálculo del hispanista Andrew Morton, decidió abdicar y pasó la corona a su hijo, sin dignarse preguntar a los vasallos si estamos de acuerdo o no con su determinación personal.
No solamente la borboncracia no tolera a sus vasallos “expresar por sí mismos sus preferencias”, como tuvo la desfachatez de leer el rey ante los cubanos, sino que sus policías detienen a los discrepantes, sus jueces condenan a multa y cárcel a los que osan “expresar libremente sus ideas”, palabras textuales del discurso borbónico, ya sea mediante canciones o dibujos, y los que desean evitar la mazmorra tienen que exiliarse. He aquí un listado muy incompleto de los españoles condenados por expresar sus preferencias desde que empezó el reinado de Felipe VI, el 19 de junio de 2014:

-- 2 octubre 2014, la Audiencia Nazional condena a Guifré Peguera y Jordi Nogué a multa de 900 euros por quemar fotografías del rey en Mataró en la Diada de 2013.
-- 18 marzo 2015, Bartomeu Marí, director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, anula la exposición titulada “La Bestia i el Sobirà”, organizada en colaboración con Württemberg Kunstverein y el patrocinio de Kulturstiftung des Bundes. El motivo: una obra de Ines Doujak que representa la humillación del pueblo trabajador por el señor dominante, no se corresponde con su sentido del arte.
-- 18 marzo 2015, la Audiencia Nazional condena a José Javier P. L. a multa de 380 euros por menospreciar al rey en su cuenta de Twitter @Jose93rojo, y a Silvia M. N. a la misma cantidad por llevar una pancarta con la inscripción “Muerte a los borbones” en una concentración ante el Ayuntamiento de Boiro (A Coruña) el 2 de junio de 2014.
-- 27 julio 2015, la Comisión Antiviolencia reunida en el Consejo Superior de Deportes, impone multas de 123.000 euros a la Real Federación Española de Fútbol, de 66.000 euros al Fútbol Club Barcelona, y de 18.000 euros al Athletic Club de Bilbo, por los pitidos al himno borbónico en la final de la Copa del Rey. Además multa a Catalunya Acció con 100.000 euros como instigadora, y con 70.000 euros a las plataformas firmantes del “Manifest per la xiulade a l’himne espanyol”,
-- 25 enero 2016, la Audiencia Nazional condena a Marisol Moreno, concejala del Ajuntament de Alacant, a multa de 6.000 euros por injurias al rey emérito.
-- 14 marzo 2016, la Audiencia Nazional condena a cuatro meses de multa con cuota diaria de 2 euros a Ernest Bru Ródenas por injurias al rey.
-- 13 diciembre 2016, la Audiencia Nazional condena a María Patricia Mendoza a multa de 1.440 euros por enviar por Internet mensajes injuriosos contra la Corona.  
-- 22 febrero 2017, la Audiencia Nazional condena al rapero Josep Miquel Arenas Beltrán, conocido artísticamente como Valtònyc, a 3 años y 6 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo y calumnias e injurias graves al rey, que no cumple porque se exilia en Bruselas, en donde no atienden la orden nazional e internacional de detención dictada el 29 de mayo de 2018 contra él, y allí sigue viviendo la libertad inalcanzable en su patria.
-- 2 noviembre 2017, la Audiencia Nazional condena a Oriol Junqueras, vicepresident de la Generalitat de Catalunya, y siete consellers a ser encarcelados inmediatamente, por sedición, rebelión y malversación de caudales públicos; son destituidos de sus cargos por el Gobierno de Madrid.
-- 3 noviembre 2017, la Audiencia Nazional dicta una euroorden de detención contra Carles Puigdemont, president de la Generalitat, y cuatro consellers exiliados, y otras posteriores, todas rechazadas. Son depuestos de sus cargos por el Gobierno de Madrid.
-- 5 diciembre 2017, la Audiencia Nazional condena a cada uno de los integrantes del grupo rapero compuesto por doce Jóvenes La Insurgencia a dos años y un día de prisión, multa de 4.80 euros, inhabilitación para ejercer el sufragio pasivo, y borrar sus canciones de Internet, acusados de injurias al rey.
-- 22 diciembre 2017 la Audiencia Nazional condena a Santiago Espot, presidente de Catalunya Acció, a multa de 7.200 euros como promotor de las pitadas al himno nazional en la final de Copa del Rey en el Camp Nou el 30 mayo 2015 al considerarlo “injurias a la Corona”.
-- 21 febrero 2018, la Feria de Madrid (IFEMA) retira la obra Presos políticos en la España contemporánea, de Santiago Sierra, de la exposición internacional de ARCO en Madrid.
-- 2 marzo 2018 sentencia del Juzgado Central de Instrucción nº 5 contra el cantante Pablo Rivadulla Duro, conocido como Pablo Hasel, condenado a dos años y un día de prisión y multa de 15 meses a razón de 30 euros día, con responsabilidad subsidiara de seis meses por enaltecimiento del terrorismo, y a 12 meses de multa con cuota diaria de 30 euros con responsabilidad personal de 6 meses por injurias y calumnias contra las instituciones del Estado.
-- 14 julio 2019, la Guardia Civil expedienta al grupo Adebán en Canfranc, por ofender a la monarquía con el estribillo “Arriba, abajo, mandaremos al rey al carajo”, en un acto por la apertura de una línea ferroviaria.
-- 14 octubre 2019, el Tribunal Supremo condena a penas entre 9 y 13 años de prisión a nueve líderes catalanes, por organizar un referéndum sobre autodeterminación el 1 de octubre de 2017. 

La lista es incompleta, pero sirve de muestra para explicar cómo entienden los borbones el ejercicio de la libertad por parte de sus vasallos. Sumisión total o detención policial, multa y cárcel para los que no han logrado buscar la libertad en el exilio.


MENTIRAS DE LA HABANA

Ni uno solo de los penados puede ser calificado de terrorista o criminal o ladrón. Son vasallos del rey que desean “expresar por sí mismos sus preferencias”, como leyó su majestad con su desparpajo habitual, pero los jueces, los policías y los carceleros se lo impiden. No se respetan, y nadie lo espera, los derechos teóricamente garantizados por la Constitución elaborada a la medida de la borbonidad. Es cierto que el rey no escribe los discursos, pero al leerlos los acepta como suyos, y en consecuencia le podemos acusar de mentir.
Felipe VI se comporta como Jim Wormald, el protagonista de la famosa novela de Graham Greene  Nuestro hombre en La Habana (1958), llevada al cine por Carol Reed al año siguiente. Es un vendedor de aspiradoras en La Habana, que acepta convertirse en espía del Servicio Británico para ganar un dinero extra y así pagar la educación superior de su hija Milly. Al carecer de experiencia en el espionaje, inventa sucesos para demostrar su eficacia, que desconciertan a sus jefes en Londres. Del mismo modo, nuestro rey en La Habana inventa un reino democrático inexistente, con la intención de ir dejando asegurado el trono a su hija Leonor, a la que está promocionando como futura reina. Al final acabará como Jim Wormald. 
Probablemente no habrán creído los cubanos las palabras leídas por el rey. Debido a “tanta historia compartida”, según dijo el rey, han de dudar siempre de las palabras borbónicas, porque saben lo que significa su valor. Y con mayor motivo al conocer que la monarquía actual fue instaurada por un militar rebelde y genocida para perpetuar su régimen.   
ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI