La tía de la reina acusa a Juan Carlos de tomarnos el pelo

Arturo del Villar

DE nuevo la revista de color rosa Vanity Fair entrevista a Henar Ortiz, tía de la reina católica nuestra señora. Se publican sus siempre interesantes declaraciones en el número de junio, firmadas por Luana Fischer, con motivo de la exposición de pintura que inauguró el pasado día 1 de junio en la Casa de Cultura de Ribadesella (Asturies), y que puede contemplarse hasta el día 14.

Es la primera exposición que presenta al público, porque antes se dedicaba a la venta de objetos en una tienda, con mala suerte, porque acabó ante los Tribunales de Justicia, junto con su hermano, el suegro de su majestad el rey católico nuestro señor, y su madre, acusados los tres de alzamiento de bienes e insolvencia punible por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Cangas de Onís, en julio de 2012.La tía Henar se ha resignado a desempeñar ese papel, el de tía de la reina nuestra señora, que Dios guarde, pese a estar muy en contra de sus ideas.

 

En la entrevista anterior, aparecida en la misma revista el 20 de marzo de 2013, se definió así: “Yo soy, laica, roja y republicana”, tres características disonantes con su condición de tía de la reina católica de España por su ma-trimonio con Felipe de Borbón. Ella es contraria al matrimonio, madre sol-tera de una hija, por lo que no ha necesitado divorciarse de su pareja, como sí lo han hecho su hermano y su sobrina antes de ser princesa.

UNA PROFECÍA ERRÓNEA
El titular principal de aquella entrevista de 2013 decía: “Creo que mi so-brina no llegará a reinar”, lo que demuestra que como pitonisa no tiene fu-turo, aunque es cierto que esa misma creencia la compartíamos entonces la mayor parte de los actuales vasallos de su majestad la reina nuestra señora, porque era difícil encontrar una persona menos adecuada para ocupar el trono como consorte. Todos nos equivocamos, por no tener en cuenta que los reyes y los príncipes hacen lo que les da la real gana. Preguntada por ese error, en la entrevista de 2019 aclara:

Con exactitud dije: “Por los tiempos que nos está tocando vivir, creo que mi sobrina no llegará a reinar.” Me refería a que el emérito no había abdicado aún –lo que se produjo poco tiempo después— y las presiones y el desencanto de la ciudadanía hicieron tambalearse muy seriamente la institución. Creo que si no hubiera abdicado, quizás estaríamos contemplando ahora los estertores pre mortem. La abdicación, para mí, no es otra cosa que un paliativo, y alarga la agonía…

Después del anterior patinazo, cabe dudar sobre la exactitud del comenta-rio. Pese al entronamiento de su sobrina, Henar Ortiz continúa siendo repu-blicana, y lamentando aquella boda ceremoniosa que tantos trastornos ha causado a la familia, incluso con un suicidio a su cuenta. En eso coincide plenamente con David Rocasolano, primo de su majestad la reina nuestra señora por parte de madre, en su muy documentada biografía titulada Adiós, Princesa (Madrid, Akal, 2013), libro que debiera ser de lectura obli-gatoria en todas las escuelas españolas, para que los niños conozcan en su intimidad a la familia irreal. Este pueblo ha tolerado tantas atrocidades que no es posible saber si la monarquía agoniza o no. Motivos para ello no fal-tan, desde luego, pero un pueblo que sólo piensa en el fútbol no se moviliza si no es por un partido.

LA INSTITUCIÓN MONÁRQUICA

Respecto a su ideología política, ya explicada en la entrevista de 2013, en la actual es más explícita, ya que relata así su evolución y los motivos que influyeron en su toma de postura ante la monarquía, al margen de que su sobrina llegara a convertirse increíblemente en reina consorte a pesar de su pasado escandaloso:

Nunca fui monárquica. Me convertí en una especie de juancarlista por el miedo que pasé el 23-F. En aquel momento creí que el rey Juan Carlos había abortado el golpe. Ahora no lo tengo tan claro. Para mí la monarquía es una institución obsoleta y anacrónica, pero en aquel tiempo, con la dictadura aún presente, muchos españoles con sentido pragmático “aceptamos pulpo como animal de compañía” como lo menos malo.

De estas palabras se deduce que no cree en la explicación oficial sobre lo sucedido aquel 23 de febrero de 1981, lo mismo que nos sucede a muchos españoles. Aceptar la monarquía “como lo menos malo” ha demostrado ser la peor solución, precisamente porque se ha enquistado en la historia. Está demostrado que el pueblo español no reacciona ni siquiera ante un golpe de Estado. Si en lugar de asaltar el Congreso de los Diputados los golpistas hubieran asaltado las oficinas de un equipo de fútbol para secuestrar a los jugadores, entonces sí se habría producido una reacción en cadena impara-ble en el reino.  

UNA TOMADURA DE PELO

Ahora la tía de la reina católica nuestra señora ve y comenta los sucesos de otra manera, y no acepta lo increíble como solución. Tardó tiempo en comprender que lo malo siempre lo es y no es posible aplicarle categorías, porque inevitablemente acaba mal por su propia naturaleza:

El gran desencanto y la caída de venda de los ojos se produjo ante la actitud de la corona en plena crisis y la sensación de tomadura de pelo con lo de Bot-suana, Urdangarin… y demás.

Pues sí que tardó en darse cuenta de la realidad del reino, porque Juan Carlos nos ha estado tomando el pelo a sus forzosos vasallos desde antes de ser rey, desde aquel histórico 23 de julio de 1969 en que juró lealtad al dic-tadorísimo y fidelidad a sus leyes genocidas, con el propósito de cumplir su juramento, como así lo ha hecho, y se convirtió en su sucesor a título de rey. Los 1.800 millones de euros de su fortuna personal que le sumó la re-vista Forbes, las 1.500 barraganas que le ha contado Andrew Morton, y sus aventuras de caza mayor de osos emborrachados o de elefantes drogados son la derivación lógica de aquel juramento.
Al parecer Henar Ortiz se fija solamente en el comportamiento inade-cuado de Juan Carlos para explicar el descrédito en que se halla la monar-quía española, exculpando a su sobrina y su marido. Sin embargo, con la sucesión al trono los motivos para el desencanto se han incrementado. Si Juan Carlos ha dado sobrados motivos para que el pueblo levantase las ba-rricadas revolucionarias, antes y después del escándalo con su “amiga en-trañable” la falsa princesa Corinna, es obligado recordar aquí el recochineo que nos proporcionó conocer la correspondencia de su majestad la reina nuestra señora el 15 de octubre de 2014 con lo que ella denomina su compi yogui, encausado por la Justicia bajo la acusación de la comisión de delitos financieros y de intento de asesinato.
Pero no importa, aquí no pasa nada mientras haya fútbol. En tiempos de Isabel II no lo había, y por eso triunfó la Gloriosa Revolución el 18 de se-tiembre de 1868 y la mandó al exilio. Eran otros tiempos, con otros españo-les.

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO


 

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI