Las Naciones Unidas por la religión

Arturo del Villar

YA tenemos otro día internacional a celebrar. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el pasado 29 de mayo declarar el 22 de agosto Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia en Base a la Religión o Creencia. El texto aprobado explica que se destina ese día a condenar la violencia ejercida contra las personas a causa de su religión o creencia, así como los actos dirigidos contra sus hogares, negocios, propiedades, escuelas, centros culturales o lugares de culto, y también todos los ataques contra y en lugares religiosos y sitios y santuarios, que violan el Derecho Internacional. Amén.

De esta manera se acepta la reclamación reiterada por el papa Paco, ante las recientes actuaciones en varios países africanos y asiáticos en contra de personas y lugares de culto catolicorromanos. Al papa Paco la parece imperdonable que otras confesiones religiosas traten ahora a la Iglesia catolicorromana de la misma manera con la que la Iglesia catolicorromana trató durante los pasados siglos a quienes no compartían sus extraños dogmas.

A Paco le gustaría seguir exterminando a pueblos enteros deseosos de aplicar la doctrina de Jesucristo en su pureza, como se hizo con los valdenses y los albigenses. Estaría encantado de predicar la organización de cruzadas para acabar con los islamistas, y pogromos para no dejar ni un solo judío con vida. Le haría feliz ordenar a sus cardenales que juzgasen y condenasen a los científicos que propalan doctrinas en contradicción con las teorías erróneas defendidas por la Iglesia, como hicieron con Galileo, Giordano Bruno, y tantos otros. Encendería con refocilamiento las hogueras de la Inquisición, en las que ardieran vivos los acusados de brujería, de homosexualidad (excepto los curas pederastas, que ésos tienen bula), y de  traducir o imprimir la Biblia en idiomas vulgares. Se recogería sus faldas blancas, pero enrojecidas con la sangre de todos los mártires asesinados durante diecinueve siglos por la intransigencia de su secta, para seguir proclamando que la Iglesia catolicorromana es la única verdadera, y por eso Extra Ecclesiam nulla salus, de manera que es preciso matar el cuerpo de los réprobos para salvar su alma. Le produciría sagrados orgasmos volver a editar un Index librorum prohibitorum prolongado hasta nuestros días, lo mismo que otro Syllabus con los últimos “errores modernos” detectados por él. Ordenaría a sus misioneros extirpar las creencias religiosas de los pueblos, destruyendo cualquier vestigio de ellas, y masacrando a quienes desearan continuar acatándolas y rechazasen su predicación. En fin, que le encantaría comportarse como sus criminales predecesores.

UN GENOCIDIO CONTINUADO

La Iglesia catolicorromana es una institución genocida, que se ha pasado diecinueve siglos asesinando a sus opositores. Ahora que los herederos de sus víctimas reaccionan y aplican sus mismos métodos contra la secta catolicorromana en los países en donde es minoritaria, Paco se rasga las blancas faldas, en realidad rojas de sangre de sus víctimas, y exige que se proteja a sus gentes y sus lugares de reunión.

Es sabido que los misioneros continúan pensando que su religión es la única verdadera, y que absolutamente todas las demás son falsas. Por eso se empeñan en obligar a aceptarla a todos los seres humanos que no están sometidos a sus dogmas. Invaden países con otras culturas, obligan a la conversión de sus habitantes a su doctrina, y preparan el camino para que empresas multinacionales continúen su colonización.

Lo que debiera hacer la Asamblea General de la ONU es declarar a la Iglesia catolicorromana una organización genocida, y prohibir que continúe su predicación. Ha de ser extirpada de las sociedades actuales, porque así lo recomienda su historia criminal. El 22 de agosto debe dedicarse a honrar a todas las víctimas de la secta, rehabilitando sus nombres.Que nadie se engañe: la propuesta de crear esa conmemoración ha sido planteada únicamente a favor de la secta catolicorromana, y no de todas las ciencias. La ha defendido Jacek Czaputowicz, ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, el país más ultracatólico del mundo, del que salió el papa más ultraconservador y fanático de toda la historia, Juan Pablo II, tan bestial que lo han hecho santo. La secta se presenta ahora como una mártir perseguida, cuando ella ha creado más mártires que ninguna otra institución a lo largo de toda la historia humana. Festejemos el 22 de agosto como el Día Internacional en Recuerdo de las Víctimas de la Iglesia catolicorromana.   

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
opio del pueblo   |2019-06-02 13:06:52
las sociedades han evolucionado y cambiado pese a las religiones, siempre a
favor del orden establecido
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI