Van 15 años, y los que nos esperan

Arturo del Villar

DESDE los tiempos de Isabel II no había estado tan desprestigiada la monarquía borbónica como ahora. Claro está que a ella, por ese motivo, la echaron los españoles con la Gloriosa Revolución de 1868, y eso que no había llegado a tener 1.800 amantes, como las que ha disfrutado Juan Carlos El Putañero. Además, Isabelona les agradecía a los suyos los servicios prestado en el lecho concediéndoles graciosamente títulos nobiliarios, mientras que las barraganas de su tataranieto nos han costado millones de euros a sus vasallos, para que no cuenten sus intimidades. La familia de Juan Carlos de Borbón y Borbón es mucho más esperpéntica que la de Carlos IV pintada por Goya, y encima ésta tiene la desgraciada de haber sido retratada por Antonio López. El rey abdicó en su hijo, pero sigue siendo rey, con lo cual disponemos de cuatro reyes, como en la baraja, aunque más parecen cuatro sotas. Los dos reyes abdicados no se dirigen la palabra más que en actos públicos desde hace años, desde que ella encontró a él encamado con una furcia de postín.

El resto de la familia irreal también tiene historia, e incluso historias. Su hija primogénita con sus luces recortadas se casó con un tipo al que tampoco soportaba, y se divorciaron, pese a que estaban unidos por el rito catolicorromano, que no permite el divorcio, y los reyes españoles gozan del privilegio de titularse reyes católicos. Pero la Conferencia Episcopal Española se sustenta del dinero del Estado, por lo que no se entera de lo que podría causarle un problema. La otra hija contrajo un matrimonio fastuoso, tanto que el marido está en la cárcel por su desmedido amor a los fastos, y ella se libró de la mazmorra gracias a su apellido.  

VIDORRA REAL

En cuanto al tripríncipe y sucesor, ahora nuestro señor Felipe VI, eligió también la mujer menos adecuada para desposarla. Aunque su padre dijo que era el príncipe mejor preparado de la historia de España, ha demostrado ser uno de los más ineptos. No se puede asegurar que sea el más, porque en esta dinastía abunda lo malo y siempre hay alguien peor. Desde pequeño demostró su tendencia a la molicie, según le contó su madre a la periodista opusdeísta Pilarurbano, que escribe su nombre unido a semejanza del fundador de la secta, en su divertidísima biografía La Reina, editada por Plaza & Janés en Barcelona y 1996. Confiesa en la página 81:
A Felipe, al príncipe, de pequeño, entre todos lo habíamos malcriado. Le gustaba dormir mucho, y madrugar poco. Tenía tendencia a la comodidad, al capricho, a hacer lo que le daba la gana, a salirse con la suya…

Defectos que con los años se fueron incrementando, hasta llegar al momento presente. Lo de menos es que le guste dormir mucho, porque para lo que tiene que trabajar puede pasarse todo el día tumbado a la bartola sobre el colchón, sino que lee los discursos que le escriben y en algunos dice lo que debiera callar.
Si como tripríncipe de Asturias, Girona y Viana tendía a hacer lo que le daba la gana, ahora que es rey hace su real gana, aunque con ello perjudique al reino y a sus forzados vasallos, que no lo somos por gusto, no lo hemos elegido para ser jefe del Estado, como se hace en los países democráticos, sino que lo hemos heredado.

Siendo tripríncipe buscó novia, pero las tres primeras encontradas le fueron rechazadas por sus padres, espantados al comprobar las elecciones hechas, porque si una era inconveniente la otra era indecorosa. Hasta que llegó a la cuarta, la más inadecuada de todas, tal como le informó el CESID al padre Juan Carlos, con un  pasado digno de Isabel II. Sin embargo, confirmando la descripción de su carácter presentada por su madre, el entonces tripríncipe se salió con su capricho adelante y se casó hace 15 años con la impresentable presentadora de televisión Letizia Ortiz, divorciada, abortista, trotacamas, con una lista de amantes abundantes, y un carácter dominante intransigente del que ha dado sobradas muestras. El mejor preparado de los príncipes conoció el informe, pero no le hizo mella, porque ella le había hecho otras cosas más a su gusto.

CONTRA LAS OPINIONES Y LOS ELEMENTOS

Se celebró el que llamamos bodorrio un día en que la climatología le invitaba al tripríncipe vago a quedarse en la cama, porque llovió como si empezase el diluvio otra vez. Además de las opiniones contrarias del CESID y de sus progenitores reales, parecía que los elementos se desataban para animarle a retroceder en la decisión adoptada. Aquel día era el menos apropiado para una ceremonia real. Pero ese día precisamente se levantó temprano. Su madre le confesó a la opusdeísta que debieron resignarse a lo inevitable, porque el malcriado quiso salirse con la suya por encima de todas las consideraciones, sin preocuparle la reina que daría al pueblo. Así se lee en la página 326 de la edición citada:

Si hay un hijo que… se quiere casar con quien no le conviene, con quien no debe ser, haces lo que sea por evitarlo. ¿Consejos? ¡Todos los del mundo! Pero, si no hay manera, si no atienden a razones, ¿qué vas a hacer? Pues acoger a la nuera, o al yerno, en tu familia. Y tratar de ayudarles a que el matrimonio funcione.

No sabemos cómo les habrá ayudado, pero lo indudable es que el matrimonio no funciona, y la consorte no se recata en demostrarlo. Más de una vez se han publicado rumores acerca de un segundo próximo divorcio de la consorte, debido a la incompatibilidad de caracteres. Con el suyo no hay carácter compatible. Aunque la reina madre tuviese la ocurrencia de contarle a la Pilarurbano en la segunda biografía que perpetró, titulada La Reina muy de cerca, editada por Planeta en Barcelona en 2008, estos chistes acerca de su  nuera:

Letizia es inteligente, alegre, viva, dinámica, divertida, sensitiva, atenta…Es fina y delicada, pero fuerte. Me asombra ver lo exigente que es consigo misma. Importantísimo: tiene un sentido innato del deber y del servicio. […]

Letizia es muy femenina, muy cariñosa… Y muy honrada. ¡Con todo lo que esa palabra significa! Yo estoy encantada, encantada, encantada. […]
Y Letizia es como mi madre, la reina Federica: vivaz, espontánea, extrovertida, ocurrente, alegre. Y animosa. ¡Nada se le pone por delante! (Páginas 29 ss.)

Tal vez se desencantase, se desencantase, se desencantase el 1 de abril del año pasado, cuando a las puertas de la catedral de Palma de Mallorca su nuera le pegó un regio soplamocos y no le permitió abrazar a su nieta, ante el asombro de los dos reyes y de los presentes, incluidos los fotógrafos que perpetuaron la escena para la historia esperpéntica del reinado. Ver a dos reinas consortes peleando como dos vulgares verduleras resulta un acontecimiento nada edificante. Desde luego no lo era para la niña criada para ser reina algún hipotético día, pero tampoco para los demás espectadores. 

LA REAL PERSPICACIA

Cuenta Jaime Peñafiel, siempre atento a los acontecimientos en la casa más irreal del reino, que el rey decrépito Juan Carlos le susurró a su hijo: “¡Esto es intolerable! Tenemos que hablar”, a lo que el rey perplejo le respondió: “Ahora no es el momento.”
Por cierto: este 23 de mayo anuncia Periodista Digital que la Casa de Su Majestad ha enviado un aviso a Peñafiel, para que modere sus comentarios en torno a la familia irreal. No lo quieren como cronista intrépido de la realidad en torno a la familia irreal. Y un aviso del mayor poder del reino tiene un significado muy alarmante, porque cuenta con los fiscales y los magistrados que administran la Justicia en nombre del rey, según dispone el artículo 117:1 de la vigente Constitución borbónica. Aunque lo que no podrán ya censurar los esbirros de la Casa de Su Majestad es lo que le siguió relatando la reina a su confidente Pilarurbano con relación a su nuera:

A que no tiene segundas intenciones, ni tapujos. Piensa lo que dice, dice lo que piensa, y hace lo que dice. Es directa y sincera. Va con la verdad por delante. No tiene… recámara. Dice lo que piensa, sin tapujos. Con ella sabes siempre dónde estás. Tiene carácter. Y personalidad, ya lo creo. Y su modo de ver las cosas. […]
Además, es una mujer con mucho corazón. Es cariñosa. Nos ha tomado cariño. Y yo a ella. [Páginas 190 s.]

Pues menos mal que se tienen cariño, porque de no ser así hubiera habido sangre azul corriendo por las calles de Mallorca. ¿Habrá recogido exactamente las opiniones de Sofía la opusdeísta? Porque si es así la abdicada demostraría vivir en las nubes de su reino si enterarse de lo que sucede en su propia casa.

CONSEJOS PATERNOS

Aunque lo más divertido de esta familia irreal es lo que le escribía Juan Carlos a Felipe cuando se hallaba estudiando en Lakefield (Canadá). No es fácil creer que las cartas fueran redactadas realmente por el rey, nunca mejor dicho, porque demuestran un dominio del idioma y una vastedad de conocimientos que en ningún otro momento ha demostrado. Y en caso de ser ciertas demostraría una majestuosa hipocresía, porque narran todo lo contrario de lo que fue su reinado. Pero José García Abad afirma que son suyas (del rey) en su libro muy cortesano El Príncipe y el Rey, editado en Madrid en 2008 por El Siglo. En la página 415 se transcribe una epístola fechada el 5 de setiembre de 1984, en la que Juan Carlos le recomienda a su hijo:

Hemos de constituir una familia estrechamente unida, sin fisuras ni contradicciones, pues no podemos olvidar que en todos y en cada uno de nosotros  están fijos siempre los ojos de los españoles, a los que debemos servir con alma y vida.

Hasta ahora lo que ha hecho Juan Carlos ha sido servirse del cargo para acumular una fortuna personal de 1.800 millones de euros, según la revista Forbes y el diario The New York Times, y divertirse con 1.500 barraganas pagadas a cuenta de los fondos reservados del Estado. Su manera de entender el servicio a los vasallos nos ha salido muy cara. En cuanto a su recomendación de que la familia irreal sirviera como modelo a los españoles, mejor no, mejor no los imitemos, seamos nosotros decentes.
También resultan hilarantes las recomendaciones que teóricamente, según el editor, le escribió el 17 de octubre de 1984, reproducidas en las páginas 420 y siguientes:

Y para merecer el respeto, la admiración y el aprecio de nuestros compatriotas tenemos que adoptar conductas claras y dignas y evitar los caprichos, que si uno no los vence desde el principio, se van encadenando y multiplicando, de suerte que nunca encuentran límite ni lograrán satisfacernos por completo. […]
Has de tener todo esto muy presente y subordinar al cumplimiento de las directrices que te doy tus diversiones y tus expansiones. No es que hayas de privarte de ellas, pero sí combinarlas en todos los casos de forma que no constituyan un obstáculo para el cumplimiento de tu misión y para que tu imagen aparezca siempre como digna del aprecio y el respeto de cuantos te tratan, te conocen o están a tu servicio.

Las advertencias eran muy buenas, pero cayeron en el saco roto de la indiferencia del entonces tripríncipe. Por ello su figura carece de respeto y aprecio de los vasallos, y es objeto de caricaturas, chistes y burlas, a pesar de las penas de multa y cárcel impuestas por los magistrados al servicio del rey, de las que algunos se libran exiliándose, como sucede en todos los regímenes totalitarios enemigos de las libertades públicas.

LA FAMA

Todas las monarquías son absolutistas, pero teniendo en cuenta el origen fascista de ésta, instaurada por la decisión del dictadorísimo sin preguntar al pueblo su opinión, resulta lógico su devenir. El rey es irresponsable, de acuerdo con el artículo 56:3 de su Constitución, y además jefe de las Fuerzas Armadas y de los administradores de la Justicia. ¿Quién le va a censurar en público? Algunos cantantes que están en a cárcel o en el exilio. Tenía mucha razón su padre al escribirle, si él lo hizo realmente con su real mano, el 3 de noviembre de 1984, y se recoge en la página 424:

Tus lapsus o tus faltas tampoco se olvidarán e irán creando una fama poco deseable.


Menos que poco, absolutamente nada de buena fama es la que advertimos en nuestro señor el rey. En su mala fama colabora activamente su mujer, lo que confirma que son tal para cual. Y de ellos aprende su hija mayor y presunta sucesora en el trono, si eso fuera posible, Leonor, que a sus doce años exigía a sus compañeras de clase que le hicieran reverencias. Lo contó así Peñafiel cuando se atrevía a ser el cronista de esta monarquía. Posee menos gracia que Valle-Inclán cuando relató las vicisitudes de la Corte de los Milagros de Isabelona, pero su misma intención moralizante. Lo que pasa es que cuarenta años de dictadura criminal fascista ha domesticado al pueblo. Nos resignamos a seguir sufriendo nuestra mala suerte.
Los españoles de 1868 tuvieron la valentía de gritar “¡Viva España con honra! ¡Abajo los borbones!”, y los mandaron al exilio, por separado porque la reina y el rey no se soportaban, y cada uno de ellos mantenía sus propios amantes. Los mantenían a costa de los vasallos, porque ni en el reino ni en el exilio hicieron ningún trabajo. Es que también ellos habían servido “con alma y vida”, como dice Juan Carlos, a sus vasallos. ¡Borbones! Todos tienen a misma fama.    

ARTURO DEL VILLAR
PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Comentarios
Añadir nuevo
desprestigio total borbónico   |2019-05-24 14:08:25
en unas elecciones les votarian cuatro gatos
desprestigio total borbónico   |2019-05-24 14:08:27
en unas elecciones les votarian cuatro gatos
desprestigio total borbónico   |2019-05-24 14:08:27
en unas elecciones les votarian cuatro gatos
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI