El agüita amarilla

Antonio Rubio Muriel
Y nuestro Ayuntamiento como Don Tancredo, impasible el ademán y dejando hacer y dejando pasar. Mientras tanto en las oxidadas instalaciones y vetustas depuradoras sigue corriendo un líquido macilento e insano, la empresa competente recaudando al final de mes y al final de ejercicio con pingues beneficios, el Ayuntamiento organizando actos del “celeste imperio” y fastos varios, los Cacereños tirando el Agüita Amarilla por el fregadero y gastándose los cuartos en las grandes superficies y suplicando al cielo que los embalses se llenen, el estío pase y se produzca un milagro en el fregadero del cada hogar. Con un simple y rutinario movimiento hago rotar el grifo, de forma cadente y constante cae en un vaso un líquido amarillento y tibio, removiéndose en el fondo un poso de un sin fin de partículas minúsculas  de colores varios y variopintos que adornan el transparente envase de vidrio. El interlocutor cuando comprueba el resultado, no tiene más que resignarse comprobando in situ, sin estudios de química o comprobaciones analíticas , que ese líquido turbio y amarillento no es apto para el consumo. Con gesto resignado e indolente, derrama el contenido en el fregadero e intenta de nuevo el mismo ritual una y otra vez , haber si por casualidad el líquido que se vierte  se transforma en agua pura, incolora e insípida o tiene apariencia por lo menos de ser de consumo humano.

Este relato cotidiano y diario, se repite en todos los hogares de la ciudad , los ciudadanos asistimos ante el grifo, a la estupefacta y fallida ceremonia de satisfacer nuestra sed o poder utilizar el referido líquido para cualquier función de aseo diario. El Cacereño que paga una tasa municipal de agua, a una empresa de concesión o cortesía administrativa que el consistorio le regala. Asistimos entonces atónitos al improbable consumo humano de ese líquido.

Claro que vendrán gobernadores, alcaldes e ingenieros convenciéndonos de las bondades y parabienes del agua corriente en esta ciudad. Nos harán comprobaciones, análisis y demostraciones, pero viendo el aspecto y los infinitos detritus que revolotean por su fondo, el ciudadano seguirá vertiéndola  al fregadero y confiando en la garrafa pagada.

Nos dicen que el agua es apta, que el color es lo de menos , que está garantizado el suministro de los escuálidos y paupérrimos embalses y tomas en ríos de dudosa procedencia. Pero ¿Quién bebe el agua de esta ciudad? ¿ Quién no compra agua envasada en esta villa?  Sólo hay que abrir el grifo, ver el agua que derrama , acercarse a una superficie comercial y asistir al espectáculo semanal de los habitantes de este municipio , llenando el coche con múltiples garrafas de agua mineral y pagando el H20 a precio de oro, devaluando los ya constreñidos bolsillos de los usuarios atacados por la pertinaz crisis. Y nuestro Ayuntamiento como Don Tancredo, impasible el ademán y dejando hacer y dejando pasar. Mientras tanto en las oxidadas instalaciones y vetustas depuradoras sigue corriendo un líquido macilento e insano, la empresa competente recaudando al final de mes y al final de ejercicio con pingues beneficios, el Ayuntamiento organizando actos del “celeste imperio” y fastos varios, los Cacereños tirando el Agüita Amarilla por el fregadero y gastándose los cuartos en las grandes superficies y suplicando al cielo que los embalses se llenen, el estío pase y se produzca un milagro en el fregadero del cada hogar.
Comentarios
Añadir nuevo
Anónimo   |2009-06-18 20:07:08
Y LA PELITEÑÍA DESPILFARRANDO CON EL CUENTO DEL 2.016, CLARO QUE ELLA BEBERÁ
AGUA EMBOTELLADA.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI