La doctrina PP

Javier Pérez de Albéniz

La doctrina PP, se lo voy a resumir en un pispás, consiste en colaborar a tope con la Justicia. Viene siendo así desde mucho antes de que se liasen a martillazos con los ordenadores de Luis Bárcenas y formateasen hasta en 35 ocasiones sus discos duros, para después pasar a rayarlos. Vienen siendo tan solidarios y cooperantes prácticamente desde que Manuel Fraga firmara allá por 1971 en la campaña que solicitaba la liberación de Rudolf Hess, criminal de guerra nazi preso en Spandau. Son colaboracionistas por naturaleza. El PP será el primer partido de la historia de nuestro país que se sentará, si su propia doctrina no lo impide, en el banquillo de los acusados como persona jurídica.

Por algo será, pensará el lector más perspicaz. Pues evidentemente porque la doctrina PP consiste, insisto, en colaborar con la Justicia… siempre y cuando esa justicia sea ‘su’ Justicia. La Justicia impuesta por el PP, que incluye tanto la posibilidad de nombrar a jueces de su cuerda, como de destruir pruebas.

¿Que no podemos agarrarnos a nuestra propia doctrina, esa que nos garantiza la impunidad absoluta? Pues se rompe la baraja: nos acogemos a la doctrina Botín, aquella que permitió a Don Emilio esquivar el asiento de los acusados: la doctrina del fallecido presidente del Banco Santander, que hace referencia a la sentencia 1045/2007 del Tribunal Supremo, establece que nadie puede sentarse en el banquillo si solo actúa la acusación popular, pero ni el perjudicado directo del presunto delito, ni la Fiscalía ejercen la acusación.

“El PP colabora con la Justicia como no lo ha hecho ningún otro partido” ha llegado a decir María Dolores de Cospedal. Y tiene más razón que Santa Casilda, beata toledana que predicaba la caridad cristiana llevando alimentos a los presos de su religión. ¿Qué otro partido ha colaborado con la Justicia destruyendo pruebas a martillazos? Ninguno, evidentemente. Solo el PP, partido con doctrina propia, con justicia a medida y con las cárceles llenas de presos a los que llevar comida, tabaco y esperanza. Sed fuertes.

Comentarios
Añadir nuevo
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:42:56
El mismo día que el Gobierno de Mariano Rajoy propuso al magistrado del Supremo
Julián Sánchez Melgar como nuevo fiscal general del Estado se supo que el
partido que lo promueve, el primero que será juzgado en democracia en un
procedimiento penal por destruir los ordenadores en los que su extesorero Luis
Bárcenas guardaba datos sobre sus 20 años de contabilidad B, apeló a la
denominada doctrina Botín para intentar no sentarse en el banquillo de los
acusados.

Y eso que Sánchez Melgar, al que se considera conservador en el
mundo de la judicatura, se alineó el 17 de diciembre de 2007 con el sector
progresista del alto tribunal para criticar la doctrina edificada ad hoc para el
banquero, que le libró de ser juzgado en el caso de las cesiones de crédito
del Banco Santander con el argumento de que un procedimiento debe archivarse si,
en el momento de la apertura de juicio oral, decae la acusación de la
Fiscalía y ...
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:44:46
decae la acusación de la Fiscalía y del afectado directo por el delito a
juzgar, como ocurre en el caso de los discos duros de Bárcenas.
En un voto
particular muy contundente, Sánchez Melgar defendió la continuidad del caso
Botín a instancias únicamente de la acusación popular y señaló que la
limitación defendida por la mayoría del Pleno de la Sala Segunda del Supremo
era “contraria al espíritu de la norma” y contradecía, no sólo “la
tradición procesal”, sino también “la existencia misma de la institución
que conforma la acusación popular”, concebida en la primigenia Ley de
Enjuiciamiento Criminal de 1872.

Tras acusar a sus compañeros del Supremo de
agarrarse a la “interpretación literal” del artículo 782.1 de la norma,
que dispone que, “si el Ministerio Fiscal y el acusador particular solicitaren
el sobreseimiento de la causa, lo acordará el juez”, el nuevo fiscal general
del Est...
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:46:03
el nuevo fiscal general del Estado dejó escrito que resultaba
“incomprensible” que la acusación popular fuera un actor equiparable a la
Fiscalía y a la acusación particular durante todo el procedimiento, pero no en
el momento de solicitar la apertura del juicio oral, en el que, a partir de la
nueva doctrina, se convertía en “un convidado de piedra”.
Sánchez Melgar,
que anticipaba en su voto particular la doctrina Atutxa al preguntarse quién
era el perjudicado por bienes jurídicos colectivos o difusos (caso de los
delitos contra la Hacienda Pública o los medioambientales), defendió el
ejercicio de las acusaciones populares como “un derecho fundamental, cívico y
activo” y advirtió de que la interpretación aplicada a Botín no había sido
nunca “seguida” ni por la jurisprudencia del Alto Tribunal ni por la del
Constitucional ni por la doctrina de las audiencias provinciales.
“Constitucionalmente...
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:46:22
el nuevo fiscal general del Estado dejó escrito que resultaba
“incomprensible” que la acusación popular fuera un actor equiparable a la
Fiscalía y a la acusación particular durante todo el procedimiento, pero no en
el momento de solicitar la apertura del juicio oral, en el que, a partir de la
nueva doctrina, se convertía en “un convidado de piedra”.
Sánchez Melgar,
que anticipaba en su voto particular la doctrina Atutxa al preguntarse quién
era el perjudicado por bienes jurídicos colectivos o difusos (caso de los
delitos contra la Hacienda Pública o los medioambientales), defendió el
ejercicio de las acusaciones populares como “un derecho fundamental, cívico y
activo” y advirtió de que la interpretación aplicada a Botín no había sido
nunca “seguida” ni por la jurisprudencia del Alto Tribunal ni por la del
Constitucional ni por la doctrina de las audiencias provinciales.
“Constitucionalmente...
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:47:54
ni por la doctrina de las audiencias provinciales. “Constitucionalmente”,
señaló, “no es predicable restricción alguna a las facultades del ejercicio
de la pretensión punitiva, que cuenta con igualdad de facultades jurídicas, al
resto de las acusaciones personadas, sean éstas públicas o estrictamente
privadas”.
jurista tras la pista   |2017-11-28 11:48:51
Diez años después, al borde del auto de apertura del juicio oral que le
sentará en el banquillo de los acusados por la destrucción de
los ordenadores de Bárcenas, el PP echa mano de la doctrina Botín
que tan duramente criticó el magistrado elegido para dirigir la
Fiscalía General del Estado, argumentando que el Ministerio Público
no aprecia indicios de delito y que el extesorero, que ejercía la
acusación particular, se ha retirado del procedimiento.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI