La Naranja Mecánica

Javier Perez de Albéniz

¡Cómo lo tienen que estar pasando Rivera, Arrimadas y compañía viendo a militares armados hasta los dientes paseando esta mañana por las calles de Madrid! “Orgullosos de ser españoles”, dice el lema de la Fiesta Nacional que se celebra hoy. Le cuento esto porque de la caótica jornada del pasado martes, con Puigdemont declarando una independencia interruptus que no convenció a nadie, a estas horas ya está todo dicho. ¡Somos tantos los opinadores en este país necesitado de periodismo! Por eso quería centrarme en un detalle, aparentemente menor, que tal vez pasó desapercibido para muchos ciudadanos cegados por los juegos de manos del tahur situado al frente de la Generalitat: la ansiedad de Ciudadanos por machacar a los independentistas, por poner en marcha el 155, por acabar con la CUP, por librarse de Rufián, por ver al ejército en la calle.

Los chicos de la marca blanca del PP se han vuelto más belicosos, más ultras y menos dialogantes, que sus mayores, esa banda de macarras encabezada por Casado y Hernando. Así las cosas, Naranjitos les resulta un mote de blandengues. Ellos quieren ser La Naranja Mecánica. ¿A qué se debe esta radicalización? Muy sencillo: les interesa. Rentabilidad política, que diría un analista.

Un diario tan poco dudoso como ABC asegura, en una estimación electoral que podrían firmar los organizadores del referéndum catalán, que el partido de Albert Rivera ha subido 17 escaños en el último mes. Superaría por tanto a los antisistema bolivarianos de Pablo Iglesias. De hecho, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha llamado a Pedro Sánchez y a Rivera para discutir la situación política que vivimos, pasando soberanamente de un Iglesias que, le guste al PP o no, es la tercera fuerza política del país.

La torpe Inés Arrimadas, presidenta de Los Drugos en el Parlament, fue incapaz de adaptar su respuesta a la declaración, sí pero no, de Puigdemont. Ni una llamada al diálogo, ni una frase conciliadora, ni una puerta abierta a la esperanza. Se mostró gris, vocinglera y populista. “¡A por ellos!” Parecía decir en cada frase, en cada ladrido. Horas después, y ya en el Congreso, Albert Rivera nos recordó que había jurado la Constitución española, que no necesitaba mediadores y que su palabra favorita es “golpe”. ¡Cómo estarán disfrutando esta mañana los naranjitos mecánicos viendo como los 3.900 militares, guardias civiles y policías nacionales, con sus 84 vehículos y 78 aviones, recorren con paso firme el Paseo de la Castellana!

Comentarios
Añadir nuevo
a la derecha del PP   |2017-10-12 12:32:00
eN SU DÍA BUSCARON EL VOTO DEL pp MENOS CERRÍL, AHORA SE HAN SITUADO A LA
DERECHA DEL PP PORQUE SON ULTRADERECHA
Manu   |2017-10-12 13:54:20
estos fachas por rechazo crean nacionalistas
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI