SE CONSOLIDA UN CACHIVACHE: ¡EQUILICUÁ!

Ángel Morillo Triviño

Disculpen que emplee en el título dos vocablos (cachivache y equilicuá), digamos, de poco uso en la actualidad. ¿Cuánto tiempo hace que no los oían? Cachivache, significa, sin más: “cosa rota o inservible”; y equilicuá,  expresa: “asentimiento, conformidad”, (¡tú lo has dicho!).Después de leer el decreto sobre la cláusula suelo, uno no puede pensar otra cosa que no sea que se trata de un cachivache para que la Banca se escape del “acoso” a que la ciudadanía la iba a someter en un corto periodo de tiempo para que devuelva lo sustraído con un sinfín de martingalas en las hipotecas..., como, por otra parte, hace con la mayoría de sus productos sin que ninguno de los políticos que tiene responsabilidad de gobierno, o la ha tenido antes, les ponga la menor pega.

Ha tenido que ser la justicia de la UE quien venga a “rescatarnos” de la vileza consentida por unos que dan…, mejor no lo digo, y otros que, realmente, casi dan lástima. Políticos que no respetan, de mutuo acuerdo (¡equilicuá!), las decisiones que se aprueban en el Parlamento. Lo que viene a significar que no se respeta lo que dice el Pueblo; sin recovecos, la conversión de la Democracia en una vulgar Dictadura que no precisa de ningún poder legislativo…, ya lo hacen por ellos los del Ibex con la Banca a la cabeza. ¡Fuera Parlamento pues! ¿Para qué lo queremos? Las Oligarquías financieras y las de todo tipo (¡vivan las puertas giratorias!) dominan el país que está batiendo records de pobreza y desigualdades, amén de la corrupción en una buena parte de la clase política que nos sitúa a la cabeza de los países más desarrollados en semejante “iniquidad”.

Cuando las leyes y las normas del Parlamento les favorecen son sagradas para estos políticos que tenemos; cuando no es así, se convierten en simple papel mojado. Lo mismo que ocurre con La Constitución: ¡Nada de cambiar nada!… salvo que convenga a PP/PSOE, como ya se ha demostrado con el artículo ¿135? Una vergüenza, ¿no es así? Y la gente padeciendo en los hospitales con las camas en los pasillos mientras 500.000 políticos viven en la opulencia y en muchos casos poniéndose, como vulgarmente se dice, las botas.   

Pero que nadie olvide que además de las abusivas cláusulas suelo y no compartir los gastos de formalización del préstamo hay otras condiciones también desequilibradas (publicadas en E.P.): 1º.- “Renunciar a reclamar”. El Banco exige al usuario que renuncie a cualquier tipo de reclamación, es decir, la renuncia a recuperar los miles de euros que el banco le debería devolver por abusos como la cláusula suelo, según denuncia Adicae. El artículo 10 de la Ley General de Consumidores prohíbe expresamente este tipo de cláusulas en los contratos. 2º.- “Vencimiento anticipado”. Es aquella cláusula por la cual, si el usuario deja de pagar tres cuotas mensuales, el Banco puede resolver el contrato, exigir la devolución total del préstamo y pedir la ejecución hipotecaria, situación previa al desahucio. Con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, los jueces nacionales podrán frenar la ejecución hipotecaria aunque el impago supere esas tres mensualidades. 3º.- “Cláusula cero”. Con la llamada 'cláusula cero', una suerte de cláusula suelo o tipo fijo, el Banco se asegura que el cliente nunca pagará intereses inferiores al 0% incluso en el hipotético caso de que la suma del Euríbor más el diferencial (ahora en negativo) dé una cifra negativa.

4º.- “Intereses de demora abusivos”. Como ya hacen con otros préstamos (al consumo, tarjetas…), las Entidades también aplican en las hipotecas unos abusivos intereses de demora cuando se produce un impago de la cuota hipotecaria, en concreto todos aquellos intereses 2 puntos más caros que el interés ordinario. 5º.- “Productos vinculados”. Los intereses que se ofrecen en las actuales hipotecas se encuentran ligados a la contratación de distintos productos vinculados, como seguro de vida, domiciliación de la nómina, apertura de cuenta corriente, plan de pensiones, seguro de hogar o alarmas, entre otros. Estos productos, que intentan comercializar a partir de rebajas en los diferenciales, pueden conllevar un aumento de los costes de la hipoteca. 6º.-  “A 40 años”. En lo relativo al plazo de amortización, las Entidades llegan a ofrecer hipotecas a 40 años. Además, "los comerciales de las entidades de crédito suelen aprovechar esta pregunta para mostrar el stock de viviendas que el Banco tiene por la zona, llegando a insistir con vehemencia y destacando las estupendas condiciones" que se obtendrían al adquirir uno de estos inmuebles: hipotecas a 40 años con el 100% del capital, "prácticas de la burbuja que deberían haber quedado desterradas", avisa Adicae. 7º.- “Comisiones”. En cuanto al pago de comisiones, los Bancos "suelen obviar su explicación". Solo de la lectura de la letra pequeña de las condiciones del préstamo hipotecario podemos llegar a deducir que el pago de la totalidad de los gastos aparejados a la hipoteca corre por cuenta del cliente.

"Es sin duda, una de las sorpresas finales" que las Entidades bancarias tienen reservadas para las personas interesadas en contratar un préstamo hipotecario, según la Asociación. En este aspecto debemos destacar que son casi anecdóticas las Entidades que ofrecen comisiones del 0% por cancelación anticipada o novación. 8º.- “IRPH”. El IRPH Entidades es otro índice variable al que están referenciadas muchas hipotecas. Este índice es heredero directo de otros como el IRPH Cajas y el IRPH Bancos, que dejaron de ser utilizados en 2012 por abusivos. Y 9ª.- “Aplicación de la dación en pago”. La solicitud presentada por la familia para que el Banco 'estudie su caso'. Esta 'solicitud' está redactada por la entidad y la familia sólo participa en su firma. Desde el primer momento, "el banco fuerza al consumidor con la amenaza de detener cualquier conato de negociación, al hacerle firmar los documentos que la entidad decida y sin posibilidad alguna de verlo antes de la firma final", critica Adicae.

A todo lo dicho hasta ahora sobre cláusulas abusivas hay que añadir ¡el no va más!: Exigir a los clientes que soliciten, con arreglo al decreto del cachivache, su dinero mediante el envío de su petición a la sucursal bancaria con un burofax, que, dicho sea de paso, cuesta entre 26 y 30 euros. Me pregunto qué dirían Dña. Patricia Botín (más de 6.000 millones de Euros de beneficio en el 2016 y habiendo reconocido que los Bancos han abusado de sus clientes) y Cía. si los usuarios exigiéramos sus comunicaciones de todos los abuso, caso por ejemplo de eso que llaman “posición deudora o excedida” (más de 30 €), mediante un burofax… como, por cierto, es su obligación.

En fin, el Gobierno y la Banca se las han arreglado (con la inestimable ayuda -que pena- de los que se hacen llamar socialdemócratas) para “consolidar” un cachivache. ¡Equilicuá! Esperemos los ciudadanos (sobre todo los de a pie) que la Justicia no se haga connivente con el cachivache, por qué entonces sí que será la cuestión totalmente ¡equilicuá!: Más de un millón de hipotecados se tendrán que tragar la “sopa” sin poder usar la cuchara. La dignidad…

La misma dignidad que se aplica mientras la gente se muere de frio y el OLIGOPOLIO ELÉCTRICO gana más de ¡30.000 millones de Euros! en cinco años, sin que, por cierto, sepamos si en esa cifra están incluidos los más de ¡3.000 millones de Euros! que cada año les “regala” el Gobierno de turno y por lo que ya nos han llamado la atención en Europa. Aunque las atenciones de Europa, como es bien sabido, nos las pasamos por el forro de… cuando no nos tiene cuenta atenderlas, como parece ser el caso sí afecta a la Banca o a los OLIGOPOLIOS. 

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI