Libre Opinión

Juan Carlos I, ¿impunidad o República?

Antonio Liz

Las grabaciones que la princesa Corinna organizó en 2015 con el ex comisario Villarejo y el ex presidente de Telefónica Villalonga han sido una bomba mediática. No obstante, es vox populi desde hace muchos años que Juan Carlos I está podrido de dinero gracias a las sumas que le pasaban unos presupuestos del Estado entonces opacos  y a su “función social” de intermediario en grandes y lucrativos negocios donde siempre ponía el cazo a través de suculentas comisiones.Que durante estos cuarenta años atrás –que se dice pronto- Juan Carlos I ha tenido amantes varias pagadas por el bolsillo de todos los contribuyentes lo saben hoy hasta los niños de pecho por el incremento que ha tenido la leche para pagar joyas y mansiones.

 

Felipe VI debe abdicar

Luis Gonzalo Segura

Acabamos de ser conocedores de un nuevo escándalo de corrupción en el que podría estar involucrado Juan Carlos, el rey emérito. Sin duda, se trata de un caso de extrema gravedad: Corinna afirma en una grabación que era utilizada por Juan Carlos para ocultar patrimonio o que el rey emérito cobró una comisión de 80 millones de euros por el ave a la Meca. No es este un caso único en un personaje que vive, como los gánsteres de la Norteamérica de los años veinte, al margen de la ley. Estas denuncias vienen a corroborar los rumores existentes hasta ahora, los cuales advertían que la cuenta Soleado y la Gürtel tienen vinculación con Juan Carlos: “Javier de la Rosa confesó al pequeño Nicolás, cuando éste se hacía pasar por alto cargo, que había un depósito de 300 millones del rey Juan Carlos I en la cuenta Soleado”. La cuenta Soleado está relacionada, ni más ni menos, que con la mismísima trama de corrupción Gürtel que terminó derribando a Mariano Rajoy.

 

La sociedad narcotizada y nuestra memoria pisoteada

Pedro Luis Angosto

El cineasta francés Frederic Rossif, autor de la película “Morir en Madrid”, realizó al finalizar la Segunda Guerra Mundial un espléndido documental sobre los crímenes nazis. La película es impresionante porque retrata sin cortinajes, sin filtros, la barbarie nazi en el mismo escenario de los hechos, aprovechando, incluso, fragmentos cinematográficos rodados por los propios asesinos estajanovistas. La película -lástima que no tengamos una igual para la gran tragedia española del siglo XX, aunque todavía se puede hacer-, que debería verse de modo obligatorio en los centros de Secundaria de toda Europa, fue proyectada por primera vez en Alemania a principios de los años sesenta y concluye con la salida masiva de los espectadores –la mayoría de ellos jóvenes- de los cines, entre sollozos, llantos y abrazos, horrorizados por lo que habían hecho y consentido sus paisanos.

 

Juan Carlos I, el presunto anómalo

Borbónlandia

Un comisario habitante de las cloacas del Estado presunto chantajeador y presunto corruptor hace pública una conversación con una presunta amante del rey Juan Carlos I sobre la presunta labor corrupta del monarca emérito, quien presuntamente utilizaría su cargo para sacarse unos millones de euros de aquí y de allá en comisiones y quien, según ella, presuntamente habría estado al frente de la trama Nóos por la que está condenado, ya sin necesidad de presunciones, su yerno Iñaki Urdangarín, ahora preso en la cárcel de mujeres de Brieva.

 

Un rey sin máscara

Os confieso una cosa con todo el pudor del mundo: Yo fui de los que, siendo adolescente, le caía bien el Rey de España, un rey campechano y cercano al pueblo, el Rey Juan Carlos I. No es que le tuviera excesiva estima, pero tampoco me caía mal. Era de los que en las encuestas hubiera dado un aprobado a la institución. Aunque nunca entendí los porqués de su supervivencia ni por qué seguíamos cargando ese lastre del pasado, pensaba que si había sobrevivido es porque de alguna manera resultaba útil para la sociedad y los poderes del estado así que, por qué no iba a seguir ahí si garantizaba la neutralidad y la estabilidad del país. Mi caso es paradigmático para entender cómo ha evolucionado la monarquía en el sentir popular y en qué deplorable estado se encuentra ahora.

 

El pájaro Cañamero

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"Nadie puede darte tu libertad. Nadie puede darte tu igualdad o justicia o cualquier otra cosa. Si tú eres hombre, cógelas". Malcolm X .Hay un bar curioso en uno de esos pequeños pueblos moriscos de la Andalucía secreta y olvidada, en Almería, donde paro a veces a tomar café cuando voy de viaje. A la amable dueña le encantan las aves canoras de colores, y junto a la barra hay una especie de papagayo mediano, recluido en una gran jaula. Una mañana reparé en que la portezuela de la prisión del animal había quedado abierta. Al avisar a la mujer me explicó que al estar el bicho domesticado nunca se aleja de los barrotes, pues siempre vivió en cautividad.

 

Cuando el inquisidor es uno de los nuestros

Rafael Cid

Pedro Sánchez no solo está gobernando con los presupuestos de Rajoy. Esos que cuando estaba en la oposición rampante (“echar al PP de las instituciones”) le parecían tan antisociales que esgrimió una enmienda a la totalidad. Ahora también ha utilizado la misma cicuta que los de Génova 13 inocularon en el ente público de RadioTelevisiónEspañola (RTVE). La designación “provisional” del periodista que accedió a la dirección de Radio3 en la etapa del PP pone de manifiesto una vez más la ninfomanía del poder.Así que dicho y hecho. Las primeras de cambio no vienen con la derogación de las reformas laborales y de pensiones perpetradas por ellos y sus adversarios políticos para hacer que la crisis financiera la pagaran los trabajadores. Tampoco conlleva el imperativo reformista de mejorar la financiación autonómica a fin de que las comunidades puedan tener más recursos económicos para atender adecuadamente sus necesidades sociales. Con semejantes trazas no resulta extraño que la tribu conservadora haya decidido no presentar candidatos de su cuerda para renovar la cúpula de RTVE. En cierta medida, el PSOE del ¡váyase señor Rajoy! está recuperando a uno de los suyos.

 

 

La izquierda debería conservar el estandarte de la igualdad, en lugar de otras banderas.

Cándido Marquesán

Asistimos a un día histórico, el 8-M, de lucha por la igualdad de las mujeres. Me sorprendió su magnitud. Y mucho más a la derecha española, la del PP y Cs, que se vieron desbordados. Cabe recordar las palabras de Mariano Rajoy sobre la brecha salarial: "No nos metamos en eso". Tras el 8-M, "Permítanme expresar mi compromiso de seguir trabajando en defensa de la igualdad real entre hombres y mujeres, sin regatear un solo esfuerzo". Rivera opinó que la causa de las mujeres se podía apoyar de muchas maneras, pero que no compartía la huelga por la intencionalidad política de sus convocantes. Luego hizo suyo el éxito de las movilizaciones del 8-M: “El Gobierno pudo equivocarse minimizando lo que sucede; cuantos más seamos mejor”. ¡Que desfachatez!  Y critican el populismo. No tuvieron  el coraje de reconocer que los hechos del 8-M les sorprendieron. ¡Tanto cuesta manifestar lo obvio!

 

Sr. Pedro Duque, me cago en su excelencia

Pedro Luis Angosto

Desde que nací en 1960 hasta que cumplí quince años, ni un sólo día dejé de oír esa palabra maldita, su excelencia por aquí, su excelencia por allá, en los telediarios, en los partes radiofónicos, en los periódicos, en las fiestas, en las misas, su excelencia era como dios, salía en las monedas por su gracia y estaba en todas partes, presidía ayuntamientos, diputaciones, cofradías, equipos de fútbol, salones de lenocinio, bodas y bautizos, regatas, corridas de toros, un fenómeno, un colmado de maldades, felonías y mediocridades a quien todos llamaban su excelencia, todos menos unos cuantos, entre los que estaba mi padre, que se referían a él por su verdadero nombre: Su excremencia. Es por ello, Sr. Pedro Duque, que me cago en su excelencia, con toda rotundidad, con todo alborozo, con total satisfacción.

 

 

La Cacería

Al-Hakam Morilla Rodríguez

"¡A mandar, don Pedro... qué para eso estamos!". Los santos inocentes. Mario Camus. La piedra de toque para descubrir a un mediocre inepto en Españistán, donde la Separación de Poderes refulge por su inexistencia, no falla. Su vocación es mandar y reprimir por encima de todo. Y si el adversario político carece de perfiles identificables para ordenar su ejecución pública, se inventa lo que haga falta. No importa que los no comulgantes con la Partidocracia no percibamos más diferencias reales que las derivadas de aposentarse en las poltronas otros polichinelas. La 'democracia orgánica' impone que las políticas económicas sean clonadas de las anteriores, dictadas por la Troika. Con sus obedientes 'sindicalistas' en nómina en un Pueblo como el andalusí/ andaluz con más de la mitad de su población en situación de pobreza o exclusión social (mientras la 'izquierda' españolista discute como podría complacer mejor 'asimétricamente' a la Generalitat y a Ajuria Enea, entre perniles y reservitas selectos).

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 1 de 424

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI