La Porno pide una limosnita

 Agustín Romero Barroso
 
Hace tiempo que quiero escribir sobre este asunto, del que llevo reflexionando largo.. Gris asunto, negocio sucio, horrenda manipulación y juego con personas, sentimientos, sentidos, cuerpos, vidas, almas y espíritus...
La pornografía es la esencia y existencia del Capital y sus Mercados, su mejor forma de vencer y convencer, su propaganda y propagación por los tuétanos del mundo, de todos y de todo. Nos trata de coger por lo cojones, como dice la machambre brava, que no encuentro expresión similar -deo gratia- entre las mujeres...
 Hoy la pobre pornografía es la eficaz educación sexual, por llamarla de alguna manera, de los humanos. Y así lucen los pelos. Basada en el puro macherío dominante, ha reducido sexo a ejercicio vanal, gimnasia metódica y rifirrafes maquinales y rituales de músculos armados y gente grosereta y animalesca, cuyo comportamiento y comparativa hace brincar de asco a cualquier animalito salvaje en celo, o encelo suficiente.
 
Como antaño era la Iglesia, bueno la instrumentalización de la Iglesia por el poder, para ser más claros, la que educaba los usos sexuales, hoy lo es la pornografía, reducida a industria capitalista y su Mercado, o sea, reducida a negocio de engaño, trinque y tentetieso, o sea pura farfolla, mentira y engaño, o sea mucho peor que lo que la Iglesia dicen que hacía, que no hacía: educar el sexo. Con lo cual no la defiendo, la comparo y gana. Y jódase quien deba.

Y ahora pide ayuda la mayor de todas las industrias de la cosa del mundo, la de Yanquilandia, la que atiborra de pelis y fotos los ojos de los nenes y los mayores, que no en vano esta cosa de comerciar con el sexo se vuelve dominar el seso y las seseras del universo mundo, porque como dice mi amigo, dime como follas y te diré quien eres, o dime tus gustos sexuales y te diré mucho mejor quien eres en verdad. Y a estas alturas los barbianes progres que me estén leyendo estarán babeando contra mí como perros sarnosos y animales de la ira, porque en sus cábalas crean a pies y pichas juntillas que el porno es liberador sexual de sus usuarios, que a la larga, y por imposición, lo vamos a terminar siendo todos. Y la vulgar paja, la gayola, el pajillerismo solitario, la masturbación estará debidamente subvencionada, indirectamente, eso sí, que también tiene sus derechos, por la energía que mueve y los trabajos que da, digo, los puestos y puestas de trabajo que genera -en el argot de los entendidos- no ya de la manivela personal sino de todo el entorno de colaboración y alegría de la cosa...

¡Y qué dice éste, si parece un cura!, gritarán otros del progresío universo y reverso consumista. ¡Mira, pos que el porno es malo, dice! No digo eso, digo más, y digo que los usos sexuales al convertirse en rito cerrado, espectáculo, medio, pelis y fotos y calientapollas, calientabolsillos es algo mucho peor que malo. Y más preocupante. No es ya ni vicio, sino servicio, y estupidicio vulgar, sino estropicio.

Pero si la cosa es elección de los pinreles de los más, pues bueno, como si se la machacan, mientras no salpiquen... Porque los demócratas de pro tienen fe en que la auténtica democracia es lo que la mayoría quiere, que es la verdad impepinable y absoluta. Lo cual es no sólo una mentecatez. La mayoría no sabe cual es la verdad, y lo que ella decida no lo es. La democracia sólo sirve para designar por una mayoría los que se encarguen por un tiempo limitado de servir los asuntos públicos. Y punto. Todo lo demás lo dirime la razón, la inteligencia, y similares. Pero lo malo es que salpican, y bien, o mucho. Porque eso de pedir subvención a fondo perdido para la industria y el negocio es una buena salpicadura. A este paso las putas, aquí en España, van a solicitar de Zapatero, subvenciones a fondo perdido para organizar orgías, que son muy necesarias, pero que mucho, para contentar los cuerpos en el trance de la crisis, y en el chaparrón del paro. Y eso de las nevadas entrepiernas de ninfas pagaderas es siempre una buena alienación del obrerete o del currante vulgar, un consuelo no parco y acrecentador de la competitividad machorra. Que luego cuando pase -la crisis- todo será paraíso, y todos seremos ricos y gozosos, y el arrimo a señora de alquiler -o señor en su defecto o querencia- algo barato y posible. Que el mercado de eso está bien abastecido.

En fin, que nos vemos a todos los damnificados por el daño pedir lo suyo del fondo público sin fondo: desde los terroristas a los fachas de cualquier engaño, y desde los cazadores furtivos -por Extremadura aún los hay- a los furtivos amadores...

Y no se olviden pulsar la ilustración de este escrito para dar la gracia al asunto... Por fa...
Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI