25 watts

Jose Camello

Aletargado por la resaca laboral diaria, hace uno lo que no acostumbra y mira "La 2" a la hora de la cena. Más que nada, atraído por los subtítulos de "Tosca" (1992), dirigida por Giuseppe Patroni Griffi y realizada por Brian Large para la RAI y ¡107 televisiones públicas más! La pretenciosa versión cinematográfica, de logros muy aislados, resultó ser la más adecuada para escuchar exclusivamente la música, lo cual era incompatible con la lectura de los subtítulos. Interrumpida una sola vez (¡pero qué vez!) por la publicidad, la experiencia no fue del todo insatisfactoria, con lo cual repetimos el lunes con la película argentina "No sos vos, soy yo" (2006) -de bandera española, al parecer: produce Filmanova, el consorcio gallego liderado por el "capo" Antón Reixa, la Xunta y una caja de ahorros-.

Obra de Juan Taratuto, probablemente sea la cinta más insípida y previsible que pueda surgir de Avellaneda. Interrumpida hasta el hastío por la publicidad (aunque hay que reconocer que, en ocasiones y para el caso, con efectos benéficos para el espectador), sufre también la amputación de los títulos de crédito, lo que impide presentarse ante el notario reclamando el dinero público invertido, con el pertinente conocimiento de causa. Nada nuevo bajo el sol televisivo, pues. A hacer puñetas la operación nostalgia.

La noche con Filmanova y la comparación me trajo el recuerdo del fallecido (suicida) Juan Pablo Rebella, firmante junto a su colega Pablo Stoll de dos inmensas películas uruguayas, cuyo talento y frescura eran tantas como diferentes sus planteamientos artísticos, que no argumentales. Se trata de "Whisky", la segunda (2004) y de "25 watts" (2001), la primera. Deudora de referentes como el Jarmush de "Extraños en el paraíso" (el nombre del cineasta aparece en la lista de créditos -esa que suprimen las televisiones públicas e indultan las de pago- como uno más entre las decenas de agradecimientos a familiares y mercerías), los dos directores y guionistas Rebella y Stoll crearon con "25 watts" una obra redonda sobre su generación, convirtiendo lo insípido en trascendental, lo patético en cómico y lo en apariencia gris, en sorpresa y pasmo. Una película con vitaminas, ingeniosa en su puesta en escena (tan radicalmente diferente del posterior y magnético ascetismo de "Whisky") que alterna decenas de posibilidades, siempre bien elegidas: desde el virtuosismo con las focales y la composición hasta el largo plano secuencia con la cámara anclada, pasando por la convicción del clásico plano-contraplano y la sencillez de inspiración teatral tanto en exteriores como en interiores. En la variedad está el gusto, y mucho más: dialogada con precisión, interpretada con arte y solvencia, la juventud retratada en "25 watts" y su contexto resultan tan cercanos, tan reconocibles a esta hora y en este continente, que convierten a los protagonistas de aquel primer filme de Jarmush en auténticos extraños.

Que Rebella se diera un tiro con apenas treinta años da una lástima grande. No verlo en manos de especuladores del audiovisual como la "industria" española, que ha convertido al prometedor cine latinoamericano -desde Argentina a Cuba- de los ochenta y noventa en un patio de atrás alicatado a la española, consuela. Aunque poco. La pérdida de un cineasta de su potencia y genio lo dice todo y, como siempre es estos casos, no aclara nada.

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI