Si el padre era tonto, el hijo era peor

Alfonso Vila Francés

Que el pueblo no quisiera a Carlos IV era algo totalmente lógico. A fin de cuentas, ¿qué había hecho por ellos? Nada. Nada en absoluto. Los historiadores, cuando se ven obligados a resumir su reinado, lo despachan con una frase: «su política estuvo condicionada por la Revolución francesa». Y la verdad es que poco más se puede decir en su defensa. Como es sabido a los franceses les dio por montar una revolución y eso obligó a frenar todas las reformas ilustradas y a entrar en guerra con nuestros vecinos. Aunque en realidad las reformas eran más que necesarias y el único motivo para entrar en guerra era tratar de salvar la cabeza del rey de Francia, que para eso era primo del rey español.

Los intereses dinásticos estaban por encima de los intereses nacionales, nada nuevo en el Antiguo Régimen.

A lo largo del siglo XVIII España se había metido en una serie de guerras, algunas más justificables que otras. En la guerra de los Siete Años perdimos la Florida pero los franceses nos cedieron la Luisiana. En la guerra de independencia de las trece colonias norteamericanas recuperamos Florida, además de Menorca. También nos vimos metidos en una guerra con Portugal que se solucionó con el canje de la colonia de Sacramento, en el Río de la Plata, por la llamada «banda oriental» del río Paraná, donde se encontraban las importantes reducciones jesuitas guaraníes, lo que provocó a su vez una rebelión indígena que condujo finalmente a la expulsión de los jesuitas. La peor y la más evitable de todas las guerras del siglo XVIII fue la guerra contra la Convención. Esa guerra fue un desastre y obligó a la Paz de Basilea de 1795. Perdimos la isla de Trinidad y Santo Domingo, pero podía haber sido mucho peor ya que las tropas francesas entraron por los Pirineos y se temió que los catalanes y vascos aprovecharan la situación para rebelarse contra la corona española, cosa que finalmente no pasó. Además tuvimos suerte y pudimos recuperar Santo Domingo.

De momento la integridad del territorio de los reinos hispánicos estaba a salvo. Pero tener que enfrentarnos a nuestro aliado tradicional, Francia, y tener que aceptar una alianza con los ingleses era muy arriesgado. Por eso, en cuanto la guillotina dejó de segar cabezas, los ministros españoles se alegraron de volver a reanudar las viejas alianzas con Francia. Mientras, los ingleses, a los que el Tratado de Utrecht les abrió una grieta en el monopolio español con el navío de permiso y el asiento de negros, estaban más intrigantes y pendencieros que nunca y volvieron a lo de siempre, el contrabando y la piratería, además del ataque directo cuando era posible, como ya habían demostrado con la ocupación de las Malvinas en 1740 y 1765.



Carlos IV, a quien su propio padre le había reprochado un «mira que eres tonto» que debió de retumbar por el palacio pero que al susodicho le entró por una oreja y le salió por la otra, siguió a lo suyo, es decir, a irse a cazar todos los días, mientras su esposa se metía en política para beneficiar a hijos y parientes y, de paso, se entregaba a quién sabe qué indecorosas pasiones delante de las narices del rey. Y así llegó Godoy. Y Godoy se encargó de los asuntos del país. Que necesariamente pasaban por Napoleón. Hasta ese momento Carlos IV, sin mérito alguno, había evitado el peligro de contagio de la Revolución francesa y había conseguido conservar su real cabeza. Pero Napoleón resultó ser más peligroso que Robespierre. Y aún le surgió otro problema, el problema que iba a desencadenar todas las tormentas: las ambiciones y las prisas de su primogénito.

Porque, y vamos al meollo del asunto, si el padre era tonto el hijo era peor. Carlos IV podía ser un inepto y un calzonazos, pero no era tan mezquino, cobarde, egoísta, ambicioso, hipócrita y miserable como su hijo Fernando VII. Y sin embargo, al joven Fernando el pueblo lo quería. Lo quería del mismo modo que soportaba a su padre y que odiaba a Godoy, no se sabe bien por qué. Bueno, al menos a mí me cuesta bastante saberlo. Y mira que leo y leo y releo pero no llego a averiguar quién de todos era más inútil y quién lo hizo peor.

Ahora, una cosa está clara: el más mentiroso, falso, hipócrita, egoísta y ambicioso fue Fernando VII, que empezó conspirando contra su padre en El Escorial, y como la cosa le salió mal no dudó en mentir, suplicar, humillarse, delatar y hacer todo lo posible para salvar el pellejo. Pero no desistió en su empeño. Siguió conspirando y a la segunda va la vencida: después del Motín de Aranjuez logró que su padre abdicara en su nombre. ¿Pero para qué? Ese no era un momento cualquiera, Murat, el cuñado de Napoleón, estaba muy cerca de la capital. Los franceses habían ocupado media España sin el menor problema y nadie sabía qué hacer con ellos. Todos esperaban que alguien decidiera algo.

Pero lo que hace Fernando VII es ir a Bayona a ver a Napoleón. Allí se encuentra con una sorpresa desagradable: su padre y su madre han tenido la misma idea. Se pelean entre ellos y Napoleón se divierte un rato con el espectáculo. Y mientras el pueblo de Madrid decide que si nadie hace nada tendrán que empezar a hacerlo ellos solos. Napoleón se cansa y los envía a todos al exilio, cada cual a una parte de Francia, y le da la corona de España a su hermano José. Y hasta ahí todo le va de maravilla. Luego aparecen las Juntas y el pueblo empieza a degollar a todo francés que pilla desprevenido. Pero mientras los ingleses vuelven a hacer lo que les da la gana en América y ahora encima los necesitamos otra vez como aliados. Y aquí conviene que repasemos lo que nos ha costado la alianza con Francia, renovada varias veces desde la época del Directorio: varias derrotas navales, la mas importante la derrota de Trafalgar, y por si esto fuera poco (porque cada derrota naval pone en peligro los territorios americanos), los ingleses se han permitido el lujo, puesto que como enemigos nuestros no tienen que ir con disimulos, de robar y saquear todo lo que han podido, llegando incluso a invadir y ocupar la ciudad de Buenos Aires en 1806. Eso es un mal precedente. Y los criollos tomarán buena nota.

Pero volvamos a la metrópoli. Y tratemos de explicar por qué odiaba el pueblo tanto a Godoy. ¿Acaso era por ser el supuesto amante de la reina? ¿O era por el Tratado de Fontainebleau de 1807, por creer que Napoleón iba a darle un trozo de Portugal para él solito? ¿Lo odiaban por el gran poder que había acumulado, por ser un reformista, por iniciar la primera desamortización de la Iglesia? ¿Por sentar en la misma mesa, para escándalo de todo el mundo, a su mujer, la condesa de Chinchón, y a su amante, Pepita Tudó?

En fin, que Godoy era todo un elemento… Pero hay que decir que al menos Godoy comprendió que no podía fiarse un pelo de Napoleón y quiso que la familia real embarcara hacia América, lo mismo que había hecho con rumbo a Brasil la familia real portuguesa. Y ese era un plan coherente y que tal vez hubiera frenado, si no la guerra de independencia contra los franceses, sí las guerras de independencia de las colonias americanas. Tal vez, digo, porque nunca lo sabremos. Y nunca lo sabremos porque Fernando VII frustró el plan con el Motín de Aranjuez. ¿Y todo para qué? Vuelvo a decir. ¿Todo para qué? ¿Para hacerse cargo con energía de los asuntos del Gobierno, justo cuando todo el país estaba desesperadamente necesitado de una dirección que tomar? Me da la impresión de que Fernando VII no tenía en la cabeza otra idea que llegar a ser rey pero que en realidad no sabía para qué servía reinar. Ni le importaba un pito saberlo…

Si Carlos IV se había mostrado indulgente con su hijo al descubrirse la conspiración del Escorial, Fernando VII, una vez se libró de Godoy y se quedó con la corona de su padre, pareció quedarse tan satisfecho que no hizo nada más. Con los franceses en Madrid se dedicó a esperar a que Napoleón reconociera que él era el legítimo rey de España. Pero lo cierto es que Napoleón le ignoró por completo. Ni siquiera mandó a Murat a reunirse con él. Mientras, el rey destronado se arrepintió de su abdicación y volvió a reclamar la corona. Y Fernando VII siguió sin hacer nada y continuó esperando a Napoleón.

Para entonces Napoleón ya tenía su propia solución al problema español. De pensar en quedarse con el norte de la península había pasado a pensar en quedarse con la península entera. Y el rey cayó estúpidamente en su trampa. ¿Cómo fue tan tonto de ir a Bayona? Fernando VII nunca reconoció sus errores, pero lo cierto es que varias veces se le dijo que no debía salir del país, pero él decidió marcharse, dejando una nación a merced de un enemigo que no es que estuviera a las puertas de la muralla, sino que ya estaba dentro, y que era más que evidente a estas alturas que no estaba de paso hacia Portugal, sino que pensaba quedarse.

Pero mira tú por dónde el pueblo no le reprochó esto a su vuelta, en 1814, después del Tratado de Valençay. No le reprochó su increíble torpeza política, ni todo lo que había tenido que padecer mientras él estaba ausente. No. El pueblo continuó queriéndole. Le seguían llamando «el deseado». En realidad, ¿qué había hecho Fernando VII por su pueblo? Nada. Peor que nada: los había llevado a una guerra terrible.

Y cuando parecía que lo malo había pasado se tuvo que enfrentar a otro problema: la independencia de los territorios americanos. No era un problema de fácil solución, es cierto, pero en ningún caso Fernando VII se planteó que se pudiera solucionar más que enviando un ejército. No quiso dialogar, pactar, ceder en algún punto, usar la diplomacia y la astucia, mantener y dejarse aconsejar por los buenos colaboradores que le quedaban, buscar aliados internos. Algunos territorios, Argentina o Venezuela, podían parecer perdidos, pero otros como Perú o México se mantenían fieles a la metrópoli. En el Virreinato de Nueva España la propia élite criolla había desmantelado la revuelta campesina de los curas Hidalgo y Morelos y en Perú el virrey Abascal estaba reconquistando los territorios sublevados sin prácticamente ayuda alguna. Inglaterra y las excolonias americanas apoyaban descaradamente a los libertadores y se frotaban las manos: el mercado colonial estaba por fin a su alcance.

Que el mapa político se llenara de nuevos países era para ellos algo secundario. Lo principal, la única razón, era el comercio. Pero las élites locales tenían miedo de las posibles revoluciones populares. Y tampoco deseaban romper todos los lazos con la metrópoli. En algunos casos se hablaba de crear reinos con un rey español, un pariente de Fernando VII. En otros lugares surgieron partidarios de la hermana de Fernando VII, la infanta Carlota Joaquina, que estaba emparentada con la familia real portuguesa y en ese momento se hallaba refugiada en Brasil. Los portugueses también preocupaban a los sublevados, y con razón, puesto que desde Brasil era muy fácil aprovechar el desconcierto general para lanzar expediciones militares hacia Argentina, Uruguay y Paraguay, como de hecho sucedió.

Así pues, la situación era confusa y cambiante, pero Fernando VII no hizo nada. Como no resolvió el problema colonial, ni resolvió los problemas económicos del país, se le juntaron los problemas y se tuvo que enfrentar a la sedición de Riego y al triunfo de los liberales. Y es que Fernando VII no se había enterado, porque no había querido enterarse, de que los que lucharon contra los franceses no eran todos absolutistas. No se había querido enterar de las Cortes de Cádiz. No se había querido enterar de que su nación ya no era la nación que había heredado su padre.

Y entonces volvió a demostrar hasta qué punto era falso e hipócrita y dijo aquello de «Marchemos todos juntos, y yo el primero, por la senda constitucional». Tres años tuvo que fingir que era un rey parlamentario, constitucional, un rey moderno, de los que pedían los nuevos tiempos. Pero solo fue porque la Santa Alianza tardó un poco en responder a su secreta petición de ayuda. Luego, tan pronto entraron los Cien Mil Hijos de San Luis, se olvidó de sus juramentos y volvió a lo de siempre, lo que más cómodo le resultaba, a mandar a la Santa Inquisición a perseguir a los enemigos políticos, a fusilar a los que se sublevaban y a que todo siguiera igual en todas partes, aunque todo se hundía por todas partes.

¿Y el pueblo, mientras, le seguía queriendo? Pues por desgracia parece que sí. Y eso explica por qué dejaron entrar sin grandes problemas al ejercito francés que venía en su rescate. O cómo consiguió llegar a viejo y morir en su cama, como rey, después de haber recurrido a sus viejos enemigos, los liberales, para que estos aceptaran como reina a su hija, la futura Isabel II, frente al candidato absolutista, su hermano Carlos María Isidro. Y el plan le salió bien. Los liberales aceptaron a la niña reina. Y corrieron un tupido velo sobre su padre. El juicio de la historia lo dejaron para más adelante.

«Un pueblo que ha soportado a reyes como estos tiene alma de esclavo», cuentan que dijo una vez Napoleón refiriéndose a Carlos IV y su familia. Luego reconoció que había subestimado al pueblo español, que resultó mucho más orgulloso e indomable de lo que se esperaba. Pero el daño ya estaba hecho.

Comentarios
Añadir nuevo
PROBLEMAS DE GENES   |2014-12-07 13:27:14
JUAN CARLOS I EN LUGAR DE FERNANDO VII, Y FRANCO EN LUGAR DE NAPOLEÓN, SALVANDO
LAS GALÁCTIICAS DIFERENCIAS ENTRE ELLAS QUE NAPOLEÓN NO MASACRÓ A SU PUEBLO,
Y YA TENEMOS PARALELISMOS, TONTO UNO TONTO OTRO, TRAIDOR UNO TRAIDOR OTRO,
INCOMPRENSIBLEMENTES AMBOS DESEADOS POR EL PUEBLO, ABSOLUTISTAS CUANDO PUDIERON
CONSTITUCIONALISTAS POR INTERÉS
ISABEL II   |2014-12-07 13:28:48
pues la que le siguió aparte de ninfómana concluyó la obra de sus
predecesores destrozando España
Anónimo   |2014-12-07 19:45:22
Un pueblo que desea como rey a Fernando VII y no es capaz de acabar con él en
el garrote (la guillotina nunca tuvo muy buena prensa en España) a su regreso a
España, es un pueblo que merece todo lo malo que le suceda.
republicano   |2014-12-07 20:08:53
ese pueblo era en un 90 % analfabeto, pero el pueblo que se creyó las trolas
sobre el heredero de Franco tenía cultura, y ahora tenemos a su hijo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI