El Tajo está completamente agotado

ENTREVISTA | Mª SOLEDAD GALLEGO, SOCIA DE LA FUNDACIÓN NUEVA CULTURA DEL AGUA Y EXPERTA EN EL TRANSVASE TAJO-SEGURA. Entre quienes reclaman el fin del transvase Tajo-Segura, esta experta en el río Tajo nos explica cuáles han sido los principales errores políticos que ha soportado este río.

DIAGONAL: Históricamente, las políticas de planificación hidrológica han considerado al Tajo como una cuenca excedentaria, es decir, un río al que le sobra agua, ¿en qué han fallado estas políticas?
SOLEDAD GALLEGO: Lo primero, no han hecho bien las cuentas. Han considerado excedentaria la cuenca del Tajo porque durante el primer anteproyecto sobre el transvase Tajo-Segura, de 1967, se consideraba que había unas aportaciones de agua en cabecera, que, al pasar el tiempo, se ha demostrado que eran un 50% de lo que en un principio se había calculado. Además, nunca se ha tenido en cuenta el caudal ecológico (caudal necesario para que el ecosistema no se desequilibre). Así han considerado al río como si fuera una garrafa de agua, cuando hay que tener en cuenta que en la cuenca del Tajo está la mayor metrópoli de España, Madrid, por lo que el río abastece a casi seis millones de personas de forma directa.

D.: ¿Cuál es el volumen que actualmente el Tajo vierte hacia el río Segura? ¿Qué ha significado esto para su ecosistema?
M.S.G.: El máximo que se puede transvasar son 600 hectómetros cúbicos anuales, según el Plan de Asignación que se redactó en 1971, en base al anteproyecto de 1967. Esta cantidad es irreal, la mayoría de veces se vierten 200 hectómetros cúbicos anuales. Aún así, el Tajo se queda seco, ya que supone substraerle las 2/3 partes de su caudal en cabecera. Además, después de su paso por Aranjuez, se le ingresa toda el agua sucia proveniente del río Jarama, y, como el caudal que lleva a estas alturas es escaso, el Tajo no tiene suficiente capacidad de dilución por lo que se agrava la contaminación. El resultado es que el tramo medio del Tajo es un cadáver hidrológico.

D.: Se planea otro transvase a la altura de Extremadura. ¿Cómo afectaría a la cuenca del Tajo?
M.S.G.: No es viable económica ni ambientalmente hablando. Es llevar agua sea como sea. En el aspecto económico, un transvase nunca es viable por el coste de las infraestructuras. Si este coste, en vez de sufragarlo los españoles, se le añadiera al precio del agua para que los usuarios pagaran los costes de la obra, sería más rentable para ellos utilizar agua desalada. Desde el punto de vista del medio ambiente, el transvase se planea en una zona de importancia ecológica extraordinaria, por lo que los impactos serían múltiples. Pero hoy en día la única viabilidad que se busca es la política, así que, si se llega a un acuerdo entre Comunidades Autónomas, se asumirá el transvase.

D.: Se dice que los transvases buscan la equidad en el reparto del recurso hídrico ¿Qué otros intereses se esconden detrás de esta afirmación?
M.S.G.: Se esconden los intereses de determinados sectores económicos que usan el agua para sus negocios (agricultura, urbanismo) e intentan convencer al resto de la sociedad de que necesitan agua. Primero, han contribuido a dejar sin agua los ríos de su zona y luego quieren convencer al resto de la población de que necesitan agua de otros sitios. Además, no se puede gestionar una cuenca mediterránea como la del Segura, como si fuera la del Miño; no es la España húmeda.

D.: ¿Cuáles son los usos a los que se destina el agua que se extrae del Tajo hacia el río Segura para abastecer a la región de Murcia y a la Comunidad Valenciana?
M.S.G.: Principalmente regadío, un regadío que es rentable, pero si el agua se pagara al precio real, no lo sería. Además, están los campos de golf y las macrourbanizaciones, en una zona que quieren que sea verde, pero que tienen que entender que no es Galicia. Por tanto, el transvase no es ni justo ni solidario.

D.: El PP y el PSOE han dado el visto bueno a transvases entre cuencas en diferentes ocasiones. ¿Dependen los transvases del color político que esté en el poder?
M.S.G.: Da igual el partido político que esté en el poder. La política de los transvases viene del Franquismo, es la política de los poderes económicos y fácticos de algunas zonas, que quieren agua y la piden a toda costa. Y dicen que sobra agua aunque el Tajo esté completamente agotado. Esta situación empeoró con la derogación del transvase del Ebro, ya que se multiplicaron las demandas y el Tajo se ha agotado. Así pues, por motivos políticos se derogó un transvase y se dio una vuelta de tuerca a otro.

D.: El 20 de junio más de 40.000 personas marchaban en Talavera de la Reina para pedir el fin del transvase. ¿Cómo surgió el movimiento entorno a la defensa del río Tajo?
M.S.G.: En el año 2006, se observó que a su paso por Talavera de la Reina el Tajo llevaba 0 metros cúbicos mientras que el transvase hacia el Segura llevaba 20 metros cúbicos al mismo tiempo. A partir de ahí, se creó la Plataforma en defensa de los ríos Tajo y Alberche. Al año siguiente, se creó la Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo-Tejo y sus Ríos. Las administraciones sólo quieren trocearlo pero los ciudadanos nos hemos unido desde su cabecera hasta su desembocadura en Portugal, porque nosotros consideramos a los ríos de una forma integral. Por ello, demandamos una gestión integral, que cumpla lo establecido en la Directiva Marco del Agua, que exige el establecimiento de caudales ecológicos.

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI