DESAFECCIÓN POLÍTICA

AP

De un tiempo a esta parte, los sondeos nos entregan respuestas insólitas: parecería que el sistema político y social ha entrado en crisis irreversible, que cambian los valores, que pierden peso venerables instituciones que parecían firmes como rocas, que los viejos partidos se han desacreditado, que la democracia no ofrece las respuestas que demandan los ciudadanos.Como en todas las democracias, las encuestas sociológicas han sido utilizadas en España por los políticos para desentrañar las preferencias de los ciudadanos, un ejercicio peligroso porque si se practica en exceso conduce al populismo.También han servido, lógicamente, para pronosticar, prever y ponderar resultados electorales.

Pero de un tiempo a esta parte, los sondeos nos entregan respuestas insólitas: parecería que el sistema político y social ha entrado en crisis irreversible, que cambian los valores, que pierden peso venerables instituciones que parecían firmes como rocas, que los viejos partidos se han desacreditado, que la democracia no ofrece las respuestas que demandan los ciudadanos.

En cierto sentido, parecería que el cuerpo social se siente irremisiblemente defraudado, frustrado por una crisis que no parecía previsible y que, de un plumazo, ha derruido todas las certezas anteriores, de forma que los individuos, desagregados y faltos de referentes, están buscando nuevas ideas y propuestas, partiendo de la nada, con una gran desconfianza hacia lo ya establecido.

Una de las últimas encuestas políticas publicadas es la de Metroscopia, el barómetro de verano aparecida el 29 de julio. La conclusión más llamativa es que PP y PSOE tan sólo reúnen el 54,7% de la intención de voto (el PP cae desde el 20N 14,6 puntos y el PSOE, 4). En las elecciones de 2008, ambos partidos reunieron el 83,8% del electorado que fue a las urnas. En el 2011, el 73,3% (la fuerte bajada se debió a la fortísima caída del voto socialista, que apenas alcanzó el 28,7% de los votos emitidos).

Cuando apareció el movimiento del 15-M, claramente desvinculado de los partidos políticos a pesar de los reiterados intentos de manipulación que se produjeron desde algunas organizaciones, surgió el temor en círculos intelectuales y políticos de que decayeran los cauces de representación política habituales, los partidos políticos, que tienen un papel constitucional (Art. 6 CE), el sistema mediático- en beneficio de otras entidades más o menos inorgánicas y asamblearias. De momento, el temor no se ha confirmado, pero no porque los partidos hayan mantenido su consistencia sino porque se ha creado un gran vacío, que por fuerza se tendrá que llenar por el simple efecto de las leyes físicas.

Con todo, la desafección no es irracional: se expresa mediante críticas objetivas y tiene por tanto causas, que los propios sociólogos políticos se han cuidado de desentrañar. De la mencionada encuesta de Metroscopia, se desprende que Rajoy inspira poca/ninguna confianza al 80% de la muestra, frente al 19% que dice tener mucha/bastante. En el caso de Rubalcaba, los porcentajes respectivos son 86 y 13. La impresión de conjunto sobre el actual gobierno es positiva para el 23% de los encuestados y negativa para el 71%.

El presidente de Metroscopia explicaba así la situación a mediados de julio de 2012: "Hemos ido pasando, gradualmente, de la preocupación a la angustia (que ahora dice sentir la mayoría de los españoles) y de ésta empezamos a transitar hacia la situación de desamparo: es decir, empezamos a sentir que no hay ninguna institución, de las que deberían canalizar, reconducir o paliar la situación, que esté a la altura de las circunstancias. Pero no hemos caído, por ahora al menos, en la desesperanza absoluta ni hemos perdido -ni parecemos dispuestos a perder- los modos y hábitos democráticos, ni la fe en el actual sistema político. Sólo estamos decepcionados con sus gestores. Un estado de ánimo, en suma, que combina la serenidad con la percepción clara de lo grave que es el momento".

Más adelante aclaraba: "Los españoles no cuestionan el sistema democrático, como, por cierto, tampoco lo hace el 15-M. La insatisfacción se refiere específicamente al modo en que actualmente está organizado y funciona. Por ejemplo, tres de cada cuatro ciudadanos piensan que tal y como ahora están organizados y funcionan nuestros partidos, es muy difícil que puedan atraer a las personas más preparadas y con motivaciones más elevadas. Los políticos, en general, son conscientes del problema (y, por cierto, y contra el generalizado tópico, son personas honestas, que trabajan duro y no ganan ni de lejos lo que suele imputárseles), pero están atrapados en un engranaje partidista ineficiente y no logran saber (o no acaban de atreverse) a reorganizarlo. Cambios profundos en el sistema electoral actual (que encorseta en excesivo a nuestra democracia) ayudarían sin duda a ello".

Finalmente, declara que a su juicio estamos muy lejos de revueltas al estilo griego, "incluso en su versión más descafeinada". Aunque reconoce que "hay una rebelión cívica pendiente: la rebelión contra el que nadie parezca ser responsable de nada de lo que pasa, como si todo lo que ocurre se debiera al puro azar". Efectivamente, falta transparencia, sentido de responsabilidad y capacidad de escrutinio, no sólo por parte el poder judicial sino también de los medios de comunicación, que vertebran y encarnan la opinión pública.

Por su parte, José Miguel de Elías, director adjunto de la empresa de investigación de mercados y opinión pública Sigma 2, efectúa un diagnóstico y un pronóstico aún más duros. El miedo, el desasosiego y la ira contenida de la ciudadanía son consecuencia de "las dudas del Gobierno en el manejo de la crisis, la falta de ejemplaridad de la clase dirigente; de que el ciudadano no ve al Gobierno controlando la situación ni dando soluciones; de que "se acentúa la percepción de que España ya no es un país soberano, ha perdido el control de su destino. Poderes externos no elegidos democráticamente condicionan totalmente el rumbo de la nación.

Desafección política

Ello genera una gran desafección, un rechazo intenso a los dos grandes partidos. "Los políticos, la política, PP y PSOE como partidos mayoritarios, son valorados como 'un todo negativo', causante de la crisis y culpable de su gestación y desarrollo. Por vez primera desde la transición todos los políticos suspenden como clase social. Nadie se libra del voto de censura de la población, nadie supera el 4.Política y finanzas son visualizados como sectores causantes de la crisis, beneficiarios, cómplices y encubridores de sus responsabilidades. El Estado de las Autonomías es el destinatario de esas críticas porque "Ese sistema administrativo se asocia claramente, en el imaginario colectivo, con amiguismo, clientelismo, despilfarro, derroche, ruina y déficit público".

En definitiva -continúa diciendo De Elías- "el electorado ha interiorizado muy fuertemente el síndrome de 'la traición del voto'. El PP gobierna con un programa no votado, que traiciona las expectativas e intereses de sus votantes. Esta perversión del mandato electoral lleva a la radicalización y al rechazo de la clase política en su conjunto. Los ciudadanos no tragan el grosero sofisma de que 'la crisis es culpa de todos'". La ciudadanía sabe "que las élites políticas y financieras provocaron la crisis, fueron los beneficiarios de ella, son cómplices en su desarrollo y encubrimiento, y ahora tratan de eludir responsabilidades".

En estas circunstancias, De Elías presagia un estallido social: "Se acerca un escenario a la griega: partidos extremistas y fuerte conflictividad social. Una reacción social a la griega, o a la argentina, ya no es una hipótesis sino una posibilidad muy próxima de violencia social y radicalización política. En España se dan todas las condiciones de grave deterioro social, necesarias y suficientes para el estallido social: altísimo paro juvenil y de larga duración, población inmigrante en paro y/o exclusión social creciente, marginación ascendente, exclusión en alza, precariedad laboral en ascenso, falta de mínimos personales vitales en nuevos sectores sociales, incluida la clase media". Además, "Tenemos una población ?carencial? de más de un tercio de la ciudadanía: es una masa crítica más que suficiente para el estallido".

Una burla social

En conclusión, la crisis está afectando gravemente al sistema de representación de que nos dotamos al erigir la democracia en la década de los setenta del pasado siglo. La sociedad civil se siente burlada por unos poderes fácticos que, amparados por el sistema establecido, el conjunto de los partidos políticos que ha actuado en nombre de los españoles-, ha cometido una colosal estafa que no tiene padres (ya se sabe que el infortunio es siempre huérfano).

Y se produce un cuestionamiento airado de la realidad actual, en que no brilla una clase política potente sino al contrario: se ha producido una notoria decadencia que ha dado lugar a una notabilísima falta de liderazgo en todo el espectro ideológico. Así las cosas, es improbable un escenario a la griega porque aquí existen unas redes de solidaridad potentes, nutridas durante un largo período de prosperidad; y porque el alto nivel cultural impide las expansiones violentas y resta posibilidades a los planteamientos políticos utópicos y radicales. Prueba de ello es que en España, vacunada contra la dictadura por su propia historia, ni siquiera ha hecho fortuna una formación de extrema derecha. Todos estos elementos probablemente darán vida en última instancia a aquella afirmación conocida de Winston Churchill: "La democracia es el peor sistema de gobierno con excepción de todos los demás" (1).

Una de las tareas más urgentes en esta coyuntura es la reconstitución de los partidos. A la mayor brevedad, deben buscar con fundamento nuevas ideas ajustadas a la coyuntura histórica, a las vivencias de la crisis y a la demanda social, a la vez que se dotan de modos de organización más ágiles, activas y que mejor permitan la competencia interna y la libre circulación de elites.

(1).- "Democracy is the worst form of government, except for all those other forms that have been tried from time to time." (de un discurso en la Cámara de los Comunes el 11 de noviembre de 1947).

Comentarios
Añadir nuevo
Raúl   |2012-08-06 10:17:34
la política en España ha degenerado de la mano del bipartidismo, decepcionó
el psoe y el pp ha sido la gota de agua que ha colmado el vaso, se le votó para
que hiciera una política y hace la contraria con la falsa coartada de la crisis
la casta   |2012-08-06 10:22:07
es como para desencantarse, el desarrollo social permite que gran parte del
pueblo se percate que, sus problemas, no afectan a la casta que teóricamente le
representa, porque están a forrarse y a servir a los poderes fácticos.
BIPARTIDISMO RIP   |2012-08-06 10:24:01
no hay mal que por bien no venga, el bipartidismop a futuro para las siguientes
elecciones, está muerto pese a no haberse reformado la ley electoral
Tomy   |2012-08-06 10:40:38
la ciudadanía está saturada de mentirasy falsas promesas, la realidad es la
que cada día contemplamos y está originada por el bipartidismo
joven   |2012-08-06 12:16:08
vamos hacia la rebelión cívica
ppsoe   |2012-08-06 13:54:50
Esto es solo chispear para la tormenta que se avecina, hasta ahora el pp está
haciendo bueno al psoe, el partido más corrupto y chorizo que ha gobernado
España, oséa que todos van con mentiras y engaños a por la pasta
descaradamente y sin contemplaciones, prueba de ello es que mientras el pais se
hunde, estos dos partidos se hacen cada dia más ricos y lejos de cerrar el
chiringuito que nos ha llevado a la ruina, lo están ampliando.
el cambio   |2012-08-06 13:55:43
La estupidez de la gran mayoria de los votantes españoles no tiene límites,
despues de quedar demostrado muchas veces que el pp-psoe son el mayor problema
del pais, incomprensiblemente son los dos partidos que más votos obtienen. Y
para colmo, despues de votarles vienen aquí a llorar sus penas y a culparles de
sus desgracias. Esto es como el que le abre la jaula de las gallinas al lobo
para despues lamentarse de que el lobo es muy malo porque se ha comido sus
gallinas, pero pedazo de bobos, dejar de votar de una vez por todas a quien os
está llenando a la ruina y no os dejeis engañar tantas veces por los mismos
divergencia creciente   |2012-08-06 19:09:51
el distanciamiento entre la clase política y la ciudadanía crece
progresivamente, porque el pueblo ha tomado conciencia que no defienden sus
intereses sino los suyos propios
Anónimo   |2012-08-06 19:38:17
PP ; mintieron y siguen mintiendo y solo gobiernan para los poderosos llamense
mercados,bancos , multinacionales, etc..
PSOE; mintieron sobre la crisis y sus
politicas economicas priorizan a mercados, bancos,etc.. y cuando tenían que
tomar medidas sobre vivienda, trabajo, iglesia, miraban a otro lado.
IU No se
sabe que harían de gobernar pero Cayo Lara piensa apoyar al Psoe sea como sea,
con lo cual es votar al Psoe, pero tu voto vale menos.
UPyD Tampoco ha
gobernado, difícil de predecir, cae mal a Psoe y PP que no pueden ni verla, no
tendría apoyos de nadie, me gustó la querella a Bankia y con IU defiende la
reforma de una ley electoral claramente injusta.
PP,PSOE,IU es continuismo, UPyD
????
¿Mas vale lo malo conocido?
Ojalá volviese Anguita, por lo menos votaría
a gusto.
Noemi   |2012-08-06 19:40:15
La actual ley electoral perpetua el sistema, y la dispersión del voto ayuda
aún más al bipartidismo. A día de hoy, solo cabe que las bases fuercen una
transformación del PSOE (de ahí la resistencia numantina de su cúpula con
Rubalcaba al frente) una catarsis de sus cuadros, una democratización de su
organigrama que acabe con la dictadura que impone su nomenklatura.
JB   |2012-08-06 19:43:45
Estamos atrapados en una partitocracia, nos gobiernan las cúpulas de los
partidos, que se han convertido en una casta social que controla todos los
poderes del Estado.
Vivimos una 'democracia formal', un sucedaneo.
Sobera   |2012-08-06 19:45:34
Rompamos de una vez por todas el bipartidismo que eterniza a cargos mediocres
por cuatrienios, sean del PSOE o del PP. Si se siguen alternando en el poder
como hasta ahora, no habrá manera de limpiar las tuberías. No aspiremos a caer
en la democracia norteamericana.
Hay alternativas. Las tradiciones, también en
el voto, están para romperlas.
Anónimo   |2012-08-07 10:49:56
Primero no votar a nadie, luego cambiar el modelo socioeconómico, la ley
electoral y la constitución.
De ahí y de la autonomía de competencias y
centralismo de otras, renacerá de nuevo Europa, empezando por los países más
corruptos: grecia, italia, españa y portugal...acabando en suiza y echando el
petróleo de europa, que no necesitamos para nasa.
Esperemos que se haga por las
buenas, porque como se canse el pueblo "a la antigua", acabarán rodando
cabezas literalmente y corriendo ríos de sangre. La historia ha visto caer
otros imperios más grandes por la misma razón, la esclavitud y la falta de
pan.
Está empezando en Galicia.
Urbano   |2012-08-07 16:44:42
MÁS QUE DESAFECCIÓNES DESPRCIO Y ASCO
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI