Jubilados a nivel de subsistencia

LI

La defensa de unas pensiones dignas ha movilizado durante los últimos meses a miles de jubilados de toda España y las plataformas, asociaciones e incluso los partidos -con escaso éxito- integrados básicamente por septuagenarios se han multiplicado para dar la batalla por unas prestaciones públicas que, aseguran, tendrían que revalorizarse con el Índice de Precios al Consumo (IPC) y que nunca deberían ser menores a mil euros. Sin embargo, las pretensiones de los jubilados se encuentran a día de hoy muy lejos de la realidad, en un escenario en el que el medio plazo las prestaciones no podrán afrontarse solo con las cotizaciones y serán necesarias profundas reformas y en el que una de cada tres prestaciones todavía es menor de 600 euros.

 

En España, hay 3,7 millones de pensiones -contributivas y no contributivas- por debajo de 600 euros, según los últimos datos de la Seguridad Social y el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), una cantidad que hace muy difícil afrontar el día a día y que obliga a muchos pensionistas a recurrir a la beneficencia, a compartir casa e, incluso, a buscar unos ingresos extra en la economía sumergida para subsistir. Desde pequeños recados, pagados como propinas; al cuidado de los nietos para que sus padres puedan trabajar a cambio de una paga mensual; a chapuzas y trabajos de albañilería, electricidad, transporte de viajeros, mudanzas...

La ingeniería doméstica de los pensionistas se repite en la mayor parte de España, pese a que la diferencia de las cuantías puede llegar a un 80% en la comparativa entre regiones, y es básica en las viudas y en los beneficiarios de las no contributivas, que perciben de media 385 euros. Siete de cada diez pensionistas tienen su prestación como único ingreso, más de la mitad de los jubilados cobra menos de los 900 euros que suponen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y casi la mitad asegura tener serias dificultades para llegar a fin de mes, según un informe elaborado por la Fundación Edad&Vida.

Los bancos de alimentos, imprescindibles

Algo más de 166.000 madrileños se beneficiaron el año pasado del reparto de comida gratuita procedente del Banco de Alimentos de Madrid y una buena parte de ellos eran mayores de edad, que con prestaciones por debajo de 400 euros -pobreza severa- debieron recurrir a esta opción que les permitió afrontar otros gastos urgentes. En esta línea trabaja el impulsor de la plataforma Pensionistas de España por su Dignidad, Pablo García, que pretende poner en marcha el reparto de comida gratuita en Pizarra, la localidad malagueña, de algo más de 9.000 habitantes, en la que reside.

García reconoce que a través de las redes sociales, que maneja con soltura, se pueden plantear muchas cosas y abrir muchos debates, pero muchos pensionistas, con ingresos muy bajos, tienen serios problemas económicos y requieren otro tipo de ayudas, como los bancos de alimentos. Asegura que los responsables del Ayuntamiento de Pizarra ya se han comprometido a facilitarle un local y que ya tiene el visto bueno de Bancosol, una entidad no lucrativa que facilita alimentos para personas en riesgo de exclusión social, para poner en marcha su iniciativa.

¿Cómo garantizar pensiones dignas?

Por su parte, Julián Gutiérrez, secretario general de la Federación de Jubilados y Pensionistas de Comisiones Obreras (CCOO), advierte de la diferencia de la cuantía de las pensiones entre comunidades. En Cataluña, los jubilados cobran de media 1.024 euros y las viudas, 715; pero en Extremadura descienden a 822 y 658, que quedan en este último caso en 512 en Lugo. "Con esas prestaciones muchos pensionistas no pueden siquiera tener la casa a una temperatura adecuada en invierno y eso causa enfermedades e incluso muertes. Cada año fallecen 7.000 personas por no tener una casa con las condiciones adecuadas para vivir", asegura.

"Muchos de estas personas viven en edificios antiguos, expuestos a derramas constantes, que les trastocan el presupuesto mensual, y si ese mes se le rompe la lavadora o la nevera, el dinero no llega ni para pagar lo básico. Sin embargo, también hay que resaltar que un 30% de los hogares se mantienen gracias una pensión. Hay miles de viudas que dan de comer a sus hijos en paro con unas prestaciones mínimas", admite.

Gutiérrez apunta algunas medidas defendidas por su sindicato para garantizar a medio plazo la sostenibilidad de las pensiones. "Sería necesario destopar las bases máximas de cotización. En otros países europeos están destopados hasta incluso los 100.000 euros, pero en España, a partir de 46.000 euros de retribución ya no se cotiza a la Seguridad Social. Se podrían ingresar 7.500 millones de euros y, lógicamente, esa gente tendría que tener una pensión más elevada en una proporción que sería necesario negociar".

El dirigente sindical también apunta la necesidad de que los autónomos estén integrados en el régimen de la Seguridad Social, lo que contribuiría a que cotizasen más y a mejorar la cuantía de su pensión, "porque el 40% de los autoempleados necesitan complementos para alcanzar la pensión mínima, un 60% en el caso de las mujeres". También apuesta que los gastos que genera la gestión de la Seguridad Social no salgan de la caja del organismo y sí de los impuestos.

 

Comentarios
Añadir nuevo
¿DONDE ESTÁN LOS JUBILADOS?   |2019-06-02 21:49:15
¿MÁS POBRES DE ESPAÑA: EN EXTREMADURA UNOS 220.000
¿Y A QUIEN
VOTAN?
SEGURAMENTA A LA PSOE.
esto es lo que hay
la etapa Sánchez   |2019-06-02 21:50:09
nos vamos a enterar lo que es manipular y mentir
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI