El PSOE pendiente de PODEMOS

AR

Cómo acabe la guerra civil en Podemos determinará el futuro de la formación, pero también marcará el devenir de la izquierda española, que viaja a la deriva desde que el PSOE detonó abiertamente y su secretario general, Pedro Sánchez, abandonó su escaño. Los paralelismos entre los dos partidos se reproducen de nuevo este fin de semana en Vistalegre II, donde Podemos afronta su propio 'choque de trenes' entre dos versiones de las mismas siglas. Más allá de la casa morada, es previsible que los daños colaterales lleguen hasta Ferraz.

Si Podemos naufraga y la herida no cicatriza, el PSOE tendría una oportunidad de oro para tomar aire y recortar la distancia que le separa del segundo puesto que le es arrebatado a cada nueva encuesta. La cuestión es si un partido sin líder y con 100 días de batalla por delante, hasta las primarias de finales de mayo, será capaz de rentabilizar la división de su rival. Según el último CIS, la brecha entre Podemos y socialistas se situaba en enero en tres puntos.

El desenlace del Congreso de Vistalegre II puede además decidir dónde irá ese millón de votos que según los que saben de sondeos se encuentran dispersos: aquellos decepcionados con PSOE e Izquierda Unida.

Si finalmente se impone el ala 'errejonista', muchos de esos votantes itinerantes de la izquierda pueden sentirse atraídos por una versión más moderada e institucional de Podemos, que además estaría abierta a construir coaliciones mayoritarias capaces de gobernar con la mano tendida al socialismo.

Si gana la propuesta de Iglesias y éste refuerza su poder interno, el objetivo de Podemos será escorar sus posiciones, enclavarse en la oposición al sistema y buscar el monopolio de la izquierda. La paradoja del actual líder de la formación es que quiere acabar con el bipartidismo pero hasta que sólo quede el enemigo y él.

Qué corriente salga victoriosa determinará en gran medida si el PSOE 'recoge el guante' o mira hacia otro lado. Y aquí se presenta además una disyuntiva compleja para los socialistas. Por un lado, no sabe o no quiere ocultar su querencia hacia Errejón. El propio Pedro Sánchez entraba en campaña ajena hace unos días asegurando que él podría entenderse con el todavía 'número dos' de Podemos si gana la  segunda batalla de Vistalegre y se hace con las riendas del partido. Pero esa simpatía es un 'arma de doble filo', porque el socialista desencantado puede sentirse atraído por ese Podemos más amable y moderado.

De momento, en la carrera de las primarias socialistas hay dos nombres, Patxi López y Pedro Sánchez, una candidatura sin confirmar que muchos dan por hecha, Susana Díaz, y puede que alguna sorpresa inesperada, para la que suenan desde expresidentes del Gobierno hasta barones con solera que podrían tener ganas de poner medio pie en Madrid o alguna joven 'cuarta vía'.

Muchos auguran que una victoria de Sánchez y de Errejón generaría sinergias, aunque también ubicaría a los dos partidos en un espacio electoral común. Por otro lado, una victoria de Díaz y de Iglesias haría imposible cualquier entendimiento y volvería a romper en dos el ya fragmentado espacio electoral de la izquierda.

 

Comentarios
Añadir nuevo
Silvia   |2017-02-10 12:45:31
Entiendo que una victoria de Iglesiasy Sánchez, les haría buscar un espacio a
la izquierda donde encontrarse
Goyo   |2017-02-10 15:28:52
la prensa de derechas, 90% de la existente, no hace nada más que exagerar los
problemas de Podemos
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 
Por favor introduce el código anti-spam que puedes leer en la imagen.

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI