El lugar de todas las Evasiones

 JoséCamello Manzano

"Salud, personas. Aquí estamos.

Para algunos la vida es galopar un camino empedrado de horas, minutos y segundos.
Yo, más humilde soy,
y solo quiero que la ola que surge del último suspiro de un segundo
me transporte mecido hasta el siguiente. (*)


Esto dijo el poeta aspirando el humo de su cigarro.

Pero.... ¿por qué empezar con unos versos? Quizás porque los poemas son como pólizas al viento: verdades y deseos que se suman a la corriente, e inquietan, contra pronóstico, a aquellos que consideran el aire y la poesía como enemigos, y han hecho instalar contra ellos sus fingidos argumentos, levantando murallas de cemento, acero y papeles, de papel moneda, de papel de imprenta: el triste papel de un poder al que sólo importa su propia fecha de caducidad.

Esta mañana nos encontramos en el lugar de todas las evasiones, hasta dónde nos han empujado la falsedad y la imposición, es cierto, pero también la dignidad de las caravanas y el orgullo del sedentario. Estamos en la finca dónde nunca aterrizará ningún dragón de acero, desalmado, incendiario de aires y devorador de aguas.

De este lugar escaparán también las amenazas y en él vendrá a escribirse la historia con mayúsculas: la que escribe el sentido común, la que cantan los poetas, porque el roce absoluto de la palabra desarma a las milicias, alumbra la esperanza de vivir en medio de la veda, de los cotos y los cortijos.

Contra el poder que aturde y el ojo del negocio, atengámonos a las razones, a las palabras ya gastadas. Neguémonos a que nos dicten el gusto, el odio, la avaricia. Enarbolemos la duda, nuestras banderas cansadas, nuestras estrellitas pequeñas, pero firmes. Disfrutemos de los pájaros, del sol en las fachadas blancas, de las tejas amusgadas, torcidas bajo este invierno, de las callejas, y del verde al horizonte del camino de tierra.

Porque vivimos mientras se mueven las espirales de una historia enorme y ampulosa que crece en otra parte, dónde se han extirpado las almas y los árboles son ya recuerdos en los parques públicos. Aquí en este rincón de un recodo de Europa colgamos aún los tendales de ropa en el aire del barrio, y junto a ellos pancartas con voces mudas, pero que claman al cielo.

Tendamos el cuerpo bajo las nubes, como una sábana que juega con la luz del invierno. Y no pensemos ser más que la tierra adormecida y suave bajo el aire suspenso, olor de oliva y hierba en un campo de tregua. Este aire que es nuestro.

Como en todas las épocas oscuras se vuelven las cadenas, invisibles y opacas, aún más duras. Pero no nos rindamos, expliquemos nuestras verdades a los que nos devuelven las mentiras desnudas. Digamos no, porque los suyos no son dogmas para vivir por ellos.

Hay que seguir lanzando lo que tenemos a mano, las palabras, los conjuros, los clamores, hay que seguir, lanzándoselas a la cara, tirándoselas al horizonte, lanzándoselas, hasta que no reboten.

Esto dijo el poeta aspirando el humo de su cigarro. Que si tanto mal hay en ese humo, mucho más habría que contar del que nos mata callando.

Salud, personas y feliz día."


Texto escrito por Ana Baliñas y un servidor, leído el día 13 de diciembre de 2008, durante la toma del aire de la finca de la sierra de San Jorge, por iniciativa de la PCRN. Alegría, barro, admiración, calor, frío, agua, tesón, anís, emoción. Una historia. Un honor. Un placer.


* Extraido del libro de poemas
"La mala gana" de Santos Isidro Seseña.

 

Comentarios
Añadir nuevo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI