La Asamblea de Extremadura aprueba una declaración de Emergencia Climática “descafeinada”, en consonancia con la poca ambición del ejecutivo.

SÁTRAPA BARRILETE: NUCLEARES SÍ, GRACIAS

El pasado jueves se aprobaba en la Asamblea de Extremadura una propuesta de impulso presentada por el grupo Unidas por Extremadura que ha incluido las modificaciones propuestas por el partido socialista, alejándola de las reivindicaciones de la sociedad civil. Ecologistas en Acción de Extremadura lamenta que la moción haya quedado reducida a una declaración de intenciones poco ambiciosa, en consonancia con la política del “doble rasero” que viene realizando el ejecutivo de Fernández Vara con su Estrategia “Extremadura 2030 Verde y Circular”.

La aprobación en el pleno de la Asamblea de Extremadura de la propuesta de impulso para la declaración de Emergencia Climática en Extremadura, presentada desde el grupo parlamentario Unidas por Extremadura (Podemos, IU, Extremeños y EQUO), ha conllevado la inclusión de las enmiendas exigidas por el PSOE extremeño para conseguir los apoyos necesarios para que la moción pudiera salir adelante. Sin embargo, Ecologistas en Acción considera que las modificaciones propuestas por el partido socialista vacían de contenido la declaración original que, tal y como señalaba la diputada de Podemos Irene de Miguel, encargada de la defensa de la propuesta, estaba basada en el Manifiesto por el Clima impulsado desde diferentes organizaciones y colectivos sociales y ambientales.

Ecologistas en Acción de Extremadura considera que esta declaración de intenciones no supone ningún cambio en la estrategia ambiental para la región, en tanto en cuanto éstas no se plasmen en una Ley de emergencia climática y transición ecológica ambiciosa y realista, con medidas concretas que tengan su reflejo en los presupuestos regionales. En este sentido, debemos recordar lo acontecido con otras propuestas de impulso aprobadas por la Asamblea, como por ejemplo la referente a la eliminación de los herbicidas químicos, que ha quedado en el más absoluto olvido por parte del ejecutivo.

Por otro lado, la organización alerta de que las múltiples modificaciones introducidas por el PSOE suponen la eliminación de cuestiones fundamentales de la declaración original, por ejemplo, sobre la obligación de la administración extremeña de “frenar nuevas infraestructuras fósiles”, demostrando una vez más la connivencia del ejecutivo con las mega-industrias contaminantes y su pretensión de seguir incentivando la inversión de grandes capitales en la región independientemente de dónde provengan, o de que la energía utilizada y/o generada sea limpia, o no. Otras menciones que desaparecen, como por arte de magia, son aquellas que hablan de “alcanzar una política de residuo 0”, de “reducir la demanda de consumo hasta consumos sostenibles”, o la que se refiere a la “España vaciada”, concepto al parecer incómodo para los oídos de los socialistas extremeños.

Y es que el lenguaje es muy importante, pues es una de las herramientas que define de forma más clara las relaciones dentro de una sociedad. Es más, en un asunto de tanto calado e implicaciones como el cambio climático, el lenguaje es el que define el tono y la urgencia con la que se pretende abordar el problema. Por eso mismo, no es igual hablar de “colapso de todos los sistemas naturales”, que de “deterioro” de los mismos; como tampoco significa lo mismo “garantizar una energía 100% renovable de manera urgente y prioritaria”, que incentivarla de forma “progresiva y creciente”. En este caso, el problema es que no nos queda tiempo para las medias tintas.

Por tanto, lo más preocupante de la declaración aprobada es que, según se desprende de la comparación entre ambas propuestas, aquella carece precisamente de una buena parte de la base sustancial que tenía la primera, y que es lo que motivaba su origen y razón de ser. Así, aunque muchas de las modificaciones introducidas por los/as socialistas podrían parecer, en una lectura rápida, meras cuestiones de forma sin mayor importancia, en realidad lo que consiguen es despojar a la declaración de Emergencia Climática precisamente de eso, de su carácter de emergencia.

La justificación del PSOE para introducir estos cambios es “adecuar la redacción de la propuesta a la realidad extremeña y a las posibilidades de actuación en la región”. Sin embargo, Ecologistas en Acción se pregunta cuál es la realidad que toman como referencia los señores y señoras diputadas socialistas. Desde luego, ésta no parece ser la realidad actual según la Agencia Estatal de Meteorología, cuyos informes para Extremadura señalan que la primavera pasada fue la más seca (72% menos de lluvia) y más calurosa (2´5º más de media) de todos los tiempos desde que existe registro. Ni tampoco la realidad futura pronosticada en los Mapas de Impacto del Cambio Climático en Extremadura[i], elaborada por la propia Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura para el período 2025-2050, donde se prevé un aumento de hasta 3´5º en las temperaturas máximas y un 20% menos de precipitaciones, y donde se reflejan las graves implicaciones para la biodiversidad, la salud humana, los recursos hídricos y casi todos los sectores productivos de la región.

La cuestión clave para la organización ecologista no es que la propuesta original no se adapte a la “realidad extremeña” sino que, más bien, tiene difícil encaje con la filosofía ultra-capitalista del ejecutivo regional y con su pretensión de seguir “haciendo crecer” a Extremadura a golpe de mantener residuos radiactivos, de incentivar urbanizaciones de lujo ilegales, y de favorecer la instalación de industrias contaminantes. Y como muestra, la industria azucarera que pretende instalarse en la capital y que con tanto regocijo y descaro han apoyado el señor Fernández Vara y el señor Rodríguez Osuna, alcalde de Mérida, con un 90% de reducciones fiscales que bien podrían emplearse en la reconversión del campo extremeño hacia un modelo resiliente frente al cambio climático. Esto último sí que son “posibilidades reales de actuación en la región”, pero para llevar a cabo estos planes ambiciosos hace falta que nuestros gobernantes tengan el conocimiento sobre la gravedad del problema, el interés prioritario, la valentía y las habilidades como gestores de lo público de los que aún no han hecho gala.

Por todo lo expuesto, Ecologistas en Acción considera que la aprobación de una declaración de Emergencia Climática “descafeinada” puede ser muy perniciosa, al destinar los esfuerzos gubernativos y los dineros públicos de nuevo hacia medidas incorrectas o mal enfocadas, como se viene haciendo ya desde hace décadas y que han demostrado sobradamente su ineficacia. Por ello, la organización, junto con el resto de los sectores de la sociedad civil preocupados por  el futuro de Extremadura y del planeta en su conjunto, seguirá reivindicando la palabra “Emergencia” con toda su rotundidad, y el día 27 de septiembre ocupará las calles y las plazas para defender el derecho a la supervivencia de todas las especies de nuestro mundo, incluyendo a la humana. Máxime después de ver las intervenciones que en el pleno de la Cámara realizaron los representantes del grupo popular y de Ciudadanos, defendiendo una visión del medio ambiente de nuestra región plagada de desconocimiento, mitos, errores de base y sentencias populistas, más propia de siglos pasados que de nuestros días.





Comentarios
Añadir nuevo
viva mi dueño   |2019-09-16 21:06:56
el gordo oliventino está desatatao, en la presente legilatura terminará de
destrozar EXTREMADURA ECONÓMICA, SOCIAL Y MEDIOAMBIENTALMENTE
carlitos way   |2019-09-16 21:08:01
Vara reune todas las esencias del franquismo, y la psoe del caciquismo
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI