La Concha de González

Javier Pérez de Albéniz

Si usted es argentino, no piense mal: este post está dedicado a la visita de Felipe González, ex presidente del Gobierno, a 'Las mañanas de Cuatro' (Cuatro), el programa que presenta Concha García Campoy. 'Las mañanas' acaba de celebrar las 500 emisiones, y Campoy aprovechó esta circunstancia para rendirle un pequeño homenaje a González en forma de entrevista plácida y amable. Después asistieron a la correspondiente ronda de tertulianos.


El título del post de hoy también está dedicado al caparazón que le ha salido a González, político de izquierdas en el pasado y gurú económico de dimensiones interplanetarias en el presente. Hoy por hoy, su sabiduría sólo parece comparable a su soberbia. "Estoy en la pomada. Excesivamente, incluso", aseguró sin cortarse ni un pelo.

Dicen que el poder es una adicción, y que no es necesario ser un político en activo para disfrutar de sus atractivos. Existen muchos tipos de poder. Económico, ideológico, de influencia... Poder a fin de cuentas. Poder que convierte a los poderosos en narcisistas, y los coloca en un pedestal del que es muy difícil bajar. En todo este tiempo, González no sólo no ha perdido carisma, sino que ha ganado en entereza y confianza. Parece más seguro de sí mismo que nunca. Aún se siente poderoso. "Usted debió salir muy escocido", sugiere Campoy. "Es muy incomodo tener rencores y odios permanentes", contesta González sin inmutarse. "Pero hay gente con la que no tomo café. Me parecen amorales… Los periodistas han intentado hacerme daño. Algunos, pero no muchos".

El ex presidente corrige a la presentadora ("no eran 20 millones de parados, sino un 20% de paro"). Reniega de su presencia en la prensa de corazón ("es grave que se vulnere el derecho a la intimidad de manera sistemática"). Y reconoce que hay una banalización general de la política. En caso de volver, pomadas aparte, sería de nuevo el líder. Pero no parece probable: "los ex presidentes siempre estorbamos, yo procuro controlarme...".

Por cierto ¡Enhorabuena al programa de Campoy! No debe ser fácil cumplir los 500 en un horario tan perro, compitiendo con víboras sin escrúpulos. Campoy procura mantener la dignidad, pero no siempre lo consigue: las informaciones sobre sucesos siniestros, y los tertulianos radicales, aumentan cada día. Es la ley de la televisión.

 

Comentarios
Añadir nuevo
Anónimo  - MISTER X   |2009-03-19 16:06:22
Consejos vendo que para mí no tengo, que recuerde como dejó la economia en
1996, y como la dejará este que puso
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI