Carmen Romero afirma en una revista "Felipe y yo nos quitamos las alianzas hace 20 años"

ED
La ex mujer de Felipe González, Carmen Romero, discreta como nadie, quiso mantenerse al margen de la polvareda que se había levantado por la relación que su ex marido mantenía con María del Mar García, su actual pareja. Pero no se arrepiente de sus años en La Moncloa.

Tal y como escribe Miriam Rubio en la web Vanitatis, Carmen Romero vive ahora intentando ser una persona anónima, como traductora de italiano y amante de la pintura. No quiere ni oír hablar de su vida privada; en cambio, habla todo lo que sea necesario sobre la figura de Artemisa Gentileschi, una pintora que la escritora Anna Banti refleja en un libro que Carmen ha traducido al español.

Habla también sobre su vida en Moncloa. Comenta que si ella fuese hoy la mujer del presidente del Gobierno "sufriría menos y me reiría mucho más" que en la época en la que a ella le tocó serlo por circunstancias de la vida. Entonces era muy joven, ella tenía 36 años y Felipe 40, y que en parte se sintió aliviada cuando abandonó La Moncloa. "Recuperamos la privacidad" dice, aunque puntualiza "guardo un buen recuerdo de esa época".

Pero no se arrepiente de nada, ni tan siquiera cuando dejó su escaño como diputada socialista por Cádiz después de catorce años en la política. "Ahora tengo 62 años, muchas inquietudes y en este periodo he tenido cinco nietos", quizá por eso dejó la política, porque "necesitaba un descanso, la vida política te saquea como persona". Necesitaba estar más relajada y seguir activa, por eso está volcada en su labor como traductora.

Ya han pasado trece años desde que dejó la residencia presidencial, y afirma que "la memoria es sabia" y por eso "el tiempo pone un poco de olvido en lo malo que han hecho". Cree que "afortunadamente lo malo ya pasó". Ya ha finalizado la época en la que todo lo que hacía podía ser cuestionado por unos y por otros y sin embargo, a pesar de su análisis del pasado afirma que "no me veo en los próximos años muy distinta de lo que he sido".

Carmen no luce la alianza de casada, algo que puntualiza más adelante, diciendo que "Felipe y yo nos quitamos las alianzas hace veinte años". Aunque no explica cuál fue el motivo por el que dejaron de llevarlas encima.

Habla de pintura, de la vida política, pero sobre su vida privada hay un candado cuya llave debe estar enterrada en el fondo del mar y que, por respeto, muchos intentan no buscar. Es el fruto de una discreción cultivada durante toda una vida.

Comentarios
Añadir nuevo
Anónimo   |2009-03-19 01:39:35
ESTA TIA TIENE UNA CARA QUE SE LA PISA, NO PROTESTÓ CUANDO MISTER X LA PUSO DE
DIPUTADA EN EL CONGRESO, TAL PARA CUAL.
Nombre:
Email:
 
Título:
Código UBB:
[b] [i] [u] [url] [quote] [code] [img] 
 
 
:angry::0:confused::cheer:B):evil::silly::dry::lol::kiss::D:pinch:
:(:shock::X:side::):P:unsure::woohoo::huh::whistle:;):s
:!::?::idea::arrow:
 

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 

El Bueno

EL FEO

EL MALO

UNO QUE PASABA POR AQUI